El Monasterio del Agua

Un rincón precioso para pasear, para descubrir la magia del agua.
Un entorno mágico al que merece la pena volver o por lo menos descubrir..
Hoy os cuento nuestra deliciosa visita al Monasterio de Piedra, en Zaragoza.
Un lugar de esos en los que los críos disfrutan como los niños que son y los padres disfrutamos con ellos y viéndoles a ellos.. a pesar del agua y de lo “cerca” que les vemos siempre de ella, a veces, demasiado cerca.. jejeje

¿Os venís?
Seguro que os encanta tanto como nos encantó a nosotros..

El Monasterio de Piedra, se inicia precisamente como eso, como un Monasterio allá por el siglo XII, por monjes cistercienses y la verdad es que no me extraña que llegaran allí y pensaran que era un entorno “divino” porque de verdad que lo es..

Lo que le da la belleza a este entorno, sin duda, es el río Piedra y al pasar junto al monasterio, lo hace por un paraje de enorme belleza, con numerosas cascadas de agua que desembocan en hilos o chorreras.
Sin duda lo más notable es La Cola del Caballo, una cascada con más de 50 metros de altura y que se puede ver desde el frente y.. lo que más gustó a los peques, desde atrás..

Sí, nos mojamos y sí tuvimos que llevar cuidado de no resbalar pero la verdad es que mereció mucho, muchísimo la pena pasar por detrás de esa enorme caída de agua.
También recorremos distintas grutas y algún que otro puente “flotante”.
El Lago del Espejo es de una preciosidad de esas que te invitan a sentarte cerca y respirarlo, sin dejar de admirarlo.

De verdad que a pesar de ser una excursión de un par de horitas, los peques ni se quejaron, ni se aburrieron, al contrario disfrutaron un montón de la naturaleza y sobre todo del agua. Eso sí, más que recomendable llevar una botella de agua para los peques, los adultos lo van a necesitar menos.. sobre todo teniendo en cuenta que al final del recorrido hay un magnífico chiringuito.. con unas cervecitas muy, muy fresquitas.. y no digo más que ya me entendéis..

16 opiniones en “El Monasterio del Agua”

  1. Es un sitio chulísimo, de verdad que merece la pena. La gruta de la Cola de Caballo, mi favorita. Y me gustó mucho tambiñen visitar la piscifactoría que hay al lado. La verdad es que la visita entera merece la pena.
    Ains, es que es leer sobre alguna excursión y ponerme en modo viaje. ¡Me encanta!

    1. Los peques alucinaron con el tamaño de las truchas y nos leímos las diferencias entre las autóctonas y las introducidas por el hombre. Lo del "puente flotante" también les encantó, pero como bien dices, pasar por detrás de la cascada "La Cola Del Caballo".. les emocionó.
      Un paseo de lo más divertido y de lo más recomendable, la verdad.

    1. Un buen impermeable por encima del abrigo y a disfrutar como enanos.. es que lo de no acercarse al agua en un entorno como este.. es imposible, amigo. Ni con peques ni sin peques.. no puedo engañaros.. jejeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × uno =