Se acabó el desperdicio de alimentos

bebé celiaco

Empezar septiembre con buenos propósitos es una tradición y uno de esos buenos propósitos en los que deberíamos empeñarnos con fuerza es el de erradicar el desperdicio de alimentos que hacemos en la mayoría de nuestros hogares.

Hoy vengo a hablaros de eso y de lo que podemos hacer al respecto, para empezar tomárnoslo un poco más en serio ¿no os parece?

En sólo unos días se ha puesto en marcha la 1ª Semana contra el Desperdicio Alimentario que organiza la Asociación de Empresas del Gran Consumo.

Continuar leyendo “Se acabó el desperdicio de alimentos”

El movimiento y la comida de temporada

movernos y comer saludable
El movimiento es salud y comer comida de temporada también. Es así de sencillo pero nos resulta extremadamente complicado entenderlo y aún más ponerlo en práctica.
Hoy vengo en plan Señorita Rottermayer a daros algunos datos y algunas ideas para haceros cambiar de tendencia y ya de paso, para ayudarme a cambiar a mí también.
Es que además no se trata de dieta, ni de operación-bikini-de-cuello-alto, ni de adelgazar, ni de nada por el estilo.

Continuar leyendo “El movimiento y la comida de temporada”

Comer sin miedo, un libro para mentes hambrientas

comer sin miedo salud

¿Sabes esa sensación de comprar un
libro porque te pica mucho la curiosidad pero a la vez sabes que el autor no
coincide con lo que tú piensas de esas materias? Bueno pues eso me pasó con
“Comer sin miedo” de J. M. Mulet y debo reconocer que la experiencia ha sido
mejor de lo esperado.

“La nutrición no es una cuestión de
alimentos buenos y malos, sino de dietas equilibradas.” J.M. Mulet

Este mes toca libro de ensayo, de
divulgación, entretenido y sobre todo muy didáctico. Un libro con el que no
estoy de acuerdo al cien por cien pero con el que he aprendido mucho.
¿Te atreves a seguir leyendo?

“Si la escritura es la que marca el
nacimiento de la historia, la producción de alimentos, es decir, la agricultura,
es la que marca el origen de la civilización.” J.M.Mulet

Sí, este mes dejo la ficción o la
novela histórica, este mes hago una pausa con un libro de divulgación basada en
la ciencia.
No sé si conocéis al autor J.M. Mulet,
es doctor en Bioquímica y Biología molecular y licenciado en Química por la
Universidad de Valencia.
Da clases de Biotecnología, dirige una
línea de investigación y el Máster de Biotecnología molecular y celular de las
plantas.
Ha escrito una decena de libros o más
sobre transgénicos, alimentación y salud y desde que se ha incorporado Toni
Garrido a la Cadena SER, él también colabora una vez a la semana en la sección
escépctica del programa donde se dedican a destapar “magufos” como las dietas
milagro o la homeopatía, por ejemplo.
Vamos que saber del tema sabe lo suyo
así que claro, cuando me encuentro su libro y más después de la polémica con
Mercedes Milá, en la que ella demostró que a veces hasta los grandes
profesionales del medio tienen salidas de tono y carencias de educación, pues me lanzo a su lectura ya
os digo, con un puntito crítico con lo que me fuera a contar.

“…realmente no somos lo que comemos.
Podemos comer vegetales o animales pero seguiremos siendo nosotros mismos
porque eso depende del genoma.” J.M.Mulet

La sensatez vence a los
prejuicios

salud comida alimentación

Como suele pasar habitualmente la
sensatez y el sentido común vencen a los prejuicios y lo que cuenta J.M. Mulet
en el libro está cargado de sensatez en la mayoría de los casos.

Algunas veces esa sensatez viene
acompañada de cierta ironía y en ocasiones incluso un poco de sarcasmo que en
mi caso se agradece, la verdad.

“La medicina es una actividad
netamente humana y por definición artificial.” J.M.Mulet

No sé qué sabes sobre los transgénicos
pero me queda claro tras leer a Mulet que le tenemos quizás demasiado miedo y
no está justificado.
Sí que es verdad que más que al
producto en sí, quizás a lo que tengamos miedo es a quien legisla, a su manga
ancha y a las posibles reacciones futuras pero también es cierto que hoy por
hoy vivimos en un país con una legislación proteccionista con el consumidor y
que siempre, siempre, siempre está nuestro sentido común para informarnos y
exigir los cambios necesarios para nuestra seguridad.
Mi abuelo no lo llamaba “transgénicos”
pero sí recuerdo verle hacer injertos en algún ciruelo para cambiar algo, no me
preguntéis qué porque yo era muy pequeña. Sin más ciencia que la de la vida,
como se dice en estos casos y no creo que nos enfermara ni fuera algo negativo
para el entorno, eso también es cierto.

