Mamás Pluriempleadas: Una Mamá Fotógrafa para La Gran Primera Foto de Su Vida

Primer mes del año y primera nueva entrega de
Mamás Pluriempladas.

Hoy os traigo una mamá valiente que se ha
puesto el mundo por montera y ha decidido que era el momento de ponerse a hacer
justo lo que más le apetecía laboralmente hablando. Ella es fotógrafa y bueno…
ya sabéis que hay muchas y buenas fotógrafas cerca, pero es que además, ella se
ha especializado en fotografiar justo el momento en el que aparece ese nuevo
ser en nuestras vidas. Fotografiar el momento exacto del nacimiento.
Fotografías de partos.. ¿no os parece que es una mamá atrevida por lo menos?Bueno, mejor que lo cuente ella.. ¿no?Se llama Eva, Eva Gascón y es nuestra Mamá
Pluriempleada Fotógrafa
 (que no teníamos ninguna…)

Eva Gascón fotografía parto

MMFT.- Lo primero Eva como siempre es saber
¿cómo lo haces?¿dónde está el truco?¿cómo te organizas como “Mamá
Pluriempleada”?
EG.- Pues por lo general suelo tirar de ayuda
externa. Tengo un “buenpadre” que lleva y trae a la peque de la guarde (veremos
como me apaño con el colegio) y que suele tener las tardes libres para pasar
una tarde de juegos. Y si cuando empiece el cole, toca que él también tenga un
proyecto personal, pues tenemos a dos abuelas fantásticas que, como no las
explotamos mucho, están deseosas de venir a quitárnosla de las manos.
A veces me puede el caos y me siento incluso
cómoda en él pero esto de la maternidad, aparte de paciencia, me ha traído
mucha estructura. Y es que vivir en el caos ordenado de mi universo molaba pero
eso de saber lo que tienes que hacer en cada apartado del día, también tiene su
aquél.
MMFT.- ¿Y por qué la fotografía?¿Siempre has
querido ser fotógrafa o te has reinventado?
EG.- Yo soñaba con dedicarme a la fotografía
desde adolescente, pero mi madre era de “poner los pies sobre la tierra” así
que entre su guía y los derroteros por los que te lleva la vida, no pude
potenciar más allá del hobbie. Luego vino una época en la que mi vinculación
con el deporte era muy estrecha y me ofrecieron empezar a ejercer como
fotógrafa de eventos deportivos y yo ¡¡encantada!!
Sin embargo, esa misma vida, que me había
llevado tan pegada al suelo, decidió en 2009 darme un marido pero quitarme a mi
padre y ahí empezó la reinvención, el decidir sentar la cabeza donde tenía el
corazón (aunque ciertamente, no fuera tan beneficioso).
Eva Gascón fotografía nacimiento
MMFT.- ¿Y por qué fotografías el momento del
parto?¿Qué crees que puede descubrir tu cámara de ese momento?
EG.- Bueno, llevaba unos años dedicada a la
fotografía infantil en su rama más comercial y poco a poco me fui
desencantando. Que los niños miren a la cámara está muy bien y puedes llegar a
captar miradas intensas; ver dormir a un bebé y tener calma para retratar cada
uno de sus detalles es algo precioso, pero me daba cuenta de que a mí lo que me
gustaba era ver a los padres disfrutar con sus hijos, captar todas  esas acciones cotidianas que son las que
hacemos el 99% del tiempo.
Tengo una hija a la que ni “la encantadora de
bebés” podría dejar dormida en un almohadón más de dos segundos, que se pasó
berreando sus primeros meses y a la que el baño le empezó a gustar cuando tenía
seis meses… En mi casa no había fotos “Pinterest” y… ¿sabes qué? Pues que no me
arrepiento de haberle hecho fotos llorando o rodando haciendo la croqueta en el
suelo porque con esos momentos los que nos llevan de un momento feliz a otro y
también está bien recordarlos y sacarles el lado poético.
