Hace unos meses, se acabó el verano. 
No sé si os habíais dado cuenta pero para eso estoy yo aquí… para contaros
estas cosas importantes de la vida, jejejejejejeje.

Pero, volviendo al tema.
Que se acaba el verano hace unos meses
y una que es muy suya y tiene una edad, decide que pasado el verano es el
momento idóneo de empezar con la operación “bikini” de cara al próximo verano. 
Sí, con previsión hay que hacer estas cosas que… nos conocemos.
Como ya he cumplido los veinte… y los
treinta…. y lo voy a dejar aquí, pues no es cosa de ponerme a hacer tontás con
dietas y regímenes que por otro lado seguro que ya los he probado.
No, esta tiene que ser seria así que
me voy a un endocrino para alimentarme mejor.
Y vamos de sorpresa en sorpresa…
mesa comida salud azúcar cero


Para empezar va y me pide la curva
larga del azúcar… ¡¡la larga!!¡¡la que no me he tenido que hacer en ninguno de
mis dos embarazos!!¡¡la que se traduce en mi caso en cinco pinchazos, uno cada
media hora, menos dos que van seguidos porque tengo las venas semiescondidas!!

Es evidente que con tanto pinchazo lo
lógico es que es día yo ya perdiera por lo menos tres o cuatro kilos, así de
golpe, por la impresión.
Mi relación con la aguja es que es
mala, muy mala, vamos que ni para hacer punto cojo yo una aguja. Sacarme sangre
es darme una mala noticia y sacarme sangre cinco veces en una mañana es una…
¡canallada!
Pero no fue la única.
Tras todos esos pinchazos, resulta que
tengo que sacar de mi dieta el azúcar, todo el azúcar.
To-do.
Mesa comida compartir azúcar cero
Que se dice pronto pero es una empresa
complicada donde las haya porque en nuestra dieta diaria, en nuestra dieta
habitual toooo-doooo prácticamente lleva azúcar añadido. ¡Es
increíble!¡Aluciné!
En esas estoy cuando empiezo a leer a
distintos nutricionistas como Juan Revenga o Julio Basulto, y a escucharles en
distintas intervenciones que hacen en distintas emisoras de radio y empiezo a
tener conocimiento de la dimensión del problema del azúcar en la dieta de los
españoles.
Es cuando leo que la diabetes de tipo
B se está disparando, que entre 7 y 8 de cada diez casos podría evitarse con
una dieta mejor, más equilibrada y por ende con menos azúcar.
¿Qué demonios estamos haciendo y 
sobre
todo por qué?
Mesa comida azúcar cero
No lo sé.
Aparecen noticias como la de una familia que consiguió vivir un año sin comer azúcar añadido y las consecuencias de ello… ¿esto es noticia?
Lo es, claro que lo es, porque ya os
digo que es tremendamente complicado sacar toooodo el azúcar que guarda nuestro
menú.
Que lo fácil es el azúcar del café,
cambiarlo por edulcorante. Lo chungo es todo lo demás, pero en ello estamos…
De hecho ¡¡tengo ayuda!!
Seguro que conocéis el blog de
DietaSanaYEjercicio, bueno pues me han leído el pensamiento y la necesidad y
han puesto en marcha uno de sus retos, este se llama “Cero Azúcar” y la verdad
es que es complicado pero oye… ¡es tooooda una ayuda!
Así que hasta dentro de once meses no
me toca que me vuelvan a pinchar a ver si mi insulina se ha coordinado mejor
ahora que estoy repudiando todos los azúcares añadidos de mi dieta y mi sudor
me está costando, ya lo veis.
Nota de la Autora: Las preciosas fotos que acompañan a este post son del catálogo de IKEA para el próximo 2016. Que se puede comer sin azúcar, se puede comer más sano y encima se puede comer así de bien y en unas mesas así de estupendas. A fin de cuentas lo importante seguirá ocurriendo “Alrededor de la Mesa” aunque sea sin azúcar… ¿no os parece?

3 thoughts on “Sacar el Azúcar de la Dieta. Difícil pero no Imposible.”

  1. Hermosa! Mis condolencias seguidas de mi más sincera enhorabuena por el esfuerzo que te está costando sacar el azúcar. Verás como notas la diferencia y te sienta genial. Ya sabes que, aunque algunos no se lo crean, para estos casos la comida ecológica es también la solución, porque la mayoría NO lleva azúcar añadido, no como en lo que se compra en supermercados mal llamados tradicionales… Un besazo chata!!!!

    1. Si antes echaba la mañana cada vez que iba al super leyéndome las grasas de los alimentos que compraba… ahora tengo que añadir la lectura de los azúcares añadidos y ¡madre mía, amiga!
      Sí, hay que hacer un cambio de hábitos y de alimentación, por motivos de salud.
      ¡Gracias por los ánimos y las sugerencias!
      Bss!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 18 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.