Este mes
viene al blog una nueva #MamáPluriempleada de esas que tienen una ocupación de
lo más inusual. Sí, no todos los días tenemos el gusto y la suerte de charlar
con una #MamáFísica concretamente una #MamáAstrofísica y también #MamáGeofísica
sí, ella es así ¿por qué especializarse sólo en una?

¿Cómo se os
ha quedado el cuerpo?
Se llama
Almudena y trabaja en el Instituto Geográfico Nacional, encuentra tiempo para
los suyos y para su trabajo, hace malabarismos… lo normal en esto de la
maternidad.

Os va a
gustar y os va a sorprender todo lo que
Almudena nos ha contado en la siguiente entrevista.
Aquí la tenéis…

TMP.- El secreto de tu éxito para seguir
viva ¿cómo te organizas como #MamáPluriempleada que eres?
Almudena Gomis.- Pues la
verdad es que no sé qué decirte. Siempre he sido muy desastre, organizativamente hablando.
Y como eso no voy a lograr cambiarlo a estas alturas de la vida, lo que he
desarrollado es una gran capacidad de improvisación. Y sé que no es la mejor
manera de proceder, pero es la única que me sale bien. Lo único que debo tener
claro al empezar la semana es saber qué compromisos tengo por delante para
poder ajustar las horas de trabajo desde el principio. Tengo mucha suerte
porque mi padre me echa una mano yendo a recoger a la peque a la guarde algunos
días y eso me ayuda a organizarme. Además mi trabajo tiene un horario bastante
flexible, lo que es un lujazo. Y por supuesto el papá de la criatura también es
parte activa de la vida familiar. Así que, en resumen: improvisación, horario
flexible, abuelo y papá.
TMP.- Tenemos
pocas #MamásGeofísicas por aquí.. jejeje.. así que lo mejor es que nos cuentes
en qué consiste tu trabajo para que podamos ubicarnos un poco mejor
A.G.– Bueno, de
formación soy física. Me especialicé en astrofísica, pero luego pensé que era
mejor empezar por conocer la tierra en vez del cielo e hice la especialidad de
geofísica, que es a lo que finalmente me dedico: trabajo en una unidad de
Vigilancia Volcánica
Nuestra labor es seguir el comportamiento de la zona
volcánica de las Islas Canarias (lo que se denomina “monitoreo”) y ser capaces de
interpretar los cambios que se produzcan en ellas, para poder determinar si hay
un proceso magmático en marcha o no, y si hay posibilidad de una erupción o no.
Cuando empecé en esto (encantada de la vida, porque trabajar en lo que te gusta
es un regalo, y más siendo en tu propia ciudad) no tenía yo muy claro si
llegaría a ver una erupción, porque aunque las Islas Canarias no están paradas,
volcánicamente hablando, no suelen registrar mucha actividad. Hay estadísticas
que dicen que cada 40 años aproximadamente hay una erupción en la zona. Por
aquel entonces, la última había sido la del Teneguía (en la isla de La Palma)
en 1971, y mira tú por donde, justo 40 años después, en 2011, El Hierro nos
regaló una estupenda erupción submarina.
Lo vivimos muy intensamente y fue muy
buena oportunidad para recoger muchos datos y poder seguir aprendiendo. Aunque
yo estaba en el primer trimestre de mi embarazo cuando empezó todo y no pisé la
isla en ningún momento porque mi jefa no quería someterme a más tensión de la
que ya tenía yo aquí, lo cual se agradece. Por una parte me da mucha pena, pero
no cambio a mi pequeño Mollete por el trabajo, ni loca.

¡¡Impresionantes imágenes!!

