¡¡Ha vuelto la genial idea de Marta!!
¡¡Y allá que voy yo de cabeza!!

Y las palabras de hoy son: húmedo, suerte, cordón… a ver qué os parece a vosotras el relato que me ha salido… de corazón, espero que os guste…

Ya está. Había terminado.

Su pelo seguía estando húmedo a pesar de la toalla, pero sentía
que todo había merecido la pena. Su chico la miraba sonriendo, como si la viera
por primera vez y con los ojos también húmedos y ella estaba pletórica.
Cansada, dolorida pero feliz. Lo había conseguido. Había tenido la tremenda suerte de cortar ella el cordón que durante nueve meses le había unido a su
hijo, al que ahora tenía entre los brazos, al que acariciaba, besaba y miraba
como si le conociera de toda la vida y por otra parte como si fuera algo
increíble, algo intangible, un milagro que estuviera allí, precisamente en sus
brazos. Una lágrima de felicidad rodaba por su mejilla. Todo lo que quería
estaba en esa pequeña piscina en medio del salón.

Esto debía ser la felicidad o por lo menos, lo más parecido que
había conocido hasta entonces.

2 thoughts on “La Felicidad Era Esto”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + doce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.