Minimalism un documental de Netflix para pensar sobre lo que de verdad importa

consumo planeta sensatez
Hoy encendemos la televisión para
ponernos a pensar sobre nuestra vida.
Puede parecer una contradicción pero de
eso trata “Minimalism” un documental que tenéis a vuestra disposición en
Netflix y del que quiero hablaros hoy porque es de lo más interesante que hemos
visto este verano en casa.
Sí, para ver juntos, en familia y para
ir haciendo pausas y comentando lo que se plantea en cada uno de los ciento y
pico minutos que dura, tiene tanto sentido común que nos sorprende.
Os va a gustar y sobre todo, os va a
mostrar lo que está pasando en nuestras vidas sin que nos estemos dando cuenta.

Nos hemos convertido en el hámster que
da vueltas en la rueda y aunque no somos felices, no nos hemos parado a pensar
que nos podemos bajar de la rueda e incluso que podemos ir a un paso más
cómodo, no hace falta estar toda la vida corriendo.

Más o menos con esa metáfora os
resumiría el enorme mensaje que vais a encontrar en “Minimalism” un documental dirigido por Matt D’Avella en el que distintas personas hablan desde su
experiencia personal de cómo ha cambiado su vida cuando se han dado cuenta de
que no importa tener, tanto como ser y sentir.

La realidad que nos rodea

comprar sentir vivir perder

No nos cuenta nada que no sepamos, es
así de rotundo pero también lo es el hecho de que porque lo sepamos no queremos
verlo, no parece que nos detengamos a pensar en el sin sentido de vida en el
que nos vamos metiendo poco a poco.
Los análisis de los sociólogos y de
los neuropsicólogos que se incluyen en el documental abundan en los mismo:
somos la sociedad con un nivel de vida más alto de la historia y sin embargo
somos los más infelices
, los que tenemos las expectativas por encima de lo que
tenemos, los que sufrimos por unos anhelos que no son reales. Los que perdemos
el tiempo dando valor a las cosas y no a las personas.
Joshua Fields Millburn y Ryan
Nicodemus
son el hilo conductor de la historia. Dos personas que en un momento
de su vida decidieron que había que parar en esa rueda que les aislaba de su
entorno, que les incomunicaba de los demás y les convencía de que ese vacío
sólo se llenaba comprando cosas.
Comprar es el verbo veneno, comprar
cosas pagando con tiempo
, comprar un coche más grande, una casa más grande, una
chaqueta más para un armario lleno de ropa que no usamos.

vivir sentido común felicidad

No se trata de irnos a vivir a un
rincón perdido del planeta o de pasar hambre, frío o vestirnos con cualquier trapo que encontremos por ahí. Se trata de valorar lo que tenemos, el ejemplo que ponen Joshua y
Ryan sobre la persona que amaba los libros que tenía es muy claro en ese
sentido.

¿Realmente necesitamos todo lo que
tenemos?¿Realmente nos hace feliz lo que nos rodea?¿Qué supone tener tanto por
lo que preocuparse, por lo que ocuparse, por lo que empeñarse (en el sentido
más amplio del término)?

Desde el proyecto 333 del que también
se habla en el documental, a la familia de 6 hijos que se plantea su forma de
consumir de una manera más sensata, más equilibrada, lo que influye
directamente en su felicidad y sobre todo, en la educación de sus hijos.
Desde la pareja que van a ser padres,
hasta los arquitectos que replantean el uso racional del espacio en los
hogares, al matrimonio que se enfrenta a su vida a partir de sus deseos y no de
unos convencionalismos que no les aportan nada positivo como personas o el
periodista que sufre un ataque de pánico en directo y descubre que cambiar sus
hábitos de consumo y ser más consciente de sí mismo, le ayudan a encontrarse de
nuevo.
Muy recomendable, nos ha gustado mucho
y aún más verlo con un preadolescente que aún está aprendiendo qué
es lo que verdaderamente importa
en la vida, que está despertando y que siente
la necesidad de formar parte de un grupo de iguales.
Muy recomendable para replantearnos
muchas de nuestras propias costumbres, de nuestras supuestas necesidades
y de
nuestra relación con el entorno
, con el medio ambiente, con nuestro planeta.

No somos lo que consumimos y sin
embargo no dejamos de medirnos en función de lo que tenemos y no de lo que
somos. La generación más preparada de la historia está demostrando ser una
perfecta estúpida, llegó el momento de cambiar.

Cuatro próximos estrenos de cine

cine familia actividades ocio

Si ya os lo vengo diciendo que se
acumulan tantas películas este verano
que algunas ya ni esperan a estrenarse en
fin de semana y se estrenan hoy que además en muchas salas es el día del
espectador.

De la de hoy, de las que llegaran esta
semana y de otra más que vendrá la semana que viene, estas serán las cuatro películas de
las que os hablo en el post de hoy porque ya que tenemos mucho donde elegir, lo
mejor es elegir con cabeza ¿no os parece?

A la tercera…

No, parece que a la tercera no va la
vencida porque esta tercera entrega de conflictos entre simios y humanos está
siendo acogida estupendamente por la crítica y es de esperar que el público
haga lo mismo a partir de esta tarde.

Se estrena hoy y no está recomendad
para menores de 12 años.

Reconozco que a mí me atrae entre poco
o nada, creo que el tema ya se está estirando como un chicle sin sabor pero
claro, es cosa mía a la vista de las cifras que mueven César y el resto de
personajes.
Matt Reeves vuelve a ser el director
de la historia cuyo guión se inspira en la novela de Pierre Boulle, “El planeta
de los simios”
publicada por primera vez en Francia a principios de los años
60’.
Y de aquella realidad distópica de los
años 60’ a varias películas hasta llegar a esta tercera entrega de una saga que
además, en nada y menos, tendrá también su versión como videojuego en la que ha
participado el actor que da vida al propio César, Andy Serkis. 