Con esta filosofía me empecé a fijar en otras
fotógrafas fuera de España y ver cómo mezclaban ese estilo fotoperiodístico con
la fotografía infantil. Me encantó. Pero cuando aluciné fue cuando descubrí la
fotografía del parto. Esas imágenes que aparecían en mi pantalla transmitían
fuerza, complicidad, felicidad,… Eran las fotos reales del primer cumpleaños de
tu hijo o hija, el momento en el que te convertías en madre  padre por primera vez o por enésima vez, era
emoción en estado puro… y me rendí ante ellas.
Recuerdos fotografía parto Eva Gascón
Ya sabía yo que traer esta idea a España iba
a ser algo complicado, pero no por ello dejé de intentarlo. Tras muchos
contactos, entrevistas con parejas, hospitales, matronas, doulas… por fin
encontré unos incautos decididos a probar. Después de esa experiencia ya no
tuve escapatoria ¡Estaba enganchada!
Vivir el momento del parto desde fuera, sin
estar implicada más que en captarlo, te hace ver la cantidad de momentos únicos
que se dan, momentos que contienen dolor, angustia, miedo, rabia, frustración,
impaciencia y hasta cabreo, pero también ves el apoyo, el acompañamiento, la
fuerza, el emponderamiento, la liberación, la alegría, los chorros de emoción
que salen al verle por primera vez, la incredulidad de haber hecho algo tan
bello, el poder captar su primera mirada y la mirada cómplice de la pareja que
en un instante, se dan cuenta de que ya no están solos, sino que son una
familia. Poder estar presente en esos momentos y dejarlos para el recuerdo…¡es
todo un privilegio!
MMFT.- ¿Fotógrafa y “emprendedora”?¿Hay que
tener mucho más valor que inconsciencia o al revés, tal y como están las cosas
en este país y en este momento?
EG.- Es cierto que hay que tener un punto de
inconsciencia y que la situación actual (bueno, las pasadas no fueron mejores)
no nos lo ponen muy fácil a los emprendedores. Rezo por que alguno de los
partidos que llevan en ese panfleto llamado “programa” una solución para
incentivar el trabajo por cuenta propia, lo lleven a cabo de verdad y así saber
que tengo opciones para seguir adelante y cumplir mis sueños dedicándome a mi
pasión y a aquello en lo que soy realmente buena.
Eva Gascón Fotografiar Nacimiento Parto
Para lanzarte a construir algo tú mismo has
de saber “liarte la manta a la cabeza” y echarle “un par” pero si algo he
aprendido tras varias aventuras de emprendimiento es que hay que echarle valor
y cabeza al asunto. Pensar y desarrollar la idea, invertir en gente y material
que sean de buena calidad y cuando veas que estás cerca pero que el precipicio
está muy oscuro… sacar ese lado loco que tenemos todos y lanzarnos.
Como madre, sabes que el niño igual se va a
caer pero si lo hace, ya le habíamos preparado y la caída no tiene por qué ir
más allá de un rasguño (para que ninca olvide los errores) una llorina (para
ahogar el orgullo herido) y mucha fuerza para volverse a levantar. Muchas veces
te sorprenden: dan un salto imposible y caen de pie y con una sonrisa. ¡Pues en
esas estamos! Jejejejeje
MMFT.- Arrancamos año y ¿qué le pedirías como
mamá y como fotógrafa al año que empieza?
EG.- ¡Uff! Soy de ponerme pocos objetivos
para poder sentir el orgullo de haberlos cumplido.
Como madre, que mi hija siga siendo tal y
como es, aunque si me obedeciera un poco más y desayunara en condiciones sería
la leche.
Como empresaria, superar este año, conseguir
financiación (de utopías también se vive…) y si hacia mitad de año puedo ir
devolviendo algo de los préstamos me consideraría triunfadora.

