#ViernesCanción Sobre el Escenario

música clásica violín malikian todomundopeques
Claro.. si no tiene un violín en las manos no le reconocéis..

Música con la que disfrutar y con la que dejarse sorprender.

Música de la que no te deja indiferente.
Música de la que te coge de la mano y te lleva a otros mundos, a otras épocas, a otras emociones distintas a las que tenías cuando empezaste a escuchar esta música.
Música que te sobrecoge, que te aprieta, que te estruja y que te hace disfrutar hasta la emoción.
Esa música… 
Esa la hace un músico…
Y yo le he visto varias veces en directo, una chica con suerte, lo sé.
Y espero verle muchas más veces.
¿Le conocéis?
Yo os lo presento, este chico de los rizos se llama Ara y es músico.
Perdón… ¡¡un musicazo!!
¡¡Os va a encantar escucharle!!

Ara Malikian, es sin duda uno de los violinistas más destacados del panorama musical a nivel mundial. Este señor, se hace más de 450 funciones anuales en más de 40 países y os aseguro que sus funciones no son especialmente “tranquilas”. No le veréis sentado tocando el violín.
Hace música con mucha energía ¡¡toda!!
Tiene más de 40 discos grabados y ha creado su propia orquesta “La Orquesta en el Tejado” como el violinista que debe título a aquella película que seguro que habéis visto todos…
Os dejo precisamente un vídeo de una de las actuaciones de Malikian y “La Orquesta en el Tejado” como aperitivo… hasta que vayáis a verlos en directo y disfrutéis con su música en vivo.


Malikian ha creado numerosos espectáculos, algunos de ellos para niños, como el de “Mis Primeras Cuatro Estaciones” que a mis hijos y a sus amigos, directamente les encantó.
Hace poco le vimos tocando con el grupo “Los Secretos” como siempre nos encantó, pero cuando más nos reímos sin duda fue cuando le vimos y le escuchamos en “Pagagnini” un espectáculo que ha montado con los descarados, creativos, ingeniosos y ácidos miembros de “Yllana”.
De lo más recomendable para levantar el ánimo y disfrutar de la música clásica desde una perspectiva que no nos esperábamos, la verdad.
Lo de ver a un violinista, escucharle… y que se te salten las lágrimas de la risa por lo que te están contando y cómo te lo están contando.. ¡¡es genial!!
Os dejo un pequeño fragmento… pero sí… ¡¡¡tenéis que verle en un teatro, palabrita!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × dos =