Con el primer rayo de sol…

Literal.

Así fue.
Dicho y hecho.
Con el primer rayo de sol después de las interminables lluvias de las pasadas semanas, nos preparamos el petate, nos hicimos unos bocatas y nos fuimos al campo con las pequeñas fieras…
Si nosotros necesitabamos salir… ellos estaban ya deseándonlo con todas sus fuerzas.

Poder correr, saltar, jugar con la tierra, buscar tesoros, encontrar palos, descubrir bichos, hacer una cabaña,…. de todo lo que se puede hacer al sol y en un precioso día perdidos por el bosque.
Somos unos privilegiados y tenemos este paraje al lado mismo de casa, de hecho fuimos andando con el carrito del peque y pasamos un día de lo más relajado y de lo más divertido como podeis ver en las fotos… Esto sin duda habrá que repetirlo muy pronto.

Comiendo fuera de casa

Hace ya algún tiempo que os conté nuestra deliciosa excursión a León, una tierra que esconde muchos y bonitos secretos y que poco a poco iremos descubriendo, un rincón de España, por el que merece la pena pasear y pasar más de una vez y que ya que nos ponemos, del que también merece la pena descubrir parte de su tradición gastronómica que es tan contundente como sabrosa…
Hoy no os traigo una receta, os traigo mucho más. Hoy os cuento algunas cosas ricas que comimos cuando estuvimos en León con los amigos en el otoño del año pasado que ya queda muy, muy lejos …
Por si quereis verla de nuevo o por si se os paso nuestra “excursión entre amigos”, ahí teneis un enlace directo que os llevará a ver lo bien que lo pasamos con los peques por León y podréis ver que… con tanta actividad era imprescibdible alimentarse bien…. y para eso, por estas tierras, preparan el inimitable “cocido maragato”, como este  de aquí: 

Como podéis ver estos “maragatos” no se andan con chiquitas, eramos 10 personas entre niños y adultos y esta primera bandeja de carne y embutido leonés creo recordar que quedó … “tiritando”, dimos buena cuenta de ella entre todos. Si os fijáis, en la foto de la izquierda, entre tanta “proteína animal” hay una especie de “bizcocho”, es una masa que se hace con pan, se aliña y se cuece en la sopa con todo este condumio, vamos que consigue tener un sabor estupendo y al más peque (que por esa fecha no llegaba a 20 meses) le encantó. Lo de la foto de al lado, la de la derecha, es la oreja y esa tuvo un poco menos de éxito entre los peques, vamos que ni verla (yo tampoco la miré mucho, la verdad…).
Después vino la sopa de la que dieron buena cuenta y de postre unas natillas caseras que literalmente ¡volaron!


Ya veis, la fuente de natillas y a uno de los mayores culpables de dejarla vacía… con “chorrillo” de natillas incluido, en la comisura del labio.

Pero aquí no acaba nuestra incursión gastronómica, fijaos en el chocolate que encontramos en una confitería de Astorga, lo siento pero no recuerdo el nombre del establecimiento… Espero que me perdone… Chocolate de color naranja relleno de almendras, para los amantes del chocolate no es de los mejores pero es muy agradecido para una merienda “callejera” y los crios encantados con el chocolate naranja.

Además de comerlos fuera de casa también tuvimos el gustazo de cenar y desayunar, en la casa donde nos alojábamos, embutidos leoneses, sin duda un manjar.

Estos peques no se decantaron mucho por la cecina de León, pero les encantaron las magníficas tortillas de chorizo para poner el broche de oro a unas jornadas en las que no pararon de descubrir cosas nuevas, nuevos rincones, nuevas historias y nuevos sabores con los que disfrutar entre amigos.

Y como es lógico, entre tantas buenas viandas … de vez en cuando …. también hay que encontrar un buen momento para hidratarse y tomar algo fresquito, sobre todo despues de un bonito paseo por ejemplo por Las Médulas …

Unas jornadas en las que dejamos atrás la modernidad y las influencias externas a la hora de comer para probar cosas nuevas, unas gustaron más que otras pero todas nos dejaron con ganas de repetir y con “muy buen sabor de boca” … valga la expresión.