Como fotógrafa, seguir trabajando en lo que más me gusta, que muchas mamás se animen a dejar recuerdos diferentes a sus
hijos y llegar a más congresos y encuentros con colegas para poder seguir
creciendo como profesional.
Eva Gascón fotografías nacimiento

Llegó un Nuevo Bebé. Llegó TuBebeBox para Crecer Contigo

Ha llegado el mensajero y yo no estaba..así que ha dejado una caja en el despacho de al lado. Una compañera ha tenido a bien recogérmelo y me lo ha dado un día después (hay gente maja en mi curro..)
Una caja llena de cosas útiles para una reciente mamá y cuando digo llena es porque la caja de TuBebeBox venía llena, literalmente.
Los productos están colocaditos como en el tetris, sin  dejar casi ni un hueco libre y eso.. eso está muy bien, la verdad.
Una caja que va a llegar cada mes a casa para que os cuente lo que esconde en su interior.
Una caja con una clara intención de ayudar a la reciente mamá y eso se nota en sus “tarjetas”.
Sí.. ¿queréis saber que cuentan estas tarjetas?
jejejejeje.. pues venga.. ¡¡dadle!!


Como os decía, viene cargada de productos y estos a su vez, están comentados y “juzgados” en unas útiles tarjetas por un nutrido grupo de “mamás expertas” que aportan su granito de arena a través de su sincera opinión, de cada uno de ellos.
Sí, en alguna de esas tarjetas puede que leáis algo de lo que yo pienso de algunos de los productos que se seleccionan para estas cajas de TuBebeBox.

Esta es la primera caja de TuBebeBox y ha venido repleta de contenido de lo más interesante para un recién nacido. Desde un chupete de MiPipo a una pegatina de PegatinasEnFamilia pasando por una pulsera y un chupetero de Maminebabá.
Todo es una delicia, la pulsera por supuesto ya imagináis lo poco que ha tardado en aterrizar en mi muñeca..


La libreta de MySalus es muy útil para apuntar “de todo” las primeras semanas de tu primer hijo en casa, obviamente después todo se relaja bastante pero ¡una libreta siempre es bienvenida!
Y el juguete de Tomy de su linea LAMAZE, específica para bebés, es de los que siempre son bienvenidos. El peque lo disfruta, le relaja, le entretiene y es un acompañante ideal para paseos en el carro o en el coche. Debo reconocer que la firma CATTIER no la conocía aunque ahora que he investigado, veo que tiene muy buenas referencias ¿y qué decir de los productos de Crea-M? sólo se puede ser una auténtica fan de ellos.

Perchas pequeñitas para bebés recién llegados a casa que quieren estar bien guapos con ropa que no se deforme por unas perchas demasiado grandes, de la firma Erum
Una pegatina de PegatinasEnFamilia que une diversión con ternura y para ternura, como no podría ser de otro modo, un arrullo amoroso de BonjourBébé, con unas rayas de lo más delicadas. Los arrullos me encantan, ya lo sabéis, me parecen de esos productos prácticos y que se pueden usar desde que tenemos entre los brazos a nuestro bebé por primera vez y hasta… ¡¡no sé, yo los sigo usando aún!!

Lo que os decía, esta primera caja de TuBebeBox me ha encantado, tanto como el proyecto de Lola, una mamá valiente que se ha puesto el mundo por montera o mejor.. lo ha metido en una caja ideal para nuestro bebé o el de nuestra amiga, prima, hermana, vecina, compañera de trabajo,…. jejejejeje

150 Palabras: Momentos Felices de Verdad (picoteaban, puerta, amanecía)

Hoy toca echarle un poco de imaginación y me sumo a la iniciativa de Marta y sus 150Palabras.
Un relato de sólo 150 palabras, ni más ni menos.
Además un relato en el que hay que incluir estas tres: amanecía  –  picoteaban  –  puerta
Y con todos estos mimbres… este es mi relato, a ver qué os parece a vosotros…

¿Ya?
¿En serio?
¿Tan pronto amanecía?
¿Desde cuándo amanecía tan pronto?
Esa luz que entraba por debajo de la puerta no podía ser de una
farola, era demasiado intensa, esa luz tenía que ser el amanecer.
Sí, amanecía.
Confirmado después de mirar el reloj de la mesilla.
Y ella no había dormido más de tres horas seguidas durante eso que
llamaban noche  porque sus polluelos “picoteaban
cada dos horas desde que nacieron.
Sí, colechaba con ellos y eran eso, sus polluelos, sus
cachorritos, sus bebés.
Estaba feliz al verlos dormidos a su lado, justo en medio de la
cama, entre ella y el padre de esos polluelos que habían puesto sus vida patas
arriba.

Se acurrucó de nuevo, les arropó otra vez y cerró más fuerte los
ojos, todos dormían tranquilos en su casa y en su cama amaneciera o no y eso
era algo muy parecido a la felicidad.

Regalos Prácticos Para Mamás

Tenemos la gran suerte de tener amigos que
nos hacen regalos.
Ya sé que me diréis que es mucho más divertido
regalar y tenéis razón, pero también es agradable que se acuerden de una para
un regalo bonito, un detalle, algo que salga del corazón, algo que nos guste…
¿qué no?
Nosotros tenemos amigos del blog que cada mes
nos mandan un regalo en forma de caja y nos enseñan la de cosas bonitas que
guardan en las cajas para las recientes mamás…y amigos que hacen revistas
llenas de información interesante y se ponen guapos y nos lo quieren contar a
ver qué nos parece…
¡¡sí, somos unos suertudos y se nos acumulan los
regalos!!

