Como peces en el agua

Siempre que pienso en verano una de las imágenes inevitables y de las primeras que vienen a mi mente es la piscina. Jugar durante toda la tarde en el agua, nadar, echar carreras, inventar historias, hacer una pequeña pausa para la merienda y seguir jugando como peces en el agua. Es uno de los recuerdos más refrescantes y el sonido de tirarse a la piscina desde el bordillo es uno de los más divertidos y atrayentes del verano, al menos del mío…. y por lo que he podido ver este año: también del de mis hijos y del de los hijos de mis amigos…. Hay cosas que no cambian y la verdad ¡lo entiendo!

Buceando como pececillos…
Intentando descansar en “territorio enemigo”…
Las colchonetas son siempre un terreno perfecto para empezar nuevos juegos, para hacer grandes alianzas y sobre todo… para descansar un poco sin salir del agua.
Algunos lo de no salir del agua se lo toman muy-muy a pecho…
El “reposo del guerrero” sin dejar su territorio. Peparándose para la siguiente aventura por supuesto ¡¡¡en la piscina!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − uno =