“Realmente nada de lo que comemos es
natural porque la naturaleza no nos da de comer.” J.M.Mulet

Si os preocupa el consumo de
conservantes, aditivos e incluso  fertilizantes
, incluidos inevitablemente en la comida que ponemos en el plato.

Si estáis pensando en el consumo
ecológico
o de productos transgénicos.

Si estáis dándole vuelta a las dietas
esas que prometen milagros
con píldoras mágicas.

Si tenéis “miedo” a cómo y qué
comeremos en el futuro, quizás sí sea recomendable que le echéis un ojo a este
libro porque desde luego el autor deja meridianamente clara su postura.
Apoyándose en datos contrastados, ni opiniones ni “amimefunciona” y eso
siempre es de agradecer.

“…compramos suplementos de
antioxidantes pero despreciamos las verduras que más antioxidantes contienen
por ser más feas.” J.M. Mulet.

Se lee que alimenta

salud transgénicos alimentación

Sí, se lee fácil. A pesar de que esté
trufado de datos y estudios, no es engorroso aunque no, no es una novela de
ficción, obviamente tienes que poner un poco más de tu parte pero merece la
pena.
Es de comprensión sencilla y además es
entretenido, es de aprender y entretener pero tienes que leerlo sin prejuicios.
Aunque como decía al principio, no
haya estado de acuerdo con todo lo que Mulet expone, sí que es cierto que
coincido más de lo que esperaba. Me ha convencido de que a veces nos dejamos “convencer y vencer”
por miedos que no se sustentan en nada real, ni siquiera en la lógica.

“…la comida natural es un mito. Toda
la comida es fruto de la selección artificial, de la mejora genética y por
tanto de la tecnología, Por eso, en un tomate, tienes más tecnología que en un
iPhone5 y además es más barata.” J.M. Mulet

Me ha gustado es cierto y sí, creo que
es una lectura recomendable.
A veces hay que dejar las lecturas de
ficción para pasarnos a leer sobre la vida real, la que nos comemos cada día
¿no os parece?

Los ingredientes secretos de la alimentación sana: planificación y legumbres

alimentación obesidad infantil

Planificar un menú semanal, organizar
las comidas, replantear los desayunos, revisar lo que llevan para tomar en el
recreo (o los recreos que algunos tienen dos a lo largo de la mañana) de todo
eso más o menos os quiero hablar en los próximos días.

Y empezamos hoy en plena vuelta al
cole, vuelta a las rutinas y vuelta a pensar de nuevo ¿qué ponemos en el plato
de nuestros hijos cuando llegan a casa?
Esta temporada me he propuesto
hacérmelo fácil, sí. Fácil para mí y sano para todos, es una de esas proposiciones
de principios de curso que tengo la intención de mantener.

Lo primero que sería bueno para
nuestra salud y nuestro bolsillo es planificar lo que compramos y para qué lo
compramos.
Lo de hacer la compra sin hambre es
fundamental y lo de hacer previamente en casa una planificación del menú
semanal (más o menos flexible) para comprar lo que necesitemos y sólo lo que
necesitemos, me parece genial para que nuestro presupuesto también se sanee un
poco después de los excesos vacacionales.
Tenéis planificadores de menús a
cascoporro en la red, yo me quedo con este de Estudio Avellana y este otro que
es más bien un planificador semanal abierto de CreativeMindly, sobre todo este
último me gusta porque tiene mucho espacio cada día para escribir el menú.

Paso a paso: Cada comida
importa

desayuno planificar comidas almuerzo
El desayuno es muy importante pero
como leía a Julio Basulto el otro día en twitter “..es la comida más importante
del día si sólo vas a hacer una comida en todo el día.”
Yo eso lo interpreto como que no
tenemos que obsesionarnos con que el desayuno “lleve de todo”, una cosa es que
sea saludable y otra cosa es que haya que cebarse antes de salir de casa.
Además, cada uno tenemos el cuerpo con
una apetencia distinta cuando nos levantamos en lo que a comida se refiere. Hay
quien no puede tomar cosas frías y necesita beber algo caliente aunque sea el
mes de agosto y hay quien tiene que esperar un tiempo después de levantarse
para poder tomar algo de desayuno.
Seamos sensatos, sobre todo y
procuremos que el desayuno sea saludable.
La llegada del cole, además de todo lo dicho, implica la llegada
del recreo a nuestros hábitos alimenticios
y ahí no puedo aportar nada de todo lo bueno que nos contó Juan Revenga sobre este tema.
Yo le proponía las opciones más
comunes que llevan los niños al recreo y él me daba su opinión profesional al
respecto, si no lo leíste en su momento, de verdad que es muy recomendable
tenerlo en cuenta para pensar qué toman los niños, nuestros niños, en el recreo.

