¿Dónde vamos a viajar si destruimos el planeta?

medio ambiente planeta ecología
Todos soñamos con llegar a esa playa
vacía, de agua limpia y arena impoluta. Todos soñamos con subir esa montaña,
cruzar ese valle y escuchar el silencio y a la naturaleza. Todos soñamos cuando
pensamos en viajar y viendo lo poco respetuosos que somos puede que sólo
podamos hacer eso: soñar, porque no habrá destinos idílicos a los que
desplazarnos.
No podemos viajar si no cuidamos el
planeta y en una muestra más de la infinita estupidez humana, parece que de
esto tampoco nos queremos dar cuenta.

Ayer mismo leíamos que nuestro
gobierno, el gobierno español, ha tenido que admitir que nada menos que 14 santuarios
marinos bajo su protección, han sido (y están siendo) deteriorados por el
turismo.
Sí, zonas protegidas que no deben estar demasiado bien protegidas cuando hablamos de casi 120.000 hectáreas de
zonas declaradas “de especial conservación” hace más de cinco años. Más que
especial yo diría “inexistente conservación” a la vista de los hechos.
Barcos que fondean, buceadores que
invaden, motos acuáticas que se usan donde no deberían ser usadas. Sí, el
gobierno cuando se pone a proteger el medio ambiente es evidente que deja mucho
que desear pero nosotros, los humanos, somos tan idiotas que necesitamos
prohibiciones que suplan nuestra falta de sentido común.

Contra nosotros mismos

Sebatiao Salgado
Que desde hace años se ha planteado el
medio ambiente sólo como negocio, solo como turismo aunque para ello hubiera
que alicatar la playa no es que lo diga yo, es una evidencia.
Y claro, va a más. No deja de crecer
la falta de respeto por el entorno que tenemos aunque eso suponga ponernos en
peligro como especie. No, no estoy exagerando ni un poquito.
¿Habéis oído hablar de los
microplásticos y sabéis que están presentes en los suelos agrícolas? Porque en
los mares y en los alimentos marinos ya sabíamos que estaban pero hasta hace
poco no ha saltado la alarma (flojita porque no es que haya encontrado eco en
muchos medios) sobre la presencia de microplásticos en los suelos donde se
plantan las verduras que luego ponemos en la mesa, el pienso que después se
comen los animales que también llevamos a la mesa.
Los microplásticos son partículas de
un tamaño inferior a cinco milímetros de diámetro. Los crustáceos y los
moluscos bivalvos los retienen en su tracto digestivo ¡qué ricos esos
mejillones del aperitivo!¡qué deliciosas esas gambas a la plancha!
No, aún no sabemos los efectos de que
se acumulen los microplásticos en los suelos agrícolas pero sí sabemos que no
es bueno su acumulación en los entornos marinos, así que no puede ser bueno en
tierra si no es bueno en el mar. Vamos… por sentido común, digo.

La revolución en la mano

ecología viajar plásticos

Vamos en bici

Sólo un ejemplo pero efectivo.
El gobierno francés pagó 25 centavos
de euro por kilómetro recorrido a quien utilizara la bicicleta como medio de
transporte para desplazarse cada día al trabajo.
Sí, directamente fue una medida gubernamental, del Ministerio de Transporte que contó con la colaboración de
una veintena de empresas e instituciones de todo el país.
En seis meses consiguieron que
aumentara en un 80% el número de ciclistas que iban y volvían del trabajo y eso
se traduce en toneladas de CO2 que no fueron directamente al aire que respiran
los parisinos.
Muchas veces podríamos ir también
caminando en nuestros desplazamientos habituales, podríamos pero no lo hacemos
y sin embargo tendría un efecto directo sobre nuestra salud muy positivo pero
volvemos a demostrar que a tontos no hay ninguna especie que nos gane.

Menos carne en el plato

Claro, cuando vas de viaje pides el
plato típico de la zona por aquello de probarlo pero ¿y cuándo estás en
casa?¿por qué no intentar consumir menos carne?
Expertos de la Universidad de Oxford
han publicado en estos días un estudio por el que recomiendan a las autoridades
de su país, aplicar un impuesto del 40% a la carne de vacuno con el fin de
reducir la emisión de gases de efecto invernadero, además de mejorar la salud
de la población.
Cuando falta sentido común aparecen
las prohibiciones ¿qué no nos hemos dado cuenta de que quizás estamos consumiendo
carne de vacuno por encima de nuestras necesidades?

Conciencia y consciencia

La lista de propósitos que contibuirían
a mejorar nuestra salud a través de la mejor de la salud del planeta, no es ni
demasiado larga ni demasiado complicada. Sólo necesita de la voluntad de que la
pongamos en práctica y nos lo tomemos en serio, en serio de verdad.
Desde tomarse en serio el tema del
reciclaje en casa, hasta plantearse seriamente pasarnos al coche eléctrico si
estamos pensando en cambiar de coche o cuando menos abandonar los diésel y
darle más posibilidades a los híbridos o renovar la iluminación de casa
utilizando tecnología LED.
Hay quien se plantea dar un pequeño
paso más y reducir el número de veces de uso de la cisterna del inodoro
empleando en lugar de agua potable, las aguas grises de la pila de la cocina,
de la ducha o del lavabo.
Eso sí, de momento y gracias a nuestro
gobierno, mejor no plantearse el autoconsumo de energía con placas solares por
lo que pueda pasar… o quizás esa desobediencia civil sea más necesaria ahora
que nunca, eso ya lo dejo a vuestro criterio.
ecología turismo planeta
Lo que queda claro es que si nos gusta
viajar, si disfrutáis recorriendo distintos lugares y descubriendo diferentes culturas
hay mucho que respetar, mucho que proteger, mucho que cuidar. En el fondo es
que nos va la vida en ello aunque no queramos darnos cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 3 =