Viajar. Portugal. Lisboa. Alfama. Recién Llegados.

“La lluvia no va a pararnos.”
Es fue nuestro mantra y la verdad es
que no, no lo consiguió y eso que tampoco consintió en abandonarnos…
Una semana de vacaciones en Lisboa con
los niños en la que prácticamente no nos ha dejado de llover, en la que nos
hemos mojado tanto como caminado, reído, sorprendido, comido, disfrutado,
caminado, caminado otra vez, aprendido, cansado y sobre todo compartido entre los cuatro.
Si andáis pensando en pasar unos días
en Lisboa con los peques, os cuento en este post y seguramente en algún otro
más próximamente… lo que nosotros hemos hecho para que hayan sido unas
vacaciones de esas de recordar con una sonrisa.
¿Preparados para tomar nota?
¡Destino Lisboa!

Lisboa es una ciudad grande,
obviamente, es una de las capitales europeas, pero tiene una serie de encantos
que la hacen un poco especial. 
El mar es uno de ellos, los tranvías son otro y
ese aire de elegante decadencia es uno más.
Lisboa nos gusta mucho al SantoPadre y
a mí y era ya hora de presentársela a nuestros hijos, era hora de que la conocieran porque aún no la habíamos visitado con ellos.
Así que terminadas las navidades, dado
que en mi casa los reyes magos no hacen escala, nos vamos a la republicana
Lisboa para pasar una semana antes de volver al colegio. Dicho y hecho.
Cuartel General
Para viajar con niños, nosotros nos
decantamos casi siempre, por un apartamento y en este caso bastante céntrico.
Para estos siete días alquilamos uno que se encontraba en pleno barrio de Alfama, podías bajar a
la Plaza del Comercio en cinco minutos si ibas andando o podías coger el 28 (el
tranvía, sí) a dos minutos de la puerta del apartamento y muy cerquita de la iglesia de San Vicente de Fora para que os hagáis una idea si conocéis el barrio.
La ubicación muy buena
en ese sentido, la verdad, un acierto.
Tenéis webs donde seleccionar cientos
de apartamentos que seguro os cuadran en espacio, ubicación y sobre todo
tiempo.
¿Y por qué un apartamento? Pues porque
los primeros días fueron del tirón pero los tres últimos necesitamos hacer un
descanso después de comer… por los peques y por los mayores, la verdad. 
Tumbarnos un rato por la tarde, descansar un poco viendo una película, fue una
solución magnífica para reponer fuerzas y salir después a dar un pequeño paseo
antes de cenar.
alojamiento apartamento familia niños

alojamiento apartamento familia niños
Alfama
Como os decía, nosotros nos ubicamos en Alfama porque nos gusta, nos parece uno de esos barrios que sigue
manteniendo un sabor antiguo, rancio en algunos rincones y auténtico en otros
muchos. Es un barrio que poco a poco va siendo fagocitado por los turistas, es
cierto pero aún conserva el encanto. Sus miradores son magníficos para contemplar
la ciudad a los pies y arriba el Castillo de San Jorge, que bien merece una
visita con los peques. Recorrer las murallas con muchísimo cuidado siempre y
pasear entre los cañones es toda una aventura y un ejercicio de imaginación que
nos divierte a ellos y a nosotros.
No dejéis de entrar en “el cuarto
oscuro” donde os enseñarán la ciudad a través de un periscopio instalado en la
torre y que va haciendo una panorámica increíble de todo Lisboa… eso siempre
que la lluvia no quiera quitarle el protagonismo…

De momento nos quedamos aquí… el
viernes que viene os espero de nuevo en Lisboa.

