¡Qué nombre más raro!

El viernes en el cole del peque-grande se llenaron de solidaridad y buenas intenciones. Él estaba encantado de participar. Hicieron una “carrera solidaria”, los niños del cole corrían por un circuito diseñado por los profesores, previamente cada “corredor” había buscado sus “patrocinadores” que se comprometían a darle una cantidad de dinero (completamente voluntaria) por cada vuelta recorrida. La idea es muy buena, por un lado los niño se implican en una iniciativa solidaria y por otro lado implican a padres y demás familia a colaborar, en este caso con Save the Children, aunque también es verdad que el peque-grande no lo tenía todo demasiado claro….:
– ¿Y después de la carrera a quién tenemos que dar lo euros, cielo? – le preguntó su padre.
– Supongo que habrá que llevarlos al cole ¿no? o ¿hay que dárselos a la ONG? – añadí yo.
– Hay que darlos a la ONG – dijo categórico el peque-grande – que por cierto, ¡vaya nombre más raro que le han puesto! ¿no, mamá?

Explicaciones y risas a la hora del desayuno, un gusto….

¡Qué la fuerza me acompañe!

Uno de los regalos que más éxito ha tenido a lo largo de los cumples del pequé-mayor ha sido sin duda la espada láser de Star Wars, concretamente la de Dark Vader, que sale automáticamente y suena y se enciende y es ¡la caña!
Bueno pues hoy he descubierto esto…. y seguro que con “estas herramientas” montamos las mejores magdalenas de la galaxia… ¿no?
Star Wars cupcake

Para ponernos un poco mejor…

Hoy abrimos la enfermería, espero que solo con un enfermito….y que no sea por mucho tiempo, la verdad.
Llevábamos unos meses muy tranquilitos, algún moquete amenazaba de vez en cuando, pero en seguida nos hacíamos de nuevo con el control de la situación, hasta que: nos han vencido.
El peque-peque empezó con toses el domingo, continúo el martes, siguió el miércoles, empeoró el jueves y el viernes ya estaba dominado por la tos y no sólo eso… además, por si no nos estábamos dando cuenta de las toses, el jueves empezó con legañitas “raras” y el viernes me le llevé a la pediatra para que le diagnosticara una conjuntivitis en toda regla….

Estamos mejor que queremos y así anda la mitad de la población infantil de nuestro entorno, los compis del cole del peque-grande, algún amiguillo,… lo normal de estos fríos…
Cuando andan así, pachuchos y hay que medicarles, siempre pienso en qué cosas le podría dar para prevenir que se pongan pachuchos… y en esas estaba yo y los redactores del boletín de Consumer Eroski.

Ellos apuestan por los probióticos sin abandonar los alimentos ricos en hierro, vitamina C y vitamina E, entre otros pero además aumentar el consumo diario de probióticos durante los meses más peligrosos para gargantas, bronquios, pulmones, oídos y peques en general….
Ellos dan muchos datos y explican cuales son los alimentos más recomendables así que si teneis a alguien con tos en casa quizás os apetezca echar un vistazo al artículo en cuestión, a mí me ha gustado.

Con la melena al viento…

¡Llega ella!
Ya os hablaba hace algunos meses que a Disney no le gusta poner títulos “femeninos” a sus películas porque dice que recaudan menos en taquilla, sí… parece que nos han salido algo machistas en lo que a títulos se refiere… Así que a la historia de la chica guapa, alta y rubia con una cabellera de 21 metros de largo no le iban a llamar “Rapunzel” como en la historia original… la han titulado “Enredados”, algo más… aséptico… ni para tí ni para mí.
Lo que es verdad es que tiene pinta de ser divertida y una historia de esas a las que puedes llevar al cine a niños y a niñas y todos seguro que lo pasan bien. Para ir abriendo boca os dejo con esto:

Educar para salvar vidas.