Una comedia apetecible

comedia segunda guerra mundial cine

Sí, esta es la mía. Se titula “Su
mejor historia”
y ambientada en el Londres de la Segunda Guerra Mundial, habla
del cine en ese periodo y de cómo se trataba a través de la gran pantalla de
devolver la ilusión y los sueños a una población entristecida y asustada por la
guerra.
Ya ha pasado por distintos festivales
y el próximo fin de semana (el próximo viernes) llega a las salas de nuestro país.

No, no es para
niños pero quizás sí sea bueno que entre carreras de coches y disparos y
emboscadas, los más mayores de nuestros pequeños disfruten de un cine algo más
sosegado en lo que a acción se refiere pero que les pide más de su atención y
de su intención, para entenderlo y disfrutarlo.

Gemma Arterton y Bill Nighy, Sam
Claflin
y Jeremy Irons son los principales protagonistas de esta historia que
como la anterior de la que hablábamos, también se basa en un libro, una novela
de Lissa Evans titulada “The finest hour and a half”
. Está producida por BBC
Films y dirigida por Lone Scherfig.

A todo pistón

cars disney coches carreras amistad

La primera entrega nos enamoró a todos
por lo que contaba, por cómo lo contaba y por lo mucho que nos divertía a
grandes y a pequeños. El propio director creativo de la franquicia Jay Ward,
reconocía que “el público conectó con la primera película de “Cars” de una
manera muy especial”
y es cierto, fue así.
Cars3 llega en una nueva aventura a los
cines esta misma semana, ideal para una tarde de cine en familia sin problemas
de edad recomendada
ni nada parecido.
Rayo McQueen sigue ganando carreras no
ha cambiado nada en ese sentido aunque parece que las nuevas generaciones
vienen pisando fuerte el acelerador y Rayo además sufre un aparatoso accidente
que le hace replantearse su presente y su futuro, su trabajo y su sueño de
seguir corriendo.
Más cálida, más cercana, menos espías
como había en la segunda y más sentimientos como destacaban en la primera, eso
es lo que han pretendido buscar en esta tercera entrega del coche de carreras
más famoso del mundo y una lección de vida que nunca está demás,
independientemente de la edad que tengamos.

Ella es Mara

Y es una heroína, es una joven de
quince años, una adolescente que por si tenía pocos líos en la cabeza por culpa
de la edad, además va a descubrir que tiene poderes sobrenaturales. Que no digo
que no sea estupendo tenerlos pero a esa edad es todo tan complicado…
Mara y el señor del fuego se estrena
el viernes de la próxima semana, aún queda tiempo hasta que podamos ir a ver
esta coproducción europea en la que sí, vuelve a aparecer la figura de Loki
como ese malvado dios nórdico al que le encanta romper todo lo que se le pone
por delante.
Por cierto, que el otro Loki, el de
Marvel, llegará de la mano de su hermano Thor allá por el mes de octubre así
que de momento nos quedamos con este y con Mara.

Sí, en este caso la historia de Mara
Lorbeer
está basada en una novela, en la primera novela de una trilogía escrita
por Tommy Krappweis
que además es el guionista y director de la película con lo
que discusiones sobre la adaptación del libro a la película no creo que tenga.
Mara sin previo aviso se encuentra un
día en plena adolescencia y con la capacidad de poder viajar en el tiempo,
además de otros poderes sobrenaturales que va descubriendo sobre la marcha.

Hay un conocido profesor que va a
intentar ayudarla porque entre unas cosas y otras, la niña se entera de que
tiene que salvar al mundo de Loki. Hay días que es mejor no levantarse de la
cama ¿qué no?

Bueno, ya veis que no será por opciones para acercarnos al cine si no hoy quizás el fin de semana y sino la semana que viene, la cartelera está que arde ¡y lo que queda aún por llegar!

El adolescente y su autoestima, una relación complicada

hijos familia crecimiento adolescencia

La autoestima es ese súper poder que
en gran medida les tenemos que enseñar a usar a nuestros hijos.  Todo es más fácil cuando son pequeños pero tú
no lo sabes hasta que no crecen.

Para algunos es más sencillo pero en términos generales la llegada a la adolescencia y la gestión de
la autoestima es complicada. Ya sabes que Hay Vida Después de los Seis es una
reunión de blogs de carácter mensual en la que hablamos de un tema, este mes
nos toca hablar, reflexionar y plantearnos eso: la relación de nuestros hijos
con la autoestima, la suya propia.

“No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el
viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor
momento.
Porque no estás solo, porque yo te
quiero.”

Este fragmento de un delicioso poema
de Mario Benedetti nos pone “en bonito” el tema. No te rindas, no cedas, a
pesar de que te dé la sensación de que todo está en tu contra. No es así, no es
para tanto y siempre cuenta con que yo te quiero, hagas lo que hagas y pase lo
que pase.
No sé si eso les ayuda a ellos pero sí
siento que nos define a nosotros al ver como poco a poco van siendo los protagonistas
de su vida
, como van de nuevo “aprendiendo a andar” y como les ayudamos sin que
se den cuenta, sin que a veces aprecien nuestra mano, a que esos pasos no
terminen con un golpe en el suelo.

Quiérete aunque te duela


valor autoestima aprecio personalidad

Quererse a veces duele pero no
quererse, duele más y duele siempre.

