Supongo que como es mi ciudad le hago menos
caso. Si las cosas que se organizan en Madrid, la tuviera en Oporto, en París o
en Sevilla, me parecería que son ciudades en las que da gusto estar. Ciudades
para vivirlas.No os voy a contar tooooooodo lo que hay que
mejorar en mi ciudad. Hoy os cuento sólo un poco de lo bien que se puede estar
y la cantidad de actividades que se pueden disfrutar en un escaso fin de semana
en la capital.



Empezamos con energía y a los pocos minutos
de que abriera llegábamos al Mercado de Motores. Ya habéis oído hablar de esta
actividad de carácter mensual que se organiza en el Museo del Ferrocarril. Esta
fue nuestra segunda visita y seguro que no será la última. 

Jugando entre los trenes en un mercado mágico…

Paseamos por los andenes,
curioseamos entre los puestos, alucinamos con la creatividad de los
artistas-artesanos que se reúnen allí, recordamos modas y momentos entre los
puestos de los particulares, disfrutamos con la limonada más “lilu” del momento
y por supuesto, lo mejor, por fin pude pegarle un achuchón en vivo y en directo
a “La Retalera” que tenía un stand con las preciosidades habituales que
recopila y vende en forma de telas. ¡¡Qué pena que no sepa coser casi ni un
botón porque son para comprárselas todas!! Además de que ella es un encanto en
lo virtual y en lo real ¡¡auténtica!! Aunque ella sabe que en mi corazón, Lola (y sus historias) la lleva la delantera…

Un momento para tomar algo, para descansar y escuchar buena música…

Una mañana preciosa en la que por supuesto, redescubrimos libros preciosos e incluso reaparecieron antiguas amigas, una mañana en la que sacamos tiempo incluso para montar en tren… de lo más apropiado en un entorno
como este, claro.

Viajes entre libros…
Viajes en el tiempo…

El domingo no hizo falta que nos despertáramos
tan tempranito. 
A las 12.30h nos esperaban en Platea, en pleno centro de
Madrid, frente a los jardines del Descubrimiento. Ir en coche por Castellana e
ir recorriendo los edificios con ElMayor, comentando su origen, lo que eran en
un principio, lo que son ahora,… un paseo de lo más entretenido que nos hizo
ver a los adultos lo mucho y bueno que tiene esta ciudad, la mires por donde la
mires.

Platea fue toda una sorpresa. Es un espacio
diferente, apetecible, novedoso y a pesar de las tremendas dimensiones, de lo
más acogedor. No es sólo un establecimiento, sólo un restaurante, sólo
un sitio de picoteo… es todo eso y además es un lugar de esos mágicos con
distintos ambientes para distintos momentos, tiene un aforo para más de 1.000
personas así que imaginaos la cantidad de opciones que ofrece.

Sólo un trocito de esta inmensa Platea..

Los peques estuvieron en un taller de
StopMotion y se lo pasaron pipa durante hora y media poniendo a prueba a los
monitores que trataban de canalizar su creatividad y sus ganas de aprenderlo
todo. Para los peques más peques, había otro taller de plastilina en el que
recrearon una fruta, cada uno a su modo y con su forma de ver la realidad… Mientras
tanto, algunos papás nos tomábamos un aperitivo mientras charlábamos
tranquilamente en uno de los rincones más tranquilos de este establecimiento.

Estos talleres se van a desarrollar todos los
domingos de otoño y además con una buena causa, los fondos que se recauden se
van a dirigir a los proyectos que desarrolla la Fundación VOCES, organización
que trabaja contra la pobreza apoyándose en la educación, la cultura y la
creatividad. Organizan actividades artísticas y lúdicas con niños para que
estos puedan mejorar su autoestima y su socialización. 
¿No os parece un plan
redondo? 
Por un lado colaborar con las causas en las que se implican en VOCES,
por otro hacer que vuestros peques pasen un rato delicioso, entretenido y de lo
más creativo y ya de paso… que los adultos tengan un ratito para relajarse en
un entorno magnífico. No sé, como plan de domingo otoñal me parece de esos que
merece la pena no perderse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.