¿Por qué cuesta tanto que los gobiernos se dignen en invertir en la educación de los ciudadanos?¿Por qué se pueden hacer reformas de pensiones de cara a los próximos 30 años y no se puede invertir en la formación de los más pequeños de cara a que en 30 años sean unos adultos mejor preparados, más cultos, más instruidos e incluso que sepan pensar más y mejor de lo que lo hacemos sus propios padres?
Y esto en el llamado “Primer mundo” en los países en vías en desarrollo la cuestión es aún más sangrante si cabe y nunca mejor dicho… En estos días leo en este informe de la ONG “Save the Children”, que invirtiendo en la formación del personal sanitario de un país como Pakistán se ha conseguido rebajar la cifra de mortalidad infantil en unos parámetros impresionantes, a tener muy en cuenta por los gobiernos de todos los países del mundo.
Se trata de formar, de enseñar, no de conquistar ni de invadir, se trata de compartir conocimientos, de compartir experiencias y sobre todo: se trata de salvar vidas, las vidas de los recién llegados, miles de niños que cada año pueden vivir gracias a que a alguien se le ocurrió una vez invertir en la educación y la formación de los ciudadanos de su país…

Se acercan los cumpleaños…

Dentro de un par de meses tengo los dos cumples de mis peques, los dos nacieron en Marzo con una diferencia de 10 días entre uno y otro, así que Marzo es el mes cumpleañero por excelencia…
Y esta idea me ha encantado, aquí podeis ir hasta la web para echarle un ojo. Se trata de unas felicitaciones de cumpleaños ideales. Son muy divertidas pero…. ¿para llevarlas al cole las veis operativas? no lo tengo tan claro… desde luego originales sí que son y divertidas también y si el niño va a invitar a todos los demás niños y niñas de la clase pues genial (bueno, no sé qué pensara la profesora…) pero sino… ya no lo veo tan operativo… no sé si me explico… es un corte que unos tengan globo y otros no ¿no os parece?
Seguiremos investigando a ver qué hacemos este año en los cumples de los peques…

Al pan ¡pan!

Me gusta el pan. Me gusta comer pan cuando el pan es bueno. No me gusta el pan precocido, ni el pan chicloso. Me gusta ese pan crujiente que suena y que ya anuncia que estará delicioso antes de probarlo, sólo por el sonido, como decía “Remy” en “Ratatouille”.
Por eso compramos hace años una panificadora y por eso procuramos hacer el pan en casa, por eso tenemos un molde para hacer baguettes en el horno que me compró mi amiga Maru y por eso nos gusta experimentar añadiendo nueces, almendras, tomates secos y haciendo panes que aumenten el placer de una buena comida.
Hoy los peques se han desayunado dos tostadas de pan cada uno con su mantequilla y su mermelada de fresa y estoy segura de que ha sido un desayuno de lo más saludable.
Por eso y porque me incomodan algunas modas con poco fundamento comparto la idea de que el pan forma parte de una alimentación saludable. Comparto la idea de que el pan es un poco de Placer otro poco de Alimento y una tercera parte de Nutrición. ¿No recordais los bocatas de la merienda cuando erais pequeños?¿o ese pan con aceite y tomate por encina con unas lascas de jamón serrano…. o ese pan con aceite de liva y un poquito de azúcar… o ese pan para mojar en la yema de un huevo recién fritito…. mmmm….
Os dejo este artículo para que vosotr@s mismos valoreis el hueco que tiene el pan en vuestra vida si es mucho, si es poco, si ha sido desplazado por algún otro alimento, si os ha influido alguna moda, si habeis educado a vuestros peques a comer o a no comer pan…

Por cierto, el aroma del pan que se está terminando de hacer en el horno o en la panificadora, creo que debería patentarse como uno de los olores más deliciosos del mundo y encima ¡no engorda!

¿Sanas verduras?

No sé si os pasará a vosotros, a nosotros, una vez superada la dura etapa navideña en lo que a comidas indigestas e hipercalóricas se refiere, nos entra un afán “saludable” (que luego se nos pasa un poco…) que nos lleva a preocuparnos por lo que comemos algo más de lo que lo solemos hacer habitualmente.
Por eso quería que echarais un vistazo a este artículo de Eroski Consumer, sobre alimentación infantil, concretamente sobre las verduras que les damos a nuestros niños y el aporte de nitratos que tienen ¡uf!, un asunto peliagudo.
Seguro que os resulta muy interesante el tema.
Soy de las que prefiero saber las cosas y poder tomar decisiones a partir de ahí y aún más en temas como este, relacionados con la alimentación o sea, la salud, de los más pequeños pero también creo que a veces…. ¡qué tranquilidad da la ignorancia! ¿no os parece?