Ocho destinos de otoño para perdernos unos días

ocho-destinos-de-otoño

Por si vosotros también sois de organizar escapadas en cuanto juntáis unos días os traigo hoy 8 destinos de otoño para perdernos unos días, antes de que el frío invierno lo detenga todo y no apetezca separarse del radiador.

Una maleta pequeña, un calzado cómodo y ganas de dar buenos paseos, hacer largas sobremesas y descansar en sitios de esos que sorprenden a cualquier viajero.

Continuar leyendo “Ocho destinos de otoño para perdernos unos días”

Destinos atípicos para viajar en verano ¿por qué no?

viajar en verano

Esto de tener un blog tiene muchas ventajas y unos pocos inconvenientes, pocos, muy pocos. Una de sus grandes ventajas es que te permite soñar y hoy el post va de eso, de destinos con los que soñar para viajar en verano. Las próximas vacaciones, sin ir más lejos.

Nunca se sabe cuándo un sueño se puede volver realidad ¿no? ¡pues eso!

Continuar leyendo “Destinos atípicos para viajar en verano ¿por qué no?”

Viajar en familia a Londres, el British Museum

viajar en familia Londres

Varias veces hemos ido a Londres desde este blog y sin embargo no habíamos entrado en el British Museum así que hoy, ha llegado la hora de perdernos en él.

Si estáis pensando hacer una escapada a la capital británica, el British Museum es de esos sitios que hay que visitar, sí o sí y además la entrada es gratis ¡no se puede pedir más!

Hay muchas, muchas propuestas interesantes para hacer y ver en Londres. De hecho han sido dos las veces que ya hemos recorrido la ciudad desde este blog.

Continuar leyendo “Viajar en familia a Londres, el British Museum”

El acuario y la lonja de Santa Pola, excursiones sorprendentes

acuario lonja Santa Pola
Volvemos a irnos a la costa y volvemos a pasear junto al mar Mediterráneo, por sus playas y sus plazas. Hoy nos vamos a visitar el Acuario Municipal y la Lonja de Pescados de Santa Pola en Alicante y seguro que os voy a sorprender mucho más de lo que os imagináis a priori.

Cuando las administraciones ponen las cosas fáciles lo más inteligente es que lo aprovechemos.

En nuestra visita al Museo de la Sal de la que ya os hemos hablado y que nos dejó tan buen sabor de boca, nos enteramos de que nuestro guía nos podía llevar a recorrer el Acuario de Santa Pola.

En esta casa somos bastante aficionados a los acuarios, hemos visitado varias veces el de Madrid (porque nos pilla cerquita de casa y porque es muy interesante). Hemos recorrido el acuario de Lisboa y nos hemos sorprendido en el Oceanographic de Valencia, incluso tuvimos la suerte de comer en su restaurante.

Cuando además supimos que en esa misma visita al acuario, se incluía acceder a la lonja de pescado, algo que ya no está abierto al público en general y todo ello al mismo precio: gratis, pues no hubo que pensar nada más ¡allá que nos apuntamos los cuatro!

Una tarde llena de peces

acuario lonja Santa Pola

 

Y así fue, empezamos por la lonja del pescado donde se vende lo que por la mañana han recogido los barcos de la zona que no son pocos porque el puerto pesquero de Santa Pola es uno de los más activos del Mediterráneo.

Entramos en grupo, siguiendo a nuestro guía y después de unas breves explicaciones en el interior sobre lo que debíamos o no debíamos hacer una vez dentro y sobre lo que nos íbamos a encontrar.

La verdad es que fue muy interesante, incluso para los niños. Eso de ir viendo como pasaban por la cinta las cajas de pescados, de pulpos, de calamares y cómo iban marcándose los precios hasta que alguien se lo quedaba finalmente, nos pareció a todos muy curioso y entretenido.
De ahí salimos caminando hacia el acuario lo que dio pie a preguntar a nuestro guía sobre técnicas de pesca, sobre economía de la zona, incluso sobre gastronomía y platos típicos, un poco de todo y todo interesante.
acuario lonja Santa Pola

 

El acuario de Santa Pola tiene unas instalaciones pequeñas si las comparamos con otros grandes acuarios, es el más antiguo de la Comunidad Valenciana y se centra en mostrar parte de la fauna y flora marina de la zona mediterránea.

El agua de sus nueve grandes acuarios entra directamente del mar, de trata y se impulsa a los tanques donde se encuentran las especies marinas, la mayoría de ellas donadas por los pescadores de Santa Pola.