Esa forma en la que te ves, esa
valoración que tienes de ti mismo con 11, 12, 13, 16 años… invariablemente va a
ser la forma en la que dejes a los demás que te vean y que te valoren,
lo que
pasa es que aún no lo sabes, como tampoco lo sabíamos nosotros cuando teníamos
esa edad.
Esa valoración que tienen de sí
mismos, su autoestima, se va a formar por sus pensamientos, sus sentimientos,
sus sensaciones y sus experiencias personales. Las buenas y las malas, las que
les provocan felicidad y las que les hacen sentirse infelices y a esta edad,
estas segundas suelen ser las más numerosas.
Tu imagen personal, tus habilidades
físicas, sociales e intelectuales, tu entorno, las personas importantes en tu
vida, la sociedad en la que vives,… todos son factores de riesgo en esto de
tener una autoestima sana, ni demasiado alta ni dolorosamente baja.
Todo se va asimilando e incorporando a
tu forma de ser, de verte y de sentirte. El componente genético se va fundiendo
con el ambiente en el que vives y te desarrollas y sí, todo puede ir variando a
lo largo de la vida pero ahora es cuando empiezas a mirarte a través de los
ojos de los demás
y a veces lo que ves no es lo que eres. Es complicado y
peligroso.
La adolescencia es ese punto en la
vida en el que interesa buscar la propia identidad,
algo de lo que hasta ese
momento no te habías preocupado ni lo más mínimo. Ahora necesitas descubrir y
experimentar pero también necesitas el apoyo y la valoración (positiva o
negativa) de los adultos en los que confías, sobre todo de ellos, sobre todo de nosotros.
Es en la adolescencia cuando nos
preocupa por primera vez cómo nos ven los demás,
como es la imagen que tienen
de nosotros. Por primera vez nos damos cuenta de que tenemos una imagen real
(como somos de verdad) y una imagen ideal (como nos gustaría ser o, lo que es
más peligroso, como nos gustaría que nos vieran los demás). Y todo esto tienes
que ir aprendiéndolo en la época de los “likes”, sí… todo es más complicado de
lo que nos gustaría que fuera, te lo aseguro.

Un espejo demasiado grande

adolescentes amor autoestima crecer

Ya no se trata de que el adolescente
sea hedonista en casa y que de ello dependa su autoestima. El hedonismo ha
saltado a las redes sociales
donde todos mostramos lo que nos gusta de nuestro
mundo, donde la ficción se confunde con la realidad y quien no vive en ese
mundo real y no alcanza a ver la mentira que esconde, lo sufre. A los
adolescentes les empieza a pasar en demasiadas ocasiones.
Una baja autoestima, un grado elevado
de extroversión, poca sensación de responsabilidad y escasa estabilidad
emocional son los factores que predisponen más a los adolescentes a tener una
dependencia de su smartphone, según un estudio recientemente publicado por la
Universidad Rovira i Virgili de Tarragona.
Estamos hablando de un fenómeno que
señala que en países como Estados Unidos, un 92% de los adolescentes se conecta
al móvil cada día, todos los días y de esos un 24% reconoce que están en línea
prácticamente de forma constante.
Si la baja autoestima es una de las
causas de la adicción al Smartphone del adolescente medio, podemos pensar que
ese 24% que hemos mencionado puede tener algún desarreglo pronto si no lo está
teniendo ya ¿cómo intervenir?¿cómo actuar en esa situación?
En el mercado europeo de smartphones
España se ha colocado como líder, somos los mayores compradores de terminales
del continente. Quizás tendríamos que revisar la relación que permitimos que
nuestros hijos, nuestros adolescentes, tengan con su teléfono móvil antes de
lamentar problemas derivados de una posible baja autoestima.

Para trabajar sin que se den
cuenta

adolescentes problemas autoestima

Hay una analogía que me gusta mucho,
si nuestra vida fuera una película, cada uno de nosotros sería el director de
la historia y nuestra autoestima sería la guionista de esa misma historia.
Nuestra autoestima es la cámara con la
que vamos rodando nuestra propia vida. A través de ella recogemos lo que
queremos ver desde un drama a una comedia o una película de terror.
En ese guion, en el de la película de
terror, es en el que pueden encontrarse muchos de nuestros adolescentes por
culpa de su autoestima ¿y cómo podemos trabajar con ellos, ayudarles,
comunicarnos con ellos, mostrarles situaciones, ejemplos e historias que puedan
servirles de inspiración? Y todo eso sin que noten que estamos ayudándoles o
sin que lo noten demasiado…
Pues para eso siempre he pensado que
el cine es una grandísima ayuda… películas como:

“Pequeña Miss Sunshine” en la que
todos los personajes ponen su granito de arena a veces sin darse cuenta y otras
veces de forma completamente consciente

– la magnífica “El club de los poetas muertos” donde se muestra la figura de un profesor que deja que sus alumnos
aprendan a volar

– la agridulce “Intocable” y esas
ganas de querer vivir que tienen los dos protagonistas, cada uno con las cartas
que le han tocado en la vida

– la clásica “Forrest Gump” que más
allá de todo lo que cuenta, no deja de ser un aplauso a la superación, a la
integridad y al amor propio

– la realista “Billy Elliot” quizás la
que deja más claro que cuando queremos, cuando nos queremos, cuando somos
nosotros los que nos marcamos nuestras propias metas y superamos nuestros
propios límites, lo que nos digan los demás no nos hace cambiar, no nos hiere…
aunque duela.

De todas esas películas hemos hablado
en el blog, no tenéis más que clickar en los títulos para ir a los posts donde
hablábamos de ellas y de muchas otras que quizás puedan serviros de inspiración
para pasar una tarde en familia tratando de uno de esos temas que tan poco les
gusta hablar a esos niños que tenemos y que están empezando a dejar de serlo.

