De la “operación cambio de armario” a dejar de comprar ropa a lo tonto

gasto ropa absurdo excesivo
Tenemos el armario a rebosar de ropa.
La operación “cambio de armario” es uno de los momentos que odiamos con más
fuerza cada temporada pero es inevitable hacerlo.
Se nos sale la ropa por las orejas y
seguimos metiendo ropa nueva en nuestro armario ¿vosotras os habíais parado a
pensarlo? Yo hasta hace poco no, la verdad.
Y quien habla de la nuestra, habla
también de la ropa de nuestros hijos ¿cuántas prendas habéis retirado este año
porque ya no les vale aunque casi no hayan tenido ni tiempo de usarlas?
Hoy nos quedamos en paños menores…
jejejejeje…. 
Bueno, hoy reflexionamos sobre ello con una nueva marca de moda
infantil que además está concienciada con el medio ambiente. 
A ver si logramos
superar esa fiebre de Golum que nos da cuando vamos por la tienda y vemos esa “chaqueta
amarilla”
o cualquier otra que realmente no necesitamos pero que la cogemos de
su percha
 y nos la llevamos a casa previo pago en caja pensando que es “mi tesooorooo” ¿qué a vosotras no os pasa?

Las cifras son para quedarse helado
aunque hablemos de ropa, se venden en torno a 80.000 millones de prendas en
todo el mundo
y esto, como es lógico y como sufrimos cada temporada, se traduce
en que se acumulan toneladas de ropa vieja sin que nadie sepa realmente qué
demonios hacer con ella.
vertidos tóxicos agua industria textil

Tenemos un problema

Tenemos un problema medioambiental
porque lo queramos ver o no resulta que la industria textil es la segunda más
contaminante de todo el planeta.
Es la industria responsable del 20% de los
vertidos tóxicos que se hace al agua
en el mundo.
La mayoría de las 250.000 fábricas de
ropa que hay en el mundo se encuentran en Asia y las razones son muy tristes:
  • los bajos salarios con los que pagan
    a los trabajadores
  • las malas condiciones de trabajo en
    cuanto a horas y días libres
  • la escasa preocupación por el medio
    ambiente
    (esto quedó claro en el dato sobre los vertidos ¿verdad?)
  • lo fácil que es no pagar impuestos o
    pagar infinitamente meno
    s impuestos que los que tendrían que pagar si
    produjeran esa ropa en los mismos países en los que la venden.

Todo eso hace que la calidad no importe
pero el precio sí
, el precio bajo, el más bajo posible.
Porque lo imprescindible es que “pasear”
por la tienda sea un hábito de conducta del ciudadano, es la única forma de que
“pique” con esa camiseta, ese pantalón o esa chaqueta. La ropa nos sale ahora
más barata que a finales del siglo pasado
, la ropa de las grandes cadenas
obviamente.
Esas enormes cadenas de tiendas que
todos estáis pensando y por las que todos pasamos varias veces al año se dieron
cuenta de que era mucho más rentable para ellos reponer de prendas nuevas un
par de veces por semana las tiendas. La ropa ahora tiene “fecha de caducidad”.
Las grandes cadenas low cost ya no hablan de temporadas sino que hay renovación
prácticamente todo el año, es el fast food de la ropa en el más amplio sentido
del concepto.
medio ambiente ecología entorno

Pasar a la acción: Monikako
Kids

No todas las marcas ni todos los
consumidores funcionan ni funcionamos igual y ¡menos mal!
No sé si conocéis Monikako Kids, es
una marca de ropa que se hace en nuestro país con todo lo que eso significa
,
to-do, ya me entendéis.
Rebeca es fundadora, diseñadora,
promotora, vendedora de Monikako Kids.
Tiene experiencia previa en
importantes empresas del sector textil y ha aprendido mucho del mundo de la
moda que considera “apasionante”. Ha aprendido mucho, lo bueno y lo malo, lo
que quizás los consumidores veamos menos, “…la falta de ética y de conciencia
social…”
concreta un poco más Rebeca, “…y esa vertiente es la que más me ha
afectado tanto a nivel personal como profesional.”
Los consumidores encontramos muchas
veces noticias sobre esa falta de ética pero pasamos la página y cambiamos de
asunto con muchísima frivolidad, ella decidió tomar medidas.

“Han sido cada vez más firmas las que
se han ido apuntando a un modelo de negocio en el que se busca récords de
ventas a precios ridículos, saltándose valores profesionales como el respeto a
los derechos de autor y otros más humanos, como el respeto a los derechos
laborales y al Medio ambiente…”

medio ambiente niños educación ropa
Luego eso sí, esas grandes firmas
limpian su imagen haciendo grandes donaciones a una o dos ONGs y ya nadie se
acuerda de las condiciones en las que trabajan miles de mujeres para que esa
camiseta tenga ese precio.
“Por eso decidimos lanzar Monikako
Kids. Yo me sentía mal al trabajar con estas empresas y esta marca es nuestra
reivindicación contra las grandes marcas y nuestro apoyo a las pequeñas y al
pequeño comercio.”
Un comercio más personal, más directo,
más individualizado quizás.
educación ropa comodidad calidad ecología


“Queremos ser diferentes, queremos
llamar la atención para que nos escuchen. ¿Y cómo lo hacemos? No sólo con un
diseño original, no sólo con una campaña creativa, sino también transmitiendo
valores, información que queremos que los niños comuniquen en sus prendas: ¿Por
qué tu camiseta lleva pingüinos poniéndose crema solar? Pues porque si no
evitamos el cambio climático (que ya me han explicado qué es) los pingüinos se
van a achicharrar en el polo.”
Bueno… y eso contando con que quede
hielo en los polos y los pingüinos y los demás habitantes de estas zonas,
puedan seguir viviendo en sus hábitats naturales.
ropa cómoda respetuosa medio ambiente

Estamos ciegos con el ecologismo
porque no nos llega la información suficiente. ¿Por qué no llega? Esta
respuesta la dejamos para la reflexión de cada uno pero algo tendrá que ver las
grandes sumas de dinero que mueven las industrias gigantes.

Dicen que no hay mayor ciego que el
que no quiere ver… quizás deberíamos pensarlo la próxima vez que hagamos el
cambio de armario en casa ¿no os parece?

2 opiniones en “De la “operación cambio de armario” a dejar de comprar ropa a lo tonto”

  1. Uff me has tocado. Cuánto tenemos que reflexionar. Una de mis conclusiones es que podríamos consumir ropa de empresas comprometidas sin gastarnos más dinero de lo que nos gastamos actualmente. Simplemente con no tener un armario a reventar y seleccionar mejor lo que compramos.
    Buen post querida. Echaré un vistazo a Monikako.

    1. ¡Gracias Noelia!
      Eso mismo es lo que trataba de exponer en el post.
      No se trata de dejar de comprar sino de comprar mejor, menos por impulso y más por deseo real, porque lo necesitemos y porque nos respete también la propia marca, la propia empresa, que no nos trate como simples monederos con piernas..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − ocho =