Ya Quiero Ser Bueno

Y la última pero no por ello la que menos nos gustó…
La verdad es que estas vacaciones de Navidad han sido muy, muy peliculeras.
Me decía Marta de “DiarioDeAlgoEspecial” (un blog que seguro conoceis y sino… debeís visitar ipsofacto…) en un comentario que somos muy cinéfilos y que alucinaba de que los peques aguantaran las pelis en las salas.
La verdad es que el peque-mayor ya tiene 8 añazos y está más que acostumbrado, además le gusta, las disfruta e incluso algunos diálogos se los aprende… como suelen hacer los niños. Y el peque-peque, con sus 4 años, aunque se mueve más que su hermano, no pierde ni un poquito de la historia… a no ser que le venza el sueño que ante eso… no puede hacer nada. La verdad es que ni los adultos a veces podemos luchar contra el sueño…

Empezamos abriendo boca con “Amigos para Siempre” que encima nos invitaron al preestreno y todo.
Luego seguimos disfrutando con  “El Origen de los Guardianes
Después vimos “El Hobbit” allá por la Tierra Media.
Y tuvimos un hueco para pasar por “El Alucinante Mundo de Norman” pero no dejamos de para un buen rato con “Rompe Ralph” y de esta precisamente es de la que os hablo hoy, por si aún tenéis posibilidad de verla…
“Rompe Ralph” ha sido la apuesta de Disney para estas Navidades y como siempre ha dado en el clavo, a llevado al cine a millones de personas a ver esta aventura de un malo que se ha cansado de serlo por exigencias del guión y quiere afrontar su propia vida, tomar sus propias decisiones e incluso, cuando le apetezca ser bueno y tener amigos y celebrar fiestas y pasarlo bien.

En definitiva sentirse querido, no es tan difícil entenderle ¿no?
Ralph no es que sea malo… es obediente, él hace lo que se espera que haga pero la verdad es que no le gusta.
No es perverso, no disfruta haciendo “el mal”, es simplemente su trabajo… ¿no os recuerda a Sully, el de “Monstruos S.A.”? A mí también.
Pero no se trata sólo de la historia de Ralph, es muy importante también la de su primera gran amiga… Vanellope, una muchachita tana dorable como mordaz, para la edad que parece que tiene…
Muy divertida, muy entrenida, para todas las edades, con muchos guiños a los papás, con malos que sólo nosotros reconoceremos… y con muchas cosas interesantes para comentar con los peques a la salida de la sala, que eso siempre es de lo más interesante de cada visita al cine.
A nosotros nos gustó, a los cuatro y eso de que el “malo” puede cambiar de vida, puede mejorar, puede querer tener amigos y cuidarlos aunque eso signifique que se ponga él mismo en peligro… nos gustó, mucho. No todo es fácil y no siempre lo cómodo, lo de dejarse llevar, es lo que nos dicta el corazón. No siempre es eso lo que deberíamos hacer. Hay que ser valientes ¿no os parece?

Jugar: Una Gran Aventura

Hace ya meses que tenía que haberos contado esto pero es que a veces los días se me hacen cortos, muy cortos. O las obligaciones se vuelven largas, muy largas.
El caso es que ha llegado el momento de hablaros de una aventura muy divertida, un descubrimiento, un lujazo que además está muy cerquita de casa.
Estas cosas pueden verse a veces como “empezamos con mal pie” o como lo que es… una aventura desde el principio y hasta el final…

Porque a veces la aventura puede estar a la vuelta de la esquina y lo que es cierto es que gracias a este blog, últimamente conocemos gente estupenda, interesante, divertida y tenemos opción de vivir más de una aventura.
Como cuando nos perdemos en un polígono industrial buscando a unos amigos que distribuyen juegos en nuestro país y nos cuesta muchísimo encontrar su nave.
O cuando la encontramos y entramos, una mamá y dos peques a una nave industrial llena de cajas llenas de juegos y juguetes..
O cuando subimos a su oficina y ven una estantería con esas cajas abiertas… y encima les dejan jugar con alguna de ellas…
Sí, es como el sueño de todo niño ¿verdad?
Mamá va a ir a hacer una entrevista para su blog y nosotros somos los dos enanitos que siempre la acompañan y la escoltan. Vaya donde vaya.
Mamá no nos ha dicho que durante la hora de charla que va a mantener con estos señores, nosotros íbamos a poder estar jugando con toooooodas estas piezas. ¡¡Mamá mola!!
Más o menos este sería el resumen que harían mis hijos de la visita a la sede de Mercurio Distribuciones y no me hace falta ni preguntárselo, solo necesité mirarles las caras… lo decían todo, sin duda alguna.