Adolescencia: ¿Quién es ese del espejo?

cambios físicos cuerpo adolescente
Crecen y cambian, por dentro y por
fuera y con esos cambios van aprendiendo a encontrarse y nosotros aprendemos
que Hay Vida Después de los Seis pero lo que se dice fácil… no es que sea.
Porque ellos crecen y tú piensas
“bueno ahora podré dormir mejor” y es verdad, durante un tiempo, después siguen
creciendo y vuelves a perder el sueño porque sus problemas crecen al mismo
tiempo que ellos o no y aún es peor.

¡Qué mala época es la adolescencia!

Da igual si van o si vienen porque en
general, todo les va mal y encima sus cuerpos están cambiando y ellos no
terminan de encontrarse a sí mismos entre tantas novedades
.
Muchas veces hablamos de sus hormonas,
de sus cambios de humor o de ánimo pero es que son un conjunto, por dentro y por fuera y a veces nos
olvidamos de que todo ello está directamente relacionado con los cambios que
está sufriendo su propio cuerpo.
Un cuerpo que hasta este momento
conocían
pero que ahora empieza a sorprenderles. Y no a todos a la vez y no de
un golpe, que eso sería lo fácil. No, a distintas velocidades, a distintas
edades y “por distintas partes”… no sé si me explico.

Es que todo son cambios

cuerpo adolescencia cambios

Es la época de cambios físicos que les
hacen todo un poco más complicado para sentirse bien con ellos mismos y para
encontrar su hueco en el grupo.

Lo habitual es que la pubertad y toda
su larga lista de cambios, empiece en torno a los 11 años en las niñas y los 12
en los niños
aunque se sabe que en los últimos años y gracias a las mejores
condiciones de vida, de salud y de nutrición, se está viviendo un adelanto de
la edad (en las sociedades desarrolladas) en la que empiezan los cambios físicos que acompañan a los psicológicos
inevitablemente.
Cada vez más pronto las niñas tienen
su primera menstruación, el cambio físico por excelencia, cada vez más pronto por
la mejora de la alimentación. Los primeros sujetadores (que ahora se llaman
tops…
) y las primeras veces de comprar y usar compresas, salvaslips o
tampones, algo que las acompañará toda su vida por necesidad (aunque paguemos
el IVA de un producto de lujo…
).
Para unos y para otras los granos y el
acné empiezan a ser un problema y sus madres nos afanamos por ayudarles con las
básicas medidas de higiene, algún producto específico y una alimentación más o
menos sana y equilibrada, en la medida en la que ellos nos permiten.
Los niños en general van cambiando la
voz, aparecen los gallos incontrolables y empieza a sombrear el su cara el
labio superior.
Ya no son todos más o menos igual de
altos como pasaba cuando eran pequeños, los hay que ya han crecido y otros sin
embargo están esperando a dar el estirón cuanto antes y no hablemos del tema
del peso y los kilos porque esos cambios en muchos casos se traducen en un
malestar añadido a una época ya de por sí incómoda para los niños y las niñas
que están dejando de serlo.

Por dentro y por fuera

menstruación acné crecimiento

Y es que unos son los cambios que se
ven pero también están los que no se ven. Durante esta etapa sus órganos
internos también están creciendo
, su cerebro, su hígado, su corazón, sus
riñones… su cuerpo está gastando energía en sí mismo y ellos están cansados, lo
mismo todo tiene algún tipo de relación por pequeña que pueda ser ¿verdad?
La masa muscular aumenta y la densidad
de los huesos también, lo que hace que caminen más desgarbados de lo que lo han
hecho hasta ahora. 

Están tomándose la medida a sí mismos aunque a nosotros como
adultos, desde fuera y habiendo casi olvidado lo que sentíamos cuando éramos
como ellos, nos puede parecer que están desganados, que tienen “horchata en las
venas”

Si lo pensáis… ¡qué etapa más incómoda
es la de la pubertad o adolescencia con tanto cambio!

Tecnología y niñas, la desigualdad no entiende de edades

estudios científicas tecnología niñas

Es preocupante que las niñas no
quieran ser científicas y además creo que en el fondo sí quieren pero es muy
complicado para ellas salirse de la norma en plena adolescencia.

Sobre ello hablamos y escuchamos hace
sólo unos días en las oficinas de Microsoft Ibérica. Directivas de la empresa,
periodistas de distintos medios de comunicación generalistas y especializados, responsables de instituciones
públicas y blogueras.
Todos preocupados por lo mismo ¿por qué las niñas se
apartan de la tecnología? O mejor dicho ¿quién y porqué las aparta de la
tecnología?

Una invitación de esas que no se
pueden rechazar: “¡Vente Pilar! Vamos a hablar de por qué las niñas se descuelgan de las
carreras de ciencias.”
Vamos a hablar, decirle eso a alguien
como yo es como tocar la flauta entre los roedores de Hamelin.
Y eso hicimos, hablar y plantear
realidades y propuestas. Y escuchar y aprender mucho de las coincidencias, de
esas ideas que crees que has tenido solo tú con lo cual no les das demasiada
importancia pero que cuando ves que hay coincidencia te reafirmas en tu primera
impresión.

#MakeWhatsNext

Este es el slogan que planteaba
Microsoft en el Día de las Niñas y la Tecnología, el pasado 27 de abril y bajo ese slogan fueron distintas las acciones que se llevaron a cabo en sus oficinas.
En una de ellas se reunieron a más de
200 niñas de distintos centros educativos para acercarlas a la tecnología, para
escuchar sus ideas de futuro y sus propuestas de cambio. Para mostrarlas lo que
la tecnología y su creatividad pueden hacer por todos nosotros en un futuro más
cercano de lo que queremos ver.
En otra de las acciones nos convocaron
a nosotras, periodistas, blogueras, directivas de la empresa y responsables del
Instituto de la Mujer y el Instituto de la Juventud, para que analizáramos y
sobre todo, planteáramos posibles actuaciones para evitar ese divorcio entre
niñas y tecnología cuando ellas llegan a los 15 años.