TMP.- Eso de
que el dinero es escaso pero el tiempo te permite seguir viva a la hora de
compaginar vida laboral y familiar es algo que nos pasa a muchas ¿tus
compañeros (chicos) también notas que lo viven así?
A.G.– No somos
muchos, la verdad. Es un grupo pequeño y somos todos gente joven. Los chicos
que tenemos y que son padres también lo aprecian así. Son padres entregados,
inmersos en tareas familiares como cualquier madre, y se dan cuenta también de
la suerte que tenemos de que nuestro horarios nos permita organizarnos como
mejor nos venga para sacar adelante a la familia. No sé si esto es
representativo de la sociedad en que vivimos (que me parece a mí que no) o es
que tenemos mucha suerte con los hombres de este grupo.
TMP.-
Obviamente, Almu, me tengo que aprovechar de que estés aquí para que nos
cuentes más o menos lo que está pasando en la isla de El Hierro. Es la primera
vez que sé de una isla que está “creciendo”.. jejeje
A.G.– Pues te voy a
decir que cuando hay una isla de origen volcánico en una zona donde puede haber
erupciones es normal que la isla crezca y luego se deshinche de nuevo. Ten en
cuenta que en las zonas volcánicas hay magma que se está moviendo por debajo de
la corteza terrestre, para un lado y para el otro, y todos esos movimientos se
reflejan en superficie. Imagínate cuando los niños se esconden debajo del
edredón para que no los veas. Allí donde están, el edredón sube para arriba. Si
se mueve a otra zona de la cama, lo que antes había subido, baja. Pues eso es
lo que sucede. Las Islas Canarias están en una zona donde de vez en cuando el
magma se cuela bajo la corteza, y este no para de moverse. Nosotros podemos ver
cómo se deforma la superficie de las islas gracias a técnicas geodésicas, lo
que nos da indicaciones, juntos con otras técnicas (como la sismología, la
geoquímica, el magnetismo o la gravimetría) de qué está pasando en la zona. El
magma se mueve y busca un sitio para salir, pero no es tan fácil que lo
consiga. 
En la isla de El Hierro encontró una zona más frágil por la que
abrirse camino y salió en una zona de mar. Tengo que decir que a mí me dio pena
que no se viera la erupción. No quiero decir que ojalá hubiera salido en tierra
porque eso conlleva más riesgos para la población, pero una vez iniciado el
proceso eruptivo lo ideal hubiera sido que el volcán llegara a verse, emergiera
del agua, porque eso habría traído turistas y hubiera ayudado a los habitantes
de la zona a recuperarse de las pérdidas económicas que les trajo todo el
proceso eruptivo. No olvidemos que El Hierro es una isla preciosa y tiene unas
aguas fantásticas para practicar submarinismo. Y de ello viven muchas familias
de la zona. Todo eso se fue al garete mientras duró todo el proceso eruptivo.
TMP.- ¿Qué te
parecen como madre y como profesional las películas de catástrofes naturales,
de volcanes y terremotos y esas cosas?
A.G.– ¡Menudo punto
que tocas! Tengo que reconocer que no me gusta ver ese tipo de películas porque
suelen estar llenas de imprecisiones, falsedades ¡¡¡y fantasmadas!!! Si quieres
pasar un buen rato, pues oye, depende de tus gustos. Pero científicamente
hablando… ¡¡son malísimas!! De verdad que he hecho un gran esfuerzo en pensar
una de estas películas que merezca la pena… y no me viene a la cabeza… Si
tengo que elegir, me quedo con la serie Big Ban Theory. Dentro de que es una
serie de humor dicen cosas mucho más sensatas que ese tipo de películas.
Como madre,
yo no sé si querría que mis hijos las vieran. Pero quizá por mi propia
experiencia personal, porque cuando yo era pequeña me angustiaban mucho estas
cosas…
No me digáis que no habéis aprendido un montón de esta #MamáPluriempleada que vigila que no nos pegue muchos sustos la tierra y sus movimientos  y por cierto… ¡¡muy de acuerdo con lo de las películas catastróficas!! ¿qué necesidad habrá digo yo?

4 thoughts on “#MamáPluriempleada : #MamáGeofísica Atenta a los Volcanes”

  1. Me ha encantado lo de las películas y The Big Bang Theory! es la única serie en la que lo poco que se ha acercado a lo que yo conozco de física (soy química) me ha parecido lógico! Fantástica entrevista, sí señora!

    1. ¡Qué dices Almudena! Ha sido un placer conocerte y conocer un poco más tu trabajo, para las que no tenemos ni idea del tema es muy interesante.
      ¡¡Mil gracias a tí por tu generosidad y tu tiempo!!
      ¡¡Un besote enoorme!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.