Porque a mí sí me importa

Estamos relativamente pendientes de lo que comemos, en casa no es que sea una preocupación ni una obsesión pero sí es algo que nos interesa cuidar, por nuestra salud y sobre todo por la de los peques pero a veces las cosas importantes, sinceramente, no están al alcance de nuestra mano.

El tema de los antibióticos por ejemplo es uno de los asuntos que más nos tiene concienciados. De sobra sabemos que no los debemos utilizar indiscriminadamente a la primera de cambio en cuanto aparecen los primeros mocos o las primeras toses, en eso somos bastante escrupulosos, pero ¿de qué nos vale a nosotros ser cuidadosos si después ingrerimos alimentos con restos de antibióticos que desconocemos y lo que es peor: que no deberían estar ahí?
Hace poco leía esto mismo en un informe de la Organización de Consumidores y Usuarios y hoy he descubierto otro artículo de esta misma asociación sobre este asunto en su web.
El artículo que cayó en mis manos se titulaba “Antibióticos. Residuos en mieles y gambas”, es de la revista de la OCU para sus socios, el número 345 del mes de febrero y en el mismo, analizaron 4 tipos distintos de alimentos: miel, jalea real, gambas peladas crudas y pechuga de pavo.
Nada menos que en tres mieles distintas encontraron con sus análisis restos de antibióticos: tilosina, estreptomicina, ciprofloxacino y norfloxacino, algo que evidentemente no pinta nada en la miel ni en nuestro organismo.

En las jaleas reales analizadas así como en la pechuga de pavo (aquí probaron con 15 pechugas de distintas marcas) no hallaron restos de antibióticos, pero de nuevo en las marcas que comercializan gambas sí encontraron restos de antibióticos que como podeis imaginar: no tienen que estar ahí.
Es evidente que si nosotros mantenemos de una manera continuada niveles de sustancias antibióticas en nuestro organismo conseguimos que las bacterias se vayan haciendo resistentes a los mismos, es decir, que cuando realmente necesitemos usarlos por prescripción médica no nos van a ayudar tanto como deberían, además estamos sobrecargando nuestro organismo de sustancias que no le benefician y nuestros órganos tienen que hacer un trabajo extra que no aporta nada bueno.

Todo esto pasa sin pena ni gloria por la ética de muchas empresas que demuestran que les importan muy poco sus propios consumidores, que sólo les interesa el beneficio a fin de mes y que la salud y el respeto a los ciudadanos es pecata minuta.
Por eso yo creo que hay que tomar medidas por nuestra propia salud y ya que a ellos no les importamos… pues no les compramos.
Os cuento, las gambas peladas crudas de la marca ALIADA de El Corte Inglés procedentes de China tenían cloranfenicol (0’2mcg/kg) un antibiótico PROHIBIDO por ley en la Unión Europea porque implica riesgo de anemia y las mieles con restos de antibióticos son “Luna de Miel” que contiene tilosina, “Marlene” con estreptomicina y la miel de la marca Carrefour que tiene ciprofloxacino y norflozacino.
Todos estos son los datos de los análisis independientes que llevaron a cabo en la Organización de Consumidores y Usuarios, por lo menos nos sirve para conocer un poco más lo que ponemos en nuestras mesas y tener un poco más de control sobre nuestra propia salud… casi nada.

Gael y…. la hormiga

Gael ha subido a ponerse el pijama, pero antes, se despista y se queda jugando en su habitación. Mamá está con Ari en la otra habitación poniéndole el pijama al peque.
– Gael, ponte el pijama que nos vamos a cenar
….
– ¡¡¡¡¡Mamááááááááááááá!!! – el típico grito desaforado que consigue realmente asustar a las madres.
Mamá va corriendo a la habitación de Gael después de dejar a su hermano en el suelo a medio desnudar.

