Vacunas y valentía A flor de piel leyendo Uno al mes

vacuna historia España mujer
Sí, estamos en verano así que es el
mejor momento para hablar de libros
, sobre todo si os pasa como a mí que es la
época del año en la que más me cunde la lectura.
Por eso no quería dejar este veraniego
mes sin comentaros una de mis últimas lecturas, además la de hoy es de esas
perfectas para leer y no parar.

“Los que quieren lucrarse a costa de la salud del pueblo saben manipular la ignorancia de las gentes -le dijo el arzobispo- Saben comprar voluntades. Por eso es tan difícil luchar contra esos intereses privados.” A flor de piel. Javier Moro.

Basada en hechos reales, “A flor de
piel” de Javier Moro,
tiene de todo para convertirse en una película con la que
conocer un poco mejor nuestra propia historia, esa que apenas conocemos porque
es la historia de gente de la calle, de personas comunes y corrientes, como
nosotros.

“En los pobres existía la aceptación tácita de que no se elegía el destino. Este se imponía, la mayoría de las veces para mal, algunas para bien. Pero siempre de forma ineluctable.” A flor de piel. Javier Moro.

Es complicado encontrar grandes
historias en las que las protagonistas sean mujeres, es aún más complicado que
esas grandes historias las firmen hombres.

Ya es la complicación casi en grado de
imposible que esas grandes historias protagonizadas por grandes mujeres y
firmadas por autores, supongan rescatar del olvido o del absoluto
desconocimiento una vida real de una mujer real.
Ella era gallega, de La Coruña, se llamaba
Isabel Zendal, fue la primera enfermera de la historia en misión internacional
según la Organización Mundial de la Salud
, y es la protagonista del libro que
os traigo: “A flor de piel” de Javier Moro.

“Quería ser lo que era, una mujer libre, rodeada de afecto. Sola por elección, no por imposición, como se había sentido hasta entonces.” A flor de piel. Javier Moro.

Una historia real

Isabel Zendal Mujer Enfermera
Real porque la historia de Isabel es
la de una muchacha más de la época, parecida a la historia de miles de
muchachas de la España del hambre y de la incultura.

“Casarse, tener hijos, una vida propia y no prestada. Ese hombre tenía la habilidad de darle un sentido a su vida.” A flor de piel. Javier Moro.

La vida de Isabel parece abocada a la
tragedia, se cruza un hombre en su vida y donde parece que va a haber un cambio
para mejor lo que hay es casi una caída a los infiernos.
Eso de “que la suerte te coja siempre
trabajando”
en la vida de la Zendal es una máxima. Por huir de su realidad, por
tener la cabeza ocupada, termina aprendiendo y trabajando mucho más de lo que
se espera de ella y mucho más de lo que se la permite mostrar al mundo,
como era habitual en esa España y en esa época.
Todo eso al final la embarca en la
aventura de llevar la vacuna de la viruela a todos los confines del reino
español
, del reino de Carlos IV, de la única forma que podían transportarla:
inoculándosela a distintos niños que van siendo portadores del virus mientras
viajan en esta increíble expedición.
Obviamente esa es la parte real de la
historia para la que el autor se documentó de manera exhaustiva, las relaciones
personales con los niños y con los adultos, puede que estén algo más trabajadas
desde la ficción pero no son imposibles, ni siquiera improbables.

“”Cada vez siento más que mi patria es la ciencia”, le escribió a su padre.” A flor de piel. Javier Moro.

Si descubrir la historia de Anita
Delgado en “Pasión India”
fue algo increíble, encontrarse con Isabel Zendal en
“A flor de piel”
ha sido como una sacudida ¿cuántas mujeres olvidadas,
ninguneadas, apartadas de los méritos que merecía su trabajo o sus acciones o
sus luchas?¿de cuántas más tendremos la suerte de aprender por escritores como
Javier Moro mientras las instituciones siguen mirando hacia otro lado?¿cuántas
mujeres ahora, en la moderna actualidad, tienen que estar padeciendo los mismos
desaires y las mismas humillaciones que Isabel por querer tomar sus propias
decisiones?
Un libro de obligada lectura que
también os digo: se lee solo.

Faltos de humanidad

Vacunar Expedición Historia España Salud

Sí, la aventura de “A flor de piel” se
convirtió sin duda en la mayor gesta de carácter humanitario de la historia y
creo que por parte de nuestro país ¿quizás haya sido la primera y la última en
la que nos hemos embarcado?

“Si aliviar las penalidades de los más débiles significaba ser un traidor, algo iba definitivamente muy mal en la maquinaria del Imperio.” A flor de piel. Javier Moro.

En momentos como los que estamos
viviendo en los que giramos la cabeza cuando miles de personas nos piden ayuda
desde las fronteras de Europa, necesitaríamos muchas más mujeres como Isabel
que vean y que decidan que ellas no van a ser parte del problema sino de la
solución.
“A flor de piel” es un libro perfecto
para leer en verano porque es difícil dejarlo una vez que arrancas con la vida
en la aldea de la pequeña Isabel. Pero también es un libro para despertar
conciencias, para conocer nuestra propia historia y para juzgar nuestro pasivo
presente en lo que a humanidad se refiere, bajo la mirada de la Señora Zendal.

Gracias Javier.

2 opiniones en “Vacunas y valentía A flor de piel leyendo Uno al mes”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − seis =