Libros, series y películas para más de una semana LGBT

libros series films LGTB
Esta semana es la semana en la que somos todos mucho más  tolerantes con las preferencias sexuales de los demás, estamos en plena semana del Orgullo LGTB aunque seguiremos oyendo  bromitas rancias, eso es así y nos faltan décadas para que conseguir que desaparezcan.
Pero hoy, subiéndome en la ola que nos recorre lo que quiero es que no sea flor de un día así que traigo la maleta cargada de propuestas para ver, leer y conocer juntos ya no sólo esta semana, sino también la próxima, la siguiente…

Continuar leyendo “Libros, series y películas para más de una semana LGBT”

Día Internacional de es obligatorio ser feliz

obligatorio ser feliz

Mañana es el Día Internacional de la Felicidad, mañana, no podía ser otro día, tenía que ser el 20 de Junio y da igual lo que ocurriera ese día o por qué se decidió por quien lo decidiera que fuera ese día, a mí me empieza a preocupar que nos pongamos demasiado intensos
con estas cosas y que al final no sea más que otro engañabobos más, en este caso el día en el que es obligatorio ser feliz.

Sí, hoy me ha dado por ser poco cuqui y algo más rancia o reflexiva o analítica que para el caso viene siendo lo mismo pero ¿y tú qué entiendes por felicidad? Porque esa sería la pregunta para lo que pretende ser este post.

Continuar leyendo “Día Internacional de es obligatorio ser feliz”

Crecer en tribu es una filosofía, hablamos con Lee Lima

crecer tribu

Es un lujo hablar con alguien que sabe
de lo que habla y si encima es una amiga y tiene la sonrisa pintada en los
labios continuamente, además de lujo es un placer.
Hoy Lee Lima viene a hablaros de su
último retoño, un libro cargado de grandes planes y mejores intenciones que se
titula “Crecer en Tribu” y que es de esos libros más que recomendables.

Para empezar Lee, cuéntanos que es
esto que estás presentando en sociedad desde hace unas semanas ¿qué es “Crecer
en tribu”?

 “Crecer en Tribu” es una filosofía,
aquella en la que todos los miembros de una tribu (sea una familia, un aula, un
grupo de convivencia,…) tienen importancia por igual e intentan cuidar y
comprender los unos a los otros. La tribu siempre es importante sean
dos o sean diez, hacen comunidad y refuerzan vínculos. No es algo antiguo ni
nuevo, es un modelo que respeta a todos los miembros de la familia.

Eso está bien porque lo mismo a alguno
lo de la “tribu” le suena a algo del pasado, cuando se tenían muchos más hijos
que ahora y se convivían muchas generaciones en un mismo espacio.
Y detrás de esta tribu, detrás de este
libro ¿quién está?

Mi nombre es Lee y soy entre muchas
cosas informática, teatrera, emprendedora pero sobre todo Madre… ¡y también
escritora! Cuenta la leyenda que estoy detrás del
blog babytribu y es allí donde empieza esta rama de mi árbol.

crianza maternidad
Un árbol que no para de crecer, es
evidente y además, un árbol como esos antiguos bajo los que reunirse y contar
grandes historias como las que recopilas en el libro, Lee, reconozco que a mí
la historia de la piedra me enamoró completamente bueno ¡a mí y a miles de
lectores!

Sí, es una historia muy emotiva, yo no
puedo evitar emocionarme cada vez que la leo.
 Creo que fue escrita en un momento en
el que había mucho dolor en mi vida por una pérdida familiar y con algo tan
simple como una piedra mi hija me devuelve el aliento y la vida.

Las piedras mágicas y maravillosas es
lo que tiene pero claro, el superpoder que para eso tienen los niños, nuestros
hijos… es incomparable.
Aunque bueno, hablar de super-poder
con alguien como tú que no para de embarcarse en aventuras es algo de lo más
normal.
Tienes entre manos el libro que ha
sido la última aventura (de momento) supongo que con mucho esfuerzo y mucho
trabajo detrás pero ahora ¿qué te está dando, qué te está devolviendo después
de ese esfuerzo?

Esto de un libro es un proceso lento,
tiene su ritmo. Me tiene cautivada el apoyo que he
recibido tanto de las compañeras blogueras como de amigos y familia que se han
alegrado mucho de que este proyecto viera la luz. Escribo desde hace mucho, cuando
estudié teatro escribía obras de teatro, luego escribí escenas de
cortometrajes. Luego empecé a escribir un blog y ahora un libro… Me aporta confianza en que este es uno
de mis caminos y me alegra mucho haber hecho caso a esa vocecita interior que
me dijo un día que dejara una oficina para aventurarme a hacer lo que realmente
me gustara. No es fácil pero tampoco imposible. Y volviendo a tu pregunta, el libro lo
voy presentando y ¡no para! Próximamente lo presentaré en público en varias
ciudades, en babytribu tengo publicadas las próximas presentaciones en Málaga,
Granada, Barcelona y de nuevo Madrid.

criar en tribu crianza

¡Qué bien! Está claro que el libro
está gustando y está siendo muy bien recibido, por cierto ¿dónde puede
comprarse Lee?

