¡Qué miedo más dulce!

Está para comérselo…¿qué no? Bueno pues estamos de lleno metidos en la fiesta de Halloween, una fiesta importada, sí, pero toda excusa es buena para hacer una fiesta, para reir, para disfrutar, para jugar, para disfrazarse… y para ver a peques tan felices y tan contentos como estos… pasen y vean pero… ¡cuidado con los sustos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × tres =