Quizás lo que más nos gustó de todo lo q pudimos ver fueron los huevos de tiburón casi a punto de eclosionar. A través de la fina membrana se podía ya adivinar las formas de lo que en unos días se
convertiría en una cría de tiburón.

 

acuario lonja Santa Pola

 

Si estáis pensando si les gustó a los niños, acertáis, a ellos les encantó descubrir al pez más anciano del acuario, ver los gusanos y los erizos de mar y sorprenderse con los huevos de tiburón.

Una de esas excursiones tranquilas para pasear despacio, para detenerse delante del acuario que a cada uno más le apetezca, para aprender a cuidar y a respetar nuestro entorno marino y para comentar entre todos a la salida.

El Museo de la Sal en Alicante, historia y ecología a pie de playa

Mediterráneo mar sal

Hoy os llevo a un museo muy peculiar
que hemos descubierto hace poco a pesar de que hemos pasado decenas de veces
por su puerta, se trata del Museo de la Sal de Santa Pola en Alicante y nos ha
encantado.

Por eso hoy vamos a estar cerca de la
playa pero sin pisarla mientras recorremos las salinas y las instalaciones de
este peculiar museo ¿os venís con nosotros?

No es un museo grande y por fuera no
es espectacular precisamente sin embargo por dentro está lleno de tesoros que
poco a poco vamos a ir descubriendo.
El Museo de la Sal organiza unas
magníficas visitas guiadas en las que un guía de la zona va desgranando la
historia de las salinas, va contando de donde viene la sal, qué propiedades
tiene, cuál es la mejor sal que podemos consumir, cómo se extrae del mar y
cuánto dura el proceso hasta que sale del agua y llega a nuestra mesa.
Las visitas guiadas son gratuitas y el
guía que os irá comentando todo esto y respondiendo a vuestras preguntas os
contagiará de su entusiasmo y hará que la curiosidad se os despierte a todos,
incluidos los más pequeños y eso ¡¡eso es genial!!

La sal de la vida

museo visitas gratis sal

Sí porque la relación de la sal con la
historia, con la economía y la población de la zona es innegable.

Las formas de trabajar, las industrias
que se ponen en funcionamiento en el entorno de las salinas hacen que los
pueblos se llenen de vida precisamente por eso, por la sal que extraen del mar.
Precisamente por eso las lecciones que
sobre ecologismo vais a recibir durante la visita son muy oportunas
, porque
todo está directamente relacionado. Si el mar se muere que acaba la sal, si se
agotan las algas si se contaminan las aguas, la catástrofe es inimaginable
desde todos los puntos de vista que podamos pensar.
De hecho, el Museo de la Sal de Santa
Pola se encuentra en un parque natural protegido por la legislación desde 1988.

Un parque natural que además está declarado como “Zona de Especial Importancia
para las Aves”, un parque natural que está incluido en la lista de las “Zonas
Húmedas de Europa y el Norte de África”.
La relación de las aves con las
salinas es imprescindible para ambas, ellas forman parte del proceso de
extracción de la sal y al mismo tiempo se alimentan de los microoganismos que
surgen y crecen en este entorno.

El parque tiene una extensión superior
a los dos mil cuatrocientos metros cuadrados y aunque no toda la extensión se
puede recorrer sí tiene un extenso paseo por el que merece mucho la pena
perderse un buen rato para buscar huellas de animales, reconocer plantas y
sorprenderse con la manera tradicional en la que aún hoy se extrae la sal del
agua del mar.

salinas parque natural aves

Cuando salgáis del museo os quedará
muy claro que no es lo mismo la sal común que compramos en el supermercado que
la sal marina y que puestos a elegir, quizás muy de vez en cuando podríamos
darnos el capricho de probar “la flor de sal”.
Cuando terminéis la visita sabréis las
bondades de la sal marina para la salud,
para nuestro sistema inmunitario, para
calmar la piel irritada e incluso la piel algo más seca o para patologías más
serias como la psoriasis o distintos tipos de eccemas.
Y sí, también os quedará muy, muy
claro que la sal del agua no es como el cloro que es recomendable quitarlo de
la piel cuanto antes, vamos que lo de la ducha de agua dulce después de un baño
en el mar casi mejor lo vamos dejando para cuando lleguemos a casa o al hotel.

