Siempre parto de la idea de que cualquier excusa es perfecta para hacer un regalo, montar una fiesta, dar una sorpresa agradable a alguien a quien queramos así que hoy el post va de eso: de sorpresas agradables y regalos para recordar, de los que se viven.

Porque regalar «cosas» está estupendo, no me malinterpreten, pero lo que se queda en nuestra memoria y lo que nos pinta la sonrisa no son las «cosas» sino más bien las vivencias, los acontecidos, las experiencias y sobre todo las que vivimos juntos.

Echando un ojo al calendario tenemos ahí mismo el día del padre y un par de meses después, el día de la madre. Si le sumamos algún cumpleaños (como los que tengo en la agenda para las próximas semanas) este post casi es de primera necesidad porque vengo cargada de propuestas, de las que molan y para todos los bolsillos.

Y como lo mejor es empezar con algo original yo voy a empezar por un desayuno de esos que te sorprenden en casa o en la oficina o donde quieras que lo lleven.

Desayunos personales, sorprendentes, divertidos y originales para empezar el día con una sonrisa que no sólo puedes encargar sino que se pueden preparar en familia.

Es más económico y sin duda puede ser mucho más divertido. Además, siempre se puede ilustrar con un sorprendente reportaje fotográfico del proceso para verlo juntos mientras desayunamos que ya que nos ponemos no haremos desayuno sólo para uno ¿no?

Originalidad al poder

Un regalo original pero siempre pensando en los gustos de quien va a recibirlo demuestra que nos lo hemos currado, que hemos pensado y pensado hasta dar con la propuesta perfecta.

Un regalo original es justo lo contrario al regalo típico, al que te deja grapada la sonrisa en los labios porque ¿qué vas a hacer sino sonreir?

Un regalo original es sorprendente al mismo tiempo y sí, se queda para siempre en la memoria, en el recuerdo y cada vez que viene a nuestra mente ese regalo, viene acompañado alegría real al recordarlo y a las personas que nos lo hicieron.

Y a veces no es tan complicado

¿Tienes en casa a un amante de la vespa a quien le encantaría recorrer la ciudad subido en una de estas motos y con un guía que vaya comentando los lugares más sorprendentes o menos conocidos de la ciudad?

O en lugar de en vespa, conoces a alguien que se muere por subirse en un sageway y recorrer su ciudad. O quizás la diversión esté en un taller de cocina en el que sacar al cocinilla que todos o casi todos llevamos dentro.

Son más que regalos experiencias y lo tienes muy fácil para conseguirlos, sólo haz click aquí para echarles un vistazo o para descubrir muchos más regalos originales de esos que sí se recuerdan.

Para los amantes del cine: un bono con un número de entradas para que puedan ir cuando mejor les cuadre a disfrutar de las películas que prefieran.

O incluso una suscripción durante unos meses a alguna de las plataformas en las que disfrutar del cine, de las series, de documentales… alguna hasta de libros electrónicos, sí aquí tienes también la posibilidad de echarle un vistazo a su biblioteca, videoteca y «serieteca» si es que el concepto existiera.

A ver, que os lo decía al principio, regalar «cosas» es estupendo si sabemos que vamos a acertar de verdad pero regalar experiencias, regalar ocio, regalar diversión tiene un punto a tener muy en cuenta para felicitar a padres, madres, hijos… y a quien haga falta.