Viajar leyendo, un vicio confesable

libros leer viajar escapar
Muchas veces decimos/digo que leer y viajar
tienen un punto en común
, hoy os traigo historias que reafirman esta
idea y con las que vais a poder viajar a distintos lugares y a distintas circunstancias.
Leer, ese vicio que nos gustaría que
fuera muy contagioso entre nuestros hijos.
El único vicio del que nos sentimos orgullosos,
que compartimos sin pudor y que nos hace ser mejores personas. Leer y el maravilloso viaje que nos envuelve cuando encontramos esa historia que nos llega de verdad.

Mientras que el número de títulos
publicados ha aumentado mucho en los últimos años, el número de lectores sólo ha
aumentado en un 7% si hablamos de lectores frecuentes. 
Se publica mucho más de lo que se lee, eso es evidente. 
Pero lo que nos sigue preocupando a muchos
es que un 39% de la población reconoce sin ningún pudor que no lee ningún libro
al año.
Ni uno solo. Y supongo que lo interesante sería saber por qué ¿no han encontrado ni un solo libro que les invite a disfrutar de la lectura o es que ni lo han intentado?¿por qué?

Peligro: leer incita a pensar

lectura literatura pensamiento crítico
Los más jóvenes, los adolescentes y
preadolescentes, se inclinan por las nuevas tecnologías incluso para leer.
Plataformas de préstamo bibliotecario como eBiblio están ayudando al aumento
del hábito lector entre ellos, algo que siempre es una buena noticia.
Quizás los booktubers también hayan
puesto su granito de arena para que los más jóvenes se acerquen al vicio de
leer. Muchos de ellos han provocado una renovación e incluso una revolución en
algunos aspectos de la industria cultural y el consumo literario y eso es
bueno.
Siempre hablamos de los youtubers por
sus comportamientos poco adecuados pero ya veis que también hay gente sensata a
la que seguir en esa red social, gente que cuenta cosas interesantes y que
anima a que algunos jóvenes se aventuren a adentrarse en la literatura.
Lo que es cierto es que cuando se lee
es más posible que se empiece a pensar por uno mismo
como le pasó a Ellery Schempp de Filadelfia, Estados Unidos.
Ellery se leyó entre otros libros la
constitución norteamericana y entonces se dio cuenta de que se estaban
vulnerando uno de sus derechos fundamentales cuando en el instituto les
obligaban cada día a leer diez versos de la Biblia, nada menos que la primera
enmienda.
Es lo que tiene leer que Ellery, siendo cristiano y católico, protestó ante esa violación de sus derechos y de sus compañeros y las autoridades reconocieron que el chico tenía razón. Desde
entonces ya no se lee la Biblia obligatoriamente cada mañana en los centros
educativos norteamericanos
¿no os parece que leer puede ser un arma muy
poderosa?
La pena es que no pueda ser la única arma,
sobre todo en lugares en los que el conflicto se ha enquistado como pasa en
Siria, en Yemen y en tantos otros…

Libros que ayudan a escapar

Libros Siria Biblioteca
Un lugar sitiado durante años, un país
donde se convive con la violencia, con el hambre y con la guerra, un libro
puede ser como una isla en medio de la masacre
, una especie de vía de escape.
Eso pensaron unos amantes de la lectura que han creado una biblioteca subterránea precisamente en Siria, con
los libros que rescatan cuando pueden, en los edificios bombardeados. Libros
cargados de vida en un país herido de muerte y recopilados, reunidos en una especie de búnker subterráneo del conocimiento y la belleza. 

No son unos descerebrados, no son unos
locos inconscientes, en el fondo son unos valientes que piensan en lo que les
puede aportar esos libros a los desesperados ciudadanos que esquivan la muerte
cada día en Siria.

Una realidad estremecedora ¿verdad?
lectura compartir librerías solidarias
Pero está claro que a veces una
lectura, puede llevarnos muy lejos de nuestra realidad aunque sólo sea un
momento
, sólo el tiempo que estamos volando entre las páginas y la historia de
un libro. Por eso es tan importante que los libros no “se aburran” en nuestras
estanterías, no se llenen de ese polvo que los mata y que sus historias se
expandan por las mentes de muchos, de miles de lectores en todo el mundo.

Los libros nos hacen viajar y también
viajan aunque a veces lo hagan sin nosotros. ¿Habéis pensado alguna vez en
donar libros?

Hay distintos establecimientos donde
se pueden donar libros, hay ONGs que también los reciben, los recogen y los
reparten entre ávidos lectores que no tienen la posibilidad de comprarlos. La
pobreza no tiene piedad, nunca la ha tenido.
Libros que ya os habéis leído,
historias que podéis liberar en sitios como Tuulibrería e incluso allí podéis
encontrar otras historias, otros libros y otros viajes. Un intercambio de
sueños con unos libros que tu liberas y otros que adoptas y que primero fueron
liberados por alguien como tú. La magia y el vicio de leer que no se detiene
nunca… 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 4 =