#MamásPluriempleadas: #MamáProfesora

Una
semana más tenemos la suerte de contar con la historia, con la vida, con la
entrevista de una nueva #Mamá Pluriempleada.
Hasta
ahora, nuestras mamás pluriempleadas vivían todas en Madrid, las tres. Tanto
nuestras dos empresarias, Ana y Sara, como nuestra investigadora María o
nuestra política, también María. Todas ellas viviendo en la misma comunidad.
Toca
el momento de movernos.
Nos
vamos al sur con una profesora universitaria, nada menos que de la Universidad
de Sevilla.
Un
gustazo haber podido conocer un poco más a esta #Mamá Profesora… ¡con la que
está cayendo!

Pues
eso… aquí tenéis a Clara.
“Me
llamo Clara Grima Ruiz, en realidad, Clara Isabel, que es como me llamaba mi
madre cuando mi comportamiento no había sido óptimo. Soy profesora en el Departamento
de Matemática Aplicada I de la Universidad de Sevilla. Tengo 2 hijos, S. y V.
de 10 y 8 años, respectivamente. Me encanta viajar, la lectura, comer y
charlar. Hay quien dice de mí que soy una montaña rusa que puede soltar la
carcajada más estrafalaria y escandalosa minutos antes de llorar con el corazón
encogido. Y es verdad.”
TMP.-
Uff! Una profesora de matemáticas. En tí se unen dos conceptos que están en
este momento en “la picota”: la figura de los profesores en este
país…. y por otro lado, las matemáticas, algo así como el ogro de las
asignaturas ¿Cómo vives esto tú, en primera persona?
C.G.-
En este país, salvo algunos elegidos que se dedican a la banca, los toros, la política,
el fútbol, son altezas o dan misa, estamos todos en la picota…
En
cuanto a mí, casi me aterra más la campaña de desprestigio contra los maestros y
profesores de secundaria, colaboradores míos en la formación de mis hijos, que el
propio ataque al profesorado de la Universidad, que todavía está en fase
inicial.
Pero
sí, ahí estamos tratando de seguir con ilusión a pesar de todo, porque al fin y
al cabo, nuestros estudiantes también están en la picota, como has dicho. Por
no hablar del ataque a la Ciencia que también me salpica como investigadora y
como ciudadana que ve que el progreso en este país se está frenando sin
importar las terribles consecuencias que esto acarrea.
Eso
como profesora en general.
Como
profesora de Matemáticas en particular, depende de la asignatura que imparta.
Si es Cálculo en primer curso de Ingeniería tengo que reconocer que cuesta
convencer a muchos de la belleza del análisis matemático y su utilidad, pero
principalmente, el problema está en el lenguaje. La base que necesitarían tener
no es siempre la que debiera y, sinceramente, detecto graves problemas de
comprensión lectora. Con otras asignaturas de Teoría de Grafos o Geometría
Computacional en cursos superiores es más fácil cautivarlos, creo, claro, hay
que preguntarles a ellos.
TMP.-
Hemos empezado por lo último Clara, por la actualidad pero volvamos al
principio…
¿Por
qué dedicarse a esto?¿Siempre has querido dedicarte a la docencia?¿Por qué?
C.G.-