Obesidad infantil por encima
de la media

Sí, porque estamos llegando a unos
datos que deberían ponernos la piel de gallina pero claro, para eso habría que
conocerlos y eso no me preguntéis por qué pero no está ocurriendo.

En las islas Canarias ha saltado la alarma: un 44’2% de los menores canarios padece sobrepeso y de ellos, el
porcentaje de obesos no deja de crecer
durante la última década.
Son datos alarmantes pero sin embargo
se conocen muy poco en la península. Hablamos de niños de 12 años con diabetes,
con hipertensión
y con un problema de salud que les va a acompañar durante toda
su vida haciendo además que esta sea más corta y de peor calidad.

Y son datos de la Organización Mundial
de la Salud
los que colocan a las islas como el lugar con mayor índice de
obesidad mórbida de toda Europa.

Es para tomarlo muy en serio, es para
aplicar medidas educativas a las familias y a los niños, es para movilizar más
a la población infantil, es para empezar a educar más a las madres de estos
niños porque la realidad es que de ellas depende el menú de sus hijos y es para
implementar ayudas de comedor, becas y lo que sea necesario desde las
administraciones públicas porque se sabe que el nivel económico está
directamente relacionado con una alimentación más o menos saludable.
Pero también es cierto que sí,
Canarias se lleva la palma pero es que nuestro país destaca como el segundo
país europeo con mayor índice de obesidad entre su población
, justo detrás de
Reino Unido, casualmente una de las nacionalidades más frecuentes entre la
población del archipiélago canario.

La solución: la dieta mediterránea


Dejar los refrescos y pasar de nuevo a
beber agua en las comidas
, en las cenas y cuando se tenga sed, junto a aumentar
la actividad física
son algunas de las medidas que señalan los expertos para
que la población infantil de Canarias (y de todo el país) recupere unos
estándares de peso que les acerque más a la salud que a la enfermedad, como
viene ocurriendo en las últimas décadas.
El nivel socioeconómico ya hemos visto
en distintos estudios y análisis que puede llegar a influir en la mala
alimentación aunque no se justifica. Quizás haya que esforzarse un poco más al
principio y recuperar ingredientes fundamentales de la dieta mediterránea como
son por ejemplo las legumbres.
Se trata de uno de los alimentos más complejos nutricionalmente hablando y por falta de tiempo, por comodidad o por
falta de información, los hemos excluido poco a poco de nuestra dieta
cometiendo un tremendo error con ello.
Desde los años 60’ hasta ahora se ha
ido reduciendo su consumo pasando de los 41g por persona al día a los 10’5g por
persona al día en el año 2015
y eso a pesar de ser uno de los alimentos más
asequibles económicamente hablando para los ciudadanos.
En nuestro país se recomienda en torno
a las 3-4 raciones semanales de legumbres y son muy escasas las autonomías que
están dentro de esa media.
Las legumbres no engordan ni aportan
grasa a nuestro organismo, a pesar de su mala fama en este sentido, quizás lo
que engorda de unas lentejas con chorizo sea el chorizo ¿no lo habíamos
pensado, verdad?
Las legumbres aportan numerosos
nutrientes
y de hecho tienen carbohidratos de digestión lenta por lo que
además, son recomendadas para personas que tienen que controlar el azúcar en sangre
como las personas diabéticas.
Y aunque nos acerquemos al frío, las
legumbres no son un alimento exclusivo del invierno. Todavía apetece una buena
ensalada de judías o de lentejas o también de lentejas se pueden preparar unas
deliciosas hamburguesas. Recetas y propuestas hay millones en la red para que
este producto se abra paso en nuestra mesa y sobre todo en nuestra alimentación
y nuestra salud, solo hay que ponerle un poco de intención ¿os apuntáis al
reto?

Alimentarse bien en vacaciones es un juego de niños

bebé celiaco
mesa ikea vajilla

Comer en verano de forma variada,
apetecible y saludable y sin sufrir demasiado en la cocina, no es un imposible.
Hoy hablamos de cómo conseguirlo en este post.

