El Picoteo del Recreo

Lo de la alimentación sana y variada no es fácil, no siempre es fácil.

Los desayunos, las comidas, las cenas. Completar o completar adecuadamente, lo que se come en el comedor con lo que cena en casa, es un poco como jugar al tetris.

Conseguir que el desayuno sea más o menos completo.Todo es como un puzzle en el que a la que le suele tocar encajar las piezas
es a la mamá, sí.. esto es así, no lo neguemos.Y hay un momento en el que es un lío: los recreos.¿Qué demonios les ponemos cada día a los peques para que lleven al recreo?
¿Algo que sea fácil de comer en la media hora de recreo del cole?¿Algo que sea
apetecible y a la vez sano?Nos metemos en harina y hablamos con un profesional de esto de la
alimentación, una suerte poder contar de nuevo con Juan Revenga.

Y lo hacemos a modo de diálogo.
Juan es El
Nutricionista de la General
, un blog de obligada lectura para tener las ideas claras con lo
que debemos y no debemos poner en nuestros platos cada día, y además un
activista empedernido de Twitter (@juan_revenga).
Yo le cuento lo que les meto en las mochilas a mis hijos para sus
recreos matutinos y él lo analiza con todo detalle.
Lo de sacar conclusiones… os toca a vosotras, mamás.
¿Empezamos?
..casi es como un examen, esto.. no penséis…
TMP.- Zumo de tetrabrick con
pajita. Me fijo siempre en que sea zumo y no néctar que sé que tiene más azúcar
y menos fruta.
J.R.- Aaaaaay… ni de coña, al menos como costumbre, la bebida de
elección en el almuerzo, la comida, la cena, la merienda y el desayuno de los
niños (y de los myores) debería ser el agua ¿embotellada? Sí, pero con agua del
grifo (salvo contadísimas excepciones) o bien que se “amorren” a la fuente como
lo hemos hecho todos (y deberíamos seguir haciéndolo). En vez de ese zumo, si
lo que nos preocupa es el tema de que “coman fruta”, hemos de saber que un
zumo, por muchas razones, no sustituye la ingesta de fruta. Pondré el mismo
ejemplo que utilicé en el blog… la mermelada también se hace con fruta ¿verdad?
Y nadie asumiría una ración de mermelada como una ración de fruta ¿verdad? Pues
con el zumo igual, se hace con fruta… pero no es fruta. Para más detalles
sugiero consultar el
post en cuestión
y
contrastar tanto las diferencias como los riesgos que se asumen con el “zumo
por sistema”
2.- Batido de chocolate
también de tetrabrick con pajita. Por aquello de que beban leche.
Aaaaaay (otra vez), el tema de los lácteos está bastante superado
de un tiempo a esta parte… ojo, que no soy de la liga antilácteos tan habitual
en nuestr tiempo, pero tampoco soy “pro”. No por el hecho de los supuestos
malignos ingredientes de la leche y su poca idoneidad para el ser humano… nada
de eso (te sugiero consultar este otro post en el que creo, y espero, te vas a
reír: ¿Es el Ser
Humano el único que consume leche tras la lactancia?
) No, me refiero a la fiebre que se impuso
hace unos años con respecto a lo indispensables que son por aquello de su
contenido en calcio. Hoy esa fiebre ha bajado (afortunadamente) o debería haber
bajado. Haciendo las cosas bien en su conjunto hay muchas otras fuentes
dietéticas de calcio que los lácteos y deberíamos aprender a conocerlas tal y
como se sugiere en este documento de la Escuela de Salud Pública de la
Universidad de Harvard: “Calcio y
leche
Pero además en el caso de los batidos hay otro elemento que se ha
de considerar, la práctica totalidad de ellos llevan una cantidad de azúcares
añadidos importante. Si merienda y zumo era que no, merienda y batido es que
tampoco. Con merienda y agua nos entenderemos mejor.
3.- Sandwich de pavo y queso
bajo en grasa.
Pues vale, y otro día bocata de sardinas, y otro de jamón de
Teruel (o serrano, me da igual), y otro de paté, y otro fruta (de verdad), y
otro de chorizo, y otro un trozo de bizcocho casero, y otro de nuevo el
sándwich de la pregunta, y otro un bocata de queso con aceite de oliva, y otro
de chocolate, y otro… si al niño le gusta, es algo “normal” y no le
martirizamos con cosas absurdamente calificadas de “saludables” en este terreno
cabe casi todo, en especial cuando se hace con equilibrio.
4.- Un trozo de bizcocho
casero
A esto ya he contestado, ¿no? 😉
5.- Frutas secas: orejones,
arándanos, pasas,… Sobre todo para el día de la fruta que no siempre nos
pilla preparados en casa
Pues estupendo, hala, a la respuesta de la pregunta #3

6.- Plátano.

