No es el día de la madre, al menos no en mi país, no sé si en algún otro lo es pero da igual porque merece la pena que le echéis un vistazo a esto.
Siempre es un buen momento para sonreír viéndonos a nosotras mismas y seguro que en este texto os encontráis muchas de vosotras en muchas ocasiones.
Me lo mandó una amiga por mail y me he visto reflejada en dos momentos distintos de mi vida.

Primero como hija y después como madre y la verdad es que son suposiciones un tanto exageradas, sí, pero seguro que en más de una os veis reflejadas y lo que es mejor, seguro que os roban una sonrisa sino una carcajada.

Las hemos vivido como hijas y aunque dijimos que como madres no las diríamos o las haríamos al final hemos caído. Puede que no en todas pero sed sinceras, alguna vez habéis dicho alguna de estas frases.

Es cierto que a veces repetimos comportamientos y comentarios prácticamente sin darnos cuenta, debe ser que los hemos interiorizado sin darnos ni cuenta… gracias a nuestras madres, claro…

Gracias por todo, mami y sobre todo por la paciencia y el sentido del humor que derrocharon…. 😉

“Todo lo que siempre necesité saber, lo aprendí de mi madre:

madre solo hay una

-Mi madre me enseñó a APRECIAR UN TRABAJO BIEN HECHO: ” ¡Si os vais a matar, hacerlo afuera. Acabo de terminar de limpiar!’

 

-Mi madre me enseñó RELIGIÓN: ‘Reza para que esta mancha salga de la alfombra.’

 

-Mi madre me enseñó RAZONAMIENTO: “¡¡Porque yo lo digo, por eso… y punto!!’

-Mi madre me enseñó PREVISIÓN: “Asegúrate de que llevas ropa interior limpia, por si tienes un accidente.’

-Mi madre me enseñó IRONÍA: ‘Tú sigue llorando, veras como te doy una razón para que llores de verdad.’

-Mi madre me enseñó a ser AHORRATIVO:  ‘¡¡¡Guárdate las lágrimas para cuando yo me muera!!!’

-Mi madre me enseñó OSMOSIS:  ‘¡¡¡¡¡Cierra la boca y come!!!!!’

-Mi madre me enseñó CONTORSIONISMO:  ‘¡Mira la suciedad que tienes en la nuca, vuélvete!’

-Mi madre me enseñó FUERZA Y VOLUNTAD: ‘Te vas a quedar sentado hasta que te comas todo.’

-Mi madre me enseño METEOROLOGÍA:  ‘Parece que ha pasado un huracán por tu cuarto.’

-Mi madre me enseñó VERACIDAD:  ‘¡¡Te he dicho un millón de veces que no seas exagerado!!’

-Mi madre me enseñó MODIFICACIÓN DE PATRONES DEL COMPORTAMIENTO:  ‘¡¡¡Deja de actuar como tu padre!!!’

-Mi madre me enseñó habilidades como VENTRILOQUIA:  ‘No me rezongues, cállate y contéstame: ¿por que lo hiciste?’

-Mi madre me enseñó LENGUAJE ENCRIPTADO:  ‘No me, no me… que te, que te…’

-Mi madre me enseñó técnicas de ODONTOLOGÍA:  ‘¡¡¡Me vuelves a contestar y te estampo los dientes contra la pared!!!’

-Mi madre me enseñó GEOGRAFÍA DE ESPAÑA:  ‘¡Como sigáis así os voy a mandar a uno a Cádiz y al otro a La Coruña!’

-Mi madre me enseñó BIOLOGÍA:  ‘¡Tienes menos cerebro que un mosquito!’

-Mi madre me enseñó LÓGICA:  ‘Mamá, ¿qué hay de comer?” ¡COMIDA!’

-Mi madre me enseñó RECTITUD:  ‘¡¡Te voy a enderezar de un tortazo!!’

-Mi madre me enseñó que el género no es tan importante: “¡Ya te digo yo que ni por favor ni por favora!”

 

¡¡¡GRACIAS MAMA!!!
Madre solo hay una.”

Es que esto de la maternidad nos desarrolla enormes superpoderes y capacidades que ni imaginábamos que tuviéramos antes de ser madres ¿no os parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.