-¡¿Qué te pasa?!
-¡¡¡¡¡¡Se me ha subido una hormiga por la mano!!! – contesta medio llorando

Mamá le mira incrédula, sorprendida, asustada y a la vez un poco enfadada, para qué negarlo. Las mamás es lo que tiene, que podemos sentir muchas cosas al mismo tiempo incluso a veces, sentimientos hasta contradictorios y todo… somos de lo que no hay.

– ¿Me estás diciendo que has gritado así…. sólo porque se te ha subido a la mano…. una hormiga?

Gael ha dejado de llorar pero sigue teniendo cara de susto. Mamá sigue mirándole y esperando una respuesta convincente que no cree que pueda existir… pero existe.

– Es que…. en el colegio hemos leído que las hormigas tienen la fuerza de diez hombres….

….

Aquí mamá hace un respetuoso silencio y con una sonrisa en los labios se va a la habitación del peque que se ha quedado inmóvil en el suelo y se plantea, por el pasillo, que un día de estos tendrá que explicar a Gael lo que significa el concepto de “proporcional”…. un día que tenga tiempo.

Mirando los pájaros

Mirando o descubriendo porque más de una vez están a nuestro alrededor y no los vemos, no los notamos y por supuesto: no los sentimos. Por eso, el otro día, cuando cayó en mis manos un folleto de la asociación SEO-Birdlife, pensé que sería una actividad divertida de realizar con niños… no hay más que salir al campo con unos prismáticos e ir buscando como investigadores, como espias, a los distintos pajarillos que salgan a nuestro encuentro.

Después se pueden hacer dibujos de los pájaros o recoger incluso alguna hoja de algún ñarbol donde hayamos visto un nido o hacer alguna foto… hay un montón de posibilidades para pasar un bonito día de campo con los peques.

Pero si os lo quereis tomar un poco más en serio o vuestros peques son algo más mayores que los míos… quizás os apetezca acudir a las citas que tiene la gente de esta asociación.
Se van a ir el día 27 de este mismo mes (Marzo) a las Foces de Arbaiun y Lumbier en Navarra, si necesitais más información os pongo el correo de la organización en esta zona, o los que organizan la excursión, para ser más exactos: seo-donostia@seo.org

Además, del 26 al 28 de Marzo, han organizado también un Curso de Identificación de Aves Esteparias en la Comunidad de Madrid, al que a lo mejor os apetece apuntaros en familia… para más información: cursos@seo.org
Y del 27 de Marzo al 4 de Abril se van (los que quieran…) nada menos que a Marruecos en Semana Santa, también podéis solicitarles más datos en: excursiones@seo.org

Para salir al campo o incluso… al desierto, teneis un montón de opciones y para pasarlo bien con los peques lejos del ordenador, la tele y la consola… también… ¡qué estupendo!

Cine: “Arthur y la Venganza de Maltazard”

A mediados de febrero se ha estrenado esta película y nosotros en casa aún no hemos encontrado el momento de ir a verla y esta (os aseguro) que es una de las que tenemos que ir a ver al cine sí o sí…
Y nos vamos a quedar con las ganas de verla en Futurescop en Francia (no estoy muy segura de que se escriba así…) que es donde únicamente se va a estrenar en 4D, es decir, con movimiento del asiento, olores, si hay  agua en la peli pues… te mojas un poco, si hay viento.. te ventilas un poco…, de lo más atractivo ¿no?

