Cuanto Hemos Cambiado… Hay Vida Después de los Seis

¡Lo que hemos crecido todos!
Es cierto, parece una obviedad pero a
veces sólo lo ves echando la vista atrás y entonces da la sensación de que el
tiempo ha pasado de golpe y que no te has dado casi ni cuenta. Obviamente no ha
sido así y conviene pararse a meditarlo un poco.
Hoy como cada mes y siguiendo la idea
de Merak Luna hablamos de que sí, claro que #HayVidaDespuésDeLos6 e incluso
algunos de nuestros blogs lo demuestran día a día…
Shhhh… no les cuentes que crecéis…ssshhh….

Sí, el mío nació en 2007, el blog digo, intercalado
entre mis dos hijos.
Como para muchas, para mí el blog era
una espita por la que salía todo el vapor que la maternidad estaba generándome
y antes de estallar… pues mejor dejar que fuera saliendo poco a poco con algo
de ese control que a mí me faltaba en mi vida analógica.
Poco a poco han ido creciendo mis
hijos y mi blog de su mano, prácticamente como quien dice.
De llamarse “todomundopeques” porque
sí, porque mi mundo eran ellos dos ha pasado a llamarse “mamásfulltime” porque he ido
paso a paso recuperando algo de mi espacio, un poco de mi tiempo y porque me he
dado cuenta de que somos muchas las mamás, las mujeres, que nos leemos que nos
comentamos e incluso (y esto es lo mejor..) que nos ayudamos. 
Pero.. ¿quién le ha dado permiso para crecer tan deprisa a este mico?
Sí, el blog ha pasado de hablar de
pañales y leche materna a cocinar sin tanta azúcar o ver cine para niños que
crecen. Ha pasado de ver el mundo a través de sus ojos a ver su mundo a través de los míos o al menos a intentarlo e incluso a veces a verlo juntos… 
La evolución ha sido progresiva y creo
que no se nos ha quedado demasiada gente en el camino porque mi entorno en el
2.0 se encuentra con la misma situación: sus niños crecen y sus necesidades
también.
Vamos aprendiendo sobre la marcha
ahora y cuando comenzaban a andar, pero nos damos la mano unas a otras y eso
nos hace más fuertes o al menos así quiero verlo yo.
Hay aspectos que vamos descubriendo y
sobre lo que es bueno que sigamos hablando y sin desviarme del tema me sirve para enlazar un poco con el post de ayer…
La conciliación, la tan traída y
llevada carga de la conciliación que parece que por un lado recae solo en la
mujer (que no debería pero en la mayor parte de los casos así es) y que
erróneamente parece que se termina cuando el hijo llega al colegio, cumple los
tres años.
¡Nada más lejos de la realidad!
Porque no me lo comí cuando decía que era para comérselo….

Según van creciendo tus pichones te
das cuenta que el tiempo que necesitan de ti es distinto pero no ha disminuido
tanto como podrías haber llegado a pensar. 
Hace tiempo escuché a un psicólogo señalar que cuando son bebés somos los padres los que sentimos la necesidad física de estar
más con ellos de lo que realmente ellos nos necesitan a nosotros pero que
cuando van creciendo, cuando llega esa temida preadolescencia (que cada día llega
antes) son ellos los que tienen necesidad de estar a nuestro lado aunque no lo
sepan o aunque quizás lo que no sepan sea expresarlo y nosotros sin embargo, en
pos de su independencia o de su edad, no nos sabemos dar muchas veces cuenta de
esa necesidad.
¿Habéis leído alguna vez la máxima esa
de “Quiéreme cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesite”
Pues
según dejamos atrás la infancia y se van sumando años en la vida de nuestros
cachorritos… esa frase va cobrando cada vez más sentido y lo mejor es estar
preparada para conseguirlo.

En parte por eso el blog evoluciona,
en parte por eso esta iniciativa de Merak Luna me parece siempre, cada mes, tan
apetecible y tan recomendable porque ellos crecen y nosotros queremos seguir
acompañándoles, ayudándoles e improvisando… porque de eso se trata esto de
vivir ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 10 =