Que a los niños les encantan las
aventuras es una realidad y si las pueden correr con sus padres para ellos ya
es un planazo redondo.
No siempre se puede, es verdad pero a
veces, ir por la carretera, en vacaciones, de vuelta a casa y que se cruce por nuestras
cabezas un plan alternativo… puede ser uno de esos momentos mágicos de las
vacaciones.
Hoy sigo llevándoos a Málaga y
seguimos sin pisar sus playas… ¡que no se me enfade nadie!
Hoy nos vamos a disfrutar y a aprender
mucho y a subirnos a las alturas más altas que conocemos en la zona.
¿Os venís?¿Os atrevéis?

Empiezo con una confesión, no sé si a
vosotras os pasa desde que sois madres pero en mi caso es matemático, es
subirme a algo potencialmente peligroso con mis hijos y me entra una desazón y
empiezo a pensar “pero para que les he subido ¿y si pasa algo?”. Será cosa de
la edad o de la maternidad… no lo sé.
Dicho esto hoy nos vamos hasta
Fuengirola y a la vuelta hacemos una parada en Benalmádena, para pasar un día
completo.
Fauna Salvaje en Fuengirola
A principios de año conocíamos las de Valencia y nos encantó la experiencia. Este verano, estando tan cerca, la cita
con las instalaciones de Fuengirola era ineludible.
Y nos plantamos en la puerta un día
cualquiera de las vacaciones de verano. Los cuatro dispuestos a conocer las
costumbres y los hábitats de los animales que viven allí.
La primera sorpresa es que el Bioparc
de Fuengirola está en medio de la ciudad, en una calle como cualquier otra y no
a las afueras como nosotros habíamos pensado. La segunda sorpresa es que tiene
un tamaño más reducido que el de Valencia, se tarda menos en recorrerlo y se puede
hacer pausas mayores para recrearse con lo que hacen los animales favoritos de
cada uno.
También es verdad que al ser más
pequeño y al estar en verano… el número de visitantes es bastante mayor y se
nota, es lógico ¿no?
Tortugas gigantes impresionantes, con
sus costumbres alimenticias explicadas por sus cuidadoras, fue muy interesante
y más para los niños, a nosotros no nos gusta mucho lo de “humanizar” a los
animales pero es cierto que a los peques les llama la atención… al menos de
momento. 
Las serpientes en esta casa son punto y aparte así que hubo que hacer
una larga parada para conocerlas en profundidad aunque muchas de ellas estaban
durmiendo y no interrumpieron su sueño por nosotros, como era lógico.
Serpientes animales salvajes aprender disfrutar
Lo mejor de instalaciones como estas
es que aprendes y disfrutas y no parece que los animales vivan hacinados,
conviven en hábitats compatibles para distintas especies con lo que el espacio
puede ser algo más generoso. 
Y claro… con alguno convives incluso en medio del
paseo y eso sigue siendo algo que a mis chicos les rechifla. En la foto os he puesto unas flechitas para que localicéis fácilmente a los dos animales que tuvieron entretenidos a mis hijos un buen rato durante el recorrido por BioParc.
Hábitats animales descubrimientos niños aprender
Por las Nubes
Dejamos Bioparc y resulta que por el
camino se nos cruza el Teleférico de Benalmádena y claro.. “¿a que no os
atrevéis a subir?”
No, ya os digo yo que en un coche con mis chicos dentro
no se pueden decir estas cosas.
No dimos la vuelta en plena autovía
porque en el fondo somos gente muy civilizada pero tomamos el primer desvío y
nos subimos a una de las cabinas.
Sobrevolar la ciudad, pasar por encima de las atracciones del Tívoli
(recordar en voz alta el viaje de fin de curso de octavo de EGB con la visita a
este parque de atracciones incluida
) y después subir por la ladera de la montaña.
Todo esto mientras escuchamos las explicaciones y nos reímos con nuestra
dislexia con la derecha y la izquierda… esas cosas que tienen gracia sobre todo
en vacaciones.
Una vez arriba lo primero es que sí,
hace más frío que abajo y lo segundo, es que hay una exhibición de rapaces que
no nos queremos perder.
Subir montaña sierra vistas mar
Sentados en las gradas escuchamos las
explicaciones que un señor vestido de Indiana Jones nos regala con un marcadísimo
acento británico a pesar de llevar no sé cuántos años viviendo en Málaga, según él mismo nos ha confesado en la presentación.
Buitres leonados, cernícalos, un águila incluso… y una cabra curiosa (la que está dentro del círculo amarillo en la foto) que viene
a hacernos una visita y luego se va con la tranquilidad que da saber que no
pensamos hacerle nada que la incomode.

Rapaces exhibición aprender sorpresas disfrutar
El día ya veis que termina
estupendamente aunque no hayamos pisado la playa nadie la ha echado de menos. Eso sí, ha sido un día que ha tenido de todo, un poco planeado y otro poco improvisado. 
Más o menos, como
la vida misma, no todo se puede planear aunque a veces nos gustaría ¿verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Pilar Fonseca. +info....
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios.. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

cuatro − 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.