Cine para educar en casa y en África. Una historia de cine y cinco grandes películas

Películas Casa Niños Crecen
Sí,
hoy es miércoles así que hablamos de cine. Por un lado os traigo cinco
películas
que no son puramente infantiles pero que son una opción magnífica
para ver con nuestros hijos que ya han crecido un poco.
Por
otro lado os quiero contar la historia de dos personas que vieron que el cine
podría significar mucho más que un momento de entretenimiento
para niños y
mayores. Una de esas historias que antes o después, seguro que la veremos en la
gran pantalla de un cine, cerrando así un círculo casi mágico.

Isabel
y Carmelo cogieron sus bicis y salieron de España con el calor en la piel de
una tarde de agosto madrileña y el de su proyecto en el corazón. Sus bicicletas, sus alforjas, sus mochilas y su cine portátil.
Arrancaba
así su “Cinecleta” una idea con la que están recorriendo África, pequeñas
aldeas que con suerte sólo tienen un televisor que ven todos juntos, de pronto
se encuentran con dos turistas en bici que les llevan la magia del cine a sus
casas.
magia sorpresa ilusión amistad

La magia del cine

Llegan
con sus bicis, sus mochilas, sus alforjas y su carro donde viaja el proyector y
entre otros apechusques técnicos, la
bicicleta estática con la que consiguen la energía suficiente como para ver la
película gracias al esfuerzo de algún voluntario del lugar en el que estén. La
técnica al servicio de la magia del cine.
¿Sus
destinos? España, Marruecos, el Sáhara, Togo, Namibia, Madagascar,… pedalean en
torno a los 60 kilómetros cada día y realizan una proyección cada tres días, ya
han hecho 150 proyecciones en otras tantas aldeas en las que han recogido la
ilusión y la gratitud de los ojos de los asistentes.

Ellos
intentan siempre poner cine local pero a veces no es posible así que apuestan a
caballo ganador, saben que Chaplin es una garantía de éxito en cualquier rincón
del continente.

Comen
lo que las poblaciones les ofrecen y duermen donde los invitan, son nómadas y
están recibiendo más de lo que ellos dan, según sus propias palabras.
Carmelo
e Isabel, se han inspirado en nuestra propia historia, en la historia de las Misiones Pedagógicas de la segunda república española que gracias a cientos de
voluntarios que llevaba la educación y la cultura, el teatro y la literatura a
la España rural de hace más de ochenta años, una España analfabeta e
inaccesible. Como ahora las aldeas africanas a las que llegan ellos con sus
bicis y sus películas.
Precisamente
eso fue lo primero que proyectaron Carmelo e Isabel en Sanabria, el documental
sobre las Misiones Pedagógicas de Gonzalo Tapia
quien les confesaba que
precisamente, la primera de esas misiones se llevó a cabo en bicicleta, un
guiño de la historia quizás.
En
ese documental sobre las Misiones Pedagógicas se recogen testimonios de
ancianos que recordaban cuando de niños llegaron a sus pueblos y aldeas con
libros, con teatros, con imágenes que no habían soñado siquiera que pudieran
existir. Como ahora en los remotos rincones de África por los que pasan Carmelo
e Isabel con su Cinecleta.
Cine casa familia disfrutar

Cine en casa

Volviendo
a la cotidianeidad de nuestro salón pero siguiendo con la inspiración de la
historia anterior, hablamos de cinco películas con las que aprender junto a
nuestros hijos. Con las que disfrutar, con las que soñar sí, pero también con
las que podemos tratar esos temas que a veces se nos atragantan un poco. 

Un día perfecto

Se
estrenó en agosto de 2015 y dice la distribuidora que no está recomendada para
menores de 12 años.
Habla de la guerra, sin medias tintas, sin escenas macabras más allá de las propias
de una guerra. Y habla de personas que se ven atrapadas en ella, de personas
que tratan de ayudar, que se implican y que se queman en el intento. De
gobiernos, de organismos, de despachos y de vida.
Es
perfecta para hablar con nuestros hijos de guerras, de personas que huyen, de
refugiados, de dolor y de lo que podemos hacer nosotros para tratar de paliar
un poco esas tragedias. Muy
recomendable.

El médico

Basada
en el libro de Noah Gordon, “El Médico” es una de esas joyas con las que sin
querer ellos aprenden y nosotros también.
La
película no está recomendada para menores de 12 años
, cuando la vimos con
ElMayor él era algo más pequeño pero ya había cumplido los 10 y nos sirvió para hablar de medicina como es lógico pero también de historia, de geografía, de
religión, de tolerancia, de sentido común y de ciencia y científicos.
Una
joya que enganchará a pequeños y mayores y que dará muchos ratos de charlas
después de verla.

Requisitos para ser una persona normal

Puede
parecer una comedia frívola y lo es, una comedia fácil y lo es, una comedia,
sí, lo es. Pero además habla de personas, de relaciones, de respeto, de
quererse a uno mismo y querer a los demás, de entender y perdonar
… o no.
La
película está clasificada para mayores de 7 años y personalmente creo que esta
comedia de Leticia Dolera es muy recomendable para ver con nuestros hijos a
partir de esa edad y para hablar de muchas cosas después cuando termine la
película, incluso de lo más escatológico que será lo que más gracia les haga,
como es lógico.

Un viaje de diez metros

De
esta película os hablaba desde el punto de vista más relacionado con la comida
en el blog de Spices Cave pero ahora quiero también recomendárosla para ver con
los niños, en casa, una tarde tranquila.
Está
recomendada para todos los públicos y sin embargo tiene un arranque que quizás
a los más pequeños, a los que aún están muy apegados a mamá, les puede
impresionar un poco. Por lo demás la película es deliciosa y nos permite sobre
todo hablar de prejuicios, de gente que mira por encima del hombro de los demás
pero que al final reconoce sus errores y de personas que se esfuerzan por
comenzar y recomenzar con sus vidas las veces que sea necesaria, que no
desisten, que no se rinden. Una preciosidad de película que seguro que os dejará muy buen sabor de boca. 

Marte

Un
sólo personaje, un solo lugar donde se desarrolla la acción y sin embargo una
de esas películas que te enganchan desde el principio.
Está
recomendada a partir de los 7 años pero quizás el ritmo sea más adecuado para
niños que se enganchen más con los diálogos, las miradas, los gestos y los
silencios.
Es
una película para no dejar de aprender, para tatuarse en la piel que no tenemos
derecho a rendirnos, nunca y para enseñárselo a nuestros hijos con la historia
a la que Matt Damon le da vida y le pone cara en esta película.

3 opiniones en “Cine para educar en casa y en África. Una historia de cine y cinco grandes películas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − 2 =