Estuvimos hablando de juguetes como Roll’n’Play, del que ya hablamos AQUI e incluso hicimos un sorteo y se fue a casa de una mamá afortunada con dos peques que se lo han pasado genial estas Navidades jugando juntas.
Pero también hablamos de otros juguetes como este que aparece en las fotos, se llama ZOOB y debo decir que mantuvo entretenidos a mis dos hijos lo que duró la charla con Paolo y María Jesús, algo más de una hora…
 
  


 

 
Se trata de un juguete que había dejado de comercializarse en nuestro país y que desde esta empresa han vuelto a introducir en el mercado.

Sin duda tienen el éxito garantizado si lo medimos por lo mucho que les dió de sí su uso y disfrute a mis hijos.
 
Sigue la filosofía de los juegos de construcción con la diferencia que incluye piezas que son y funcionan como “rótulas” así que se pueden desarrollar personajes humanos, o sea, los niños pueden fabricar sus propios “muñecos” siguiendo sólo los dictados de su imaginación y eso… eso es una maravilla, ¿no os parece?
Según me contaron, los juguetes que distribuyen en esta empresa, no solo los prueban los niños, también lo hacen adultos… no me quedo claro si fue exclusivamente por razones técnicas y profesionales porque me vienen a la mente varios adultos a los que no les importaría pasar un buen rato jugando, digo… probando las características de ZOOB… de verdad de la buena.

Una de Zombies ¡Marchando!

Y nos fuimos al cine a ver zombies… Sí, los cuatro.
Incluído el peque-peque.
No, no penséis que somos unos padres desaprenzivos y nos fuimos a ver algo del tipo “Walking Dead” que puede que se nos vaya un poco la olla con lo de la edad y las pelis… de eso ya hablaremos en otro post, pero no hasta ese punto.
Tranquilos todos que fuimos a ver “El Alucinante Mundo de Norman”… ¿quereis saber más cosas de nuestra salida cinematográfica?

Pues empezamos por comprar chuches y palomitas. Coca sin cafeína para los peques y Coca light para los mayores, que vamos en horario de tarde tempranera y estas cosas a estas horas apetecen, además la peli es muy adecuada para ello.

Sentaditos cada uno en nuestra butaca (durante casi toda la película…) y dispuestos a disfrutar con el producto. Y la verdad: lo hicimos.
“El Alucinante Mundo de Norman” no es una película infantil muy al uso, no es amable, no es blanda, no es sencilla… Es más oscura, más irreverente, más áspera… Incluso al verla. Es un producto realizado en StopMotion, técnica que consiste en colocar fotograma a fotograma y que empleó por primera vez hace ya años, el genial Tim Burton en “Pesadilla Antes de Navidad”. Dos películas con una temática… más o menos coincidente…
Rascando, rascando, resulta que el guionista de la peli se planteaba que los niños que acudieran a verla sintieran que no pasa nada por ser diferente. Y es así. De hecho: mola.
Al peque-mayor le encantó, también es cierto que anda en su época más “zombie” por el momento. Le encantan las pelis con bichos, monstruos y zombies… no sé si está creciendo demasiado pronto en este sentido o que su cultura cinematográfica es muy amplia para su edad…
El peque-peque la disfrutó casi hasta el final… aunque al final, cuando llegamos al desenlace y hay más diálogo que efectos especiales pues… a él se le cayeron las pestañas una media hora más o menos.
Al SantoPadre y a mí nos gustó, nos gustó la factura de la película y la historia que cuentan los personajes. Nos gustó ver y explicar como el miedo de los adultos genera intolerancias y como hay que querer a los amigos incluso cuando menos lo merezcan porque a veces, esos son los momentos en los que más nos necesitan.
Por cierto, guiño a los cinéfilos y frikis varios que sé que andáis por aquí… las calles que salen en la película, los carteles de esas calles, tienen todas nombres de directores de cine… habrá que volver a verla para fijarme bien…

#ViernesCanción Fin de Fiestas

Bueno pues ya está.
Este es el último viernes de la Navidad.
¡¡Se acabó por fin la locura navideña!!
Así que para ponerle un punto y final de traca, de esos que dejan buen sabor de boca pues… hoy la música es navideña, de la nuestra… no de la habitual, ya sabéis a qué me refiero, en nuestra línea…

Empezamos con un tema más tranquilo en la voz de Alicia Keys, una voz tranquila y melódica para cantar a la Navidad… esto para empezar con buen pie…

Y el punto y final en lo que a música navideña se refiere por estas fiestas, lo ponemos de la mano de los Muppets. Música y buen humor, un poco de todo que nunca viene mal… ¿no?

