La carta para Papa Noel (o para los Reyes Magos, depende de las tradiciones caseras) ya está llegando a su destino así que supongo que en los almacenes de Laponia o de Oriente, estarán envolviendo regalos como estos. Para los pequeños de la casa un balancín como este no estaría nada mal…

Y además para los peques, para los más peques siempre es bien recibido un juguete como este, blandito, con el que se puede jugar como muñeco pero además “da mucho juego” porque cambiar de forma, de cara, de complementos, mantiene a los peques de lo más entretenidos…
Y para los más mayores pues por ejemplo… esta plastilina no está nada mal. A mi hijo le encanta lo de la plastilina, la mesa de la cocina, la mesa del salón, el sofá… bueno pues esta plasti es especial porque después de jugar, de crear, de divertirse con ella… nos podemos comer “las obras de arte” de los pequeños artistas…
Por supuesto sigue sin poder faltar algo relacionado con los dibujos animados estrella de esta temporada. Las familias donde los peques son nenas seguro que se saben de memoria las princesas y las canciones de Hannah Montana. Nosotros en casa tenemos dos peques nenes y aunque el pequeño de los dos de momento no muestra preferencias en cuanto a dibjujos animados, el mayor lo tiene muy claro y en casa se ve “Gormitti” y “Ben 10” por encima de cualquier otro dibujo animado…
Y por supuesto: pinturas, rotuladores, temperas, oleos,… lo que se les ocurra a sus majestades o a papa noel. La creatividad solo necesita alguna que otra herramienta como estas, lo del talento lo ponen los niños de manera innata…
Bueno pues con todas estas peticiones y alguna más… las Navidades llegarán como suele ser habitual cargada de regalos, para los peques y… alguno también para los mayores. ¿Es bueno eso? No sé, después de las fiestas lo hablamos….

Navidades 2009: Cine “Nico el reno que quería volar”

Metidos de lleno en las fiestas navideñas y cuando aún tienen días de vacaciones los peques de la casa, continuamos trayendo aquí alguna película infantil de las numerosas que se han ido estrenando estos días, para hacer una escapada vespertina al cine más cercano en buena compañía.
Hoy además con una aventura de lo más navideña, se trata de la historia de Nico, un pequeño reno que resulta ser el hijo nada menos, de uno de los renos del trineo de Papa Noel. Como es lógico Nico también quiere volar como su padre y ya puestos, quiere conocerle. Esto le va a llevar a encadenar aventuras en las que tendrá que ser un valiente, en las que tendrá que ser audaz y en las que tendrá que ser inteligente. Aventuras en las que va a sufrir y en las que va a luchar para poder salir adelante.

Se trata de una película galardonada nada menos que con el Premio a la Mejor Película de Animación del pasado año 2.008. No viene precisamente de las mayor norteamericanas, sino del frío finlandés, de hecho se trata de la película de animación más cara de la historia del cine finlandés y la que se ha conseguido distribuir en un mayor número de países. Una película que han firmado dos directores, Karl Juusonen y Michael Hegner.
Una película que merece la pena descubrir con los niños, en la que los buenos tienen amigos que se ayudan entre sí, que pretenden hacer algo bueno para todos y que prima la bondad por encima de la violencia y el egoismo, a veces es tan lindo soñar… y a veces, los sueños también se hacen realidad… ¿no?

A veces me da un poco de nostalgia tener que corregir al peque cuando habla, de hecho procuro hacerlo sin que se de cuenta, repitiendo lo que él me dice pero sin decir que él lo ha dicho mal… no sé si me explico. Lo que pasa es que a veces resulta que las cosas son más bonitas como él las dice o por lo menos… a mí me gustan más… Esto último ha pasado hace poco. Unos amigos le han regalado un calendario de adviento en el que detrás de cada ventanita hay una chocolatina, un calendario para él y otro para su hermano que como es demasiado peque no lo sabe abrir así que el mayor le abre las ventanas y le da las chocolatinas. Así el otro día me dice:
– “Mamá ¿he abierto ya hoy la ventanita del calendario “DEL VIENTO”?”

Yo.. estoy por empezar a llamarle así también… me encantó…

Inculcar buenas costumbres

A mi hijo mayor le encanta el teatro, los títeres, los cuentacuentos y por supuesto el cine, ver películas en salas o en casa es una de sus aficiones preferidas, también es cierto que ayuda bastante el que sus padres seamos bastante cinéfilos para que el niño se aficione. El pequeño aún no lo tenemos demasiado claro pero… apunta maneras…
Y para que la cosa cuaje alternativas como esta son de lo más apetecible. Se puede acudir al Teatro Fernán Gómez, en la Plaza de Colón en Madrid, desde este próximo sábado se programa nada menos que ópera para niños.
Para niños muy niños, desde bebés de 0 años hasta los “mayorzotes” de 3 añazos.
“En la punta de la lengua” es el título del espectáculo y aunque solo sea por la curiosidad, por la dificultad de crear algo para un público tan “peculiar”… ¿no merece la pena acercarse?
Si quereis más datos este es el enlace a la página web del diario El Mundo donde se dan más datos sobre la obra en cuestión…

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/12/18/cultura/1261158155.html

Opera para pequeños de 0 a 3 años… me parece tan complicado como atractivo ¿no? Se puede acudir hasta el 14 de Marzo pero ¿por qué tardar tanto estando las Navidades de por medio?

A aprender a la escuela… o no..

