#MamásPluriempleadas: Mamá Investigadora

Seguimos con la sección de #MamásPluriempleadas porque aunque parezca increíble, las mamás tenemos tiempo para tooooodas
estas cosas y eso que sí, los días de estas mamás también tienen veinticuatro
horas, como los nuestros ¿no es increíble?
Hoy hablamos con un tipo de mamá en
peligro de extinción en este país… sí, sin exagerar… hablamos con María, una #MamáInvestigadora.
Sí, para todas es complicado y para una
mamá investigadora… la realidad, no es una excepción….

Hola, me llamo María, tengo 32 años, soy
Doctora en Ciencias matemáticas, hablo cuatro idiomas porque he vivido en
cuatro países distintos… estudié la carrera de violín y además toco la batería.
Me encanta escuchar todo tipo de música, adoro viajar y explorar cualquier rincón
del planeta, me gusta leer (pero lectura de las de pensar no solo de las de
entretener…).
Y por supuesto, ahora, mi última
novedad: mi hija Lúa, es la que
se encarga de organizarme el tiempo…
TMP.- Normalmente
no solemos conocer a muchas mujeres investigadoras ¿qué es lo que hace una
investigadora? y no vale que me digas que 
“investigar” porque tiene pinta de que es algo más complicado, duro y
quizás un proceso muy largo… ¿no?
M.- Pues en esencia nos dedicamos a
observar, pensar y experimentar. Yo me dedico a la biología matemática, en
concreto a los modelos que tratan de reproducir ciertos comportamientos que
podemos observar en los insectos. Es fascinante cómo las hormigas, con un cerebro
tan pequeño, son capaces de realizar caminos mínimos (geodésicas) entre el
hormiguero y la comida. Cuando conseguimos modelizar este sistema somos
capaces de extraer los requisitos mínimos para reproducir este comportamiento y
extrapolarlo a un sin fin de aplicaciones: redes de ordenadores, redes de
transporte,…
TMP.- Y a las dificultades propias de
esta ocupación, desde hace pocos meses le sumamos el nuevo cargo de madre en el
que te has embarcado >¿cómo compaginas ambos mundos, la maternidad y la investigación?
M.- Pues todavía no los compagino porque
estoy de baja. Pero bueno, alguna cosilla sí voy haciendo, poco a poco, porque
he decidido dedicar mi baja a Lúa al 100%. En cualquier caso, con una buena
organización todo es posible. Cuando me incorpore, lo haré con jornada parcial
para poder seguir disfrutando de la peque. Y bueno, la parte positiva es que mi
cabeza se viene conmigo a todas partes, así que, siempre se puede dar alguna
que otra vuelta a los problemas mientras se realizan otras actividades. Ya
sabes, trabajo en paralelo.
TMP.- Hablar de investigación en
España… parece totalmente un oximoron ¿es cierto?¿qué está pasando con la
investigación y los  investigadores en
este país?
M.-Pues pasa que nos quedamos a la cola
del mundo. Actualmente, a pesar de que el Gobierno pretende basar la economía
en el I+D+i, la realidad nos dice que vamos en sentido contrario: se ha
recortado el presupuesto en los últimos 3 años en un 30%, no hay practicamente
becas, la universidad pública se queda sin financiación, el CSIC no tiene
casi dinero para poder afrontar los gastos de personal,… Y en cuanto a
los investigadores, pues se están yendo a otros países donde la situación
es un poco mejor. Vamos, la famosa fuga de cerebros es una realidad.
TMP.- Supongamos que dependiera de tí
¿qué ideas se te ocurren para cambiar este rumbo?¿y por qué?
M.- Pues la respuesta es bien sencilla:
INVERTIR en Ciencia, porque es la mejor inversión (que no gasto) que podemos
hacer para poder llevar a cabo una política económica
“largoplacista”. El problema de nuestro país es que no pensamos a
largo plazo y esto, en el mundo de la Ciencia, nos conduce a un fracaso
garantizado. Hay proyectos que requieren años de trabajo para poder obtener los
resultados. Si la financiación desaparece a la mitad, tiraremos por la
borda todo el trabajo realizado.

2 opiniones en “#MamásPluriempleadas: Mamá Investigadora”

  1. ¡Que interesante! No conocía a esta mama. Ser investigador tiene su parte buena y mala. La buena creo que es la flexibilidad que podemos disfrutar muchas veces y que ayuda mucho a la conciliación, al menos en mi caso. Y la negativa que el trabajo no tiene fin y te acompaña allá donde vayas creo. No conocía a nadie trabajando en este ámbito, me ha encantado leer sobre ello. Un beso a las dos

    1. Vaya pues me alegro de tener a otra mamá de este "gremio" por aquí… La verdad es que es una ocupación tan dura como vocacional según nos contaba María.
      Me alegro de que te haya gustado la entrevista!!
      Bss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 − 3 =