Pues, sinceramente, no. Yo quería ser artista, aunque no tenía muy bien
definido mi estilo. Pasé de querer ser Marifé de Triana a Madonna hasta Ute
Lemper 🙂 Pero como era pobre, no podía arriesgarme así que elegí estudiar en
la Universidad.
Dudé
entre Periodismo y Matemáticas, ya ves, lo que te dije de la montaña rusa…
Empecé
Periodismo en la Complutense de Madrid, pero lo dejé a los 3 meses y me vine a
Sevilla a estudiar Matemáticas. Cuando empecé esta carrera no era consciente de
la belleza de las Matemáticas, me enamoré en la Facultad y me abandoné mucho
más a sus encantos cuando terminé los estudios y empecé a investigar en
Geometría Computacional. En cuanto a la docencia, no era, especialmente, una
vocación pero se ha convertido en una de mis facetas favoritas, cada vez con
más retos. Sobre todo después de embarcarme en esta nueva tarea de divulgación.
TMP.-
La frase esa de “En casa del
herrero, cuchillo de palo
” ¿se puede aplicar en tu caso?
¿en
casa también eres “profe de mate” involuntariamente o voluntariamente o no lo
eres?
C.G.-
En mi casa, mi marido es matemático y mis dos hijos tienen pasión por las Matemáticas,
aunque el mayor está inclinándose por la Física, ya sabes lo de cría cuervos…
😉 Yo creo que sí, que somos matemáticos en la familia, se nota en el vocabulario
y las construcciones lógicas de los enanos hablando con sus amigos en el
parque: “tienes que lanzar ,al menos, 3
veces y, como máximo, 6…
” O cuando el pequeño me dice “Mamá, te doy p besitos” y me da 3 besos
grandes y uno muy, muy pequeñito.
TMP.-
Y ahora tienes “otro hijo” entre manos… este es niña… Cuéntanos
un poco sobre esta
chica
que no para y que parece un terremoto y que se ha convertido en un libro…
¿Mati?… ¿a quién me recordará?
C.G.-
¿Te recuerda a mí? 😉 Sí, Raquel Garcia Ulldemolins, la ilustradora se inspiró
un poco en mí cuando dibujó a nuestra Mati, y en mis hijos de mis hijos al
dibujar a Sal y Ven.
El
libro que acabamos de sacar al mercado y editado por Espasa, “Hasta el
infinito
y más allá” es una colección de
cuentos para despertar, ya hay muchos cuentos para dormir 😉 Con la misma
filosofía de nuestros blogs “Mati y sus mateaventuras” y “Mati, una profesora
muy particular”, se trata de una colección de historias en las que se cuelan
las Matemáticas, de la mano de Mati, de una forma nada agresiva. El objetivo es
que igual que se aprende vocabulario, ortografía y gramática leyendo, se puedan
adquirir con la misma naturalidad conceptos sencillos y atractivos matemáticos,
como si fueras un niño, entendiendo como niño un ser curioso, sin
miedos
y sin complejos. No es solo un libro para niños. También está dirigido a docentes,
familias y, en general, a personas de cualquier edad que quieran acercarse un
poco a las Matemáticas de esta forma.
Lo
que pretendemos con ello es atajar en algún sentido el problema del anumerismo,
toda vez que es necesario para atesorar una buena cultura general dominar
conceptos de Ciencia, en general, y de Matemáticas, en particular.

