Hoy es un día… complicado.
Por un lado tenemos piscina con los peques por la mañana, algo que forma parte de nuestra rutina desde hace años y que nos encanta.
Después tenemos una cita en la calle y no es la primera vez que acudimos (con peques y sin ellos) pero la verdad, me disgusta que la protesta se empiece también a colar en la rutina de mi familia y no porque no quiera ir sino por tener la necesidad de hacerlo.
No sé si me explico…

Estamos llegando a una situación en nuestro país que es insostenible y lo peor es que estamos diciendo esto mismo desde hace tres años, por lo menos…
Sólo este año, Cruz Roja tiene previsto repartir más de 33 millones de kilos y litros de alimentos entre las personas más desfavorecidas, pero no las de Burkhina Fasso o las de Congo o las del Sahel que verdareamente lo necesitan con urgencia. Esa cifra, ese volumen de alimentos, irá a nuestro vecino del segundo, a la amiga de nuestra madre, al hijo de la del kiosco de prensa que lleva en el paro más de un año y ya no tiene ni para comer…
Y eso pasa mientras que en el Congreso, nuestro gobierno aprueba destinar 18.000 millones de euros para pagar las deudas del Ministerio de Defensa, para pagar a las empresas armamentísticas a las que les han encargado aviones de combate y tanques…
Y eso ocurre a la par que se aprueba un gasto de 1 millón de euros para celebrar el día 12 de Octubre “la pascua militar o el día de las fuerzas armadas” o algo parecido… la verdad es que no sé exactamente como se define el desfile de las fuerzas armadas y los aviones haciendo vuelos rasante por la ciudad el día 12 de Octubre… pero tampoco lo voy a investigar porque ya estoy bastante enfadada.

Son sólo dos ejemplos que me empujan a volver a salir a la calle y apoyar a los que como yo pensamos que las prioridades tienen que ser otras, que este no es el camino que queremos caminar, que nos están empujando y nos estamos cansando de frenar ante el precipicio que queremos darle la vuelta a esta tortilla.
Algunos se olvidan de que el poder de la democracia está en el pueblo, en la calle, en los ciudadanos y unos se piensan que ya nadie les puede mover la silla y otros se piensan que no se puede hacer ya nada para moverles la silla.
Ambos están confundidos.
La prepotencia y la desfachatez, la poca vergüenza, el engaño y la avaricia se arrancan de cuajo con la movilidad de la mayoría.
Y en esas estamos hoy… ya os decía que era un día complicado pero ¡¡hay que estar!!

5 thoughts on “¡¡Hay Que Estar!!”

  1. Totalmente de acuerdo contigo Pilar. No podemos quedarnos mirando pasivamente cómo nos quitan nuestros derechos ¿Qué país les vamos a dejar a nuestros hijos?

    1. Está claro david que la información hay que buscarla en otras fuentes y no en los grandes medios de comunicación, además algunos están tan definidos como perdida su credibilidad.
      Gracias por pasar por aquí, por cierto, tengo pendiente colgar una entrevista muy buena y muy larga… 😉
      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.