Érase Una Vez… Una Party (V)

¿¿Ya hemos llegado al capítulo cinco??
¿¿En serio??
¡¡Madre mía cuantas cosas que contar!!
Y lo que te rondaré morena…
Si queréis echar un ojo a la recopilación de capítulos anteriores, está en LaParty que os llevará al capítulo anterior donde encontraréis los enlaces a sus precedentes.. ¿mucho lío?
Bueno.. lo mismo para la vuelta del verano se me ocurre algo más cómodo y gratuito, obviamente!!

De momento os dejo con el quinto que dicen que no hay quinto malo… vosotras diréis…

todomundopeques mamá full time malas madres party
No me digáis que no está bien guapo para ir de fiesta… ¿qué no?

Capítulo
V
Y
entre unas y otro, entre alas de hada y gorros de mago tenía que llegar el
momento de la hada gamberra, ella no es que sea mala, es que anda tan “estresada”
todo el día que esa noche olvidó su bolso con los poderes para volar.
–    ¡Pues
que noche más buena se está quedando!¿verdad amiga? – el hada estresHada era
maestra en el arte del disimulo y pronunciando estas palabras se acercaba a una
de sus comadres del Club de los Martes que hacía fila para subir en la máquina
mágica de los desplazamientos en vertical, algo que los mortales (que son una
panda de aburridos) llaman “ascensor”. Su comadre puede ser muchas cosas pero
de tonta no tiene un pelo…
–   ¿Me
estás diciendo eso mientras te acercas para colarte de todas estas hadas que
están esperando pacientemente su turno para entrar en la máquina? – preguntó sorprendida la primera de la fila, la hada mejor posicionada, la hada discreta y educada que alucinaba con el comportamiento de la EstresHada…
–    ¡¡Eeeeeh!!…
sí, va a ser que sí… ahora que te digo una cosa, no se han enterado de nada,
míralas que felices están todas…
Y
según terminó de decirlo, llegó la cabina a su destino y con su gracia y
agilidad habitual entró sin dar explicaciones al respetable, obviamente su
comadre la siguió avergonzada y tratando de no levantar sospechas porque ella
es muy tímida a la par que delicada… juajuajuajua
Las
anécdotas se iban sucediendo.
La
zona de las PreñiHadas era una de las más concurridas. 
Las PreñiHadas son hadas
que pasan por un periodo en el que se duplican sus poderes, los buenos y los
malos, se ponen guapísimas pero también a alguna le cambia el carácter más de
la cuenta, cada quince minutos aproximadamente. Se les pone una melena
espectacular y a la vez se les hinchan los tobillos como si fueran los de un
troll. El periodo de PreñiHada no es común a todas, algunas se lo saltan y
otras pasan por él varias veces e incluso, debo decir que hay hadas a las que
este periodo les deja secuelas de por vida…
Como
os decía, en ese espacio estaban de risas y bromas, de confesiones en la
oscuridad de la noche, de más risas, de fotos para el recuerdo, de regalos, de
más risas y… precisamente entre ellas pero sin ser una de ellas, estaba
RegalHada, con una cesta llena de “kits post-party que no post-parto”.

Las
Hadas RegalHadas son de una pasta especial, puede no conocer en piel carnal a
la mitad de la concurrencia pero ella ha decidido que se va a presentar en
pleno aquelarre con una cesta en la cintura repartiendo buenas vibraciones a
todos a su paso… no me digáis que no son originales y ocurrentes, sí luego
dicen que si se meten en la cocina que si tal y que si cual pero por lo menos
las ideas son grandes, enormes. ¡¡Geniales!!

6 opiniones en “Érase Una Vez… Una Party (V)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × dos =