0 0
Read Time:2 Minute, 44 Second

¡¡Qué días llevamos!! A veces me da la sensación que cuando leo a prensa o veo los informativos en televisión, me he subido al “deloryan” y no me he dado ni cuenta porque en esto de respetar los derechos de la mujer a veces parece que estamos dando pasos hacia atrás, sin darnos cuenta.

¡No es normal! Bueno… no debería serlo pero a la vista de lo repetitivo de las estupideces, parece que
sí, que es bastante normal en un determinado estrato social, en una determinada tendencia ideológica, en una clase social también o en lo que ahora los modernos llaman “casta”…jejejejeje

Si, hoy tengo que hablar de mujeres porque si no voy a somatizarlo y va a ser peor…

Primero fue Mónica, que se levantó una mañana y pensó:    

–  ¡Qué coño tanto disimulo! Hoy voy a decir lo que pienso que para eso soy más chula que un ocho y tengo más pasta que pelos en la cabeza ¡Tanta tontería con el proletariado, hombre ya!  

Y lo hizo.  Le pusieron un micrófono delante y soltó por su boca lo que tenía desde hace tiempo en su cabeza, se quedó más ancha que pancha. A los días le dijeron:  

–  Mónica… que lo mismo te has pasado, no sé, maja, piénsatelo un poco y date una vuelta por los medios para quedar un poco bien ¿no?

–  Es que me importa un pito, la verdad

–  ¡¡Ya, ya!!¡¡Si estamos muy de acuerdo!! Pero ya sabes cómo están los ánimos y va a haber elecciones el año que viene y lo mismo la seguridad del Madrid Arena si salen otros… pues no sé… como decirte

–  ¡¡Ah, claro!! Venga vale…   Y se dio un garbeo a decir lo contrario a lo que había dicho, que no había querido decir lo que dijo cuándo lo dijo y que claro, todo se había sacado de contexto.

Vamos de un creíble que quita el sentido.

Después vino Mark y su homónimo en APPLE (porque la estupidez humana traspasa fronteras como es harto conocido) a hacer un tremendo favor a sus empleadas para que no tengan que dejar de currar si es que quieren mantener su puesto de trabajo y además hacer carrera profesional en la empresa.  

– No os preocupéis que ya si eso nos encargamos nosotros de congelar vuestros óvulos y así, cuando se os retire el periodo podéis plantearos ser madres. Vamos que se os junta la baja de maternidad con la jubilación ¡¡todo el tiempo del mundo para criar a vuestros retoños!! ¿Qué más se puede pedir?

Y debe ser que esto lo leyó un lumbreras del ayuntamiento de Madrid (un auténtico vivero de lumbreras de este pelaje, todo sea dicho) que se llama Ángel Donesteve y pensó:

–   ¡¡Coño si es que es verdad!!¡¡Qué son mujeres que las dos cosas no pueden hacerlas bien a la vez!! Pues mira, empiezo con la número tres de mi distrito que trabaja estupendamente, que es una profesional muy válida pero que la muy inconsciente quiere conciliar vida laboral y familiar

¡Amos no me jodas!¡A su casa a cuidar de sus niños!

Es que lo quieren todo y claro, así nos va…

Lo que os digo, hay días que me subía en el “deloryan” y me largaba… o los subía a ellos, no sé.

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

8 thoughts on “Lo de respetar los derechos de la mujer ya tal

  1. Yo es que no daba crédito cuando me enteré de todas estas noticias. Si estos son los mecanismos para lograr la conciliación a nivel mundial, creo que hice bien renunciando ami mierda-beca para cuidar a tiempo completo de mi bichilla. Porque por lo visto de aquí a que haya un cambio drástico en este asunto lloverá mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Pilar Fonseca +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

7 + diez =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.