Mejor id pasando al comedor que de los
platos ya me encargo, espero que os guste el menú que os tengo preparado de
ideas, propuestas, sugerencias y datos para hacer de nuestras comidas
veraniegas un momento delicioso para nuestro paladar y para nuestra salud.

Empecemos por llamar a las cosas por
su nombre. No se  trata de ponernos a
dieta en verano
pero sí de ser conscientes de que nosotros estamos de
vacaciones pero eso no implica que tengamos derecho a castigar nuestra salud
comiendo mal.

Hay datos que señalan que nos traemos
de vacaciones algún kilo de más por relajar las buenas costumbres a la hora de
la comida y el sobrepeso y la obesidad empiezan a ser un problema de
dimensiones más que preocupantes.

Según los últimos estudios casi 2.200
millones de personas tienen sobrepeso u obesidad en el mundo
, personas
independientemente de su edad, hay tanto niños como adultos en esa tremenda
cifra y en cabeza de lo que a obesidad infantil se refiere encontramos a los
Estados Unidos (con un 13% de niños afectados), una de las sociedades más
desarrolladas pero que peor parece afrontar este peligroso problema.

Pero estamos de vacaciones

hamburguesas comida rápida

Sí, lo estamos, pero no por eso vamos a castigar
nuestra salud ¿no os parece? Hay muchas opciones que podemos tener en cuenta
para disfrutar, para empezar: la moderación, los excesos no son buenos para
nadie.

Además, precisamente porque estamos de
vacaciones podríamos empezar a poner en práctica algo que acaba de incorporar la
Sociedad Española de Nutrición Comunitaria a la pirámide nutricional: la actividad
física
.
Unos sesenta minutos diarios de
actividad física moderada o lo que es lo mismo, unos 10.000 pasos al día, en
vacaciones no es una meta descabellada para que empiece a formar parte de
nuestra rutina cuando tristemente las vacaciones se terminen.
Pero además de movernos podemos comer
bien y disfrutarlo, para empezar podemos aprovechar para subir la cantidad de
fruta y verdura de nuestra dieta, no es tan complicado.

verduras barbacoa comidista

Por ejemplo al organizarnos una barbacoa, las recomendaciones de Mikel Iturriaga para hacer más verdura y menos
“carnaza” son muy acertadas y la verdura en la barbacoa es una auténtica
delicia.
También es bueno tener a mano las
ideas que proponen desde Gastronomía y Cía, esta lista de posibilidades para
hacer unas cenas veraniegas ligeras, fáciles y deliciosas, se viene conmigo de
vacaciones.
Como también la receta de Susana de su archifamosísimo Croke de Jamón y Queso, no tengo claro si para una cena o para un
picnic improvisado en la playa pero seguro que nos hace el apaño, como ella
dice.
Y algo tremendamente importante en
verano y a lo que tampoco le damos la importancia que merece: la sed se quita
con agua
y es bueno que no nos confundamos tomando refrescos cargados de azúcar
o bebidas con alcohol. Estamos de vacaciones sí pero no por eso vamos a dejar
de querernos.
Por si os queda alguna duda, por si os
apetece poneros un poco más en serio con el tema en la web de PatiaDiabetes
tenéis las cuatro reglas de oro para vuestros menús. Sencillas de entender y de
poner en práctica.

helados vacaciones verano

Claro que habrá tiempo para los
helados y lo que se tercie
pero para esos días más tranquilos que en vacaciones
también los hay, podemos pasarlo bien abriendo un poco más nuestra cocina y
cuidando un poco mejor nuestra salud, no es tan difícil y menos con las “chuletas” que os he dejado en este post.

De vacaciones estamos unos días, sin
embargo en nuestro cuerpo estamos toda la vida ¡cuidémosle!

La salud de los ojos: alimentación y cuidados para todos

cuidados ojos niños verano

Una charla en una de las clínicas oftalmológicas más conocidas y reconocidas de Madrid, la Clínica Rementería, a cargo de Marián García que además de “boticaria” es también optometrista, ha sido la culpable de que ahora os cuente al menos una parte de lo que ella nos contó.

Lo que iba a ser una ampliación en el
post de la semana pasada sobre trajes de baño y cremas solares resulta que ha
crecido y se ha convertido en un post con vida propia porque hay mucho que
contar al respecto.
Mucho y muy interesante, como son
siempre sus ponencias y mucho que aprender, cambiar y añadir a
nuestras costumbres para cuidar la salud de nuestros ojos. Empezando por hacer
un descanso de tanta pantalla de ordenador… perdonad pero me voy a mirar por la
ventana veinte segundos, ahora vuelvo y os cuento.