En Agosto llegó una y en Septiembre ha llegado
la otra. Nuestra NonaBox ha traído un montón de cosas que nos han gustado
mucho.

Un poco para los peques y un poco para las mamás, como siempre. 
De la de Agosto, tengo que destacar la preciosidad de libro-puzle sobre “Charlot” que me pareció una auténtica delicia. El vinilo de Pixers también es muy divertido y por supuesto, la crema de arroz de HIPP para los más pequeños es tan recomendable como cualquiera de sus productos.

Y de la NonaBox de Septiembre, me quedo sin duda con el aceite esencial de Mustela porque no hace falta acabar de convertirse en mamá para necesitarlo… aunque tengamos niños más mayoritos también nos vienen muy bien detalles como estos. 

A mis hijos les encantan los purés de frutas para tomarlos de vez en cuando en el recreo y el juguete en forma de pez de Lamaze tiene tanto colorido que seguro que a S. le encanta achucharlo una y otra vez.

Los zapatitos de “Normandie” me han traído un montón de recuerdos de cuando mis “pichones” eran bebés aunque creo, sinceramente, que mis hijos ¡¡jamás de los jamases!! tuvieron un pies tan pequeñitos y os lo digo de corazón.

Unos días antes de la llegada de esta caja nos llegó otra algo más pequeñita pero “deliciosa”. Traía la nueva revista “CrecerFeliz” nueva imagen, nuevo tratamiento al formato, contenidos igual de interesantes y además, venía muy bien acompañada de una cajita preciosa llena de galletas deliciosas con un sabor a canela que lo envolvía todo. Una delicia de lectura con semejante compañía.
Como os decía, no nos podemos quejar de los buenos regalos que nos hacen los buenos amigos.

La Epidural y Yo

ácido fólico

Dos veces. No una sino dos veces he tenido una
relación intensa con la epidural. Una por cada cachorrito.Y digo intensa por no decir.. en fin..Que sí, que la analgesia funciona lo pude comprobar pero poco, sin excesos,
un poquito y ¡ya!..¡al tema!Eso sí, si tuviera que volver a entrar al paritorio llevaría tatuado en la
frente algo así como “me ponen la epidural a la de YA o no respondo, aténganse a las consecuencias”.

Lo de llegar a parir a eso de las 11.30 de la noche de un sábado y más si
es tu primer hijo pues como que mejor no, ¡atentas amigas embarazadas a punto de caramelo!
No digo
que os programéis el parto pero.. mejor a primera hora de la mañana del sábado
o a media tarde, después de la siesta y sino.. pues dejadlo ya para el lunes.
A las 23.30h yo debí pillar fatal al anestesista, estaría viendo el fútbol,
el final del “Sexto Sentido”, leyendo algún libro de Danielle
Steele… ¡¡qué sé yo!!
El caso es que por más que le llamaba la matrona el señor anestesista no
tenía ganas de bajar a atender a una primeriza a esas horas.. ¡¡qué mal gusto
ponerse de parto a estas horas de la noche de un sábado, por favor!!

Cuando bajo amenaza a su integridad física, deducible por el tono de la
matrona, el pedazo de gañán se digno a bajar a atenderme, me plegó para poder
pinchar en la columna como si pretendiera meterme en una maleta más bien. Me pinchó, me pintó media espalda de betadine, me pegó
la cánula por la columna con esparadrapo que debía de estar de oferta, me dejó
la bomba colgando de mi hombro izquierdo y con una jeringuilla me administró
una dosis (un bolo, le llaman en el argot, creo..) y se fue por donde había venido a hacer cosas mucho más importantes (que no estaban ni en los quirófanos ni en los paritorios, todo sea dicho..) y yo noté que aquello dejaba de doler, que no me transmutaba en la niña del
exorcista y que la vida de una parturienta podía ser maravillosa… hasta que
se pasó el efecto de esa primera y única dosis…