Se puede comprar en cada presentación
que hago del libro y por supuesto en mi web, babytribu y en la editorial Cuatro
Hoja
s también. 

Y ahora que el libro ya está en la
calle… ¿qué va a ser lo siguiente, Lee? Porque está claro que lo de parar
quieta no va contigo.

Pues yo creo que lo siguiente será
afinar, ahora mismo tengo muchos frentes abiertos. Abrir y cerrar como un
abanico pero no perder el norte, siempre comprometida con la infancia.

Ya veis que hablar con Lee es un
placer así que ya podéis imaginar que leer el libro también lo es y si estáis
pensando en un regalo, ya lo tenéis solucionado ¿se puede pedir más?

Tener un hijo ¿es lo mismo un derecho que un deseo?

el meconio
paternidad hijos comprar

Que me voy unos días y cuando vuelvo
me encuentro que está todo el mundo discutiendo sobre algo relacionado con la
maternidad, el alquiler de vientres de mujeres, la gestación subrogada.

Que también es verdad, que los temas
relacionados con la maternidad en este país parece que levantan tantas pasiones
como ampollas
y que las discusiones están a la orden del día en esta área.
Y claro, vistos los punto de vista de
muchos y de muchas pues al final creo que nos dejamos en el tintero algo muy importante
¿es lo mismo un derecho que un deseo?

Más allá de fotos en autobuses que buscan
el voto en caladeros que no son propios así, de manera mayoritaria. Más allá de
bloqueos generalizados en tuiter por parte de políticos que se suben a esos
autobuses pero que entienden la política más por el privilegio de silenciar que
por la obligación de escuchar.
Más allá de todo eso he descubierto
estos días que deseo y derecho es lo mismo a la hora de tener un hijo, así que
yo quiero extrapolarlo a otras muchas áreas de mi vida ¡ya que estamos puestos!

Cuando seas padre…

maternidad paternidad infancia

Y cuando no lo seas.

Hablamos hasta la saciedad que ser
padre o madre no es la meta exclusiva para sentirte realizada en la vida, que
es un paso más en esa vida que decides tener dentro de las sorpresas que te vas
llevando y que no puedes controlar.

Escuchamos a expertos en todas las
materias señalar que la maternidad o la paternidad no pueden ser lo único que
den sentido a nuestras vidas como adultos
, no es nuestro único fin en el
mundo o nuestra razón de ser, no es la respuesta a todas las preguntas.
¿Y sin embargo ahora resulta que sí? ¿Ahora
resulta que las personas que por alguna circunstancia no pueden engendrar un
niño, no le encuentran un sentido a sus vidas? No me lo creo.
Siempre desde el punto de vista de los
adultos
, de los futuros padres, de los que han pasado por la experiencia de
intentarlo de forma natural, de tratar de conseguirlo con ayuda de la
tecnología, de los que han decidido que necesitan un hijo con su carga genética
aunque tenga que ser gestado en el vientre de una mujer ajena a la pareja.

¿Por qué esos adultos que necesitan
ser padres no se plantean la adopción de esos niños que necesitan ser criados
en entornos familiares como los que ellos pueden ofrecerles?

Si el deseo de tener un hijo se
plantea como un derecho ¿por qué la adopción no es suficiente?
Sí, es cierto que el proceso es largo,
es tedioso, es burocrático, es desesperante en algunos casos pero la solución
no puede ser dinamitar el proceso y abrir una nueva vía completamente distinta, sino exigir los cambios que sean necesarios,
exigir que se dinamice y que se regule de una forma en la que los derechos de
los niños no choquen con los deseos de aquellos que legítimamente quieren ser padres.

Hijos de la anarquía

derechos hijos deseos padres

¿Cuándo se primó el derecho a ser
madre o padre por encima del derecho del niño a tener una familia?