Buenas Intenciones

Último día del año… Se acaba un 2012 bisiesto y terrible para mucha gente y en muchos aspectos. Mañana empieza un 2013 que a priori… no es que tenga una pinta estupenda. No parece que muchas cosas vayan a ir a mejor, más bien al contrario…
Pero no, no es día de hablar de eso sino de hacer  La Lista de Las Buenas Intenciones de Cada Año.
¿Vosotras no tenéis la vuestra? 

¡¡No me lo creo!!
Yo sí y como esto de la intimidad ha quedado en un segundo plano desde que tengo este blog… pues la pienso compartir con tooooodas vosotras, para que veais… je,je,je

Mi lista no es que sea muy larga… que me conozco, pero es muy… ¡¡intensa!! je,je,je….
Empiezo:
1.- Lo leí en el blog de mamasviajeras y me encantó, yo también tengo que intentar este año Enfadarme Menos. Que no quiere decir que a partir de ahora mi casa sea un campo de batalla después de que hayan pasado las tropas de Atila el bárbaro, no confundamos las cosas… pero sí es bueno que piense de vez en cuando “¿y es tan importante como para enfadarme?”
No puedo pretender que se porten como lo que no son… son niños, pequeños, sanos y de vez en cuando… pues tienen ideas peregrinas pero eso ¿es tan grave?¿es tan serio?¿es tan importante? Pues eso, a relativizarlo todo un poco más que seguro que es muy sano.
2.- Teniendo en cuenta que solo entro en unos pantalones y que la opción de renovar mi armario de arriba a abajo, mi economía no la contempla… pues mi segundo propósito en orden de necesidad imperiosa es Perder Peso. No hablo de 1 kilito ni de 3 ni de 5… no sé si me explico… pues eso. Menos mal que ha surgido la idea de #ALaCazaDeLaCaloría entre algunas de las asiduas al “patio de twitter” por lo menos nos animaremos y echaremos unas risas…
3.- De este año no puede pasar. Mi relación con el movimiento así en general está en su peor momento, no me muevo nada, hay verbos que no conjugo: caminar, andar, pasear… y algunos que aparecieron a principios de Septiembre y han desaparecido por arte de magia: correr. Pues tienen que volver, tengo que moverme y no vale con el baile de los martes… necesito más. Tengo que mover este cuerpo serrano y si puede ser con los peques pues aun mejor. Campo, ciudad, monte, caminos, pueblos, villas, calles, plazas,…. el movimiento se demuestra andando ¿no? Pues eso…
4.- Este es el año de los deberes del peque-mayor y tiene serios problemas con el inglés… así que ¿os imagináis cual es el idioma que quiero volver a practicar, estudiar y sobre todo aprender y mejorar en este año nuevo? Sí, ese, igual que varios millones de españoles… no lo voy a negar. Una hora por lo menos para darle un repaso a mis libros de inglés y en inglés… que además por lo visto es bueno para el cerebro y todo…
5.- Y lo último pero no lo menos importante, ni de lejos. Este año tengo el firme, firmísimo propósito de: ¡¡¡publicar mi primer libro!!! Sí… estoy ¡¡emocionada!! Me quedan aún varias revisiones y unas cuantas correcciones y hay una persona trabajando las ilustraciones, sobre las que hablamos, cambiamos, mejoramos, opinamos,… ¡¡¡están quedando preciosísimas!! Bueno, es que él además de “recién papá primerizo” es un artistazo… ¡¡lujo total!! En breve…. ¡¡¡tenemos la portada!!! Así que ya os contaré más cosas de este buenisísimo propósito….

¿Por qué 7 cuando pueden ser 12?

