Tengo la Camisa Blanca y Muchas Más Cosas Imprescindibles Para Sentirse Bien.

¿Cuántas veces os quedáis delante de
la puerta del armario pensando en qué os ponéis ese día para ir a la oficina,
para ir a una reunión en el cole de los peques, para ir a esa entrevista, para
salir con las amigas a una exposición?
¿Cuántas?
¿Muchas?
A mí me pasa muchas veces, no podría
decir un número determinado porque he perdido la cuenta  así que hoy… hablamos de nosotras, de esas
prendas que son un poco los comodines a los que agarrarnos cuando no estamos
especialmente inspiradas. ¡Qué sí, que estas cosas a veces pasan hasta en las
mejores familias!

Y ya que estamos apoyadas en la puerta
del armario y mirando a la ropa que cuelga burlona de las perchas en su
interior. Ya que estamos ahí mirando… sin ver nada que cuadre con nuestras
intenciones o pretensiones. 
Ya que estamos tiremos del comodín: la camisa
blanca
.
Sí, ya sé que puede sonar un poco
típica pero es que es resultona dependiendo de cómo la combinemos. Puede servir
un poco para todo y eso, en esos días en los que nos abandona la inspiración,
siempre es un punto a tener pero que muy en cuenta…
Estas serían mis preferencias, mis
posibilidades, mis combinaciones… pero son incontables las soluciones que
podemos encontrar en una camisa blanca, siempre que la sepamos acompañar de las
prendas adecuadas para cada ocasión. Vamos, que tampoco es que sea tan difícil,
creo yo.
Con unos vaqueros bien elegidos, con una falda de vuelo o una más ceñida, con unas botas altas o unos peeptoes, con un fular inocente o unos anillos un poco más guerrilleros, con una cazadora vaquera o con unos sleepers. Y sólo con una camisa, una sencilla camisa blanca.

Working Girls

Por si le queréis dar un poco más de “personalidad” a la ambigüedad de la camisa blanca, estos serían esos complementos que me acompañarían en cada ocasión. Las mochilas son cada vez más frecuentes en mi vida. Llegaron con mis hijos y sus incontables necesidades y ahora, me da mucha pereza deshacerme de ellas. En toda mochila tiene que haber un cuaderno o una agenda para anotar cualquier peregrina idea que cruce mi mente en alguno de esos tiempos muertos que nos regalan los días. Poco mejor para cazar el tiempo que una flecha abrazada a un dedo o un reloj a una muñeca. Complementos que nos definen… ¿verdad?

Mamás Full Time

Un poco como los productos que nos acompañan. Estos se vinieron de vacaciones conmigo, os los enseñé en su momento en IG. Productos de esos que sí, que dan realmente lo que prometen y que por eso se convierten en casi imprescindibles. Protección solar de la que ya no es bueno separarse en ninguna estación del año, un roll-on para los ojos y para prevenir esas arruguitas que nos acompañan si somos de risa fácil (que mira tú que bien..), un sérum para que no se seque la piel de nuestro rostro y al que hay que acompañar con una buena hidratante, sin excusa ni pretexto y un acondicionador para el cabello de lo más completo.
La piel y el pelo, esos dos asuntos que nos llevan por el camino de la amargura hasta que damos con el producto adecuado. Estos son otros de los comodines de los que os hablaba antes delante del armario, cuando salió esa camisa blanca que nos soluciona casi cualquier papeleta.

Pues ya está, solucionado. Estamos vestidas y nos sentimos cómodas en nuestra piel, poco más se puede pedir ¿no? Que una puede y es una “Mamá Full Time” pero no se ha olvidado de sí misma..
Eso sí, estos is comodines, los míos… ¿los vuestros se parecen en algo o no hemos coincidido ni por error u omisión?

6 opiniones en “Tengo la Camisa Blanca y Muchas Más Cosas Imprescindibles Para Sentirse Bien.”

  1. A mi me encantan, con una falda con vuelo como la que has puesto, quedan muy lady.
    Y me gusta todo lo blanco, tengo un montón de ropa, bolsos, zapatos blancos, incluso en invierno, no soporto los colores oscuros.

    1. Es que esa falda me enamoró y con una camisa blanca tiene que quedar de lujo, como bien dices muy lady. Claro que con los vaqueros te arreglan una tarde o una mañana de curro incluso.
      Fíjate, yo creo que tengo pocas cosas blancas y… ¡me voy a animar a que no sean sólo para el verano la mayoría!

  2. Las camisas blancas son imprescindibles. Yo ahora llevo una, que con vaqueros y una americana me he puesto para trabajar, pero que el domingo me puse con un pantalón palazzo y me apañó el bautizo de mi sobrina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =