Felices sueños, ideas y consejos para dormir más y mejor

dormir mas y mejor

A veces lo de volver a la rutina no es tan sencillo como nos gustaría, por eso hoy quería hablar con una experta sobre el sueño de los niños para conseguir dormir mas y mejor.

¿Cómo conseguir tener felices sueños? ¿Cómo afecta el sueño o la falta de sueño a nuestros hijos? Sobre todo ello hablé con la Doctora Cristina Zunzunegui que ha puesto en marcha el primer tratamiento online para solucionar el problema del insomnio.

Continuar leyendo “Felices sueños, ideas y consejos para dormir más y mejor”

Uno al mes: Vértigo adolescente

Uno al mes

Un nuevo Uno al Mes lleno de vértigo adolescente llega a nuestra biblioteca.

Hoy os hablo de un libro de ciencia ficción en el que los protagonistas son un grupo de adolescentes, es el más indicado para este mes que termina el curso escolar y con el que llegan las vacaciones escolares.

Se titula “Vértigo” lo escribe Katherine McGee y como os decía es nuestro #UnoAlMes de Junio y ha venido de la mano de Boolino, así que ¡muchas gracias a la gente de Boolino por la lectura!

Ya os digo que si  estáis buscando lectura para este verano, quizás este sea vuestro post.

Continuar leyendo “Uno al mes: Vértigo adolescente”

Libros, series y películas para más de una semana LGBT

libros series films LGTB
Esta semana es la semana en la que somos todos mucho más  tolerantes con las preferencias sexuales de los demás, estamos en plena semana del Orgullo LGTB aunque seguiremos oyendo  bromitas rancias, eso es así y nos faltan décadas para que conseguir que desaparezcan.
Pero hoy, subiéndome en la ola que nos recorre lo que quiero es que no sea flor de un día así que traigo la maleta cargada de propuestas para ver, leer y conocer juntos ya no sólo esta semana, sino también la próxima, la siguiente…

Continuar leyendo “Libros, series y películas para más de una semana LGBT”

Adolescencia, juegos on line y sus peligros

adolescencia ludopatía apuestas

Hace sólo unas semanas hablábamos en
este blog de los peligros de los juegos online sobre todo para la población más
vulnerable que en gran medida son los adolescentes. Hoy vuelvo con ello porque
merece mucho la pena.

A veces hay posts que tienen vida
propia y surgen grandes reflexiones por ejemplo en los comentarios que dejáis
al final del post
y que no os agradezco lo suficiente, este es uno de los
casos.

Volvía de las navidades con un post
que no pensé iba a levantar tantas reflexiones y que no sabéis cómo me alegro
de que lo haya hecho.
Hablábamos de gamers, de youtubers, de
trabajo precario y de que la cámara sólo muestra lo que se pone delante.
Hablaba de una realidad innegable,
hablaba de un peligro y de una situación que a más de uno les está llevando a
momentos muy complicados.
Y surgieron muchos comentarios a ese
posts.

Se agradece

adolescencia juegos ludopatía

Sí, eso por supuesto. Os agradezco infinito que os toméis la
molestia de comentar cualquiera de mis posts.

Ya os agradezco que los leáis así que
imaginad la ilusión que me hace leer vuestros comentarios, son un regalo, en
serio.
Y no siempre tienen que ser a favor de
obra. Me encanta el diálogo y la discusión siempre que se haga desde el respeto
y la educación, no hace falta que nos convenzamos de nada, cada uno tenemos
nuestras ideas pero ponerlas en común, me parece un ejercicio tan sano y
recomendable que de verdad os lo agradezco a todos.
Es cierto que cuando estamos de
acuerdo y por seguir con este tema confluimos en los miedos, en la intención de
estar alerta y en la búsqueda de información fiable.
Pero cuando no estamos de acuerdo
crecemos, en mi caso por lo menos lo experimento así, por eso trato de
responder siempre (o casi siempre, disculpad si comentais en algún post antiguo
y se me ha escapado
) a los comentarios que me dejáis.
Lo que pasa es que cuando las dimensiones
de los comentarios crecen casi más que el propio post pues casi mejor redactar
uno nuevo, como en este caso para dar esa visión que se me escapó en el
anterior.

De la consola a los salones

adolescencia apuestas ludopatía

Hablamos de adolescentes y de juego,
de empezar jugando a la consola sin demasiado control por parte de los adultos
de la casa y pasar a apostar dinero real en las salas de apuestas deportivas.
Hablamos de una realidad que se está dando en los barrios más desfavorecidos
económicamente de muchas de nuestras ciudades.
Hablamos de que los datos oficiales y
las estadísticas cuentan personas a partir de los 18 años recién cumplidos
que cada vez son más frecuentes en estos locales y que según los psicólogos que
están trabajando en esta realidad, no están preparados para jugar.

“Para colmo estas casas de apuestas
les regalan dinero a los clientes sólo por entrar. Les dan 200 euros para
apostar, para que cojan el hábito y los jóvenes normalmente no tienen
conciencia de que es dinero real, sino que es otro juego como la Play Station.”

Ni en este post ni en el anterior
quise decir nunca que la culpa sea de los adolescentes
, sólo me limito a
contar, a reunir datos y a plantear posibles realidades que están ahí.
Porque en muchas de esas salas no sólo
le regalan dinero al cliente en su primera visita, además se permite fumar en
el interior y se regala cerveza
sólo por entrar al local.
Sí, es un poco un reducto donde la ley
es extremadamente laxa según señalan numerosas fuentes. De hecho sin ir más
lejos hay comunidades autónomas como Madrid, Extremadura y Asturias que ni
siquiera tienen una planificación de las salas de juego en sus territorios.
Parece que prefirieran tomar medidas
cuando las dimensiones del problema así lo exijan ¿qué necesidad hay de
prevenirlo antes? Deben pensar eso los responsables de estas administraciones,
digo yo.
Y así cada vez hay más salas en estas ciudades, y así entra y sale cada vez más gente de esas salas y así son cada
vez más jóvenes los clientes asiduos de las mismas.
No ayuda nada que los deportistas más
conocidos sean las caras de estas casas de apuestas deportivas
, como no ayuda
nada que hasta en horario infantil se puedan ver estos anuncios en las
distintas televisiones
de nuestro país, pero es así.

“Se normaliza el juego y se presenta
como algo divertido” denunciaban desde el Consejo Audiovisual de Andalucía.

Adolescencia vulnerable

adolescentes apuestas ludopatía

Si lo anuncian mis deportistas
favoritos, si lo emiten en horario infantil, si te regalan dinero para apostar
cuando pisas el salón por primera vez, si es probable que te inviten a una
cerveza al empezar a jugar… todo se complica y cuanto más joven eres, aún más.
La directora gerente de Salud delgobierno de Navarra, Mª Begoña Flamarique Chocarro, señalaba como “especialmente
alarmante”
el progresivo descenso de la edad de inicio al juego y cómo va
creciendo la costumbre de apostar entre los menores de 18 años y los que los
acaban de cumplir.
¿Qué sea culpa de los menores? No, no
lo creo.

¿Qué sea culpa de sus padres? Pues no
me atrevería a ser tan tajante, la verdad. Las circunstancias a veces son las
que marcan la diferencia.

¿Qué haya que estar muy atento por
parte de los adultos? Sí, mucho eso me parece innegable.

¿Qué haya que exigir a la
administración mucho más de lo que le exigimos? También, por supuesto, no podemos quedarnos en la pataleta delante del televisor, de hecho, esa exigencia es
también una forma de educar a nuestros hijos.

¿Qué yo veo una relación evidente
entre una pequeña adicción en casa y un serio problema de salud si no se ataja
a tiempo? Pues sí, también es así. 

No es el único factor pero si no les
enseñamos a controlar cuando son más pequeños, si no les hacemos dueños de sus
gustos y sus aficiones, si todo vale, si ellos marcan los tiempos y las
necesidades, es evidente que no les estamos ayudando ni educando a evitar males
mayores ¿no os parece?

Adolescencia positiva: casos que merece la pena conocer

adolescencia redes sociales tecnología

Tenemos una visión quizás un poco
negativa de la adolescencia y los adolescentes y puede que no estemos siendo
del todo justos aunque también es cierto que es muy complicado encontrar
noticias positivas en las que los adolescentes sean los protagonistas.

Deberíamos quizás esforzarnos un poco
más y preguntarnos ¿por qué nos incomodan los cambios que se producen cuando llega la adolescencia?
Podríamos pararnos a reflexionar un
poco sobre ello ¿no os parece?

La adolescencia ya de por sí es una
época de cambio
, de rebeldía, de sentir los problemas como grandes losas
pesadas, de ignorar el riesgo y de no tener una visión sobre su propio futuro.
Esto no es una novedad, por ahí hemos
pasado todos en mayor o menor grado.
Lo que sí es nuevo es el uso de la
tecnología que hacen los adolescentes y cómo los medios de comunicación nos
informan con detalle a los adultos, de todos esos malos usos que le dan a la
tecnología.
Y es verdad, lo hacen. Los
adolescentes usan mal las redes sociales y muchos adultos también
aunque ocupen
menos titulares.
Pero no es porque las redes sociales
sean una mala compañía para ellos, es que son una mala compañía para cualquier
persona de cualquier edad que no sepa cómo usarlas, que no conozca el medio o
que tenga en su vida conductas problemáticas.

casos curiosidad arte

Antes de los selfies mortales que a
veces leemos en la prensa o vemos en la televisión, había un grupo de chicos
que se grababa haciendo el bestia para la MTV.
Uno de ellos murió precisamente en una
de las grabaciones junto al ayudante de producción del propio programa. Otro de
sus amigos se quedó tan impactado al verlo que se convirtió en una persona
depresiva y con problemas de alcoholismo desde entonces.
El tercero de los miembros de este
conocido grupo de adolescentes descerebrados tiene que orinar a través de un catéter
durante toda su vida por culpa de otra de sus arriesgadas ideas y el último de
los cuatro, estuvo un tiempo internado en un psiquiátrico tratando de superar
sus problemas tras intentar suicidarse.
Con ejemplos como estos que han sido
vistos y seguidos por millones de adolescentes en todo el planeta, es lógico
que tengamos una visión muy sesgada de la adolescencia y los adolescentes pero
no es justa.

El lado bueno de la
adolescencia

crecimiento aprendizaje acompañamiento

Andrea es un grafitero italiano que lleva
sus sprays allí donde va. No hay pared en la que Andrea no encuentre la
inspiración para plasmar la obra de uno de sus pintores favoritos: Caravaggio.
Las calles de la periferia de su
ciudad se están llenando de arte clásico
y los vecinos están encantados de ello
porque Andrea es un artista y los claroscuros de Caravaggio los lleva a paredes
que jamás soñaron con ser arte.
Está creando una pinacoteca al aire
libre, está llenando de belleza las calles y está sorprendiendo y despertando
la curiosidad de sus vecinos, de todas las edades.
Y él no es el único.
En España, concretamente en Galicia, Yoseba
está haciendo algo parecido
aunque diferente.
Él también está llenando de arte las
calles a través de enormes murales
que pinta con sus sprays pero además, él
está reivindicando con ello la labor callada y vital de las abuelas gallegas.
Murales de hasta quince metros de
altura en los que se ve a las abuelas gallegas como si tuvieran poderes
sobrenaturales o quizás es que los tengan pero hayan estado en secreto hasta
que Yoseba los ha descubierto.
Alejandrina es una adolescente
mexicana aficionada a internet, despierta y curiosa como es habitual a su edad.
Ella además aprendió a escribir código
cuando sus papás le regalaron un ordenador, a través de tutoriales que
encontraba en la red.
Pronto subió su primera aplicación a
la tienda de Apple y con 19 años está estudiando en la Universidad de Standford
en California.

“… la motivación es lo más importante,
incluso más que el conocimiento…”

Y de hecho, quizás como padres y
madres estamos poco motivados para aprender cómo funcionan las redes sociales,
cómo utilizar la tecnología y cómo hacerlo para acompañarles a ellos.
Que sí, es lógico que nosotros
seamos analógicos porque lo somos, lo que es menos lógico es que no queramos
saltar esa brecha intergeneracional
que ahora se hace más grande por el lugar
que ocupan las redes sociales en nuestras vidas o mejor dicho, en las de
nuestros hijos.
Todos debemos aprender y quitarnos
prejuicios de la cabeza
, nosotros como padres y madres debemos actualizarnos y
nuestros hijos tienen que aprender a crear su propia identidad y para eso nos
necesitan, aunque ellos obviamente no lo saben.

Ni gamers ni youtubers, lo que la cámara no enseña

Sí, raro es el niño que hoy en día no
dice que quiere ser gamer o youtuber cuando sea mayor porque todo parece fácil
y sobre todo muy lucrativo pero no, no siempre es así, no es oro todo lo que
reluce y parece que hay muchos aspectos que la cámara no termina de enfocar del
todo.


Así que hoy, para vosotros padres y
madres de hijos que quieren hacer sus pinitos en estos nuevos “trabajos” os
traigo este post que sólo pretende daros información para que vosotros toméis
la decisión que os parezca más oportuna.
¡Que no todo es blanco o negro!…pero
que conviene confirmar que hay agua, antes de tirarnos a la piscina, ya me
entendéis.

Son millones los niños que cada
navidad se encuentran con una nueva consola entre las manos.
Millones de niños que disfrutan
haciendo competiciones con sus amigos online, amigos a los que han conocido en
el entorno del juego o amigos del colegio, del barrio, de su entorno físico más cercano.
Las relaciones sociales van cambiando,
eso es innegable pero esta nueva afición resulta que algunos piensan que la
pueden monetizar como hacen sus ídolos y no se dan cuenta ni ellos ni sus
padres, de donde se están metiendo con la mejor de las intenciones.

El juego lo para todo

Se llaman eSports y son un nuevo
negocio en auge en el que los protagonistas son chicos (sobre todo ellos) de
entre 16 y 24 años que dejan de estudiar porque ven mucho más rentable ganar
dinero jugando a la consola.

A fin de cuenta lo de jugar era algo
que ya pensaban hacer así que si encima les pagan, los libros se quedan
guardados el tiempo que dure el chollo. El juego lo para todo en su vida.

La cuestión es que los sueldos en nuestro
país en este entorno son tan precarios como en la mayoría de entornos
laborales.


Entre los 200 y los 400€ están jugando
la mayoría de gamers que podemos ver en los distintos canales o plataformas
digitales, 1.200€ para los mejores jugadores de cada equipo.
Un dinero por contratos con un mínimo
de horas de juego diarias que habitualmente suelen superar las 6 u 8 horas
diarias.
Pero con 16 años ¿cómo distinguir el
tiempo que jugabas a la consola por placer del tiempo que el juego era sólo
trabajo?
La trampa es sutil pero ahí está.
En la otra cara de los sueldos de los
jugadores estaría el beneficio de las empresas.
Para dentro de sólo dos años, la
audiencia de este tipo de canales se estima va a superar los 385 millones de
espectadores a nivel mundial
y eso se traduce en unos beneficios tremendos y
más comparados con los sueldos que acabo de mencionar.
Se calcula que en la actualidad los
llamados eSports están moviendo en torno a los 500 millones de dólares al año y
su crecimiento anual está cerca del 40%. Son cifras de vértigo.

¿Quién puede pedirle madurez a un niño
de 16 años
?¿Cómo explicarle que no está
justificado, que no es una profesión de futuro si no tiene algo más, si no se
prepara precisamente para ese futuro que está sin definir?

Más allá del propio juego

Sí, porque la Organización Mundial de
la Salud
ha reconocido hace sólo unos días que va a considerar oficialmente
desde este año, el trastorno por adicción a los videojuegos como una enfermedad
mental.
Los expertos en adicciones venían reclamando este reconomiento desde hace tiempo y teniendo en cuenta que la
última revisión que hizo la OMS de su Clasificación Internacional de
Enfermedades
fue en 1990, ya estaban tardando en adaptarse a los tiempos.
Es innegable que en determinadas
circunstancias el uso excesivo de este tipo de juegos puede perfectamente
considerarse una patología
que provoca toda una serie de aspectos adversos en
el paciente que deben ser tratados como se hace con el alcohol o con los juegos
de azar, por ejemplo.
Los eSports en algunos de los casos
pueden llevar problemas agregados como ya ha ocurrido en alguna ocasión en la
que el usuario sin darse cuenta ha comprado productos para el juego con dinero
real.
Un nuevo problema a añadir a esa
adicción y no sólo hablamos de niños que cogen el teléfono sin permiso y
aprietan a las teclas sin control, hablamos de jóvenes a los que la adicción al
juego les ha superado.


No es por ser alarmistas pero del sofá
de casa a las salas de juego en las que se realizan apuestas deportivas el paso
es muy pequeño y la línea para muchos adolescentes es muy difusa.

Los salones de juego salen por los barrios más humildes de cada una de nuestras ciudades, no dejan de aumentar.
Sólo en 2016 se apostaron en estos locales más de 1.400 millones de euros según
datos del Anuario del Juego elaborado por la Universidad Carlos III y la
Fundación CODERE.
Se ha rejuvenecido el perfil de la
clientela de estas salas, lo cual también tendría que llamar nuestra atención y
ya no está sólo el aliciente de ganar dinero sino de demostrar lo mucho que se
sabe sobre alguno de esos deportes sobre los que se admiten las apuestas.

Hay datos que deberían despertar
nuestras alarmas: “Un factor de riesgo claro en el juego patológico es la
impulsividad, la búsqueda de la novedad, la baja tolerancia al aburrimiento y a
la frustración. Y esas son características muy asociadas a la edad adolescente
o a la primera etapa da la juventud.”
Susana Jiménez Murcia. Psiquiatra
responsable de la Unidad de Juego Patológico del Hospital de Bellvitge.


Es complicado pero imprescindible
hablar el mismo idioma que hablan nuestros hijos, no es justo para ellos que
les dejemos solos delante de la pantalla de un ordenador con conexión a
internet.
No se trata de falta de confianza sino
de desconocimiento por nuestra parte y por la suya. Si no les empujamos a la
piscina antes de que aprendieran a nadar ¿por qué hacerlo ahora cuando ponemos
el mando en sus manos?

Adolescentes, pornografía e internet un coctel muy peligroso

adolescentes pornografía internet
Les has enseñado a andar, a hablar, a pensar por sí mismos y ahora está uniendo todo eso mientras crecen y se convierten en adolescentes demasiado pronto que ven ponografía en internet y creen que aprenden lo que es el sexo. En algún momento nos hemos equivocado pero ¿cuándo?

Pues de ello vengo a hablaros, de lo que les está pasando a nuestros niños sin que nos estemos dando cuenta, no sé si porque no sabemos qué hacer o porque no somos conscientes de lo que les está pasando.

El grito en el cielo se puso al oír las declaraciones del juez de menores Emilio Calatayud, una sola frase incendió a la opinión pública: “Las niñas actualmente se hacen fotos como putas”

Que la frase pueda ser o no desafortunada dicha así es más que evidente pero que en esa simplicidad esconde una realidad innegable, también es cierto.

Lo que quería decir el juez de menores es que los padres deberíamos estar más atentos a lo que nuestros hijos cuelgan a diario en sus redes sociales, que están aprendiendo, que están abriéndose al mundo, que están creciendo y no lo están haciendo bien.

No lo están haciendo bien para ellos mismos, para nadie más ¿y por qué? Porque nosotros, sus padres no estamos a la altura de  estas nuevas circunstancias que nos tienen desbordados.

Porque estamos aprendiendo al mismo tiempo que ellos, no podemos prever ni prevenir, sólo podemos educar y acompañar y cuando hablamos de adolescentes, eso es tremendamente complicado, es verdad.

La realidad de las redes sociales

adolescentes pornografía internet
Si tenéis adolescentes en casa y habéis sido previsores lo sabréis, si habéis tenido que claudicar a que tengan redes sociales lo sabréis y si estáis leyendo esto es porque el tema os preocupa y lo que es más importante: os ocupa y sabéis que la realidad es esa demasiadas veces.
Las niñas y los niños están sexualizando expresiones, posturas o formas de vestir demasiado pronto y no sabemos cómo enseñarles que eso no es lo mejor para ellos. Porque lo de pararlo… es aún más complicado por no decir imposible.
Se están perdiendo el momento. Todos hemos sido adolescentes, nos hemos sentido más adultos de lo que nuestros padres pensaban pero es que hoy son niños, niños y niñas los que se están quedando sin infancia y lo que más miedo debería darnos es ¿qué estamos haciendo nosotros como padres para evitarlo?
Es evidente que con trece, catorce o incluso doce años, son niños y niñas que están exhibiendo su cuerpo en las redes sociales sin decírselo a sus padres, sin hablarlo con ellos.
Están hipersexualizando sus relaciones y se están “educando” en su sexualidad a través de la red, es decir, a través del porno que en un par de click cualquiera puede encontrar en internet.
Según los últimos datos publicados por el portal Pornhub, en nuestro país la edad media para empezar a consumir pornografía está en los 11 años, sí habéis leído bien.
Y según este mismo portal, las búsquedas de teen porn se han multiplicado por tres desde 2004 a 2014.

En serio, algo estamos haciendo muy
mal soltando a nuestros hijos a internet sin educarles primero.

Las chicas salen perdiendo

adolescentes pornografía internet

 

Sí, eso es innegable. No es bueno para ninguno, ni para ellos ni para ellas, pero ellas se vuelven a llevar la peor parte. Aquí también, sí.

Con este comportamiento, con esta hipersexualización, hay psicólogos que señalan que inician el camino de convertirse en una mujer objeto.

El machismo, la dominación, el desprecio a la mujer y la imposibilidad de vivir una sexualidad desde el respeto mutuo son los nuevos comportamientos de niños que dejan de serlo de golpe y encuentran la información sobre sexo en el porno que navega por internet.

De hecho, estudios y trabajos que se han planteado entre estudiantes de secundaria en nuestro país, muestran que la percepción del sexismo no la tienen desarrollada, ni ellos ni ellas.

Porque no sólo el porno, la publicidad cosifica la imagen de la mujer, la trata de una forma denigrante en muchas ocasiones y al final, los adolescentes que acaban de dejar de ser niños, consideran que eso es lo normal que así es como debe ser y no, no es ni normal
ni conveniente que así sea.

Sólo un 34% del alumnado que participó en uno de estos estudios con estudiantes de secundaria, demostraron poder apreciar en la publicidad ese sexismo que sobre todo ataca a la imagen de la mujer.

Lo triste es que de ese 34%, el 65% eran chicas, alumnas, mientras que sus compañeros normalizaban muchísimo más esa imagen que no es la real, que no refleja verdaderamente los nuevos roles de las mujeres en la sociedad y que ellos no deberían considerar como algo normal.

Se supone que estábamos educándoles en la igualdad ¿no?

Pues parece que no, bueno, los estábamos educando en la igualdad durante su infancia.

En cuanto traspasaron la puerta de la infancia y empezaron a pasar a la adolescencia, demasiado pronto por otra parte, la educación en igualdad se topa de frente con las redes sociales, la publicidad y la música de la que también hemos hablado en alguna ocasión.