Una de las coincidencias de las que os
hablaba antes la tuve con una periodista con la que compartía mesa: nos
faltaban niños en la acción anterior.

Normalizar la diferencia

tecnología ciencia investigación niñas

Según Pilar López, presidenta de
Microsoft Ibérica, son pocos los sectores en los que se empleen a tan pocas
mujeres como ocurre con aquellos relacionados con la tecnología pero es que no
encuentran profesionales, no hay “caladeros” donde encontrar personal femenino.

Hay un escaso 18% de mujeres
profesionales en tecnología, es algo preocupante y sobre lo que hay que
trabajar desde todos los ámbitos.

El punto de inflexión parece que está
en la adolescencia, a los 11 años las niñas y los niños tienen un interés por
las ciencias y la tecnología muy parecido
, prácticamente el mismo. Sin embargo
llegan los 15 años y sólo un 8% de las niñas siguen manteniendo ese interés,
siguen queriendo cursar estudios relacionados con la ciencia y la tecnología.
La adolescencia llega con toda su
fuerza y las niñas parece que vuelven a “querer ser princesas” como les pasaba a las niñas de generaciones anteriores. Dejan de soñar con ser investigadoras, científicas o programadoras. 
Vuelven los prejuicios, las
críticas más o menos veladas y la presión del grupo. Aparecen los juicios de
valor, se vuelve a relacionar a la niña que estudia con la “empollona”, la
aburrida, la “rarita”, la que prefiere leer un libro antes de salir a pasear con
el grupo y es muy complicado salir de la norma.
Es imprescindible normalizar la
diferencia.
Por eso echamos de menos eventos en los que niñas y niños vean a
mujeres científicas, escuchen a mujeres que trabajan en la tecnología, aprendan
de mujeres que investigan y estudian y analizan y descubren. Ellos también,
para que no se planteen criticar a sus compañeras, para que vean normal lo que
debe ser normal.

Somos tan increíbles como
los hombres

Y es verdad, lo son, lo somos y es
bueno, es sano que puedan verlo y sentirlo, ellas y ellos.
Para eso hay revistas dedicadas a la
ciencia como Principia Magacine que tiene una publicación dedicada directamente
a los más pequeños, donde pueden ver a mujeres que sirven de ejemplo. Mujeres
como ellas… cuando crezcan.
Para eso hay libros como “Las chicas
son guerreras” de Irene Cívico y Sergio Parra
, en el que han recogido las vidas
de 26 mujeres a lo largo de la historia. Mujeres científicas como Hipatia de
Alejandría, mujeres matemáticas como Ada Lovelace (Ada Byron), mujeres
investigadoras como Marie Curie, mujeres inventoras como Ángela Ruiz Robles o
Hedy Lamarr y tantas otras mujeres valientes que decidieron su camino más allá
de los convencionalismos y las presiones.
Decidieron que ellas iban a ser las
heroínas de sus propias vidas, no iban a esperar a ningún “príncipe azul” que
decidiera por ellas y por eso todos tenemos mucho que agradecerles a todas y a
cada una de ellas.

Como padres, como madres podemos y
debemos acompañar, apoyar y mostrar que pueden hacer lo que quieran hacer, que
depende sólo de su esfuerzo, de sus ganas y de su valor.

Tenemos entre manos una generación
nueva, que se está preparando educativamente para trabajos que realmente aún no
conocemos. Tenemos entre manos una generación a la que algunos llaman “nativos
digitales”
y de nosotros depende que no sean realmente “náufragos digitales”.
Tenemos entre manos una generación que estudia para trabajar y tiene que
aprender que cuando esté trabajando no podrá dejar de estudiar.
Todos estamos aprendiendo y ellas
pueden hacerlo en el área que más les apetezca, ellas pueden ser lo que quieran
ser sin que nada ni nadie tenga ningún derecho a doblar su voluntad.

Ellas serán mañana lo que nosotras les
mostremos hoy que pueden llegar a ser ¿os sumáis a este reto?

Cine: estrenos y clásicos para ver con los pequeños cinéfilos

cine hijos crecen
Toca traer el cine a casa con algunas
de esas películas que merece la pena ver juntos
, en familia pero no me resisto
a hablaros de un estreno para este próximo viernes de una película que no, no
es infantil pero tiene en el punto de mira a los niños y sobre todo a su
maestra.
Algunas las películas que os traigo
para ver en casa las recuperaremos casi del baúl de los recuerdos, otras son un
poco más recientes pero todas seguro que nos ayudan a tener buenas
conversaciones con los más pequeños de la familia después de verlas.
Id preparando las palomitas que
empieza la sesión.

Y como os decía, empiezo por el estreno porque es una
de esas películas independientes que no están ligadas a un estudio grande ni a
una distribuidora de esas que arrasan con todo a su paso.

“La profesora” es una película pequeña
pero da la sensación de que te ata a la butaca según te sientas en la sala a
conocer la historia. Se ubica en Checoslovaquia en el año 1983, una época y un
país donde la población mide mucho los pasos que da en su día a día y a veces
la supervivencia se confunde con la corrupción.

Sí, no olvidemos que en medio de todo
esto están los alumnos de esta profesora que compra voluntades en lo que podría
entenderse inicialmente como convivencia o colaboración pero que poco a poco se
parece cada vez más a crueldad, injusticia y corrupción.
Volvemos a lo de siempre, no será
infantil ni para niños (en el momento de publicar este post seguía pendiente su
calificación por edades)
pero quizás sea muy positivo verla con esos niños que
han crecido y que aprenden día a día, en el patio del colegio o en las aulas,
lo que está mal y lo que está bien. Ejemplos como el de La Profesora seguro que
les ayudan a entenderlo aún mejor porque al principio la diferencia puede ser demasiado sutil como para apreciarla ellos solos.