Es lo más socorrido para llevar fruta al cole.
Socorrido… ¿por qué? ¿Porque es una fruta que no necesita envase o
que su envase es la propia piel que además es fácil de quitar? Pues no es la
única… bien lavadas cualquier fruta puede valer. Si además se ha considerado en
un momento dado el mandarlos al cole con una minitetrabrik de lo que sea (léase
zumo, batido, etcétera) ¿qué razón nos impide el mandarlo con una fiambrera
pequeñita con fruta cortada y pelada, o con unas cerezas, o unas ciruelas? No
tengo nada en contra del plátano… y no se me ocurre porqué lo tendría que tener
hacia otras frutas.
7.- Fruta pelada o partida o
fresas, lavada en un tupper.
A riesgo de que el tupper no vuelva nunca del colegio…
¡Anda! A esto ya he contestado ya ¿no? Y en cuanto a lo de que el
tupper no vuelva… pues un detalle más de a educación de nuestro hijo, además,
hay cantidad de envases reutilizables que a buen seguro imagino que rondarán
por todas las casas que pueden servir perfectamente para esta misión. Me vienen
a la cabeza envases de plástico de papillas del estilo “potito” que pueden
cumplir perfectamente para esta misión… y si se pierden, oye, pues que se le va
a hacer, más se perdió en Cuba y aquí estamos. Si te estás preguntando si en
casa de un dietista-nutrista con dos hijas de 9 y 5 años hay de ese tipo de
envases, te responderé rápidamente: sí, somos normales
8.- Petits bebibles de esos
que van en bolsitas y que aguantan varias horas fuera de la nevera.
Similar a los batidos… no merece mayor atención. La bebida agua, y
la merienda, lo de la pregunta #3
9.- Quesitos de mini babybel
con unos “colines” o parecido.
Peeerfecto, otra alternativa para el “catálogo” de posibilidades
para la respuesta de la pregunta #3 (oye Pilar, esto se parece cada vez más al
1, 2, 3 responda otra vez: Por 25
pesetas la respuesta meriendas de colegio, por ejemplo, sándwich de nocilla… 1,
2, 3, responda otra vez
)
10.- Barritas tipo
bizcochitos individuales. Ahí me leo los ingredientes y descarto los que tienen
grasas vegetales sin especificar o grasas hidrogenadas o parcialmente
hidrogenadas. Suelo elegir más los que son “light” más que nada
porque tienen algo menos de azúcar
Eso va a cambiar a partir del 13 de diciembre (“Grasas vegetales” como ingrediente… tenéis los días
contados
) en el que
el cumplimiento del  Reglamento Europeo 1169/2011 Sobre la información
alimentaria facilitada al consumidor
obligará a todos los productores a indicar el origen de las
grasas y aceites empleados como ingredientes (entre muchas otras novedades que
se pueden consultar en el anterior enlace)
Respondiendo de forma directa a la pregunta, haces bien en
preocuparte por la presencia de esos ingredientes en la alimentación de tus
hijos, además opino que, en buen tono, sería bueno el ir contándoselo, sin
agobios ni presiones, pero para que vayan tomando nota… ¿y sabes que te digo?
Que también, a la respuesta de la pregunta #3.

7 opiniones en “El Picoteo del Recreo”

  1. Jajaja, desde que visité al dentista con mi petite, nunca más les he puesto zumos. De hecho, es una bebida que entra muy pocas veces en casa. Para los desayunos escolares, sandwiches o bocadillos y fruta. Y agua embotellada. Que en el cole las fuentes están cerradas.
    Y alguna vez, caen las galletas, claro, porque se nos acaba la imaginación (al menos a mí) para poner la merienda mañanera.

  2. Lo de los zumos nos lo dijeron en el grupo de crianza y no dábamos crédito. Toda la vida pensando que era algo sanísimo y resulta que es poco más o menos igual que mandarlos al cole con una coca-cola. Menos mal que aún me quedan años para ponerme al día de todo esto porque ando perdida del todo.

  3. Genial entrada con la que estoy más que de acuerdo! En casa tenemos la suerte de que al bicho se le puede amenazar con quitar la fruta si no come bien el resto de la comida y tenemos un cisma… Así qué tiramos mucho de esto y puntualmente de bizcocho o repostería casera, participando él en la elaboración…
    Sólo hay una cosa que me gustaría que me aclarara Juan: el consumo de embutido con qué frecuencia lo recomendarías? A día de hoy veo complicado comprar un fiambre que sea lo que tiene que ser, vamos, jamón cocido y punto o pechuga cocida y punto, y los curados creo que aportan una cantidad de grasas, fosfatos, colorantes y conservantes que no tengo claro que compensen tanto…
    Y por cierto Pilar! Me rechifla la nueva imagen!

    1. ¡¡Muchas gracias por el piropo y por comentar!! A ver si hay suerte y Juan te cuenta pero quizás aplicando el sentido común (qué sé que tienes… jurjurjur) pues un par de días a la semana.. no lo sé, yo es lo que hago en casa. Unos días en el recreo y otros para la merienda de la tarde.. unos días jamón york, otros salchichón (que les gusta más que el chorizo) otros pavo, otros jamón serrano,… y así..
      Bss guapa!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 20 =