Es evidente que como padres y madres nos movemos en arenas movedizas y no, no hay fórmulas mágicas que funcionen más allá de acompañar y educar y quizás educar más con el ejemplo que con las
palabras que en la adolescencia todos nos volvemos un poco duros de oído ¿o cómo eráis vosotros cuando vivisteis esa etapa?

Contra el acoso escolar se puede y se debe luchar

acoso escolar adolescencia

El acoso escolar en nuestro país sigue
siendo un monstruo al que las redes sociales han alimentado aún más y no
tenemos muy claro que lo que se está haciendo realmente funcione.

Porque empieza el curso escolar y para
muchos niños y niñas los nervios se traducen en pavor a volver al patio. No van
a ver a sus amigos sino a sus verdugos.

Ya está más que confirmado que el
acoso escolar aumenta el riesgo de padecer trastornos mentales en la edad
adulta.
Los expertos hablan de patologías como la esquizofrenia o la psicosis,
a tener muy en cuenta.
No hablamos de cosa de niños o de
conflictos que se resuelven entre iguales, hablamos de violencia y de acosos y
según los psicólogos que atienden el teléfono de ANAR se están recibiendo
muchas más llamadas que hace por ejemplo seis años.

El acoso no es un juego

colegio acoso escolar

En el teléfono de ANAR reciben
peticiones de ayuda de menores, de familia de los menores o de amigos de esos
menores. Reciben llamadas de auxilio de niños que llevan mucho tiempo sufriendo
porque no saben qué pueden o qué deben hacer en una situación como la que están
viviendo.
Si a estas alturas sigue habiendo
niños en una situación de angustia y de desinformación de este tamaño, es
porque desde las instituciones se está haciendo poco o lo que se está haciendo
no es todo lo eficaz que debería ser.
Y sí, digo las instituciones porque
ellas deberían ser el motor que empujara a que los maestros y los padres
cambiaran de actitud ante una situación de acoso escolar.

Educar en valores

escuela colegio acoso escolar

Sí, al final eso es vital para criar
personas sanas ahora en su infancia y mañana cuando sean adultos.

Personas que sepan empatizar con los
demás
y que no vivan una vida marcada por un sufrimiento que no se supo ver,
entender y atajar a tiempo cuando eran niños.
En muchos centros se está poniendo en
marcha el ejemplo de Finlandia buscando detener a los acosadores pero además y
sobre todo, aumentando el bienestar y la motivación por estudiar del conjunto
del alumnado y disminuyendo la angustia y la depresión de la víctima.
Cada uno somos de una manera y nuestro
comportamiento, nuestra actitud vital a veces es complicado cambiarla. Por eso
el proyecto se plantea que lo importante no es que la víctima cambie (que se
haga más extrovertida o más sociable), lo verdaderamente importante es que los
testigos cambien para que así se neutralice la actitud del acosador.

  • Se plantean toda una serie de acciones
    de grupo para aprender entre todos a empatizar, a defender y a apoyar a la
    víctima.
  • Se organizan clases para reconocer las
    formas de acoso escolar y mejorar la convivencia del conjunto de alumnos.
  • Se realizan trabajos durante el curso
    para definir y enfatizar esos conceptos.
  • Se cuenta con material de apoyo para
    profesores y para alumnos.
  • Se organizan charlas y reuniones en
    las que hablar de forma libre y sosegada las distintas situaciones y las
    posibles soluciones.
  • Se replantean aspectos como la puesta
    en marcha de un buzón virtual, que no se contemplaba al principio del programa,
    en el que los niños que no se atrevían a contar su caso pueden hacerlo de una
    forma más sencilla.
Quizás estemos demasiado ocupados en
llenar sus cabezas de contenidos del mismo modo que nos las llenaban a nosotros
nuestros maestros y nos estamos dejando en el camino su formación como
personas.

Y quizás exigimos poco a las
administraciones más preocupadas en las grandes fotos y los sonoros titulares
que en las políticas inclusivas que realmente afectan al día a día de nuestros
hijos. Porque ellos no votarán, pero nosotros, sus padres sí lo hacemos…