Hoy es el último sábado del año y eso es una responsabilidad añadida a esto de recopilar sonrisas y compartirlas aquí.
Así que hoy vamos a cambiar un poco el recuento de las sonrisas.
En lugar de siete como es lo habitual y lo que anuncia el título de estos posts… pues lo voy a ampliar a doce… una por mes.
¡Pero sólo hoy!
Porque a lo largo del año hay muchos, muchos motivos para sonreir por dentro y por fuera.
¿Os venís a ver las mías?

1.- Una sonrisa enorme la que me provocan los peques. A veces sin proponérselo, esas saben deliciosas. Otras veces porque estamos juntos, porque jugamos, porque me cuentan sus chistes y me preguntan sus dudas. Son pura vida y quizás por eso agotan mis “pilas” pero siempre hay un motivo para sonreir juntos.
2.- Otra enorme la que consigo con el SantoPadre cuando por ejemplo los peques están tranquilos jugando, o cuando jugamos con ellos, o cuando ya se han acostado, o incluso cuando nos escapamos juntos un fin de semana, o un rato una mañana por casualidad para dar un paseo por la ciudad…
3.- De oreja a oreja cuando nos juntamos con amigos y amigos de los peques y la liamos y nos sentamos en torno a una mesa y charlamos y comemos algo y la sobremesa se alarga hasta horas intempestivas y los peques se quedan tranquilamente dormidos viendo alguna peli tumbados en los sofás del salón.
4.- Una de esas que te llenan el corazón cuando caes en la cuenta de que tienes a tu lado gente que te quiere y a la que quieres y que aunque todo pueda ir a mejor, también es verdad que realmente hay muchos y buenos momentos de felicidad cuando estamos juntos.
5.- Una sonrisa pícara cuando ves que tu trabajo “crea escuela” y que los que precisamente ponían piedras debajo de tus ruedas, están cambiando su política y en el fondo… copiando (aunque suene muy, muy pretencioso, la verdad) tu forma de hacer las cosas… ¡eso mola!
6.- Una sonrisa curiosa cuando planeamos un viaje, una escapada, unas vacaciones,… Esa sonrisa emocionada de las novedades, de la aventura, del tiempo libre… ¡me encanta!
7.- Una sonrisa inconsciente, debería darme cuenta y valorar mucho más la salud que me rodea. Mi chico, mis chicos, mis padres, yo… la salud que tenemos y que sólo la valoramos cuando hay que hablar de bronquitis, de conjuntivitis, de varicela,… y a fin de cuentas tampoco son cosas graves… ¡menos mal!
8.- Sonrió siempre pero con miedo la verdad, al ver como está afectando esta crisis a mucha gente buena, de un modo tan injusto y tan inexplicable que me da miedo y veo como por el momento vamos saliendo ilesos de este caos tan terrible y doloroso.
9.- Y por otro lado también me hace sonreír la solidaridad que se genera por culpa de esta crisis. Que no es caridad no nos confundamos, es saber que las cosas no se están haciendo bien y que se deberían y se podrían hacer mucho, muchísimo mejor. Sí, gracias a eso pienso que juntos podríamos y eso me hace sonreír. Y me gusta.
10.- He descubierto que aprender cosas nuevas también me hace sonreír, diréis que soy una rara pero.. ¡me hace sentir joven y viva!… esa sensación de que me quedan muchas cosas por conocer, por aprender… me sale la vena más infantil. ¡Qué cosas!
11.- Y ya que nos ponemos, no os pasa a vosotras que de pronto un día mirando como cae la lluvia por la ventana, o viendo pasar a la gente en una calle muy transitada o en la playa escuchando el sonido del mar o mirando a una bandada de pájaros de esos que vuelan en grupo, casi en formación, o descubriendo como juegan vuestros hijos…. ¿no os pasa que de pronto sin avisar hay un momento que os reconcilia con vuestro entorno, que os da paz, que os muestra las cosas más sencillas de la vida que os hace pensar en lo mucho y lo bueno que tenéis alrededor? A mí esos momentos también me roban una sonrisa, la verdad.
12.- No una sino muchas a lo largo de este último año las habéis provocado vosotras, sí, a través del blog, de twitter, de facebook, algunas incluso en vivo y en directo. Sin duda ha sido un año mágico en el blog y ha habido muchas, muchas sonrisas cada día al leeros, al escribiros, al imaginaros… y espero que siga habiendo muchas más. ¡Gracias a todas por la enorme parte que os toca de este invento!

