Hay Vida Después de Los Seis. Como Hablar a los Niños de la Muerte

Toca ponernos serios porque el tema lo
es y más siempre que los niños, nuestros niños, estén por medio.
Hoy en “Hay Vida Después de los 6” nos
planteamos un tema y es el hablar de la muerte a nuestros hijos, algo
tremendamente complicado y doloroso. Cuando hablamos con ellos de este tema,
cuando hablamos de verdad, suelen ser dos sentimientos, dos sensaciones, que
van siempre unidas.Como siempre no tenemos fórmulas magistrales
ni consejos infalibles, al menos yo no, sólo tengo reflexiones y por supuesto
las mejores intenciones, ante uno de los momentos más complicados a los que
nunca nos gusta enfrentarnos.


Es un concepto tremendamente
complicado para adultos sobre todo por doloroso pero es que hablar de la muerte
a un niño es una contradicción para su lógica infantil.

Creo que hay distintas perspectivas,
como es lógico. Podemos hablar con ellos cuando les surge la curiosidad, cuando
ellos lo preguntan. Y podemos hablar de la muerte cuando tristemente se nos
acerca y ellos tienen que “entender” una pérdida, más o menos lejana o más o
menos cercana.
Y sí, he escrito “entender”
entrecomillado porque no creo que por muchas explicaciones y muchas buenas
intenciones que le pongamos, un niño no puede llegar a entender nunca que
alguien que él conoce o que ella quiere, ya no va a volver a estar a su lado.
¿Cómo hacerlo?
Lo que os decía al principio. No lo
sé.
No tengo una varita mágica ni una
fórmula magistral.
Creo que tiene que depender de la
cercanía de la pérdida y de la madurez del niño.
Si es por curiosidad, es más sencillo
obviamente y ahí sí, ahí aplico aquello de que “los niños no buscan
explicaciones, buscan respuestas”. A veces nos ofuscamos y nos enredamos en
darles explicaciones que son demasiado grandes para ellos, a veces aplicamos la
lógica de adultos a la curiosidad de nuestros niños y no nos molestamos en
bajar a su altura. Poco les ayudamos así, sin duda.
Dejo que pregunten y voy respondiendo,
si aún hay dudas vuelve a haber preguntas a las que yo sigo respondiendo hasta
que se sacia su curiosidad. No me niego jamás a responder pero mido mucho que
esa respuesta no sea una explicación con la que genero más dudas de las que
tenían en un principio.
Cuando no es curiosidad sino que son
las circunstancias las que mandan pues… no lo sé, por el momento no me he visto
en semejante tesitura pero trataría de ser lo más suave, delicada y sutil que
pudiera. Trataría de exponerles la situación y de hablarles de la vida y la
naturaleza y trataría de darle la vuelta, no sólo hablar de la muerte sino de
la vida, de lo que han compartido juntos, de los recuerdos, de las risas
compartidas, de lo agridulce de la memoria.
Mamá Full Time Hablar Muerte Hijos
Como un lienzo en blanco.. es es la vida ¿no?



¿Cuál es el Límite?

Sinceramente creo que algo para lo que
no estoy preparada es para hablarles de que los niños también pueden morir. Ni
yo estoy preparada para hablarles de ello ni ellos están preparados para
entenderlos y lo comprendo. Para ellos eso es un oxímoron. Los niños no pueden
morir, ellos son niños, ellos no pueden morir.
La infancia es una etapa inmortal,
para muchos es nuestra única patria y yo no creo que tenga derecho a romperles
esa seguridad que irán perdiendo con la edad o con las circunstancias de sus
vidas ¿quién puede saber eso?
Mamás Full Time Muerte Hijos
Al final, esto es lo único que importa.



