Érase Un Vez… Una Party (III)

Ya no os digo nada que sé a lo que venís…jejeje
Por recapitular:
Esta es la Primera Parte de la PartyEsta otra es la Segunda Parte de la Party
y…
… hoy toca la Tercera Parte de la Party ¡¡qué no la última que aún me queda mucha tela que cortar!!

fairies hadas fiesta malas madres
Princesas y hadas como estas había a montones en la Party… os lo digo yo.

(III)

Se
acercaba el día D y la hora H.
Los
modelos empezaron a cuadrar y las modelos a entrar en ellos, casi todas.. la mayoría.. yo no pero esa es otra historia.
Las
hadas estaban de los nervios, porque las hadas también se ponen de los nervios.
Quien
más quien menos iba buscando alojamiento en la aldea, en algún palacio/hotel
con encanto a la altura del glamour de la hada en cuestión o en la morada de alguna otra hada, el caso es que se
acercaba el día de la fiesta.
Fauna,
Flora y Primavera estaban que se salían para arriba y para abajo con sus trajes
de gala y sus alas llenas hasta las trancas de purpurina. Sí, las hadas son muy
de brilli-brilli, esto es una verdad irrefutable de esas.
Menos
mal que el Mago Cybex no las dejaba solas ni a sol ni a sombra, tratando de estar a
la altura de las circunstancias a pesar de que esto es más difícil al ser un hombre…
Primavera: ¡¡Ya está!! Se acabó… – dijo
resoplando y dejándose caer sobre una de las camas con dosel que habían puesto
justo a la entrada de la terraza de la fiesta… unas camas monísimas que estaban
diciendo “túmbaaaate… túúúúúúmbate”.
Flora: Yo ya no puedo con mi alma y aún no
hemos empezado la fiesta…
Fauna: Amigas… esto se arregla con un poco de
ambrosía para entonarnos…
Y
se prepararon un copazo de esos que levantan el ánimo, las hadas le llaman
ambrosía, para las mortales se conoce como “pelotazo” y si las mortales son
cool obviamente estamos hablando de un buen GT como mandan los cánones.
Se
tomaron uno de esos con los pies apoyados sobre una mesa baja mientras los
pequeños gnomos colocaban luces y las elfas ponían unas delicias de gominolas
en un rincón, unas cajas llenas de boniteces en otro y así hasta el infinito y
más allá.
Y
casi sin darse cuenta, empezó la fiesta.
Empezaron
a llegar las madrugadoras… siempre tiene que haber alguien puntual, en todas
las reuniones, hasta en los aquelarres, esto es así.
Cada
una más espectacular, cada una más sexy, más guapa, más bella, más sofisticada. 
Cada hada más brillante que nunca, con el brillo en los ojos de la emoción por
encontrar a tanta amiga junta y porque se les había metido algo de rimmel por
falta de práctica.. ¡qué de todo hay en el mundo de las hadas!
Todas
con la sonrisa pintada y con ganas de achucharse, bueno… algunas primero de
conocerse en persona más que nada para saber a quién estaban achuchando…
Empezaron
las miradas, las sonrisas, las presentaciones.
Como
las tres hadas y el mago son además de guapos inteligentes, hicieron unos
collares remonérrimos para que las hadas se los colocaran al cuello, con el
nombre de cada una, el de verdad y el que usaban en “elpatio”. No hubiera
pasado nada si el nombre “no oficial” o sea el que usaban en “elpatio” hubiera
tenido un tamaño de letra algo mayor… porque según iba transcurriendo la
fiesta, las hadas tenían más dificultad en descubrirlo en los collares de sus
compañeras de parranda… por la luz, no vayáis a pensar que era por el exceso de
ambrosía/GTs/lo que sea. Las hadas son muy.. muy.. muy.. comedidas.

Incluso
el hada Descar’Hada que se tomó tres copillas de una especial llamada “vino
blanco” y andaba charlando animadamente, entre risas y algarabías con diestra y
siniestra … bueno, siniestra poca la verdad.

8 opiniones en “Érase Un Vez… Una Party (III)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 12 =