Yo soy de esas personas que hojean algunas revistas y si no les da tiempo a leer todo lo que le interesa, guardo el ejemplar en cuestión hasta que puedo hacerlo. Eso tiene un lado malo: la ingente acumulación de publicaciones en algunos rincones escondidos de mi casa, pero tiene otro lado muy bueno y es descubrir artículos muy atractivos y poder leerlos y reflexionarlos. Esto último me ha pasado hace poco con un texto de Francesc Miralles publicado en El Pais Semanal (1/11/2009) sobre la escuela, la educación y el “triunfo en la vida”. Un artículo muy interesante en el que se relativiza el papel del “mal estudiante”. Según el autor el periodo de formación en la escuela superado con mayor o menos éxito no presupone que ese éxito o fracaso se vayan a mantener per se de por vida. De hecho menciona casos muy clarificantes como el que Miguel de Unamuno suspendiera en el colegio nada menos que la asignatura de literatura… casi nada…

Algo totalmente cierto es que en la escuela se aprende sólo el pasado y cuanto más antiguo cuanto más alejado está de nuestra actualidad, más énfasis y más tiempo se le dedica ¿por qué? me cuesta entenderlo, me costaba cuando yo estaba estudiando y me cuesta ahora que los que estudian son mis hijos..
Es cierto que los que fracasan en la escuela, según esta hipótesis, son aquellos que no están interesados por el pasado y también es cierto que los que fracasan en la escuela no han sabido encontrar el estímulo necesario, el punto que les atraiga para poder imaginar el futuro a través del estudio del pasado. Algo muy complicado que recae en las manos del profesor. Me gusta mucho el simil que utiliza: “para que el patito feo se convierta en cisne debe proyectarse hacia el futuro. Si hay una meta y ganas de alcanzarla la metamorfosis es sólo cuestión de tiempo”.

Y eso de que el mundo exterior es la verdadera escuela pues sin dejar de ser cierto creo que se ha sobrevalorado, poco podemos comer si no nos enseñan a cocinar o a usar los cubiertos, poco podremos aprender de la vida si no tenemos las herramientas necesarias para hacerlo y eso en gran parte creo que se consigue en la escuela. Los contenidos no lo son todo, las propias reflexiones, las relaciones personales,… todo eso también nos hace aprender y pensar en el futuro.
No sé si pensar en todo esto me ayudará a sobrellevar mejor los suspensos de mis hijos en la escuela cuando lleguen (si es que tienen que llegar…) pero lo que sí me ayudará es a saber que la vida son etapas y el paso por la escuela es una más, ni más importante ni menos que otras. Pero para eso aún queda mucho… ya hablaremos en unos años…

Las luces de Navidad. Madrid es una ciudad iluminada. La crisis ha marcado la tendencia, se reciclan las luces del año pasado y se apagan antes, no son malas ideas. Lo que no sé si fue una buena idea fue seleccionar composiciones “navideñas” como este cubo… muy navideño lo que se dice muy navideño…. no parece que sea ¿no?
Árboles de colores, un toque de luz, de color y de calor que gusta a mayores y a pequeños… como estos cuatro “pastorcillos” que pasaban por allí…
Los árboles navideños, tan modernos como poco típicos. Este por ejemplo está cerca de Atocha, subiendo por el Paseo de Recoletos y lo ha diseñado Modesto Lomba. Son triángulos blancos, como podeis ver en la foto y da frío verlo pero no sé porque no chirria con la Navidad, está bien adaptado… aunque estas cosas siempre depende del gusto del que mira, claro.
¿Es una estrella navideña? ¿Es una flor de Pascua? No se sabe bien qué es pero… ¿qué más da?
Y este árbol está en el centro de la Puerta del Sol y el diseño es culpa de Agatha Ruiz de la Prada. Los colores son los típicos de la Navidad el rojo y el verde, los coraznes son los típicos de Agatha y lo mejor de este árbol… es entrar dentro.
¿Y esto? ¿Qué tiene de navideño? ¿Y qué no?
Este es el árbol de Agatha por dentro, aquí te envuelve la Navidad. Merece la pena pasar una tarde por Madrid y disfrutar de las luces que iluminan la ciudad, parece que le sacan una sonrisa a la cara más seria de Madrid y eso, de verdad, que merece mucho la pena.

Mañanita de nieve

Siempre queremos no lo que no tenemos (casi siempre…) y en Madrid por lo menos no solemos tener demasiada nieve a lo largo del año, así que esta mañanita de nieve además de generar un caos desde el punto de vista de la movilidad, ha sido una mañana de juegos y de risas de los peques. Mi hijo sí ha tenido cole y lo ha pasado genial, la nieve le encanta (como a casi todos los niños) y ya simplemente salir a la calle y poder pisarla es toda una aventura. Os pongo las fotos de la nieve en casa porque el peque y yo no hemos salido en todo el día, que andamos con mocos y toses y no es plan de ponernos pachuchos ahora que empiezan las fiestas. Esta es la nieve que se ve desde mi ventana…

¡Qué frío han pasado los juguetes que duermen en el jardín! Incluido el flotador olvidado del verano…
Da frío ver las imágenes ¿verdad? bueno pero es que hoy ya es invierno oficial y oficiosamente, invierno de verdad y no como el otoño que nos ha dejado con unas temperaturas tan suaves que más parecía primavera que otoño. El invierno viene pisando fuerte pero… es que estamos en Navidad…
…y el toque cálido lo ponemos dentro de las casa. Esta es nuestra puerta y ya veis… está abierta y muy navideña. Ya sabeis lo que dice el refranero: “Año de nieves… año de bienes”… Falta nos hace…
¡¡¡Feliz Navidad a todos!!!