Cine para ver en casa


Invisibles

Empiezo con una película que no lo es
tanto, es diferente a las que hemos visto en esta sección antes, eso os lo
aseguro.
Se trata de un documental, un homenaje a la ONG
Médicos sin Fronteras
, que llevaron a cabo cinco directores de cine bajo la
producción de Javier Bardem.
Cinco historias en las que la realidad
se impone a la ficción, historias de personas que conviven con la guerra o la
epidemia, personas vivas, reales con unas circunstancias terribles y que a
nuestros ojos parece que sean invisibles.
Sí, quizás sea para ver con los peques
más mayores de la casa y para charlar sobre el mundo que nos rodea y como
acciones como las de Médicos sin Fronteras y otras tantas ONGs, son tan necesarias para tanta gente.

El puente de los espías

Sigo con las historias reales, las que
no necesitan de la ficción para conmovernos y lo que es más importante para
hacernos pensar, a todos, grandes y pequeños.
El puente de los espías narra la
historia real de la detención del espía ruso Rodolf Abel en 1957. Está
protagonizada por Tom Hanks, Mark Rylance, Amy Ryan y Alan Alda y dirigida por Steven Spielberg.
Tom Hanks da vida a la persona a la
que se le encargó negociar el intercambio del espía ruso con el piloto del
avión norteamericano derribado en esas mismas fechas, en plena Guerra Fría
entre Estados Unidos y la Unión Soviética.
La tensión está garantizada pero la
clase de historia contemporánea también y seguro que a algún preadolescente le
vendrá genial verlo y pensar en sus posibles semejanzas con la situación
actual.

El pianista

Un poco más dura quizás sea El
Pianista
, de Roman Polansky, con un magnífico Adrian Brody dando vida al
pianista polaco de origen judío Wladyslaw Szpilman.
La película es una adaptación de sus
memorias, las memorias de un músico que trabajaba en la radio de su país y que
ve como su vida se desmorona y como sus manos son las únicas que pueden
salvarle. La vida de una persona que como otros cientos de miles de personas
tiene que adaptarse a vivir en el infierno (en su caso el de Trevlinka) y tiene
la suerte o la capacidad de sobrevivirlo, algo que sólo consiguieron unos
pocos.
Se rodó en el año 2002 y se llevó la
Palma de Oro en Cannes ese mismo año, además ganó el Óscar al mejor director,
al mejor actor principal y al mejor guión adaptado. Seguro que muchos ya la
habéis visto pero si no lo habéis hecho, es de esas películas que merece mucho
la pena ver y comentar con los peques más mayores de la casa.
Algunos han estudiado o van a estudiar
(muy por encima) la II Guerra Mundial en clase, muchos de ellos lo harán en
inglés y todos sabemos que no es demasiado amplia la información que reciben al
respecto. Películas como esta son una grandísima ayuda para que entiendan la
historia más reciente de Europa.

Casablanca

Nuestra última parada en la historia
contemporánea de la mano de un clásico de esos que de vez en cuando volvemos a
ver por qué sí, porque merece la pena hacerlo.
Dirigida por Michael Curtiz y
estrenada en 1942, detrás del drama romántico se muestra de una forma muy sutil
(lo cual es lógico teniendo en cuenta la época en la que se estrenaba) los
efectos de la guerra.
Basada en la obra teatral “Todos
vienen al café de Rick” de Murray Burnett, está protagonizada por Humprey
Bogart
e Ingrid Bergman en sus principales papeles.
Dicen que gran parte del éxito que ha
ido teniendo la película a lo largo del tiempo se debe al impacto emocional que
provoca y eso se produce en gran medida por la enorme proporción de exiliados
europeos que trabajaron como extras y en pequeños papeles. No tenían que
interpretar un papel que les fuera ajeno.
Según comentaba un testigo del rodaje,
en algunos momentos, esos actores secundarios no podían controlar las lágrimas
porque realmente sentían como propio lo que estaban viviendo. A veces las
intrahistorias son tan conmovedoras o más que las propias historias principales.

Florence Foster Jenkins

Y por hoy lo dejamos con otra historia
real pero tremendamente original
, parece más ficción que realidad es innegable.
La historia de Florence Foster Jenkins
interpretada por la “sobrevalorada” según algún necio Meryl Streep y dirigida
por Stephen Frears es de esas historias que resultan simplemente increíbles.
La pasión, la confianza en uno mismo,
el trabajo, la voluntad férrea… bueno y la falta de oído y de sensatez, eso
también es verdad, son algunos de los valores, de los argumentos de esta película
que cuenta como el dinero no da la felicidad aunque pueda parecerlo y no, con
dinero no se puede conseguir cualquier cosa aunque también pueda parecerlo.
Increíble que alguien pueda dilapidar
una fortuna en conseguir un imposible y como imposible que es, realmente, es
algo que no consigue ni conseguirá nunca.
De esas películas que esconden la
amargura bajo la seda de la sonrisa.

Ya está, ya tenéis nuevos títulos para
seguir viendo buen cine en casa con esos niños que andan por ahí y que no dejan
de crecer. Cine que no es infantil pero que por una tarde puede serlo
perfectamente.

