Fruta Verdura Actividad Física
Comemos mal y nos movemos poco. Esto
es una realidad, aunque algunos pensemos que en nuestro caso no es cierto, si
nos fijamos bien no comemos lo que mejor afectaría a nuestra salud ni nos
movemos todo lo que podríamos.

Ha llegado el momento de tomarnos más
en serio como personas a la vista de los datos de distintos estudios sobre
nuestra alimentación, nuestra falta de actividad física y nuestra salud.

Que no se trata de que nos apuntemos
en masa al gimnasio o nos dejemos el hígado en clase de spinning o empecemos a comer comidas especiales traídas de nos se sabe dónde y con no sé cuantas supuestas sustancias beneficiosas, se trata de
que empecemos a pensar en nuestra salud y en la de nuestros hijos por encima de
los malos hábitos adquiridos.

Sí, este es el momento porque llega el
buen tiempo, los días son un poco más largos y es más fácil si nos lo
proponemos encontrar tiempo para cambiar.
Tiempo para cocinar o para comprar
comida
que esté menos procesada, incluso comida que podamos comer cruda. No hay
nada más rápido que comer una o dos piezas de fruta y según un nuevo estudio, si
comiéramos 800 gramos entre fruta y verdura cada día, reduciríamos en un 31% el
riesgo de sufrir una muerte prematura.
Son datos que asustan ¿verdad?

Disfruta la fruta

Alimentación Salud
¿Qué son 800 gramos de fruta y verdura
al día? ¿Lo pensamos, así por encima?
Una manzana en el desayuno, una ración
media de fresas a media mañana, un plato de verdura para comer, una pera y un
plátano a media tarde, una ensalada para cenar y si nos apetece mucho, antes de
irnos a la cama nos comemos un par de fresas más que andaban por la nevera. Si
no hemos llegado a los 800 gramos yo diría que hemos estado muy cerca.
Bueno pues con eso reducimos un 24% el riesgo de tener cardiopatías, un 33% el riesgo de sufrir un ictus, un 28% en detener enfermedades cardiovasculares y un 13% en de padecer un cáncer. Y todos
estos porcentajes se han sacado después de estudiar nada menos que a dos
millones de personas en el mundo.
Sí son cifras que asustan y a pesar de
eso es increíble lo poco que las tenemos en cuenta viendo, por ejemplo, que en
el año 2012, sólo en Estados Unidos se registraron más de 700.000fallecimientos en adultos atribuibles a enfermedades cardiometabólicas. De las
que hablábamos antes que podemos evitar en un tanto por ciento nada
despreciable si modificamos nuestros hábitos alimenticios, si comemos más fruta
y verdura a diario.

Su veneno, gracias

Alimentación Salud Enfermedades
A finales del año pasado se presentaba
una campaña contra la alimentación que nos enferma o que no nos ayuda a estar
sanos, la alimentación procesada, la que llena la cesta de la compra de las
familias españolas en un 70%.
Es que sólo en nuestro país, el país
de la famosa y olvidada “dieta mediterránea”, cada año mueren 90.000 personas
por enfermedades relacionadas con una alimentación insana
.
La publicidad no ayuda a cambiar esos
hábitos, al contrario, el 80% de la publicidad es de alimentos poco o nada
saludables
, el 70% de la dieta de los españoles se basa en alimentos procesados
con la excusa de la falta de tiempo y hay un 44% de la población que reconoce
no poder tener una alimentación más equilibrada, más sana en definitiva, por
culpa del coste que tiene.
Ya es triste que sea más barato comer
comida basura que alimentos saludables pero lo es, la realidad es esa.

El movimiento se demuestra
andando

Muerte Prematura Cuidados Familia
Y eso es lo que tenemos que hacer
cuanto antes por nosotros y por nuestros hijos, por su salud y porque si
nosotros estamos sanos podremos disfrutar de una vida mejor junto a ellos. Es
así de sencillo y sin embargo ¡lo que nos cuesta darnos cuenta!
Ya hemos visto que lo primero es
aumentar la presencia de la fruta y la verdura
en nuestra dieta diaria, poco a
poco pero de forma continua y constante. Al principio quizás haya quejas pero
habrá que hacerles oídos sordos porque sabemos que es más saludable para ellos
y es nuestra obligación cuidarles y cuidarnos.
El segundo paso es ese: dar el paso,
movernos, salir del sofá, apagar la televisión y empezar por ejemplo por
caminar juntos.
El aumento de una hora diaria de
actividad física, andar rápido o subir escaleras, supone una protección de
entre un 3 y un 6% frente a la obesidad y a la diabetes, según un ensayo clínico multicéntrico que ha durado 8 años.
Por el contrario, aumentar una hora
diaria de sedentarismo se relaciona de manera directa con una mayor presencia
de los factores cardiometabólicos que antes comentábamos.
¿Vosotros no lo tenéis claro después
de todo esto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Pilar Fonseca. +info....
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios.. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

ocho + 7 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.