Sí, sé que no os lo vais a creer pero
hay cosas que desconozco.
¡Increíble! ¿verdad?
Bueno, pues es así.
Ni como mujer, ni como madre, ni como bloguera, ni
como tuitera. No las sé, sencillamente las desconozco. Son pocas, es cierto
pero están ahí…
Así que he pensado que sobre aquellas pocas cosas que
desconozco y esas otras que me hacen dudar a veces, voy a consultar a las
expertas. Sí, he escrito expertas y habéis leído expertas.
Puede haber temas que desconozca una
mujer-madre-bloguera-tuitera, son asuntos que sólo sabrá exponer y explicar
otra u otras mujeres-madres-blogueras-tuiteras y si ellas también lo
desconocen, entonces es que el asunto no existe o no tiene la menor importancia
que para efectos prácticos es exactamente lo mismo.
Y hoy yo iba a hablar con tres “expertas” en
familias numerosas, pero de momento me quedo con la pedazo de explicación que
se ha currado una de ellas para dejarme el concepto bien clarito… ¡¡no perdérsela
que es de esas que sientan cátedra!!

A ver, a mí el concepto de familia numerosa se me
escapa. 
Soy hija única desde que nací, tengo dos churumbeles y
no pienso tener ni uno más y además el SantoPadre también es único e
inimitable. 
Conclusión ¿cómo puedo yo hablar de las familias numerosas con
conocimiento de causa?
Obviamente no, yo no puedo.
Pero le paso un mail a mi amiga Verónica que es una TriMadre como la copa de un pino, a la tierra
de las flores, de la luz y del amor con la cuestión y ella… ¡¡se curra
tooooodo este post ella solita!!¡¡Olé, lo que es tener las ideas bien claras y
querer y saber compartirlas!!¡¡Gracias solete!!
¿Qué significa para ti en estos
momentos ser una familia numerosa y cuáles son sus ventajas e inconvenientes?
“Bueno, Pilar, ya me conoces… Has osado
hacerme una pregunta y no me has limitado el espacio, así que aquí sale mi vena
jurista, y me dedico a diseccionarla para estudiar cada una de las hipótesis.
¡Allá voy!
Cuando te refiere a “estos momentos”
puedo entender que aludes a dos planos o realidades.
Si hablamos de mí, de lo que
significa ser madre de tres retoños en esto momento de mi vida, tengo que
referirme a dos aspectos: el tiempo y la responsabilidad.
– Respecto al tiempo, o más
bien a la falta de tiempo, creo que no hay que hacer ningún esfuerzo mental
para entender que una madre de tres niños pequeños, uno de los cuales es
todavía bebé, tiene un gran déficit de tiempo. Pero ¡ojo!, no de tiempo libre o
de ocio, ¡eso ya es una entelequia!. Yo me refiero a la escasez de tiempo para
atender debidamente todas mis obligaciones o tareas. Quizá es que yo soy
demasiado exigente conmigo misma, pero una gran desventaja para mí de ser madre
de una familia numerosa es la permanente sensación de que no dedicas a cada uno
de tus hijos la atención individual que merece. Te pasas el día corriendo,
anotando mentalmente todas las cosas que hay que hacer, llevar o recoger, los
sitios a los que los tienes que llevar, los recados que tienes que hacer, y
¡claro! Hablas con ellos, pero siempre que haces balance del día ya en la cama,
acabas con el mismo regusto amargo de ¡no le he dicho a Fulatino lo mucho que
le quiero!, ¡no le he preguntado a Menganito por el dolor de tripa!, ¡no sé qué
tal le ha salido la prueba oral de inglés a Zutanita!, y así todos los días.
Siempre hay algo que se me queda en el tintero.
– Respecto a la responsabilidad que
decía, ser madre de tres es un auténtico desafío a mis capacidades de
organización, de gestión emocional, de buscar el equilibrio entre tres fuerzas
a veces antagónicas – que ríete tú de Star Wars- , pero sobre todo es un reto a
mi propia madurez para sobrellevar la enorme responsabilidad que supone sacar
adelante a tres criaturas en una sociedad convulsa y un poco enferma en valores
(para qué negarlo) como la nuestra.
Retomando tu pregunta, si cuando
hablamos de lo que supone para mí ser madre de familia numerosa en estos
momentos, estamos hablando de lo que supone hoy, 14 de octubre de 2014,
tenemos que hablar necesariamente de situación actual de la economía y el
panorama laboral.
La coyuntura actual es un desafío para
casi todas las familias, para mantener el nivel de vida en algunos casos, para
llegar a fin de mes en otros. Afortunadamente, nos encontramos de momento en el
primer grupo. No tenemos que hacer cuentas para comprar las lentejas del 31 de
cada mes, pero la situación obliga a apretarse el cinturón para tener una malla
de seguridad ante posibles contingencias. Así que ser madre de tres supone en
estos momentos pensar y repensar antes de dejar que cualquier gasto periódico
entre a formar parte de nuestro presupuesto, ahorrar en la cesta de la compra,
revisar contratos de suministros y educar a nuestros hijos en el consumo
racional y en el reciclaje.
Creo que hasta ahora solo he hablado de
las desventajas de ser familia numerosa, pero por supuesto que considero que
tiene enormes ventajas para todos.
Para nuestros hijos, creo que crecer en
una familia de cinco les educa de forma automática en determinados valores como
la paciencia, la espera y la generosidad. A nivel individual es la oportunidad
de crecer con “dos amigos” de distintas edades, así que se sienten acompañados
en sus juegos y aventuras. Para mí es un reto a todos los niveles hasta la
extenuación, pero también es una oportunidad para sacar lo mejor de mí,
rodearme de amor del güeno y sentir una enorme satisfacción
por dedicar mi tiempo a algo realmente valioso: criar a tres personas con todo
el futuro por delante.

UN ABRAZO AMIGA!!!!”
¡¡Otro enoooorme para tí, hermosa!!

11 thoughts on “De Familias Numerosas Habla Quien Sabe y No Soy Yo…”

  1. Yo quería ser mamá de familia numerosa cuando era una inconsciente y aún no había experimentado la maternidad primeriza. ¡5 churumbeles nada más y nada menos se me antojaron! Y ahora, con una sola bichilla me veo incapaz de hacerme cargo de 3 criaturitas. Trimadre ¡tienes mi adoración eterna!

  2. Sois geniales las dos! Sin duda me quedo con los bueno. La "maravillosa Trimadre" tiene el don de contarte lo bueno y lo malo y conseguir siempre que te quedes con lo bueno. Haces que me entren ganas… Besos!

  3. Brava, Tri! Siempre a la altura… de lo que sea!
    En mi casa hay tres niños entre 3 y 13 años y aunque celebraría tener un poco más de tiempo y descanso… no puedo llegar a describir la ilusión enorme que me hace el verlos crecer día tras día y lo que me llego a reír de/con ellos.
    😉

  4. Que importante es lo del respeto!! Y en una familia numerosa y con el corre corre diario, podría ser fácil perder la perspectiva.
    Yo coincido en que al ser cinco acá, aprendemos a ser pacientes y quizá generosos. También se que mis hijos aprenden cosas el uno del otro y más cuando se trata de tener un hermano con necesidades especiales.

    El desglose que hace Vero es estupendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Pilar Fonseca. +info....
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios.. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

doce − dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.