Ya sé que se acaba el curso y que
hablar de fracaso escolar no es muy agradable pero ¿vosotras sabíais la
relación que existe entre el fracaso escolar o el bajo rendimiento
académico y la mala visión del niño
? Bueno pues es una relación directa, muy
directa y mucho más frecuente de lo que intuía yo así que quizás este sea el
momento de pedir cita con el oftalmólogo y prevenir antes de que arranque el
nuevo curso dentro de unos meses.
Parece que en general los padres y las
madres españolas tenemos un poco desatendida la vista de nuestros hijos
según
los datos que expusieron en la charla desde la Clínica Rementería, la miopía se
está convirtiendo en la nueva pandemia europea.

Es curioso que en el sur de Europa
sean miopes en torno a un 35% de la población
mientras que en el norte el
porcentaje sube al 50%
, es curioso pero tiene una poderosa razón.

En nuestra casa desde luego estamos
más cerca de la media del norte de Europa. De los dos niños uno tiene miopía
desde hace ya unos años y sí, el comentario de “mamá, es que no veo bien la pizarra” fue definitivo para que le
lleváramos al oftalmólogo por primera vez.
Hace 60 años, la miopía en China sólo
afectaba a un 20% de la población, en este tiempo la cifra ha aumentado hasta
situarse en el 80% de la población con problemas de visión relacionados con la
miopía. Es un salto tremendo ¿verdad?

cuidados vista salud ocular
Pues la razón es bien sencilla el
problema es que no es tan sencillo evitarlo por nuestra forma de vida, por
nuestros hábitos, por nuestro modo de trabajar y estudiar, por las herramientas
que nos estamos dando y por la metodología que estamos desarrollando.
Vamos que no es sencillo apagar las
pantallas
que iluminan nuestra vida diaria y que nos están conduciendo a una
miopía generalizada y no, no me estoy poniendo tremendista, ya lo veréis.

Tiempo libre al aire libre

 gafas sol gafas agua verano
Hay que salir, hay que ampliar nuestro
campo de visión. El ser humano no ha evolucionado tanto como para abandonar los
espacios abiertos en los que ha desarrollado su vida y su actividad desde hace
siglos.

Los niños pasan cada vez más tiempo en
casa o en lugares cerrados, estudiando pero también disfrutando del tiempo de
ocio y así son mucho más propensos a que aparezca y se desarrolle la miopía.

Quizás no sea tanto por la pantalla en
sí sino por el entorno, la distancia demasiado corta y el exceso de tiempo de
utilización que obliga a un trabajo acomodativo a su sistema visual, totalmente
excesivo.
Según la Academia Americana de
Pediatría
debería prohibirse el uso del móvil o la tablet siempre a los menores
de dos años
, de dos a cinco años la utilización de estos dispositivos debería
limitarse a una hora diaria y a partir de los seis años aplicar el sentido
común y el equilibrio y mantener siempre la pantalla a un mínimo de 40
centímetros de distancia de nuestros ojos.
Siempre, no hay excepciones.

Según el Informe Anual de la Seguridad
Social de 2015, en torno al 12% de los menores de 14 años en nuestro país no
realiza ningún tipo de actividad física en su tiempo libre. 

Si tenemos en
cuenta que habitualmente las actividades físicas son las que nos sacan al
exterior podemos suponer que ese tanto por ciento de niños no pasa demasiado tiempo
fuera de casa, sus ojos seguro que lo notan y no es algo que en la
adolescencia se mejores precisamente, los datos dicen que es justo al
contrario.

Hay que salir al exterior, hay que
mirar al horizonte y por supuesto hay que protegerse los ojos porque nuestra
relación con el sol va a ser muy importante para nuestra salud ocular.

gafas sol filtros salud vista

Las gafas de sol infantiles son muy
necesarias pero tienen que ser de calidad, deben contar un filtro protector
además del tinte de color
que vemos en el cristal. ¡Mucho cuidado con las gafas
que compramos en establecimientos que no están especializados!
Si las gafas tienen ese tinte pero no
tienen filtros, los daños en los ojos de nuestros hijos pueden ser importantes
y eso sólo podemos evitarlo comprando estos artículos en establecimientos de
confianza porque no se trata sólo de que vayan guapos, se trata sobre todo de
que vayan bien protegidos.

Gafas para largas e intensas
exposiciones solares tanto en el campo como en la playa, la piscina o la
ciudad.

