Querida Peluquera:

Querida peluquera que me destrozaste el pelo el pasado sábado:
Querida mía.
Me dirijo a tí a través de esta carta-post para explicarte un par de cosillas y sobre todo para desahogarme por todo lo que no me atreví a decirte in situ… una en el fondo tiene su pudor, ¡qué le vamos a hacer!

Yo entiendo que a veces las clientas pedimos que nos cortes el pelo y ya de paso que nos hagas parecer a la Schiffer y claro.. pues milagros como que no está el tema para hacerlos, así.. a la primera que pasa.
Peeero… si te pido por favor un corte “bob” larguito y tu me dices que sabes lo que es pues yo te creo.
Si te pido por favor que las puntas delanteras, las que van junto a la cara, las que se ven cuando me miro al espejo (¿te situas?), lleguen a los hombros y tú me dices que sí pues yo te creo.
Si te señalo amablemente que no me apetece llevar la nuca al descubierto y tú me dices que de acuerdo pues yo te creo.

Esto es un corte “bob” para mi gusto corto.. ¿está bastante claro?

Claro que, cuando sueltas las tijeras y:
  1. No me has hecho un bob, me has cortado el pelo a tazón y te has quedado más ancha que pancha
  2. Las puntas delanteras quedan flotando justo donde acaba el óvalo facial (que lo mismo a la vista de los acontecimientos no tienes ni repajolera idea de lo que es, espera que te traduzco: la cara, ¿ya te ubicas?) O sea que se me ve un cuello estupendo, todo sea dicho. Y entre los dos espantajo que me has dejado junto a la cara y el resto de mi pelo, hay una diferencia HORIZONTAL de unos cinco centímetros… y aquí paz y después gloria…
  3. La nuca la llevo al descubierto porque a tí se te puso en la punta de la… nariz porque doy por hecho que sabes donde esta la nuca… lo mismo doy demasiadas cosas por hecho, eso puede ser.
Vamos que me dijiste a todo que sí para que me callara mientras me contabas (mirando por el escaparate…) lo bien que había hecho eligiendo ese corte, lo largo que tenías tu el pelo antes de cortártelo y por supuesto, que necesitaba un serum de queratina que tenías a la venta y que me vendría muy bien porque tenía el pelo muy, muy seco.
Es evidente querida peluquera de centro comercial pequeño de la zona sur de la comunidad de Madrid que ni “jartita de vino” me vuelvo a poner en tus manos porque en esto de los pelos, es mejor decirle la verdad a la clienta y si no tenías ni guarra idea de como se hace un bob pues ¿¿pá qué te metes, cenutria??
Si el que me obligaras a plegarme sobre mí misma como si me fueran a poner la epidural de nuevo, para secarme el pelo cabeza abajo en el sillón frente al espejo, ya me hizo pensar en que no era lo más adecuado para una peluquería con sillones de masaje en el lavacabezas. 
Algo no encaja entre tú y lo que se supone que es o pretender ser la peluquería en la que trabajas, hermosa.

Esto era lo que yo pedía..
no se parece en nada a lo que me hiciste, querida peluquera..

Bueno, que nada que te dejo, que bastante tienes tú con lo tuyo y que a mí el pelo me crece.
Por si te quedó alguna duda no es que se me olvidara o no me diera cuenta de que me fui sin dejarte propina… no, no fue un descuido… ya tú sabes..
¡¡Cuídate maja, que al menos lo mío tiene arreglo!!
Una clienta a la que le diste el sábado.

30 opiniones en “Querida Peluquera:”

  1. A mi me va mejor cuando, en la soledad de mi cuarto de baño, me pliego sobre mi misma y me tajo yo con la tijera…te lo juro!!! suerte de tener una melena larga rizada y que si me lo descalabro no se nota….pero es que cada vez que voy a la pelu, y pido la melena en PICO y recalco…el PICO lo más marcado posible…salgo con una ligera curvatura….tan ligera tan ligera, que solo se ve cuando tengo el pelo mojado…a saber, cuando se me seca, todos los rizos tienen el mismo tamaño. Ains….lo mismo cuando dan el título de peluquería les obsequian con un par de tapones para no escucharnos…
    Lo que tu dices…lo tuyo crece

  2. Lo ue no me cabe en la cabeza, es que no le digas nada a ella, y aquí la pongas pringando. Solo contagiando mal rollo a la gente. Está muy bien que no quieras ir más, esa es parte de tu responsabilidad. Podías presentar hoja de reclamaciones como dijo antes otra chica, es una manera de que se pongan las pilas, las peluqueras en general que no lo toman en serio. Pero ponerte aquí a insultar y generar mal rollo en otras personas, la verdad….me parece horroroso

  3. Dicen que en esta vida, toda mujer tiene que dar con su dentista, su ginecólogo y su peluquera perfectos. Tengo la suerte que tengo a los 3, y no me toca otro que no sean ellos. Búscate a una peluquera que te entienda, que conozca tu pelo después de lavarlo en casa, y a esa qe le vayan dando fuego!

  4. Por cosas así llevo yo el pelo al estilo Pantoja desde los 13 años y no piso una peluquería desde mi boda en 2011. Que no te puedes fiar, que yo no conozco peluquera que haga lo que se le pide y no lo que a ella le sale del moño. Que yo he entrado a que me saneen las puntas y he salido con 25 centímetros menos de melena (sin exagerar). Y este año pensaba pedir una sesión de peluquería para mi cumpleaños, en octubre,pero viendo tu experiencia ¡lo voy a quitar de mi lista!

    1. Jajajaja.. seguro que las hay que hacen caso a la primera y sin condiciones pero sí, a mí también me está costando encontrarla… aiiinnss…
      De todos modos no todo son tijeras, mira a ver si te pides un tratamiento hidratante para esa melenaza que seguro que lo disfrutas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − dieciseis =