Y mi parto siguió su curso en vivo y en directo para todos, incluída aquí la que suscribe. Con su episotomía, con sus forceps… ¡y me lo quería perder!
El segundo parto coincidencia o karma, no lo sé, no fue en fin de semana,
fue en la madrugada del lunes cuando rompía la bolsa y como una madre
responsable, me fui a duchar, me vestí y desperté al SantoPadre, colocamos a
ElMayor con los abuelos y entonces y sólo entonces, cogimos la bolsa del bebé y
la mía y marchamos para el hospital y allí nos quedamos hasta que unas cuantas
horas después ElCanijo decidió salir a ver mundo.
Sí, aquí sí tuve maquinita con epidural y comentario de la matrona dejando
las cosas claras “Oye maja que aquí has venido a parir…” ante mi
sugerencia de que si era posible me subiera la dosis que me molestaba un poco..
un poco más cada vez..
Así que me aguanté con un dolor soportable hasta que dejó de serlo
sumándose al agotamiento que tenía mi cuerpo y el de mi niño y solicité
amablemente en medio del paritorio casi a grito pelao: “¡¡¡Sacadlo yaaa!!!” porque en
este caso sí había epidural pero no ginecóloga y no se atrevía la matrona y la
enfermera a hacer el trabajo de la doctora que no estaba y que esperábamos
todos como agua de mayo incluído el SantoPadre que se ofreció a hacerle una foto
al niño para enviársela a la ginecóloga pero que por favor lo sacaran ya que
veía transmutarse a su querida esposa de elfa a horco si no le ponían fin al
laaaaaaargo parto.
Sí mis relaciones con la epidural ya véis que no han sido un camino de
rosas, debe ser eso lo que quieren decir los adultos cuando nos repiten
insistentemente en nuestra adolescencia que “las drogas son malas”
¿qué no?

La Felicidad Era Esto

¡¡Ha vuelto la genial idea de Marta!!
¡¡Y allá que voy yo de cabeza!!

Y las palabras de hoy son: húmedo, suerte, cordón… a ver qué os parece a vosotras el relato que me ha salido… de corazón, espero que os guste…

Ya está. Había terminado.

Su pelo seguía estando húmedo a pesar de la toalla, pero sentía
que todo había merecido la pena. Su chico la miraba sonriendo, como si la viera
por primera vez y con los ojos también húmedos y ella estaba pletórica.
Cansada, dolorida pero feliz. Lo había conseguido. Había tenido la tremenda suerte de cortar ella el cordón que durante nueve meses le había unido a su
hijo, al que ahora tenía entre los brazos, al que acariciaba, besaba y miraba
como si le conociera de toda la vida y por otra parte como si fuera algo
increíble, algo intangible, un milagro que estuviera allí, precisamente en sus
brazos. Una lágrima de felicidad rodaba por su mejilla. Todo lo que quería
estaba en esa pequeña piscina en medio del salón.

Esto debía ser la felicidad o por lo menos, lo más parecido que
había conocido hasta entonces.

¿Consejos? ¡No Gracias!

Tampoco es tan difícil ver que en el fondo el problema es ese: el exceso de consejos que recibimos sin haberlos pedido cuando tenemos a nuestro primer hijo.
¡Sobra decir que como casi todo en este blog es una opinión personal!
¡La mía!
Aunque creo que no soy un bicho raro… o al menos no tanto…
Esto es un no parar… consejos que te estresan y consejos para cuando estás estresada… ¡¡y me lo quería perder!!

Siempre sale el sol…

Pues sí, la semana pasada fuí de sorpresa en sorpresa recorriendo la prensa en la red. De pronto me encontré con un artículo cargado de consejos para padres primerizos y después me sorprendía el titular en el que por el mismo precio, se ofrecían consejos para madres estresadas.

¡¡Qué nivel!!

La lista de libros que pude leerme cuando nació ElMayor es de lo más extensa, supongo que más o menos como la vuestra y entre esos libros me encontraba con autores, reputados expertos en la materia que me recomendaban una actitud y una acción para que el peque comiera y durmiera como un bendito y en el libro de al lado, otro autor con la misma reputación intachable, me recomendaba todo lo contrario para conseguir el mismo fin.
Al final, no sé si con esos libros la intención es realmente ayudar a la nueva madre o simplemente crearse esa reputación infalible e intachable.
Yo reconozco que ayudar, ayudar… lo que más me ayudó fue el sentido común aplicado a la crianza de mis hijos, primero con ElMayor y después con ElCanijo.
Y ese sentido común me hizo ver por ejemplo:
– Que no siempre lo urgente es lo importante (como dice Fito) que no pasa nada porque estén las camas sin hacer o porque haya platos sin fregar.
– Que no soy más débil por pedir ayuda.
– Que mi instinto y mi lógica suelen funcionar estupendamente.
– Que dar besos, mimos, caricias y abrazos no es malcriar sino todo lo contrario.
– Que igual que yo como cuando tengo hambre, un bebé hace lo mismo y lo normal es que no sea para preocuparse
– Que el tiempo pasa muy rápido aunque cuando llevas varias noches sin dormir todo parece que se ralentiza

No sé, a lo mejor por ese exceso de consejos soy tan poco dada a ofrecerlos yo…

Son hermanos. Lo saben y lo disfrutan

Denominación de Origen

¿Le habéis echado ya un ojo?
Columna de la izuiqerda.
¡¡De nada!!