En algún momento se ha puesto por
encima uno de otro y a mi me ha pillado despistada y sin embargo, uno se recoge
en la Declaración Universal de los Derechos del Niño y el otro no se recoge en
ningún sitio, que yo sepa.
Lo único que veo diferente es que la
adopción, al menos en este país, está regulada por la administración y el
alquiler de madres gestantes, se plantea que lo regulen empresas privadas.
No sé, lo mismo es cosa mía pero me da
la sensación de que los derechos saltan por la ventana (o mejor, los empujan
algunos) cuando el dinero entra por la puerta.
Vamos que se trata de transacciones
económicas, se trata de generar una necesidad, se trata de convencernos de que
un deseo es un derecho siempre que puedas pagártelo y nos hemos dejado
convencer y eso es muy preocupante y dice mucho de nuestra madurez como sociedad.
Hablamos hasta la saciedad de enseñar
a nuestros hijos a frustrarse para que no se hundan a la primera de cambio pero
luego ¿qué hacemos nosotros? Dejar nuestros principios y nuestra dignidad a un
lado y comprar lo que creemos que necesitamos.

Claro que nos haría más felices a
todos conseguir todo lo que queremos, claro que tener un hijo (o dos como es mi
caso) es una experiencia vital que te recoloca en tus ideas y en tus
intenciones, todo eso es evidente e innegable pero no es un derecho, no lo es
por mucho que nos lo quieran vender como tal
porque eso sí, nos lo quieren
vender y nosotros parece que lo estamos comprando sin mayores escrúpulos.

El Día Internacional de la Familia se nos queda corto

Instituciones Leyes Conciliación Unicornios

El Día Internacional de la Familia
¿habíais oído hablar de él? pues yo no y resulta que casualmente fue el pasado
lunes (que en Madrid además fue festivo) y yo pensaba hablar de otra cosa (no
pasa nada, ya os lo contaré otro día
) pero no, un día como este y tal y como
está la actualidad, merece una pequeña reflexión por lo menos.

El Día Internacional de la Familia,
que me diréis que debería protegerse y apoyarse a la familia todos los días del
año y yo sólo podré reconocer que tenéis toda la razón del mundo pero ya que
estamos en la semana del día oficial, aprovechemos para darle una mirada a la
familia, así en general, la que sale en las noticias, ese concepto de familia que
se estira y se flexibiliza aunque a algunas personas les cueste entenderlo.

Desde 1993 que lo decidiera la
Asamblea General de las Naciones Unidas, el 15 de mayo ha pasado a ser una
fecha para reivindicar, para defender y para reconocer la labor que en todo el
mundo hace la unidad familiar, que muchas veces es ninguneada y otras tantas
maltratada.


Este año desde Naciones Unidas quieren
hacer especial hincapié en resaltar la necesidad de que se adopten por parte de
las familias, estilos de vida más sostenibles
, que se defiendan más lo derechos
humanos y la igualdad entre mujeres y hombres, que se potencie la formación
continua para niños y jóvenes y que se respete la diversidad cultural. 

No me
digáis que no son ambiciosos estos señores de Naciones Unidas, un día al año
para reivindicar todo eso ¡casi nada!

Familia sólo hay una

familias soledad ayuda adolescencia

Nada más lejos de la realidad, eso era
antes hace mucho, mucho tiempo. Ahora hay tantas familias como necesidades y
circunstancias personales
y soy de las que pienso que eso es algo bueno, que
nos hace mejores personas a todos. Sí, soy bastante optimista así en general.
Familia es un entorno en el que nos
desarrollamos con una sensación de seguridad entre personas con las que
compartimos tiempo, emociones, opiniones y frustraciones pero formalmente familia
también es un entorno hostil en el que se llega a detener a un menor por
agredir a su madre y a sus hermanos
pequeños de 6, 11 y 14 años de edad en
Murcia hace solo unas semanas.
Es duro pero es así, son relaciones familiares
que por circunstancias que desconocemos generan un entorno violento. Quizás
habría mucho que hacer para apoyar a las familias, mucho más que poner el foco solamente
un día al año.

En las familias es donde se está
viviendo por miles de adolescentes, una soledad peligrosamente buscada. Se
llama “hikikomori” y es un fenómeno que nació en Japón en el año 2000 donde los
afectados se cuentan ya por millones, y se está extendiendo al resto del mundo.
En España lo conocemos como “el
síndrome de la puerta cerrada”
y ya son más de 200 los adolescentes
descubiertos y tratados en nuestro país por esta auto-reclusión, este
aislamiento social voluntario que afecta sobre todo a adolescentes tímidos,
introvertidos y con pocas relaciones de amistad. No, la tecnología en muchos de
estos casos no ayuda a evitar este problema sino más bien todo lo contrario.

Cambiamos los amigos por los likes y a
la familia por los followers y no nos damos cuenta de que podemos llegar a
autodestruirnos por ese camino.