De momento nos consolamos con ir a verla al cine.
Somos auténticos fans de la primera parte de “Arthur y los Minimoys”, una historia preciosa, una factura impecable, unos personajes deliciosos aunque a mi modo de ver… pincha un poco en el doblaje, espero que en la segunda parte se hayan dejado de buscar nombres conocidos para centrarse en las magníficas voces de doblaje que tenemos en nuestro país.
La historia… ¿la sabeis?¿no? ¿habeis visto la primera parte?… los que hayais contestado NO a las tres preguntas: a ver la primera parte lo primero… los demás ya sabeis de qué va más o menos si os acordais de “la despedida final a distancia” que tuvieron Arthur y Selena. De ahí arrancamos pero claro… no todo va a ser romántico en una peli para niños (ni hijo ya ha empezado a decir “puajj” cada vez que ve un beso en la tele… ¡lo que le queda…!), hay aventuras, risas, sustos,… de todo.

Debo reconocer que en casa Luc Besson es un director muy apreciado sobre todo… por mi hijo, “Arthur y los Minimoys” es una de sus películas “más-favoritas” (es que es muy de categorías…) pero otra de las “muy-favoritas” es “El Quinto Elemento”… que no tiene mucho de infantil, precisamente…

Resumiendo: que le tenemos muchas ganas a esta segunda entrega así que para ir abriendo boca, os dejo con el trailer de la pelí y ya me contareis qué os ha parecido cuando vayais a verla si no lo habéis hecho aún…

Sobran las palabras…. o no….

No puedo resistirme….
Hoy toca hablar de la familia… así que aquí va. Lo bueno es que ha sido todo sin pensar y para redondear el negocio noseré yo la que hable de ellos sino un amigo, un buen amigo.
Os pongo en antecedentes: estamos de fiesta, de celebración de cumpleaños de mi hijo mayor y de la hija de este amigo. Todos se han tomado su merienda, todos han jugado, han saltado, han corrido, han gritado,…. no han parado, bueno sí para tomar la merienda y después para tomar la tarta. Ya han vuelto a la zona de juegos, todos menos… mi hijo pequeño que decide que es su momento de disfrutar de la tarta de su hermano y aquí teneis la prueba de ello…

Ingenua de mí pensaba que esta foto ya dejaba claro todo lo que el peque sentía y lo mucho que estaba disfrutando pero… ¡inmenso error!, ha tenido que venir Miguel Angel para sacarme de mi equívoco (una vez… y punto, ya sabes) y con mucha gracia, sentido del humor y mucha, mucha empatía… nos ha mandado el siguiente texto. Para que quede claro que en cualquier sitio se puede esconder “una gran aventura”… espero que lo paséis tan bien como yo leyendo lo que sigue…
“Este niño llegará muy, pero que muy lejos…… Os relato la historia hasta el momento inmortalizado en la instantánea que nos han enviado:

Un renacuajo, que no levanta más que las mesas del Burrikín, aparece entre las sillas, cual Rambo en la jungla amarilla, entretenido con una especie de Batman entre las manos. De pronto, se para en seco….
Algo ha reclamado su atención. Sus ojos se abren como platos fijando la mirada en la parte superior de una mesa. Me mira con cara de pícaro y señala la mesa con esa sonrisa de querer decir: “Quiero eso. O me lo das tú, o lo tomo a la fuerza por mis propios medios, grandullón”
(Nota del autor: es que interpretando miradas soy una autoridad).

Ante esa intensa mirada amenazante no soy capaz de reaccionar a tiempo. Mi actitud hierática, lejos de desconcertar al renacuajo, le empuja a tomar la iniciativa de forma más resolutiva.
Mira a su alrededor y piensa: “Ummm, una silla/escalera que, manipulándola con maña e inteligencia, puede servirme para apropiarme de uno (o varios, si me dejan) de esos exquisitos trozos de trata de chocolate”. Sin pensarlo dos veces y de forma ágil y sibilina, cual mezcla de marine americano y guerrero ninja, posiciona la silla de forma conveniente junto a la mesa objetivo. Comienza un ascenso, no sin las dificultades propias de las dimensiones y alturas, pero decidido.
Después de unos segundos de lucha tenaz contra las tropas de la gravedad… (Nota del autor: G es una constante conocida como la constante de gravitación universal o constante de Newton, M se refiere a la masa del cuerpo que provoca la aceleración y R es la distancia entre éste y el cuerpo atraído. La tercera ley de Newton se expresa entonces matemáticamente como F=(GmM)/R2 ) . Bien, que nos despistamos del hilo del relato principal. Prosigamos……