Denunciada por quitarle el móvil a su hijo para que estudie ¡el colmo!

jueces fiscales apoyo padres madres
Lo que nos faltaba señores, que le
quites el móvil a tu hijo para que estudie y que un fiscal encuentre que podría
ser un acto delictivo.
¿Estamos tontos o locos? No lo tengo
claro, la verdad.
¿Qué no tienen más casos que
fiscalizar en el Juzgado de lo Penal 1 de Almería? ¿Qué andan faltos de ideas y
de ocupación? No lo creo tampoco pero no es lógico ni sensato que ocurran
hechos como estos ¡flaco favor le hacen este tipo de noticias a muchos niños!
Sí, hoy toca escribir un post desde el
cabreo, que hacía mucho tiempo…

El chaval tiene 15 años y lo de los
deberes y estudiar pues parece que no le apetecía mucho.
Su madre termina por quitarle el móvil
de las manos
, obviamente el chico no se lo da porque no tiene ninguna gana de
soltarlo para ponerse a estudiar (eso les pasa a muchos, es cierto) y su madre
forcejea con él hasta que se lo quita.

¿Por qué? ¡¡Pues porque es su madre y
le quiere!! Vamos… de cajón.

El chaval se cabrea como una mona, es
que lo estoy viendo y sale zumbando al cuartelillo a denunciar a la madre a la
Guardia Civil. Soy yo la madre y me da un ataque de risa en medio del salón o
lo mismo del cabreo que llevo me voy con él a denunciarle yo también por no
obedecerme, no sé…
El caso es que el niño pone la
denuncia y los guardias civiles la cursan como cualquier otra denuncia. No sé,
no me puedo imaginar la cara de los agentes tomándole declaración al muchacho:

– Dices que vienes a denunciar a tu
madre ¿en serio?

– Sí señor Guardia

– ¿Y por qué quieres denunciarla?

– Porque ha violentado mi derecho a
perder el tiempo mandándoles whatsapps a mis compañeros de clase y jugando al ClashRoyal y además
quiere obligarme a hacer los deberes del instituto.

– ¿Pero te había pedido ya el móvil y
no se lo habías dado?- Claro, lleva toda la tarde dándome
la vara señor guardia y yo ya no puedo seguir así, es que no me deja en paz en
el sillón.

– ¿Pero tu sabes que con 15 años
tienes la obligación de estudiar?

– Bueno… tanto como la obligación, yo
voy al colegio que es lo que es obligatorio, ya lo de estudiar pues yo es que
paso ¿sabe señor agente?


Vamos que me estoy imaginando la
conversación entre el agente de la benemérita y el prenda del chaval discurrir por estos derroteros… ¿vosotras no?

Y que luego los jueces estén
hasta arriba…

Uso Abuso Móvil Estudios

Cursada la denuncia llega a la
Fiscalía y allí resulta que ven que puede ser causa de delito y piden para la
madre una pena de nueve meses de prisión
¿per-do-na? ¿nueve meses de prisión
por quitarle el móvil a su hijo para que estudiara? Se nos está yendo
muuuuuuucho la cabeza en este país.
Y llega el juicio en el juzgado de lo
penal número 1 de Almería. Como es lógico, el juez señala que es evidente que
la madre estaba “en el pleno derecho y correcto ejercicio” de sus derechos y lo
que es más importante ¡de sus obligaciones!
cuando le quitó el móvil al chaval.
Sí, sí, las obligaciones que tenemos
los padres con nuestros hijos vienen tipificadas en el Código Civil y la de
preocuparnos y ocuparnos en la medida de nuestras posibilidades, de su
educación, es una de ellas así que ¿cómo es que un fiscal puede ver en este
hecho motivo de delito? A mi personalmente se me escapa pero claro, no soy fiscal sólo soy madre.
Vamos a ver que no hay malos tratos,
que no hay paliza, que no estamos hablando de que la madre le calzara un
guantazo al niño que no quería dejar de jugar con el móvil, que el niño puede
decir misa cantada en latín pero los profesionales de las fuerzas de seguridad
del estado y de la judicatura están más que preparados para distinguir lo que
es realidad de lo que es ficción.

Pues si no quiere estudiar…

Uso Abuso Móvil Estudiar
Ya, si no quiere estudiar pues que
trabaje ¿no? ¡JA!
No hablemos ya de la crisis que suena
a broma pesada, hablemos de otras cosas, hablemos de la relación directa entre
tasa de abandono escolar y desempleo juvenil.
Hablemos de que una provincia como es
Almería, tiene el triste récord de tener la tasa más alta de abandono escolar
de toda Andalucía
y por supuesto de la media del país.
Que hay mucho en esto que es
responsabilidad directa de la Junta de Andalucía y su política educativa, estoy
segura. Que la política del ministerio y las leyes educativas tampoco ayudan,
por supuesto que no.
Que una madre de 37 años con un hijo
de 15 puede estar muy agobiada al verle jugar con el móvil más tiempo del que
le ve estudiando, también y seguro que con mucha razón. Porque no, hoy por hoy
nadie le asegura a ese niño la posibilidad de un trabajo si termina sus
estudios pero las probabilidades de que no lo consiga si no los termina, son
altísimas.
España sigue manteniéndose en lo alto
del ranking de países europeos en lo que a abandono escolar se refiere
, somos
los campeones, los putos amos, estamos en el top ¡qué pena que destaquemos por
esto en un campo como es el de la educación!
Sólo en 2015, casi un 20% de los
estudiantes españoles terminaron por dejar colgados los estudios.
Sí, la tasa
ha bajado, es que antes estábamos aún peor vamos que no es un consuelo
precisamente aunque es evidente que algo parece que se está consiguiendo.
Pero mientras, te encuentras con que se
lleva a juicio a una madre que “forcejeó” con su hijo de 15 años para quitarle
un móvil con el que él no dejaba de jugar y para que el mendrugo del niño se
pusiera a hacer los deberes ¿alguien se ha olvidado de quién le ha comprado el
móvil al pieza y quien le paga cada mes la tarifa que tenga?¿que lo mismo la
madre forcejeó con su hijo para quitarle un móvil que realmente era suyo, de
ella, a ver si me explico?
No voy a meterme en si el niño
necesitaba o no un móvil, ni el uso o el abuso (evidentemente esto parece lo
que más se acerca a la realidad)
que le da al terminal. No voy a entrar en si
sus padres le han enseñado de verdad a usarlo, no a apretar botones sino “a
usarlo”

No voy a meterme esos aspectos que sin embargo sí, creo que son muy
importantes porque al final estamos criando niños, niños que se creen con el
derecho y el respaldo de la ley como para denunciar a su madre porque les
limita el uso del móvil.