Un peso enorme

Familia Padres conciliación abandono

Es obvio que el peso de la familia
recae sobre los adultos que la conforman
pero a veces ese peso es excesivo y a
veces, demasiadas, las madres y los padres nos vemos señalados como los únicos
culpables de que nuestra familia se aleje de los parámetros que debe cumplir la
“familia perfecta”.
Podemos leer como la psicóloga y
psicoterapeuta Teresa Rosillo señala en una entrevista que los padres queremos “tener
hijos perfectos pero se olvidan de formarles”
y quizás no es un olvido (o
quizás en algunos casos puede que sí lo sea
) sino falta de tiempo por ambas
partes, falta de espacio para convivir, exceso de presión por parte de un
entorno ya de por sí competitivo y complicado, miedo al futuro que puedan
padecer nuestros hijos sino les preparamos para enfrentarse a ello desde su
infancia. Todo eso no puede ser sólo culpa de los adultos que conforman una
familia, no puede serlo.

Hablar de familia inevitablemente nos
lleva a hablar de conciliación, lo que viene siendo un “concepto unicornio” que
a todos nos gusta pero que realmente no existe.

De vez en cuando surgen noticias que
son como pequeños pasos para darle vida al unicornio de la conciliación, ahora
oímos hablar de la propuesta de la comisaria del Parlamento Europeo, Marianne
Thyssen
, de una baja de cuatro meses de permiso retribuido para cada progenitor
y no transferible, que se pueda coger hasta los 12 años del niño.
Y centramos en esa franja de edad el
tema de la conciliación laboral y familiar de los padres y madres porque como
todo el mundo sabe (y sino, se puede releer lo anteriormente mencionado en este
post
) a partir de los 12 años nuestros hijos no necesitan ni apoyo, ni
educación, ni compartir tiempo con sus padres, ni comprensión, ni cercanía, ni
nada parecido… modo ironía ON (por si acaso no ha quedado lo suficientemente claro).

Sí, soy de las que piensan que para
educar a un niño hace falta una tribu pero no sólo en sus primeros años. La
adolescencia es menos complicada para todos precisamente con el apoyo de esa
tribu y ni la Administración, ni la propia sociedad parece terminar de
comprenderlo.


No se trata de que pasen más horas en
el colegio, se trata de que se apoye a las familias, a las mismas que se nos
dedica un día al año desde la Asamblea General de Naciones Unidas, a esas que
aprendemos sobre la marcha a hacerlo lo mejor que se nos ocurre, a las familias
que sacamos minutos de donde no hay para ver cada día a nuestros hijos, a las
familias a las que se nos habla de conciliación, de lucha y de tiempo de calidad para
consolarnos por el poco tiempo de que disponemos, pero luego se nos culpa de que no educamos, de que no enseñamos
frustración a nuestros hijos, de que no acompañamos, de que no estamos porque
en muchos casos es cierto no estamos pero eso no es porque no queramos estar
sino porque los que nos acusan realmente no nos dejan.

Nuestro Mejor Momento. Podcast 11

Nos gusta la gente valiente que se
pone de frente y trata de cambiar las cosas. 

No somos como Yoda, nos gusta la
gente que por lo menos lo intenta, a veces es complicado conseguirlo pero sólo
quien lo intenta tiene una posibilidad de lograrlo
¿no os parece?

En nuestro 11º podcast de Nuestro
Mejor Momento hablamos de presente y de futuro y de cómo el presente de muchas
personas mejora gracias el largo pasado de otras, sí, parece complicado pero no
lo es ¡ya veréis!

Hablamos de las mujeres del tercer
milenio con Mireia Muñoz, miembro de la Fundación Mujeres Felices, una
fundación que es una de las impulsoras del Primer Foro Mujeres Tercer Milenio que
va a celebrarse en España, en Madrid el próximo mes de mayo.
Problemas reales, de mujeres reales,
aquí y ahora que van a ser tratados para superarlos cuanto antes y entre todas.
Y también contamos en el programa con
la presencia de Elena Gómez, miembro activo del colectivo ShowMe Yaya un
espacio de encuentro entre mujeres que ya han cumplido varias décadas y que
durante ese tiempo han acumulado unos conocimientos de los que ahora carecemos
tanto hombres como mujeres con unas décadas menos en nuestro carnet de
identidad.
Poner en valor la sabiduría de
nuestras abuelas, sus conocimientos, sus habilidades es mejorar su presente y
el futuro de muchos de los alumnos de todas las edades que acuden a sus cursos,
sus talleres y sus encuentros.

¡Disfrutadlo mucho!

Víctimas silenciosas

Es sin duda una de las lacras de nuestra sociedad supuestamente civilizada.

La violencia machista ejercida dentro del hogar se lleva por delante cada año la vida de demasiadas mujeres, muchas de ellas también madres además de víctimas.

Quedan desvalidos, desamparados, solos y afectados, muy afectados, sus propios hijos. Porque la violencia de género, la violencia machista, siempre afecta a los hijos.

Continuar leyendo “Víctimas silenciosas”