Vuelta al blog.
Vuelta a las buenas costumbres.
Vuelta a la reflexión en
#HayVidaDespuésDeLos6.
Hoy toca sentarse a pensar en el
deporte y nuestros hijos.
Es un binomio que no todos vemos
igual, eso es evidente. Como en casi todo cada uno tenemos una opinión a veces
diametralmente distinta y como es habitual, aquí yo os cuento la mía. 
Lo que
hacemos en casa y lo que opino sobre la relación de los niños, de los míos, con
el deporte.
Lo mismo coincidimos… o no.
Pasen y lean…

Me parecía un tema sencillo a priori
“mis hijos van a natación, lo tengo chupado” pensé al leerlo la primera vez.
Ahora, sentada delante de “la hoja en
blanco del Word” me planteo más aristas del tema y me parece mucho más
atractivo, más completo y por ende más complicado.
No se trata solo de hacer deporte sino
de dejar que el deporte “te haga”, en este caso a mis hijos.
A ver que me explique.
Sí, mis hijos nadan, los dos, desde
que nacieron.
Hay vida después seis años

Por motivos personales tenía clarísimo
que los dos debían saber nadar desde pequeños o cuando menos, debían saber
darse la vuelta en el agua, ponerse boca arriba y flotar. No había discusión,
el SantoPadre conoce esos motivos y estaba completamente de acuerdo.

A día de hoy estoy esperando que
salgan las extraescolares para volver a inscribirles en la piscina.
Lo hemos hablado con ellos y aunque
les apetezca infinitamente más tirarse en el sofá, sobre todo en invierno,
durante el tiempo que van a la piscina, lo entienden y lo acatan. Obviamente ya
saben nadar perfectamente, ya no es una cuestión mía personal. Ahora practican
deporte por necesidad suya, propia, pero eso ellos aún no lo comprenden.
Sí, utilizamos el deporte para luchar
contra el sedentarismo, la necesidad de movimiento y actividad física es innegable, lo que tiene de bueno para su salud y lo que repercute en evitar el sobrepeso y la posible obesidad infantil. 
Y nosotros no vamos más allá, quizás porque realmente no somos una
familia especialmente deportista. Nos mueve más la salud que las ganas de
practicar un deporte.
Es cierto que en un principio, cuando
empezó el cole, inscribimos a ElMayor a la escuela municipal de baloncesto para
que aprendiera a trabajar en equipo, para que supiera formar parte de un todo y
no ser él “el todo”, para que aprendiera a colaborar y a respetar las normas.
No sé si lo conseguimos, creo que en
gran parte sí, pero cuando eso lo aprendió y lo interiorizó y viendo que la
práctica del baloncesto tampoco es que le entusiasmara, decidimos que esa etapa
estaba superada y pasamos a que el único deporte fuera la natación.
Hay vida después seis años
¿Y por qué?
Pues supongo que porque no somos
especialmente deportistas en casa, lo que os decía antes y obviamente, somos
sus referentes al menos de momento, en lo que a gustos y aficiones se refiere.
Pero os digo algo, tampoco sé si
quiero que mis hijos se aficionen a un deporte, al menos por ahora. Y me
explico.
Tal y como veo el deporte infantil, así
en general y seguro que hay excepciones y os prometo que las celebro como se
merecen. Estamos basando la práctica deportiva en la competitividad y no en la
cooperación, potenciamos el ganar y no el jugar, nos callamos cuando “se saltan
las reglas” más o menos sutilmente y dentro de unos límites. ¿Qué les estamos
enseñando entonces?
vida después de los seis deporte infantil
El deporte infantil siempre debería ser un juego ¿no?
Y claro… ¿qué están aprendiendo
nuestros hijos de nosotros cuando nos ven en esa tesitura?
No, no lo quiero para los míos, de
verdad que no.
Sí, mayoritariamente el deporte
infantil suele ser el fútbol.

Es el más accesible y normalmente el
más asequible para las familias, quizás después el baloncesto y poco a poco se
van viendo otros como el balonmano o el rugby pero por mi entorno, a mí alrededor
es muy poco el tiempo que llevan como posibilidad deportiva para los niños.
Cuando tenga datos sobre ello… os lo contaré.

5 thoughts on “Hay Vida Después de los Seis: Deporte Infantil Con Moderación.”

  1. Merak:
    Aquí la natación también ha sido "obligatoria" hasta que supieron nadar lo suficiente como para disfrutar del agua -no pedimos más-. EL resto ha ido variando: ballet, karate, ahora baloncesto… al gusto del consumidor. No voy a negar que me gusta ver a mi mayor yendo a entrenar, porque a mí me encanta el basket, pero siempre ha de ser algo que salga de ella, que lo haga porque le gusta y, sobre todo, que disfrute. El tema de la obesidad infantil también pesa, nunca mejor dicho.

  2. Hola. coincido en tu planteamiento de apuntar a los hijos en actividades deportivas para evitar que estén tirados viendo la tele o con el ordenador. Además les viene bien 'descargar' adrenalina. De todas formas hoy en día hay muchos padres que obligan a sus hijos a realizar deporte como una competición y se pasan los fines de semana enteros de un campo a otro para que sus hijos compitan me parece ezcesivo. El colmo es que muchos de esos niños odian los deportes a los que sus padres los obligan a ir… Seguimos en contacto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.