Como bien dice otro juez, este de
Granada y no de Almería, Emilio Calatayud en este video ¿estamos criando niños o futuros
delincuentes?
Echadle un ojo a lo que dice y… ya me contáis…

Vamos a contar mentiras

confianza paternidad crianza

El tema de la mentira y su relación
con los niños es complicado, mucho.

Pero el tema de la mentira y su
relación con los adultos
cuando tenemos niños también lo es ¿o es qué vosotros
no habéis dicho nunca alguna mentira?¿ni a vuestros propios hijos?

Hoy hablamos de la mentira pero ¿qué
es mentir y qué es mentira? 

Si le preguntamos a distintos adultos
la percepción de lo que es mentira o lo que es mentir es bien distinta. Todos
tenemos claro la teoría: mentir es no decir la verdad pero entonces ¿omitir
información es mentir?¿contar media verdad es mentir?¿disfrazar un poco la
realidad es mentir?¿piensan lo mismo de la mentira un profesor de instituto que un médico o un político o un vendedor?

Pues supongo que dependerá de la perspectiva en la
que nos situemos, seguro que pensaba de una forma cuando tenía 15 años sobre
este tema a como pienso ahora, ya me entendéis.

Como madre sí, creo que ocultar la
verdad es mentir y la verdad es que como hija pues no pensaba lo mismo. Era de
las que contaba todo en casa pero no siempre de manera inmediata, podía pasar
una semana cuando lo soltara o un mes después, pero antes o después se
enteraban de todo mis padres. Lo compartía y asumía las consecuencias, que
también es verdad que con el paso del tiempo se dulcificaban ligeramente.
¿Eso es mentir? No exactamente ¿no?

La edad del mentiroso

Confianza Valor Paternidad
Pascal Campion
Ahí quizás puede estar la medida del
asunto.
Hay niños muy pequeños que empiezan a
mentir muy pronto. No tengo claro por qué, quizás porque ellos no tienen claro
el límite entre la realidad del mundo y su propia realidad, quizás porque no
tienen claro la necesidad de decir la verdad ante determinadas circunstancias,
quizás porque no saben qué está bien y qué está mal.
Quizás por todo eso enseñarles poco a
poco que hay que ser sinceros
, que hay que decir la verdad, que no se debe
mentir es una de esas tareas que nos impone la maternidad, la crianza y la
educación de nuestros hijos.
Cuando crecen quizás es cuando
empezamos a preocuparnos y quizás con razón porque ahí pueden empezar los
problemas y ahí quizás sea cuando nos preocupamos sobre todo de por qué empieza
a mentir, por qué siente que no nos puede decir la verdad, por qué no se atreve a decirnos la verdad de pronto, qué ha cambiado si
antes no nos había mentido nunca.
Relativizarlo todo y ponernos en sus
zapatos es un ejercicio imprescindible aunque en este caso pueda resultarnos
incómodo o doloroso porque puede suponer reconocer nuestros propios errores
también y eso es algo que no, no nos suele gustar a nadie, no sólo a nosotros porque seamos madres y padres.

¿Mentíamos a nuestros padres cuando
teníamos la edad de nuestros hijos? ¿No les hemos mentido nunca? ¿Y si les
mentíamos por qué lo hacíamos y donde estaba el límite en la mentira? ¿Se podía
mentir sobre cualquier aspecto o sólo sobre algunos y por qué?

Reconocer por qué lo hacíamos nosotros
si es que lo hacíamos quizás nos ayude a entender por qué lo hacen ellos, si es
que lo hacen y si es que les hemos pillado en alguna mentira.

Lo peor de la mentira: la
confianza

 Buena Intención Mentir Vida Bella
¿Cómo se recupera la confianza después
de una mentira? ¿Se cree uno ya todo lo que le cuentan, sirve simplemente con
una disculpa, hay algún periodo estipulado para purgar el pecado por parte del mentiroso?
Mentir en el fondo es traicionar, al
menos un poco y depende del grado del embuste será más o menos grave. Después
de pillar una mentira de alguien en quien confiábamos como es nuestro hijo
¿cómo consigue volver a recuperar nuestra confianza? ¿cómo conseguimos volver a
creerle?
Mentir en el fondo se hace por cobardía en menor o mayor grado, quien miente lo hace porque no se atreve a decir la verdad y eso nos compete directamente a nosotros, quizás si lo tenemos en cuenta nos cueste algo menos volver a confiar en el embustero.

Supongo que para recuperar la confianza dependerá de la actitud
que le veamos, dependerá de si ha tomado nota de lo que ha hecho y lo que ha
supuesto para todos, dependerá del tamaño de la mentira, dependerá de muchas
cosas pero siempre cuentan con la ventaja de que son nuestros hijos y el cariño
puede prácticamente con todo. 
Muy grande tiene que ser la trola y muy repetida
para que dejemos de creer en ellos una y otra vez, las veces que sean
necesarias, quizás las mismas que volvían a creer en nosotros nuestros padres
cuando les colábamos alguna que otra mentira… ¿no os acordáis o es que no
queréis acordaros?