Pequeñas Dosis

Como siempre, el cine es una muleta
para afrontar determinados temas más o menos complicados, siempre en pequeñas
dosis y siempre teniendo muy en cuenta la madurez de nuestros niños.
Yo tengo dos por encima de los seis y
no puedo hablar con los dos sobre este tema con la misma soltura, la diferencia
de edad se nota y la madurez por tanto, también y mucho.
Hace relativamente poco vimos en el cine “Big Hero 6” y como casi todas las películas Disney tiene esa manía de
cargarse a la familia del protagonista, sin duda es una manera de presentar el
tema a los peques el tema de la muerte, aunque hay que medirlo mucho porque eso
de que los padres… y el hermano… pues no sé, lo mismo es demasiado… 
Para niños algo más mayores “Elysium”es dura, sin duda pero plantea el tema de una forma muy ficticia y a la par muy
real, eso ya depende de nosotros y del niño…
Y dejando las películas, los libros también son de gran ayuda, nuestro último descubrimiento y el que estamos disfrutando juntos aunque a veces me cueste alguna lágrimas a mí, precisamente y coincidiendo con dos pérdidas importantes en la historia de Auggie. Ya os he hablado de “La lección de August” de R.J.Palacio en este otro post, así que si os apetece conocer un poco más de esta maravillosa historia, no dudéis en hacerlo.. por vosotras y por ellos.

Os dejo tres de mis “muletas” pero seguro que hay muchas más con las que poder afrontar las primeras preguntas que sobre el tema se plantean sus pequeñas mentes que no hacen más que crecer.

mamá full time hijos muerte
No caigo en algo que me preocupe más que su felicidad… la verdad…

6 opiniones en “Hay Vida Después de Los Seis. Como Hablar a los Niños de la Muerte”

  1. Como bien cuentas es un tema muy complicado para ellos pero tu enfoque, a mi entender, es perfecto. La curiosidad se trata con respuestas sencillas y a su medida. Yo también creo que las grandes explicaciones sirven de poco cuando ellos no buscan eso.

    Cuando el tema toca de cerca es más dificil. En casa empezamos a hablar de la muerte "en serio" cuando marco tenía precisamente unos 6 años. Ese mismo año una tía mía falleció a causa de un cancer, y su madre (a la que Marco consideraba una de sus abuelas) también. El proceso fue muy largo. Así que hubo que hablarle de la vejez, de la enfermedad y más tarde de su muerte. Recuerdo que fue difícil porque él sentía miedo de que algo así pudiese ocurrirnos a nosotros y decía que era horrible hacerse viejo porque te mueres. Nunca se lo ocultamos y siempre intentamos explicarle las cosas de una manera sencilla y clara, con naturalidad.

    Desgraciadamente, en estos últimos dos años han fallecido mi abuelo y mis dos abuelas. La última hace unos meses. Mis hijos estaban muy unidos a ellos y claro lo han sentido mucho. El mayor a sus 10 años ya lo entiende mejor, Carla a sus 5 aun le cuesta asimilarlo y César a sus dos sigue entrando en casa de la abuela llamando a la iaia María y esperando verla. Yo solo puedo decirle que "la iaia Maria no está"

    Un besote y mil gracias por dar luz a temas tan delicados.

    1. Muchas gracias por tus palabras, me alegro de que coincidamos en la perspectiva.
      La verdad es que cuando son las circunstancias las que marcan la necesidad de hablarles del tema… sí, todo es mucho más complicado y hay que ir con más mimo..
      Bss

  2. Uy este tema me da escalofríos.. empiezo a entrar en esta etapa de la crianza en que lo jodido ya no son las noches sin dormir o que hagan pis donde toca. Menos mal que las que tenéis niños mayores nos vais iluminando un poco a las que venimos detrás.

  3. que buen post. Es un tema dificil. La mia mayor aun no tiene 6, pero quedó impactada tanto por big hero como por la cenicienta (la nueva edición) en ambas salió preguntando si su familia se iba a morir. Y quedo dias pensando que ella tambien podia morirse. Operaron a su hermana poco tiempo despues y en su cara podias leer el miedo a que le pasara algo. Es dificil. Además ella tiene solamente un abuelo y una abuela, así que en su dia empezamos a contarle sobre el tema para que supiera porque solo tenía dos abuelos y no cuatro. Pero es un tema delicado y muy dificil con los más pequeños. Pero como tu dices, poco a poco y con mucha delicadeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 4 =