Y por supuesto para la playa y la
piscina, no nos olvidemos de las gafas de baño que además deben tener siempre
los filtros UVA y UVB
para proteger nuestros ojos, sí más importante de lo que
imaginamos ese efecto “lupa” del agua para los rayos solares y por tanto para
dañar la salud de nuestros ojos y de los de nuestros hijos. 

Comer mejor para ver mejor

Alimentación sana vista ojos
Si tenemos en cuenta la necesidad de
gafas con protección tanto para estar en el agua como en la arena de la playa y
si nos proponemos dejar un poco aparcadas las pantallas en nuestra vida diaria,
sólo nos queda la prevención que no es precisamente ninguna tontería.
Para eso, para prevenir en lo que a
salud ocular, la alimentación es algo que puede ayudarnos mucho y no es
especialmente complicado conseguirlo.
Para empezar: más brócoli en la mesa.
Porque el consumo de brócoli puede aumentar en un 30% la densidad del pigmento
macular del ojo, según los últimos estudios realizados desde el Hospital
Universitario Doctor Peset de Valencia
.

El brócoli puede ser consumido
frecuentemente sin generar excesos, sin producir colesterol y sin aportar
grasas a nuestra dieta.

Los vegetales de hoja verde son
importantes a la hora de cuidar la visión de grandes y pequeños, pero sin duda
el brócoli, entre ellos, es lo mejor que podemos elegir.

De hecho los alimentos de color rojo y
de color verde deberían suponer el 25% de los que comemos a diario, pero aún no
hemos tomado consciencia de esa necesidad.

Hay otros alimentos a tener muy en
cuenta como la yema de huevo o el salmón que tienen una carga importante de
Omega3, los tomates que son ricos en licopeno o los frutos rojos en general que
están cargados de antioxidantes beneficiosos para nuestros ojos, el aguacate es
una magnífica fuente de vitamina E así como las nueces de Brasil y las pipas de
calabaza
lo son de Selenio y Cinq, dos componentes que se sabe que también son
positivos para la salud ocular.

Bueno, teniendo en cuenta todo esto es
mucho más sencillo cuidar la salud de nuestros ojos durante este verano
¿verdad?

Cuidar nuestra alimentación es cuidarnos a nosotros

alimentación sana comida real

Hoy hablamos de eso, de lo que ponemos en el plato y cómo nos afecta a todos, grandes y pequeños, a toda la familia, a cada uno de una forma y además os traigo unas cremas específicas para pieles atópicas que estamos probando en casa y que han sido todo un descubrimiento.

Aquello que decía Heráclito de que tu alimento sea tu medicina se nos
ha olvidado muchísimo, vamos que no nos acordamos de lo importante que es lo
que comemos hasta que no le vemos las orejas al lobo y no será porque no hay
información a nuestro alrededor que nos alerta del peligro.

No es tan complicado y sin embargo los
efectos positivos, según los médicos y científicos expertos en alimentación y
salud, son innegables.
¡Toca cuidarse por dentro y por fuera!

Lo primero y quizás lo más obvio es el
sobrepeso generalizado en todas las edades, tanto entre niños como entre
nosotros los adultos.
Sí, estamos en general entraditos en
carnes, algunos más y otros menos y eso, cuando hablamos de infancia, no es
nada bueno.
No se salvan ni siquiera los niños que
se quedan a comer en el colegio, que podríamos pensar que tienen un menú
equilibrado elaborado por dietistas y nutricionistas. Bueno pues no, según la FAPA Giner de los Ríos, uno de cada cuatro niños de la Comunidad de Madrid
padece de sobrepeso.
¿Por qué? Pues porque resulta que los
comedores escolares de la Comunidad de Madrid se alejan de las recomendaciones
nutricionales para ofrecer una dieta sana y equilibrada, según el estudio de esta federación de asociaciones de padres y madres.
Estamos hablando de cosas serias. Las
empresas de catering normalmente suelen llevarse los contratos de los centros
por presentar el precio más bajo y eso no suele estar relacionado con la
calidad de los productos o el mimo en las elaboraciones, ya me entendéis.