Visitando las salinas

museo sal aprender visita gratis

Ya os digo que la visita a las salinas
de Santa Pola y a su Museo de la Sal
es muy recomendable y a nosotros nos gustó
muchísimo pero no son las únicas salinas que podéis visitar si andáis haciendo
turismo nacional.
El Mediterráneo tiene sus orillas
llenas de salinas, en Ibiza y Formentera podéis recorrer una reserva natural en
la que asombraros con la biodiversidad mediterránea mientras recorréis sus
famosas salinas.
También tenéis salinas convertidas en
parque natural en las lagunas de La Mata y Torrevieja, allí podréis recorrer la
peculiar “laguna rosa” y aprender cómo afecta la sal a la vegetación de la
zona.
En el Parque Natural del Delta del
Ebro
también tenéis salinas tradicionales en las que se siguen recogiendo
toneladas de sal de la forma tradicional, como se viene haciendo desde la
antigüedad.
Las salinas de Es Trenc o las de San
Pedro del Pinatar
, son dos lugares que en torno al Mediterráneo os procuran una
excursión diferente para hacer en familia, para que los niños aprendan más de
lo que imaginan sobre el medio ambiente, sobre la industria local y sobre lo
que podemos hacer para nuestra propia salud.
Planes divertidos para hacer juntos
que a veces nos sorprenden por lo cerca que los hemos tenido durante tanto
tiempo y a los que les habíamos prestado muy poca atención.

Siete ciudades europeas por las que perderse en Navidad

capitales europeas familia

Muchos aprovecháis estos días para
hacer una escapada a un capital europea para ver a la familia, para entregar la carta a Santa Claus en mano o para hacer
turismo y no me extraña porque muchas ciudades europeas se visten de gala en
Navidad.


Algunos vamos engordando la lista de
lugares que nos gustaría recorrer en Navidad o a los que nos encantaría volver
y quizás este sea el mejor momento de planificarlo, sino para este año pues
para el siguiente.

Hoy nos vamos virtualmente a algunas
de esas ciudades
, si el otro día os comentaba que Madrid huele a Navidad en
otro post, no podía dejar de visitar juntos algunas de esas ciudades europeas
que en Navidad tienen un algo especial.

Praga

turismo cultura Praga

Es de esas ciudades que merecen
siempre la pena
visitar y recorrer, sin prisa y descubriéndola en cada esquina,
en cada calle y en cada edificio.

Está cargada de historia y de vida, de
reinventarse a sí misma y de cultura, creatividad y fuerza, mucha fuerza.
En navidad es un destino perfecto
aunque evidentemente hay que ir bien abrigado pero no bien abrigado como aquí
en España, no… ¡bien abrigado para esos fríos europeos!

Venecia

Venecia turismo historia

Un cambio radical, es una ciudad únicaen cualquier época del año pero tengo la sensación de que visitar Venecia en
navidad es como hacer un paréntesis en el tiempo.

La belleza de la serenísima es
indiscutible
y en estas fechas aún más. ¡Ojito con el tema de la temperatura
que el frío húmedo veneciano se mete hasta los huesos! A ver si os vais a traer
un catarro apocalíptico como recuerdo.

Flandes

Flandes mercados Europa

De esas ciudades que está en mi lista
desde hace tiempo
y que después de leer a El Pachinko va escalando posiciones
¡qué ganas de descubrirla!

París

París Navidad Eurodisney

Cualquier motivo, excusa o momento es
perfecto para recorrer la ciudad de la luz.
Los parisinos tienen una de las ciudades más hermosas de Europa y lo saben y además esa fama de bordes y
estirados que tienen, debo reconocer después de la última vez que la visitamos,
parece que se han empeñado en ir perdiéndola y eso es siempre una buenísima
noticia.
París es más que Eurodisney pero si
podéis no elegir y sacar unos días para ambas “ciudades” no lo dudéis, lasnavidades son un momento mágico para meterse en un mundo irreal cargado de
fantasía y en el que casi cualquier cosa puede ser posible.

Berlín

Le tenemos muchísimas ganas a la
capital alemana y la verdad es que en navidades puede ser un momento perfecto para recorrerla y para descubrir algunas de sus tradiciones quizás más
desconocidas para nosotros.

Londres

Londres Europa diversión

¡Tiene tanto que ofrecer y es tan
divertida para ir con niños!

Las navidades pueden ser la excusa perfecta para recorrer Londres, sus calles, sus plazas y sus mercadillos
navideños. Entrar en alguna pequeña iglesia a escuchar villancicos puede ser
una de esas experiencias que los más pequeños se lleven grabada en la memoria.