La creatividad maternal, en los tiempos que corren y en todos los tiempos, es un pozo sin fondo.
Esto es una de esas verdades universales irrebatibles.
Que sí, que toda regla tiene su excepción pero tan mínima que no entra en las estadísticas.

Lo que os decía, la creatividad de una madre se sabe cuando empieza (cuando entra en el paritorio..) pero ya no se sabe cuando se termina, de hecho no se sabe si se termina en algún momento. Y se extiende como una plaga, es viral, completamente.
Y toca absolutamente todo aquello que forma parte del universo de una madre.
Así que.. ¿cómo iba a salvarse de ella su propio hijo?
Por que.. ¿no habéis alucinado nunca con la forma que tienen las madres de denominar cariñosamente no siempre pero eso es otra historia a sus hijos?

Yo hoy cojo el bisturí y le pego un repaso a las denominaciones materno-filiales de la blogosfera… ¡¡vais a alucinar!!

Y empiezo por mí misma que siempre es buena la autocrítica pero sin pasarse, ojito..
Yo soy poco original como podéis leer, el mayor es ElMayor y el pequeño es ElCanijo. Así no me pierdo y siempre tengo claro de quien os hablo. Lista la autocrítica, ya os dije que sin pasarse.. ¡¡paso a hablar de las demás!!¡¡Muajajajaja!!
Siguiendo mi estilo las hay que enumeran a su progenie con gracia y salero.. LaPrimera, LaSegunda, LaTercera,.. más que nada por evitar confusiones.
Me encantan las que se lanzan a la piscina peliculera para denominar a sus churumbeles, lo normal es que no sea precisamente comedia-romática lo que las inspira, sino más bien cine de terror… desde Critters a Gremlins y alguna en algún momento (sobre todo durante el embarazo) seguro que se ha referido a su futuro peque como Alien.. no, no lo neguéis que nos conocemos…
Luego vienen las sagas, como la Padawan o Chewy, que puede ser la misma o no, dependiendo de los blogs.
Después pasamos a las leguminosas y tenemos lentejitas, guisantes y garbancitos por doquier, sobre todo en la fase germinación, o sea en el vientre materno.

¡Para comérselo! ¿Verdad?

Y con lo asquerositas que somos a veces, no nos importa denominar a nuestra prole como cucarachita, bichillo o saltamontes… sí, hay gente para todo.
No se me olvida que hay gente más normal que llama a su hijo con su nombre de pila que para eso lo eligieron ellos.. eso es lo lógico ¿no? pues desde aquí os digo que son las menos.
Luego están las que ponen la inicial del peque o la peque por aquello de la intimidad del interfecto y para que no se cabree de mayor cuando se entere que su madre le llamaba cualquier cosa, hay que reconocer que estas mamás ¡¡son listas!!
Y no me olvido de las que recalcan su tendencia monárquica con sus príncipes o princesas o princezaz en este terreno la república lo tiene todo perdido.
Las mamás que enfatizan alguna cualidad física de su prole como ElRubio, El del Rizo, gordito relleno,.. son también frecuentes en la blogosfera. Algunas se nota que lo hacen desde el cariño y otras… desde la desesperación más absoluta. ¡Cómo os comprendo amigas!
Y no podemos olvidar las que andan aún confudidas y lo definen como Querubín ¡¡madre del amor hermoso la mili que les queda a estas!!
Me gustan las que tienen claro que sus peques cuando dejen de serlo las van a querer de una forma desinteresada, ahí tenemos a LaHeredera o al Srto.Escarlato (no hay nada como mantener las distancias desde pequeños..)
Y de momento lo dejo aquí pero me han quedado muchos, muchos nombres en el tintero que seguiré recopilando para otro post que a una esto de la psicología de la red le llama mucho la atención..