Último viernes del mes, llega el momento de hablaros de un libro de esos que hacen compañía mientras lo lees y después, cuando recuerdas lo leído.

“Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido” de Paloma Sánchez-Garnica ha sido una de esas lecturas que me ha enganchado desde el minuto uno, con la que he disfrutado y he llorado casi a partes iguales, así que sí, es muy recomendable.

Publicada por Planeta y definida por la editorial como novela contemporánea, histórica y “en femenino”, la novela describe en sus casi quinientas páginas la vida de una familia remontándose a un país en el que las mujeres ni decidían ni contaban para nadie ni para nada.

Una situación familiar que ha marcado la infancia y la juventud de la protagonista y que de pronto, cuando ya se han calmado las aguas, cuando ella ha asumido quién es y por qué, todo se vuelve del revés.

“Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido” es un retrato de una sociedad machista y clasista, una sociedad centrada en el dinero y en las apariencias.

“…los cuarenta son la edad madura de la juventud y los cincuenta, la juventud de la madurez.”

España en la época que describe Paloma Sánchez-Garnica tiene dos preocupaciones, para algunos comer y no morir de cualquier catarro, para otros aparentar que la perfección se aloja en sus casas y en sus vidas.

Paloma Sánchez-Garnica

Y para conseguir cualquiera de esas dos metas, hay personas que están dispuestas a todo incluso a ir perdiendo su propia vida, gota a gota, día a día.

 

Con letra de mujer

Hablar de literatura “en femenino” a mí me pone en alerta, lo mismo es cosa mía o paranoia o qué sé yo pero me parece que demasiadas veces se usa de una manera peyorativa y no me gusta.

Me gusta hablar de literatura sin más apellidos, de la que me emociona, me engancha y me hace salir de mi vida para entrar en la de los personajes.

Es verdad que normalmente la literatura en la que aparecen personajes femeninos fuertes, que viven, que sufren y que deciden sobre su vida y la de los demás, suele estar escrita por mujeres aunque no siempre, hace tiempo os hablé de “A flor de piel” de Javier Moro, una excepción a esta regla.

“Tú eres la única dueña de tu destino. Ha llegado el momento de que elijas la clase de persona que quieres ser.”

En esta ocasión se vuelve a repetir el patrón, es una mujer la que escribe sobre mujeres, mujeres hijas y madres, mujeres profesionales y esposas, mujeres pobres y ricas, mujeres que dejan de ser pobres aunque el precio que tengan que pagar sea su propia vida.

Paloma Sánchez-Garnica

Si quieres leer este tipo de historias, muchas veces tendrás que leer literatura escrita por mujeres lo que no se debería traducir como que las autoras sólo escriben sobre mujeres, no seamos simplistas con estas cosas que hacen mucho daño a todo un colectivo.

Paloma Sánchez-Garnica escribió su primera novela en 2004 pero antes de escribir se licenció en Derecho y Geografía e Historia, trabajó como abogada, se casó y tuvo dos hijos.

“…olvidamos el pasado, descuidamos el presente y tememos mirar y afrontar el futuro y así se pasa la vida…”

Este es su último libro, el sexto de su vida como escritora y con el que ha ganado el premio Fernando Lara de Novela en 2016 aunque el mayor premio es poder dedicarse a algo que le hace feliz, algo con lo que disfruta tanto y que la ayuda a encontrarse como persona y que hace que escriba historias como esta con la que disfrutar leyendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.