Lisboa

Lisboa disfrutar cultura

La tenemos tan cerca que no la echamos
cuenta
y es una de esas ciudades acogedoras que siempre nos ofrece su mejor
cara y que en navidad se pone todavía más guapa.

Es genial poder desayunar unos pasteis
de Belem aprovechando que estamos en Navidad… aunque no estemos…

Bueno, ya veis que opciones hay muchísimas para salir de casa unos días, para descubrir las luces navideñas en otras calles que no son las nuestras y para comenzar nuevas tradiciones ¿por qué no?

Madrid huele a Navidad, ideas para disfrutar de la ciudad

navidad vacaciones cultura

Hoy no os propongo que os mováis si
vivís en Madrid o quizás os animéis a venir si no vivís aquí porque hoy os
hablo de lo bonita, apetecible, acogedora, divertida y sorprendente que se pone
la ciudad cuando llegan estas fechas.

Madrid brilla en Navidad y está cargada
de ideas y propuestas para disfrutarla en familia ¿os venís?

De lo clásico a lo nuevo

familia ocio cultura diversión

En Navidad la Plaza Mayor de Madrid es
una de esas citas obligadas para dar un paseo. Recorrer los puestos del
mercadillo que se monta en la plaza y comerse un bocata de calamares en alguno
de los bares más tradicionales de sus soportales.
Aunque en Madrid hay muchos más
mercadillos navideños que este del que te hablo, aquí mismo tienes otras cuatro propuestas más de mercadillos en Madrid que empiezan a funcionar cuando llega
la Navidad.
Da igual el frío que haga, desde la
Plaza Mayor se puede ir caminando a la chocolatería San Ginés para entrar en
calor con un delicioso chocolate con unos churros.
En Madrid tenéis un montón de museos para sorprender a grandes y pequeños. Museos más tradicionales como el Museo del Prado, en el que lo mejor es que seleccionéis algo y no pretendáis
recorrerlo entero y museos más innovadores, quizás pequeños pero también
atractivos como pasa con la Fundación Telefónica, justo detrás de Gran Vía.
Y exposiciones, no hay que olvidar que
en la ciudad hay unas salas de exposiciones con joyas como las muestras de las
hojas de contacto de los fotógrafos de la agencia Magnum que están en la Fundación Canal hasta el 5 de enero y que son un viaje a la historia de la
fotografía y del mundo al mismo tiempo, un viaje casi mágico para hacer con los
adolescentes que haya en casa. 

O la espectacular exposición sobre el universo de Harry Potter que dado el interés que ha despertado entre el público (a pesar del precio que tiene si va la familia completa) han ampliado fechas hasta principios de abril, así que estas navidades puede ser el momento perfecto para recorrerla y sorprenderse con cada detalle.

Navidad sorprendente

ciudad vacaciones cultura planes

Más allá de los mercadillos, los
museos y el chocolate con churros que está estupendo, tenemos Navimad que mezcla cine y gastronomía y tiene una pinta muy, muy atractiva para acercarnos
una tarde en familia y redescubrir grandes clásicos del cine en pantalla grande
para terminar probando alguna de sus propuestas gastronómicas.
Sin olvidarnos de que Madrid tiene
tablas, escenarios y espacios en los que los más pequeños pueden descubrir
magia, grandes historias y soñar despiertos.
Con un poco de previsión podréis pasar
una tarde llena de música viendo a Billy Elliot o cualquier otra posibilidad
que precise la edad de los más pequeños de la familia, por opciones de teatro infantil no será en esta ciudad.

Todas estas ideas hacen que Madrid se
renueve que cada día se ponga más guapa y nos guste más recorrerla.

Si tenéis que parar para reponer
fuerzas
ya hemos mencionado la San Ginés para desayunar o merendar como mandan
los cánones navideño-madrileños
Si la parada es más de hacer una
comida o una cena  a los niños les van a
encantar las pizzas que sirven en Kilómetros de Pizza, nosotros fuimos hace
unos meses y mis chicos están deseando volver, además es que están buenísimas.
O tenéis un entorno para casi todos
los gustos muy cerquita de la Biblioteca Nacional, del Museo Arqueológico y del
Museo de Cera, se llama Platea y en la planta de abajo tenéis un montón de
opciones para encontrar eso que nos apetece a cada uno y después podéis
sentaros todos en la misma mesa para comer juntos. Es muy sorprendente y muy
apetecible.

Madrid ya veis que está cargada de
grandes propuestas y no, no cierra por Navidad es más, Madrid huele a Navidad ¿te vienes a vernos?