Pues ya sabéis que yo ya le había dado vueltas al tema hace
ya algún tiempo, pero esto del tiempo de calidad o la cantidad de tiempo que
pasamos con nuestros hijos es un tema recurrente que vuelve de vez en cuando a
la actualidad y a nuestras conciencias. Sí, esto es así.
Pero claro, no es plan de que me ponga yo aquí a hablaros de
nuevo sobre el tema y además, ya sabéis que he empezado a consultar a “las
expertas” sobre todos estos temas y alguno más que anda por ahí dando vueltas a
mi cabeza.
Sí, mi teoría es que si una madre no lo sabe sólo otra madre
se lo puede explicar y si ni aún así, es porque la cuestión o no existe o no
tiene la menor importancia y a otra cosa mariposa.
Esta sí la tiene así que mejor que os cuenten dos
mujeres-mamás-blogueras-tuiteras lo que ellas piensan al respecto.

La verdad es que Raquel “una mamá muy a la última”  y  Bárbara “la única capaz de poner orden en el caos” además de ser dos personas generosas como pocas, lo tienen muy claro…
Esto es lo que me ha contado Raquel “¿Qué es el tiempo de
calidad? Un autoengaño piadoso para para madres
trabajadoras que apenas ven a sus hijos y que quieren creer que pueden extraer
diamantes de las horas que pasan con ellos. Muchas de nosotras, movidas por esa
idea, programamos el tiempo del que disponemos con los niños para hacer
actividades que ‘construyan buenos recuerdos’ y nos planteamos agendas a veces
imposibles. El tiempo es el tiempo, el día tiene 24 horas y la infancia es
limitada. Para mí, el tiempo de calidad es aquel en el que puedo estar con mi
hijo, en un estado de relajación y felicidad, haciendo la compra en el mercado,
abrazándole después del baño, paseando por el Jardín Botánico, nuestro lugar
favorito, leyendo cuentos cada noche, escuchando sus charlas interminables
sobre modelos de coches, mirándole. Estoy convencida de que los hijos necesitan
la mirada de la madre, esa mirada que dice, sé que estás ahí, para mí eres lo
más importante del mundo y te quiero. No sé muy bien qué es el tiempo de
calidad pero sí sé que nunca tendré bastante cantidad de tiempo, la cantidad de
tiempo que los dos quisiéramos, para estar juntos.”
Estamos muy de acuerdo, nunca será suficiente
pero tampoco nos vamos a fustigar con ello que bastante tenemos con la rutina,
el día a día, las prisas y las declaraciones de algunos políticos y empresarias…
¡¡en fin!!

Bárbara tampoco deja lugar a dudas con su
reflexión al respecto
“Qué tema tan escabroso…Para nada
me gustaría sentar cátedra, porque en los temas de la maternidad/paternidad
nadie tiene verdades absolutas, cada uno tenemos “nuestras verdades”.
Durante mucho tiempo me he creído la milonga esa del “mejor poco tiempo
de calidad, que mucho sin ella”
. Tras casi cinco años como madre, he
llegado a la conclusión de que no es más que una excusa que nos hemos buscado
para justificarnos, dado el poco tiempo de que disponemos para nuestros hijos,
por el ritmo de vida que la actual sociedad nos marca.
¿Qué creo
que necesitan los niños? Reformulo la pregunta ¿qué creo que necesitan mis niños?
Que estemos ahí. Que aunque no estemos todas las horas de la tarde tirados en
el suelo jugando con ellos o haciendo construcciones, el hecho de estar en la
mesa de al lado, o en la habitación de al lado, para ellos es importante. Es
esa sensación de seguridad, de tranquilidad, de saber que pueden contar contigo
en el momento en que lo necesiten, bien sea para enseñarte su última
ocurrencia, bien para resolver un posible conflicto, bien para hacerte un bailecito…
Así que, si
me tengo que ceñir a la dicotomía entre “tiempo de calidad vs. mucho
tiempo” (entrar en el tema de qué es tiempo de calidad daría
también para mucho), hoy en día me decanto por preferir estar mucho tiempo con
ellos, aunque no siempre lo logre.
Pregúntame
dentro de unos años, cuando estén en pleno pavo, verás cómo mando a la porra
toda mi anterior respuesta ;-)”

Conclusión: Me reafirmo en mi teoría después de leer a estas dos tremendas mamás, para que haya tiempo de calidad ayuda mucho, tener cantidad de tiempo ¿no os
parece?

9 thoughts on “La Necesidad de Pasar, Perder y Disfrutar del Tiempo con Nuestros Hijos”

  1. Para mi, tiempo de calidad es el tiempo que pasamos disfrutando juntos. Haciendo mil planes chulos o remoleando toda la mañana en casa. No hay mas, el tiempo de calidad es el tiempo que es NUESTRO y a nuestra manera, sin mas..
    Y ojo, nuestra interpretación del concepto no tiene que ser la misma que la de otras familias y muchísimomenos, ni mejor ni peor.

  2. Yo también creo que lo de la importancia del tiempo de calidad es un cuento que nos venden para que si tenemos obligaciones laborales que nos mantienen alejadas de nuestros bichillos tengamos el consuelo de que los pocos minutos que estemos con ellos sean inolvidables y con eso todos felices. Yo me paso las 24 horas con mi bichilla y reconozco que la mayor parte del tiempo la entretengo mientras hago las tareas de casa o escribo en el blog. No me paso las 24 horas del día montando fiestas a lo grande ni viviendo en un mundo de fantasía. Pero pienso que lo importante es estar. Simplemente eso. Porque ella va a su aire, pero cuando necesita algo (que con 11 meses suele ser teta, pañales o dormir) aquí que me viene gateando y se queda tan tranquila.

    1. Esos momentos sólo se pueden dar si estás ahí, es evidente. Estoy de acuerdo contigo, la calidad a veces surge cuando hay cantidad… sino no hay manera, al menos a mí con los míos me pasa…
      Un besote guapa!!

  3. Me ha encantado y emocionado las respuestas de estas dos super mamas. Para mi también el tiempo de calidad es aquel en el que puedo estar con mis hijos, y nunca es suficiente. Priorizo y rasco cada segundo de mi vida para estar a su lado y creo que para ellos es importante tenerme como referencia diaria. Desde que nacieron he dado un vuelco a mi vida, he cambiado mis prioridades laborales y todo para que ellos me tengan cerca. Respeto y admiro a las mamas que pasan una hora al día con sus hijos, sé que hay muchas uqe no pueden elegir… para mi ha sido duro profesionalmente perder todo lo que he perdido pero tengo lo que quería: tiempo junto a ellos. Y cada vez que les miro sé que no hay calidad en el mundo que sea mejor que la cantidad de horas que paso riéndome con ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.