¿Por qué cuesta tanto que los gobiernos se dignen en invertir en la educación de los ciudadanos?¿Por qué se pueden hacer reformas de pensiones de cara a los próximos 30 años y no se puede invertir en la formación de los más pequeños de cara a que en 30 años sean unos adultos mejor preparados, más cultos, más instruidos e incluso que sepan pensar más y mejor de lo que lo hacemos sus propios padres?
Y esto en el llamado “Primer mundo” en los países en vías en desarrollo la cuestión es aún más sangrante si cabe y nunca mejor dicho… En estos días leo en este informe de la ONG “Save the Children”, que invirtiendo en la formación del personal sanitario de un país como Pakistán se ha conseguido rebajar la cifra de mortalidad infantil en unos parámetros impresionantes, a tener muy en cuenta por los gobiernos de todos los países del mundo.
Se trata de formar, de enseñar, no de conquistar ni de invadir, se trata de compartir conocimientos, de compartir experiencias y sobre todo: se trata de salvar vidas, las vidas de los recién llegados, miles de niños que cada año pueden vivir gracias a que a alguien se le ocurrió una vez invertir en la educación y la formación de los ciudadanos de su país…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Pilar Fonseca. +info....
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios.. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

cinco × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.