Un fin de semana largo en Praga

viajar ciudad Europa Chequia

Si estás pensando en una escapada tan
urbana como exótica sin salir de Europa la ciudad es Praga y más ahora que
vamos hacia el buen tiempo y los días son un poco más largos.

Para nosotros ha sido un
descubrimiento, también es verdad que íbamos con ventaja, conociendo un poco el
terreno por adelantado, más o menos como puedes ir tu después de leer este
post.
¿Te animas a preparar maletas para
visitar Praga?

Sí, estamos hablando de la capital de
la República Checa, antes fue capital del Reino de Bohemia y de la antigua
Checoslovaquia.
Praga tiene ese encanto de las
ciudades con un río importante en su interior, no sé, lo mismo es cosa mía pero
París lo tiene, Londres lo tiene, Lisboa lo tiene y Praga también lo tiene, el río
Moldava.
Desde 1992 el casco histórico de Praga
es Patrimonio de la Humanidad y después de recorrerlo caminando o a bordo de alguno de sus tranvías, la verdad es que está más
que justificada esa consideración, de hecho es una de las veinte ciudades más
visitadas de todo el mundo cada año, por la belleza de su patrimonio histórico.
A nosotros nos enamoró.
Turismo Transporte Tranvía

Recorrido con guía

Sí, sin duda. Una de las mejores
decisiones que tomamos durante nuestra visita fue contratar un “Free Tour” ¿los
conocéis?

Son empresas de guías turísticos,
normalmente estudiantes o recién licenciados, que organizan visitas guiadas por
algunas de las zonas más interesantes de la ciudad o por alguna de las
actividades más pintorescas.
Lo peculiar es que el recorrido es “gratis
hasta que se acaba”
quiero decir, no hay un precio estipulado desde el
principio y al finalizar tú le pagas al guía lo que consideres oportuno en
función de lo que has recibido, sus conocimientos, sus comentarios, su
amabilidad, si ha respondido o no a tus preguntas o inquietudes.
A nosotros nos encantó la experiencia
y obviamente repetiremos en Praga (porque hay que volver…) o en alguna otra
ciudad donde funcionan este tipo de empresas porque sí, es una empresa y los
guías son freelance que contratan por temporadas. Todo de lo más legal.
Nuestro guía era gallego, llevaba unos
meses viviendo permanentemente en Praga después de haber hecho varios viajes
anteriores a la ciudad y tal y como está el trabajo en nuestro país, no tenía
mucha intención de volver, al menos de momento, después de haber estudiado la
carrera de historia del arte.
Cultura historia Europa
El caso es que hicimos un recorrido
por “la ciudad vieja” de unas tres horas, en el que nos habló de la historia de
la ciudad. Sólo nos sentamos un par de veces, la primera en las escaleras del
casino (que por cierto está muy cerca del Museo del Comunismo ¡si Lenin
levantara la cabeza!
) y otra en las escalinatas del Palacio de la Ópera.
No se nos hizo largo ni cansado, las
anécdotas y la historia de la ciudad eran tremendamente interesantes.
Desde la “Revolución de Terciopelo” a
la ocupación nazi de la ciudad con su afán por destruirla cuando vieron que
perdían la guerra; desde las historias de los niños del ghetto checo a las de
la triste vida de Franz Kafka; desde las aventuras épicas de las princesas
antiguas a la realidad de una ciudad que va tomando el ritmo del progreso y la
actualidad.
De verdad, tremendamente recomendable.

Alimentando el espíritu

Sí, con las visitas y los recorridos
alimentamos nuestra curiosidad y nuestras ganas de conocer un poco mejor Praga
pero claro ¡había que alimentar también nuestro cuerpo!

Para eso hay opciones para todos los
gustos con un denominador común: por lo general comer en Praga es muy asequible.

Se puede comer bien por poco dinero y
eso es siempre algo muy interesante cuando se viaja ¿verdad? y no hace falta
salir de los sitios más típicos para turistas pero si se quiere, se puede hacer
porque la oferta en restauración es muy amplia.
Lo que es difícil es no probar la
cerveza checa
, bueno es difícil y casi sería un pecado no probar alguna. No es
que hiciera una cata exhaustiva pero si tengo que decantarme por alguna, hubo
una cerveza tostada con un ligero toque de regaliz más suave que alguna otra
rubia que me encantó.
Gastronomía alimentación cultura
Además de comer es recomendable
descansar bien y para eso hay pequeños hoteles que están muy bien situados, con
habitaciones limpias que permiten salir a recorrer la ciudad casi desde la
cama.
El nuestro estaba justo detrás de la
plaza del ayuntamiento viejo, pequeño y asequible, lo único malo o bueno según
se mire es que teníamos una enorme claraboya que no podíamos tapar así que
¿despertador? No, no necesitamos ninguno.

Otro día te cuento los lugares en los
que merece la pena detenerse, las calles que hay que pasear y las estatuas
frente a las que es complicado retener las lágrimas. Un paseo por la historia
del mundo a través de la historia de un país y de una ciudad como esta.
Por cierto las fotos son de mi perfil de Instagram por si quieres pasarte a echarle un vistazo, a “megustear” alguna foto o directamente a quedarte como seguidor.

23 opiniones en “Un fin de semana largo en Praga”

  1. Yo estuve en Praga have bastantes años, aún eramos mi marido y yo novios.
    Es una ciudad muy bonita y genial para una escapada de no muchos días.
    Lo del free tour es una buena opción. Yo alli no lo hice porque no lo conocía aun pero lo he hecho en otras ciudades y son geniales porque suelen ser visitas muy amenas.
    Mi único "pero" de Praga es la gente, lo siento pero con nosotros fueron bastante bordes.

  2. Yo estuve en Praga cuando mi marido y yo éramos novios… de echo… me pidió matrimonio allí! Y me pareció un lugar genial, al que sin lugar a dudas volveré!
    Y me apetece mucho llevar a los niños, creo que es un buen lugar para viajar con ellos.
    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 10 =