Lo que hoy está prohibido…

salud cuidados alimentación niños

Esa es otra cuestión, lo que hoy está
prohibido, por ejemplo en el campo del pescado azul, resulta que puede estar
permitido mañana sin una explicación demasiado convincente
, todo sea dicho.
La organización Foodwatch ha
denunciado desde hace algún tiempo la intención de la Comisión Europea de incrementar
la tasa permitida de mercurio
en los peces más grandes como el atún o el pez
espada, por ejemplo. Hablamos de un incremento del 100% y hablamos de mercurio
¿no os parece desorbitado?
Que estamos contaminando el planeta
por encima de la lógica y el sentido común es una obviedad pero que se permita
que de un día para otro, consumamos animales con unas tasas de mercurio superiores
al 100%,
es una medida cuando menos sorprendente. No sé a vosotras pero a mí se
me quitan las ganas de poner marmitako en la mesa como entre en vigor una
medida como la que denuncia Foodwatch.
Y no sólo pasa en el pescado, también
en la carne y en la verdura, cada uno en su medida y en su ámbito.
Michael Pollan señala que no
deberíamos comprar o comer ningún alimento que lleve más de cinco ingredientes
en su elaboración
, ingredientes que no sepamos lo que son o que no tengamos en
nuestra despensa o que nuestro hijo no sepa pronunciar (eso me hizo mucha
gracia cuando lo leí, depende de la edad del niño puede que la lista de la
compra se limite demasiado ¿no?
).
No se trata de recetas tradicionales
que hagamos en casa, se trata de comida elaborada, precocinada, procesada o por ejemplo, cereales del
desayuno que llevan entre sus ingredientes decenas de “cosas” que realmente no
tenemos muy claro que tengan relación alguna con los cereales. Lo mismo
deberíamos ser un poco menos tolerantes y ponernos un poco más serios con lo
que metemos en los armarios de la cocina, en nuestra nevera y después en
nuestro estómago y el de nuestros hijos.

Somos lo que comemos, aunque
nos pese

cuidados alimentación salud

A día de hoy hay especialistas en
oncología que señalan sin titubear que podríamos dejar fuera de nuestras vidas el 40% de los tumores cancerígenos su cambiáramos unos 10 hábitos o costumbres habituales.

Obviamente fumar o eliminar el consumo
de alcohol son dos de esos diez hábitos pero tener una alimentación más sana y
equilibrada, una dieta pobre en grasas y carne roja pero a la par rica en fibra

también nos ayudaría mucho a evitarlos. ¿Es tan complicado conseguirlo?
Vosotros también creéis que no lo es ¿verdad?
Mercurio en el pescado, aditivos en
los cereales, animales herbívoros a los que la industria alimenta con desechos
de otros animales… todo lo que ponemos en el plato nos afecta de una forma u
otra. No hace falta reducirlo a tumores cancerígenos, la piel por ejemplo
es uno de los órganos que primero muestra los efectos de una alimentación poco
sana, poco equilibrada y poco natural.
Hace tiempo que venimos conviviendo
con la dermatitis atópica en casa, ya os lo he contado en otras ocasiones y en
distintos posts.

cuidados pieles atópicas infantiles
La primavera no es nuestra amiga en
ese sentido y aparecen los brotes en las corvas del más pequeño de la familia
con erupción y eccemas que provocan que la desazón y el picor sean tan fuertes
que el pobre llega a hacerse arañazos al rascarse la zona, sobre todo cuando lo
hace dormido.
Hace un par de semanas llegó a casa un
lote de cremas de los Laboratorios Ordesa, su nueva línea dermatológica
PEDIATOPIC.
Desde hace 75 años estos laboratorios han trabajado elaborando lo
que poníamos en el plato de nuestros bebés, ahora además quieren que les
podamos cuidar también por fuera, con una amplia gama de productos específicos
para pieles atópicas.
Nuestro duo imbatible está siendo:

1º el gel de baño oleoso que contiene
aceite de oliva y aceite de almendras, que es denso y emoliente y que no tiene
parabenos, ni perfume y cuenta con una fórmula hipoalergénica.

2º la crema ultra-emoliente para el
cuidado intensivo del brote que hidrata la zona y es apta para pieles
sensibles.

Cuando terminemos con el brote y la
piel se normalice pasaremos a la emulsión emoliente para el cuidado corporal,
para que la piel esté hidratada y protegida. 
pediatopic eccemas
De momento no le han salido eccemas por la cara pero sé que son muchos los niños que los tienen y sí, esta línea dermatológica también cuenta con una crema específica para el rostro así que si se presenta ¡estaremos preparados para plantarle cara!

Comer mejor y andar más, los secretos de una vida sana

Fruta Verdura Actividad Física
Comemos mal y nos movemos poco. Esto
es una realidad, aunque algunos pensemos que en nuestro caso no es cierto, si
nos fijamos bien no comemos lo que mejor afectaría a nuestra salud ni nos
movemos todo lo que podríamos.

