Venecia con Niños. Parte II

Puente Suspiros Venecia

Lo prometido es deuda y yo soy una
mujer de palabra así que volvemos a Venecia en familia.

Teniendo en cuenta que la primera
entrega ha tenido ya muchas lecturas, entiendo que esta segunda parte os va
a venir de perlas ¡a ver si es verdad, ya me diréis!
Si estás pensando en una escapada de
una semana (más o menos) a la ciudad de los canales… ¡sigue leyendo que este
post es para ti!

Ya hemos hablado un poco de la historia de Venecia, de cómo movernos por los canales sin dejarnos el sueldo
del mes y del tipo de alojamiento que a nosotros nos resulta más cómodo
viajando en familia.
Viajar familia ciudad Italia

Os hablé de los problemas que genera
el agua (y eso que nunca la hemos recorrido con acqua alta, hemos tenido suerte, sí) y los turistas en el casco histórico de la ciudad y de
que es mejor ir cuanto antes a recorrer sus calles porque cuanto más tardéis
más complicado va a estar el asunto.
Hoy os traigo trucos y experiencias
que pueden haceros la visita aún más cómoda, más práctica y más divertida.

1º ya sabemos dónde
dormir, busquemos dónde comer

canales islas colores viajar

La oferta es inmensa, tenéis cientos
de establecimientos en los que comer o cenar pero claro, no todos son aptos
para todos los bolsillos
eso es innegable.
Venecia no es barata pero tampoco es
prohibitiva
, os toca hacer un poco de trabajo de campo y leer las cartas que
los restaurantes tienen en el exterior de los locales para haceros una idea.
Como siempre y en todos los sitios, ya sabéis que las bebidas y el postre
suelen ser los que nos pegan el susto cuando llega la cuenta.

En cualquier caso, Venecia tiene
también establecimientos en los que comprar la comida para llevarla a casa por
ejemplo.

Alguno de los que prepara pasta fresca
es absolutamente inaccesible después de que Alan, un conocido Youtuber de viajes, lo
recomendara en su canal. Las filas para comprar son tan largas que a uno se le
pasa el hambre de golpe, hasta el punto de que el puente más cercano al
establecimiento tiene un cartel en el que recuerda que está prohibido hacer
picnic allí.

Esto me hizo ser más comprensiva con
los vecinos de Venecia, eso de amontonarse para comer en un puente minúsculo
por no andar un poco más hasta un parque o una plaza algo más amplia, me parece
el colmo de la vaguería y no me extraña que a los vecinos les moleste. Es incómodo ir
saltando y esquivando a turistas sentados en el suelo comiendo pasta un día tras otro.
Venecia es estupenda para los niños
cuando llega la hora de comer:
pasta fresca, pizza recién hecha, salsas bien
condimentadas y por supuesto los helados italianos. No creo que os pongan
muchas objeciones e incluso alguno puede que se anime con unos spaguettis algo
más especiales, es el momento de aprovechar esa curiosidad para que prueben
sabores nuevos.

2º alimentado el cuerpo,
alimentemos el espíritu

viajar visitar turismo familia

Y para eso Venecia como tantas otras
ciudades tiene dos servicios muy útiles:

– Disfrutad con un FreeTour.

Se trata de un tour guiado por una de
las zonas de la ciudad que tu elijas. Ellos suelen ofrecer distintos
itinerarios sobre los que elegir el que más te apetezca recorrer.
Cuando acaba el recorrido es cuando tú
decides pagarle valorando las explicaciones, la amabilidad, la extensión del
recorrido,… un consejo: no seais rácanos, es muy triste ver como algunas familias (sí, cuatro miembros recorriendo la ciudad) les dan una moneda de dos euros a los guías. Se trata de pagar lo que cuesta no de caridad…
Nosotros hicimos dos y sin duda me
quedo con el primero porque la guía era una estudiante de historia del arte,
porque lo organizaba una asociación cultural de la ciudad sin ánimo de lucro,
porque nos dejó hacerle todo tipo de preguntas y porque no sólo nos habló de la
ciudad sino también del idioma, las costumbres, la historia…

Los niños quedaron tan cansados como
encantados y eso es un método infalible para que veais lo bien que fue el Free
Tour por Venecia.

– Echad cuentas.

Italia ciudad canales museos palacios

Sí porque Venecia (como otras ciudades) tiene unas tarjetas
para recorrer algunos de sus principales museos y palacios. Unas tarjetas que
son válidas para un día, para tres días o para cinco días.

Si vais a pasar varios días en la
ciudad, además del Palacio Ducal puede que os apetezca descubrir el Museo de
Historia Natural
o alguno de los magníficos palacios o el Museo de Arte Contemporáneo
o el Museo Arqueológico.
Todos ellos los tenéis en estas
tarjetas de las que os hablo y toda la información la tenéis en la red así que
podéis echar cuentas antes de viajar y así os hacéis una idea de si os compensa
o no.
A nosotros nos compensaba así que la
sacamos y da gusto pasear por algunos de esos pequeños museos prácticamente
nosotros solos.

Y el encanto de lo
inesperado

Islas Burano Murano viajar
Sí, eso es lo mejor, dejaos sorprender
por un Bellini en alguna terraza o si tenéis suerte de que os coincida, por
alguna de las instalaciones de la Biennalle de arte más importante del mundo
(en el post de la semana pasada os mostraba una de las obras más espectaculares
que hemos visto, de Lorenzo Quinn
).
Soñad escuchando la historia de las
máscaras venecianas, el origen tan distinto de cada una de ellas. Venecia es
una ciudad que tiene viva su historia, así que es fácil que os envuelva la majestuosidad
de los ducces en el Palacio Ducal o los colores y la historia del origen de la
isla de Burano o el nacimiento del cementerio de la ciudad, en una isla, solo,
aislado del ruido y de la vida.

Venecia es para soñar, sin prisas y
sin prejuicios y para disfrutar de la vida y de la suerte que tenéis de
recorrerla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + 6 =