TMP.-
A título personal tengo una curiosidad… Yo llevo escrita en la cara la
etiqueta de “Soy

de Letras”…
no sé si me explico… ¿por qué le tenemos/tengo tanto
miedo/pavor/animadversión a los números en este país? ¿No se nos dan bien las
matemáticas a los españoles?¿Por qué crees que puede ser?
C.G.-¿Mi
opinión? Por lo mismo que alguna gente tiene miedo de las curvas en carreteras
de montañas por la noche 😉 Es una leyenda urbana. No existe la chica de la
curva y las Matemáticas no son tan difíciles. En serio.
Los
niños antes de ver la primera cuenta ya tienen miedo de las Matemáticas y, sin
embargo, el primer contacto con ellas es abordable por cualquier niño, si se
enfrenta a ellas como se enfrenta, por ejemplo, a una consola de juegos, mucho
más difícil que una operación aritmética a ese nivel. Pero, desafortunadamente,
ha calado en el pensamiento colectivo… Claro, que si piensas en la cantidad
de falacias y falsas creencias que condicionan nuestra vida en sociedad, lo de
tenerle miedo a las Matemáticas es, casi, lo menos grave.
También
lo piensan o pensaban algunos de nuestros maestros, le tenían miedo y las
explicaban mal. Todo esto va haciendo una bola…  Por
último, no es exclusivo de este país… Lo siento, esto tampoco es Marca
España;)
TMP.-
Volvemos a la actualidad Clara para hacerte la última pregunta. Si dejaras de
ser
profesora
para empezar a ser… Ministra de Educación ¿qué cosas cambiarías?¿qué
cosas
dejarías?¿qué cosas recuperarías? para mejorar, en tu opinión, el sistema
público
educativo
en nuestro país.
C.G.-
En primer lugar, nunca seré Ministra de Educación porque no me considero apta para
ese puesto. En mi opinión hay que ser honestos y conocer tus limitaciones: yo no
puedo ser política, soy muy pasional y miro mucho a los ojos de la gente. No lo
haría bien y no podría dormir.
Pero
si lo fuera… haría todo lo posible para que solo existiera un sistema de Educación
público. Esto concentraría esfuerzos, recursos e intereses en mejorar el sistema
y dotarlo de máxima calidad. Siendo la única opción posible, ya te digo que se
apostaría mucho y fuerte por la calidad de la Educación en este país.
Veo
imprescindible una campaña de concienciación social de la importante labor de maestros
y profesores, persiguiendo con ello la implicación constructiva de las familias
por un lado, y por otro, el aumento de vocaciones entre nuestros jóvenes para
formar parte de una profesión fundamental en el desarrollo de una sociedad.
Tal
y como está el panorama, ¿quién puede querer ser maestro?
En
cuanto a la formación de los futuros profesionales, incidiría en la necesidad
de incluir en los planes de estudios más formación en Ciencias. No solo se
necesita didáctica de las Matemáticas, por ejemplo, se necesita saber
Matemáticas.
Hay
dos formas de aprender a bailar: aprendiendo los pasos o mirando cómo lo hacen
los bailarines o bailaores. Si te dan buenas clases de Matemáticas, de paso, te
están enseñando a enseñar Matemáticas. Bueno, y esto sirve para cualquier otra
materia, claro. Personalmente, creo que la pedagogía ha invadido demasiado
espacio al conocimiento de los maestros.
Habilitaría
un sistema del tipo “Teach for América”, reclutando a profesionales, yo me presento
voluntaria, que divulgaran en los centros públicos de Educación ampliando los
conocimientos tanto de los alumnos como de los maestros y profesores.
Y,
por supuesto, eliminaría cualquier símbolo religioso de los centros educativos
y la enseñanza de cualquier religión. Todo el mundo tiene derecho a educar a
sus hijos en una religión, si lo ve necesario, pero que lo haga fuera del
horario escolar.
La
escuela debe ser un centro de pensamiento crítico.
Pero
como no soy Ministra de Educación, asistiré con pena al ataque ideológico que
sufre nuestro Sistema de Educación Pública y trataré de luchar todo lo posible por
que nos hagan el menor daño posible, siempre a 300 metros de distancia, eso sí.
(¡Qué pena que no sea
Clara en unos meses la próxima Ministra de Educación!… ¿no os parece?)

8 opiniones en “#MamásPluriempleadas: #MamáProfesora”

  1. Adoro las matemáticas. No conocía estos blogs pero voy de cabeza (y ya de paso buscaré el libro en la librería). Y estoy de acuerdo con taaaantas cosas que ha dicho.

    Me he enamorado de esta entrevistada.

    1. ¡¡Mil gracias por el comentario María!! ¡¡Eres un cielo!! El blog de "Mati" mola muchísimo, de hecho ya hablé de él por aquí hace meses. Y el libro también lo tengo en pendientes para comprarlo en cuanto lo vea. Un beso fuerte, maña!!

  2. Huy a mí las mates se me daban bien en el instituto, pero hace lo menos 14 años que no las uso nada más que para hacer las cuentas de autónoma al final del trimestre. Es una pena porque como dice en la entrevista, si te sientas un ratito y lo piensas no es tan difícil pero yo ahora mismo es qu eno sabría hacer ni una ecuación de segundo grado 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + 6 =