Ha llegado el momento de tomarnos más
en serio como personas a la vista de los datos de distintos estudios sobre
nuestra alimentación, nuestra falta de actividad física y nuestra salud.

Que no se trata de que nos apuntemos
en masa al gimnasio o nos dejemos el hígado en clase de spinning o empecemos a comer comidas especiales traídas de nos se sabe dónde y con no sé cuantas supuestas sustancias beneficiosas, se trata de
que empecemos a pensar en nuestra salud y en la de nuestros hijos por encima de
los malos hábitos adquiridos.

Sí, este es el momento porque llega el
buen tiempo, los días son un poco más largos y es más fácil si nos lo
proponemos encontrar tiempo para cambiar.
Tiempo para cocinar o para comprar
comida
que esté menos procesada, incluso comida que podamos comer cruda. No hay
nada más rápido que comer una o dos piezas de fruta y según un nuevo estudio, si
comiéramos 800 gramos entre fruta y verdura cada día, reduciríamos en un 31% el
riesgo de sufrir una muerte prematura.
Son datos que asustan ¿verdad?

Disfruta la fruta

Alimentación Salud
¿Qué son 800 gramos de fruta y verdura
al día? ¿Lo pensamos, así por encima?
Una manzana en el desayuno, una ración
media de fresas a media mañana, un plato de verdura para comer, una pera y un
plátano a media tarde, una ensalada para cenar y si nos apetece mucho, antes de
irnos a la cama nos comemos un par de fresas más que andaban por la nevera. Si
no hemos llegado a los 800 gramos yo diría que hemos estado muy cerca.
Bueno pues con eso reducimos un 24% el riesgo de tener cardiopatías, un 33% el riesgo de sufrir un ictus, un 28% en detener enfermedades cardiovasculares y un 13% en de padecer un cáncer. Y todos
estos porcentajes se han sacado después de estudiar nada menos que a dos
millones de personas en el mundo.
Sí son cifras que asustan y a pesar de
eso es increíble lo poco que las tenemos en cuenta viendo, por ejemplo, que en
el año 2012, sólo en Estados Unidos se registraron más de 700.000fallecimientos en adultos atribuibles a enfermedades cardiometabólicas. De las
que hablábamos antes que podemos evitar en un tanto por ciento nada
despreciable si modificamos nuestros hábitos alimenticios, si comemos más fruta
y verdura a diario.

Su veneno, gracias

Alimentación Salud Enfermedades
A finales del año pasado se presentaba
una campaña contra la alimentación que nos enferma o que no nos ayuda a estar
sanos, la alimentación procesada, la que llena la cesta de la compra de las
familias españolas en un 70%.
Es que sólo en nuestro país, el país
de la famosa y olvidada “dieta mediterránea”, cada año mueren 90.000 personas
por enfermedades relacionadas con una alimentación insana
.
La publicidad no ayuda a cambiar esos
hábitos, al contrario, el 80% de la publicidad es de alimentos poco o nada
saludables
, el 70% de la dieta de los españoles se basa en alimentos procesados
con la excusa de la falta de tiempo y hay un 44% de la población que reconoce
no poder tener una alimentación más equilibrada, más sana en definitiva, por
culpa del coste que tiene.
Ya es triste que sea más barato comer
comida basura que alimentos saludables pero lo es, la realidad es esa.

El movimiento se demuestra
andando

Muerte Prematura Cuidados Familia
Y eso es lo que tenemos que hacer
cuanto antes por nosotros y por nuestros hijos, por su salud y porque si
nosotros estamos sanos podremos disfrutar de una vida mejor junto a ellos. Es
así de sencillo y sin embargo ¡lo que nos cuesta darnos cuenta!
Ya hemos visto que lo primero es
aumentar la presencia de la fruta y la verdura
en nuestra dieta diaria, poco a
poco pero de forma continua y constante. Al principio quizás haya quejas pero
habrá que hacerles oídos sordos porque sabemos que es más saludable para ellos
y es nuestra obligación cuidarles y cuidarnos.
El segundo paso es ese: dar el paso,
movernos, salir del sofá, apagar la televisión y empezar por ejemplo por
caminar juntos.
El aumento de una hora diaria de
actividad física, andar rápido o subir escaleras, supone una protección de
entre un 3 y un 6% frente a la obesidad y a la diabetes, según un ensayo clínico multicéntrico que ha durado 8 años.
Por el contrario, aumentar una hora
diaria de sedentarismo se relaciona de manera directa con una mayor presencia
de los factores cardiometabólicos que antes comentábamos.
¿Vosotros no lo tenéis claro después
de todo esto?