Decíamos….. Después de unos segundos de lucha tenaz contra las tropas de la gravedad… “¡Por fin! ¡La añorada cumbre!. ¡Estoy en la cima del mundo y la tarta a mis pies!”, exclamó el renacuajo en su interior.
Sin mediar palabra ni gesto que retrasara la llegada del acontecimiento más codiciado, se posiciona….o mejor dicho, posiciona sus posaderas en la silla como un vulgar adulto, y atrapa con sus zarpas de depredador el preciado tesoro”. Ya es suyo el pedazo de trata de chocolate.

Vuelve de nuevo su mirada hacia mí con otra sonrisa. Esta vez era un gesto más pícaro y retador que el anterior. “Pasmao, ya tengo lo que quería y no me lo vas a quitar”.
Endulza la mueca y fija la mirada en las cucharillas perfectamente higienizadas en su envoltorio transparente. Esta vez el mensaje era más imperativo: “Chaval ya puedes ir espabilando y me sacas una de esas cucharillas de su ridícula prisión de celofán”.
Ante esta firmeza no me queda más remedio que obedecer cual recluta pelón ante la voz del sargento chusquero cabreado.

A partir de ahí todo fueron gestos de regodeo por el dulce manjar y recochineo de los presentes manifestando “me basto y me sobro para conseguir lo que quiero”.

La prueba…. La foto.”
 
 
PD.- Después de esto, ahora sí que…. sobran más palabras.
Gracias maestro.
Fdo.- Ari

“Momento mamá”

Hoy no quiero comentaros nada referido a mis peques… nada de nada…
Hoy hablo de la mamá de los peques.

Nuestras vidas parece que vuelven a estar tímidamente organizadas y ligeramente ordenadas así que poco a poco, aquí la que suscribe, intenta sacar momentos para ella…
No os voy a contar cómo al principio lo de mirarse al espejo y preguntarnos “¿hoy me he duchado?” es algo de lo más normal, no os cuento nada que no sepáis…. bueno pues ahora hay que recrearse no sólo en la ducha sino en los momentos de paz y tranquilidad
.

Con esa intención me he apuntado a un grupo en la red en el que recibes productos para probarlos, para descubrirlos, para sufrirlos o disfrutarlos y después para poder comentarlos con más usuarias. El primero que he recibido ha sido este, un champú y un acondicionador…

Yo que incluso me he llegado a lavar la cabeza con el gel de la ducha porque uno de los peques no paraba de llamarme desconsoladamente y se había terminado el bote de champú… ahora (cada vez que puedo…) disfruto con una buena ducha tranquila y si es con regalos como estos pues mejor que mejor.

Os cuento, mi pelo es largo, como habreís visto ya más de una vez así que suele quebrarse con facilidad, es seco en las puntas y graso en la raíz… un caos (casi como mi vida…). Así que aquí ando probando este champú que nutre e hidrata y que de momento huele estupendamente.
De momento me gusta, sobre todo el acondicionador, porque no deja nada de grasa y sin embargo el pelo queda muy cómodo de manejar, muy dócil… de momento me gusta y espero que siga así…

No os voy a engañar… creo que la relación calidad-precio está un poco desfasada, me parece un procuto un tanto caro para lo que aporta, no dejan de ser 3’75€ el bote de champú o el de crema acondicionadora de 250 y 200 ml respectivamente… no sé, a mí me parece algo carillo.
De todos modos esto tendré que analizarlo más a largo plazo porque si consigue mantener mi pelo limpio y sin grasa durante más tiempo y consigo lavarmelo menos veces… a lo mejor me compensa en cuanto al precio… ya veremos como continua. Por el momento estoy contenta… espero que dure.