Mujeres que compran flores, el libro del mes

Que mayo es conocido como el mes de las flores no es ninguna novedad así que siguiendo esa tradición hoy cierro el mes de mayo con un libro cargado de ellas: “Mujeres que compran flores” de Vanessa Monfort.

 

“Encontramos nuestra fuerza en la
fuerza de las demás. Como una cadena”
.

Mujeres que compran flores”. Vanessa
Monfort

Seguro que más de una y más de dos ya lo habéis leído y a muchas os ha gustado la historia de estas mujeres que se encuentran así como por casualidad en torno a una floristería.

Una floristería que existe en pleno centro de Madrid, entre edificios serios y estirados. Una floristería que es tal y como la describe la autora, como una especie de oasis verde en medio del oleaje de hierro y hormigón de una gran ciudad como Madrid.

“Siempre me gustaron las personas con
cicatrices. De hecho, desconfío de las personas que pasados los 40 no tienen ninguna”
.

Mujeres que compran flores. Vanessa Monfort.

 

Una floristería a la que llegan cinco mujeres con sus vidas, sus sueños, sus errores y sus cobardías y que entre las cinco, entre sus lágrimas y sus risas se insuflan la confianza que necesitan para ser un poco más ellas mismas.

uno al mes libro recomendado

Con su anterior novela, “La leyenda de la isla sin voz”, Vanessa Monfort ganaba el Premio Ciudad de Zaragoza a la Mejor Novela Histórica.
El cambio de una a otra es absoluto aunque la verdad es que muchas mujeres seguro que hemos vivido a la largo de la historia, situaciones y momentos como los que cuentan las protagonistas de estas “Mujeres que compran flores”.
Siendo ficción es tremendamente real quizás por eso en febrero llegaba a su 17ª edición, de esos libros que literalmente: se está leyendo todo el mundo.

“Era mucho más fácil entregarle el
papel protagonista de mi vida a otro. Para no llamar demasiado la atención por
si me equivocaba en uno de mis parlamentos…”
 

Mujeres que compran flores.
Vanessa Monfort.

 

Que sí, que las mujeres ahora tenemos unas necesidades distintas a las que tenían nuestras abuelas o nuestras madres… o quizás no son tan distintas, quizás sólo ha cambiado “el envoltorio del ramo” pero en el fondo seguimos necesitando lo mismo y mientras la sociedad no cambie, seguiremos necesitando lo mismo mucho más tiempo.

La propia autora reconocía en una entrevista cuando estaba en la promoción de la novela que “las mujeres están haciendo muchas tareas en solitario, como tener hijos” y eso inevitablemente hace que el hueco que ocupamos en la sociedad tenga unas nuevas características, unas nuevas formas.

Hasta que consigamos el cambio al menos iremos aprendiendo a comprarnos flores a nosotras mismas, porque nos las merecemos y no necesitamos ninguna otra razón.

“El cerebro es el que evoluciona y
envejece, pero el corazón sigue siendo siempre niño hasta que deja de latir.”
 

Mujeres que compran flores. Vanessa Monfort.

 

Y por cierto y aunque no venga a cuento os cuento que tengo el libro de Vanessa Monfort firmado por la propia autora. Ya sabéis que soy más de libro electrónico pero también soy de participar en sorteos en distintos blogs y a veces se ganan libros como este, firmados por la propia autora. Un regalo de esos para saborear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 13 =