Conflicto Twitter

Sí, hoy vengo a contaros la película
de “serie B” en la que me vi envuelta el pasado lunes, como ya os anunciaba en
FB.
Y es que una nunca sabe cuándo se va a
meter en una historia tan grotesca que parece de ciencia ficción, más propia de
“Harry Potter” que de la realidad que nos rodea.
Por si no lo sabíais os lo confirmo, hay
dementores en twitter y es bueno saber reconocerlos y tener mucha paciencia si
os decidís a combatirlos.

Lunes. 10’15h de la mañana. 
Fuera
llueve. Una típica mañana otoñal. 
Niños en el colegio. Me dispongo a abrir mi
ordenador y ponerme a escribir, tengo trabajo acumulado.
Voy abriendo el correo, el blog, las
herramientas habituales para escribir, las planificaciones, las redes sociales
y una de ellas me regala “el bofetón matutino”.
educación respeto diálogo redes sociales

Hay afirmaciones que me provocan un
escalofrío en la espalda a la vez que una nausea justo en la boca del estómago.
A veces puedes dejarlas pasar, te sacudes un poco, te pones a mirar a otro lado
y punto pelota pero hay veces que son pensamientos tan degradantes para la
persona que los tiene y encima tiene la indecencia de verbalizarlos, vamos que no
puedes más de mostrar tu absoluta repulsa y dejar que la náusea fluya en el
terreno más literario que no literal de la metáfora. Y yo lo hice.

Y el individuo en cuestión quiso mantener
su afirmación pero ¿por qué argumentarla cuando puedes cambiar el foco de
atención y de paso aprovechar para sacar la bilis que llevas dentro? 

política periodismo respeto

Eso es lo
que hizo. Siguiendo la máxima de que “la mejor defensa es un buen ataque” pasó
a atacar y cuando no podía atacar pues a insultar que la paciencia, la decencia
y la educación no son flores que le honren precisamente a este ¿periodista?

Y llegaron ellos

respeto insultos redes sociales machismo

Sí, en esas estábamos cuando llegaron
los dementores

Esos entes abstractos sin cuerpo ni cara que flotan y se
alimentan de la alegría de los demás. Esos seres que absorben la energía que no
tienen discurso que no hablan que sólo emiten ruidos y que obedecen a la voz de
su amo. Esos seres que no discuten ni se plantean que lo que hacen pueda estar mal o bien,
simplemente agotan a sus víctimas hasta que estas lo ven todo gris y vacío de
alegría.

Si habéis visto las películas de “Harry
Potter” seguro que los reconocéis en la descripción
anterior, creo que no me he dejado nada.

intolerancia respeto periodismo

Una se resiste lo que puede a que le
absorban la energía e incluso algo de su tiempo pero no la alegría, que una es
muy fan de Benedetti. Así que cuando se nota el agotamiento en los huesos de
los dedos de teclear para que ni lo lean ni lo entiendan y el hastío crece y crece de leer sus insultos, pues se formula un “espectro
patronus”
en forma de reporte y bloqueo de la cuenta en cuestión y a tomar por saco con la tontería ¡hombre ya!
Reportes menos porque hay insultos tan
absurdos que ni llegan a tales pero bloqueos o sea “patronus” ayer batí mi
propio récord en twitter y eso que llevo piando por elpatio desde 2012.

La intolerancia por bandera

No me arrepiento, de hecho lo volvería
a hacer. No es que tenga fijación con el individuo en cuestión, es que cuando
algo me enciende el pelo no sé callarme, también es verdad que no me enseñaron
mis padres a que tuviera que hacerlo y una es muy fiel a la educación que
recibió de su familia.
No soporto que algunos que se hacen
llamar periodistas manipulen, deformen y alteren la información con su forma de
“informar”.
redes sociales insultos

No tolero que se siga hablando de las
mujeres a partir de sus relaciones sentimentales, como si nacieran para algunas
personas en el momento en el que se conocía que “eran pareja de”.

No aguanto el paternalismo de algunos
hombres a la hora de defenderse insultando, atacando y sobre todo, manipulando,
cambiando el foco de atención para escurrirse como anguilas de lo que han dicho
y de cómo lo han dicho. Eso es ser marrullero no periodista.
Y además, puedo presumir de tuits de
ánimo y apoyo, de amigos que se metieron en la conversación no para defenderme
a mí sino para defender la educación, la verdad, las formas y el respeto que
eran las que estaban siendo atacadas.
Un día entero de absurdos comentarios
regados de mala educación y con su gotita de incultura ¡que hasta la RAE
intervino reconociendo que no era yo la que estaba equivocada!

cultura educación lenguaje


Un día en el que aprendí que en
twitter hay mucho idiota, hay tontos útiles y hay intolerantes que no saben
pensar pero sí juntar letras.
Como también hay gente sencilla, gente ocurrente,
gente solidaria, gente divertida y gente legal que lee, comenta, se sorprende y participa cuando
considera oportuno.
Sí, fue un día para aprender cómo son las
redes sociales y poder enseñárselo también a mis hijos ¡qué mejor ejemplo!

12 thoughts on “Los “dementores” en twitter: quiénes son y cómo combatirlos”

  1. Seguramente me perdí muchos tuits, ya sabes que entré tarde, aunque a propósito. No tengo nada que decirte, creo que sabes de sobra lo que pienso de esa "gente" y lo que opino de cada uno de tus comentarios. A tus pies. Y a los de Papá Lobo, que vaya risas nos metimos marido y servidora. El tuit de los adolescentes es de lo mejor.
    Un besazo y, por supuesto, a seguir así.

    1. No es el caso, aquellos a los que yo sigo y me siguen, comentaban también en mi línea, reconociendo que ellos estaban confundidos.. ni yo les sigo ni ellos y ellas me siguen a mí, cada uno en su sitio pero claro.. les molestó el comentario inicial y la discusión con "el jefe"

  2. Ánimo Pilar…no son periodistas, son polemistas a sueldo. Ganan dinero por generar crispación, por dar que hablar, por decir barbaridades. Esa es su profesión, bastante diferente al periodismo, jeje. Pasa página y que no te roben esa energía tan positiva que tienes y que te hace ser una buena periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.