Hablamos con: La Verde-Tráfico de Productos

Sí, me gusta la idea de apoyar al pequeño comercio, de potenciar la labor de los artesanos, de descubrir los diseños de nuestros vecinos, de nuestros amigos, de los que tenemos más cerca que por otra parte suelen ser de los más originales, la verdad.
Así que cuando por casualidad, en una macro-reunión que terminó en una divertida cena, me entero de que la prima de mi amiga M. acaba de montar una tienda virtual para vender “las precioseces” que hace y encima curra fuera de casa y encima acaba de tener a su segundo peque M. que es un amor y que su hija mayor I. no para de crecer y de hacerse una señorita… Pues claro ¿cómo no le iba yo a hacer una entrevista para el blog y que nos cuente como lo hace?

Así que aquí está, encima de todas esas ocupaciones Isabel ha sacado tiempo para contestar a todas las preguntas que le envié por mail… ¡¡Gracias artista!!
Aquí están sus respuestas, seguro que os encantan y ¡¡no dejeis de pasar por su web a saludarla!!


Isabel es mamá de dos peques, trabaja fuera de casa es dseñadora en una empresa audiovisual y de tiempo anda más bien justita. Como su hermana Cristina que también es diseñadora web. Así que un buen día, se ponen de acuerdo las dos y montan un negocio on-line que se llama “La Verde” y… ¿por qué?


TMP.- ¿Cómo se te ocurre montar un negocio en la red como este?
LA VERDE.- Por tiempo , la situación de madre-trabajadora-emprendedora es muy limitada y de esta forma tu te organizas y llevas tu ritmo.
También porque es más rápido y llegas a más gente, me explico de esta forma en LA VERDE hacemos un prototipo, lo fotografias, lo cuelgas y en un minuto sabes la acogida que ha tenido incluso a la hora de realizar el pedido sabes más o menos qué cantidad puedes pedir. La reacción de la gente te orienta en la elección del material, del color…
Pones tus precios valorando el producto (material y mano de obra) sin intermediarios, lo único que sumas es el gasto de envío.
Y también porque LA VERDE la formamos dos personas alejadas fisicamente y entonces nuestra relación también es virtual, nos juntamos para producir pero las decisiones de compra y diseños se hacen por la red.

 

TMP.- Digo yo que tiene que haber pasado algo en “el mundo real” para que os lanceis a la conquista de “el mundo virtual ¿no?
LV.- El mundo real, que puede ser abrir una tienda es imposible y tampoco es nuestro objetivo.
Dejar el producto en una tienda es confiar en los demás y no tienes el control de tus cosas y además se quedan con parte de la venta y otra opción son los mercadillos y puestos pero algunas veces no amortizas lo que te han cobrado por la mesa.
Nos animamos a la red porque el tiempo es muy limitado, el mundo virtual nos ofrece hacerlo desde cualquier sitio o momento que tengamos libre, también compramos por la red casi todo el material para hacer los productos que viene de cualquier parte del mundo.
También nos hace mucha gracia comprar en Korea una parte, en USA otra parte y venderlo en Italia! al final engancha un poco.
También que clientes/amigos que no están en tu ciudad que conocen tu producto, lo valoran, les gusta y te siguen y que te encarguen cosas es muy agradable y esa cercanía te la da la red.

TMP.- Haciendo un poco de historia… ¿De dónde viene esta vertiente por la creación y el diseño de accesorios?
LV.- Bueno como es una historia sin pretensiones es graciosa.
En casa mi padre que también es diseñador estaba siempre haciendo de todo, y nosotras siempre hemos hecho cosas, cuando eramos pequeñas ya nos pintabamos, ahora customizábamos, las camisetas y las bambas, digamos que siempre hemos fabricado todo aquello que nos apetecía tener y al final nos encargaban porque nos lo veían puesto.
Ya desde pequeñas reciclabamos todo lo que caía en nuestras manos pero un poco por deformación de ver a nuestro padre, realmente no éramos conscientes de lo que haciamos y de lo que estabamos aprendiendo, no había ningún objetivo comercial con pagar el material, suficiente, lo único es que si comprabamos 100 camisetas porque salian mejor de precio que 50…pues a vender!
Creabamos una marca con su logo y su papelería como si fuera en serio y haciamos hasta el lanzamiento, era muy entrañable.
Luego tras el nacimiento de niños lo retomamos….pero con fines terapeúticos para salir un poco del “monotema niños”, la red nos ofrecía la oportunidad de hacer cosas bonitas a buen precio para que las madres-amigas con poco tiempo accedieran a ellos y la respuesta ha sido magnífica, entonces es cuando hemos sido más conscientes de la empresa.
Acabada la terapia ¡ahora estamos en serio!
TMP.- Pues entonces el secreto está en… ¿Cómo te organizas? Siempre es bueno saber como reparten sus horas otras mamás trabajadoras para ayudarnos un poco entre todas ¿no?
LV.- Pues sobre todo es la ilusión de hacer cosas la que te empuja a seguir.
Realmente quitando horas de sueño y también haciendo partícipe a los niños un poco más mayores que sienten que te ayudan y es bueno que te vean hacer cosas que nos sean las que tienes por defecto-madre con lo cual una tarde de collares puede ser agradable…ádemas te da otra visión del producto, yo por ejemplo según mi hija-socia y mi hermana-socia siempre uso tonos apagados y me empuja a poner color…..y resulta que tienen razón y ¡sus productos son un éxito!
¡Me lo tengo que mirar!¡Ja,ja,ja!

TMP.- ¿Aparte de la familia, has encontrado alguna ayuda por ser mujer, por ser mamá, por ser emprendedora (ahora que esto parece que se ha puesto tan de moda?
LV.- Pues la mejor ayuda es el ánimo y el consumo que hacen otras mamás de los productos de LA VERDE, porque como te conocen y saben la historia, de que empezó todo como una huída hacia delante valoran mucho tu esfuerzo.

TMP.- ¿Conoces plataformas de artesanos virtuales?¿Participas en ellas?¿Te aportan algo?
LV.- Sí conocemos plataformas y formamos parte de ellas son muy necesarias para difundir los productos y sobre todo para que te conozcan.


TMP.- ¿Cuéntanos un poco qué se puede encontrar en “La Verde-Tráfico de Productos” por ejemplo de cara a hacer un regalito estas Navidades?
Podemos encontrar en LA VERDE anillos, colgantes, gargantillas, collares, pendientes, broches, horquillas… Todo son productos exclusivos y son ediciones limitadas y personalizadas.
También las adaptamos al cliente, se alargan se acortan, se busca la base de anillo adecuada para el dedo… para que todo el mundo este contento.
Y ahora hemos añadido cosas en tela como sacos, pañaleras y bolsas para meriendas que realiza otra mamá emprendedora y creadora.


TMP.- Para terminar ¿qué te parece la campaña que está circulando por las redes en las que se anima a consumir productos de artesanos cercanos, conocidos por el consumidor, para ayudarnos un poco entre nosotros, entre los mismos ciudadanos, a salir de esta crisis?
LV.- Esas campañas son muy buenas, hacen que la gente que no está familiarizada con la moda del hand-made se confie un poco y descubra productos de muy buena calidad y buenas ideas a buenos precios, la gente compra en mercadillos y puestos pero hay mucha más oferta en la red, te pone en contacto con artistas de otros sitios.
Hay que consumir productos artesanos porque además detras de cada uno de ellos hay una historia asociada y los artesanos los hacen con mucho cariño. También hay que quitar la idea de hecho a mano igual a “hippy- hippy”, como quien dice cutre o mal hecho, eso tiene que desaparecer, hay diseño de calidad y exclusivo.

 

 
Esta es su tienda, donde podréis descubrir las boniteces que se curran entre las dos hermanas y sus “pequeñas socias” (o sea, sus hijas…):
Y esta su fan-page en facebook para que veais todas lasactualizaciones de sus creaciones:
http://www.facebook.com/home.php#!/LaVerdeTraficoDeProductos