0 0
Read Time:5 Minute, 3 Second

Echando un ojo a los libros que han ido pasando por aquí este año es innegable que ha sido un año de grandes lecturas. Ha habido un poco de todo y lo mejor es que ha habido más que uno al mes que fue la primera intención de esta historia, conseguir leerme al menos un libro al mes. Este año aunque ha habido meses en los que no he traído ninguno de los leídos aquí, sí que lo he conseguido. Doce libros nos ha dejado por aquí el 2022 que ya se despide.

12 libros que han pasado de la enorme lista de «Lecturas Pendientes» a la cada vez mayor de «Lecturas Terminadas» y el balance ha sido muy positivo. Algunas me han gustado más que otras como es lógico, pero de todas he sacado algún aprendizaje, de eso estoy segura.

Os traigo un pequeño resumen por si estáis sin ideas para regalos de última hora y queréis sorprender con un libro, no con el último que se haya publicado o con el último que haya sacado algún youtuber o influencer, ni con el último premio que haya tenido más repercusión mediática o el que haya montado la última polémica.

Los libros que han ido pasando por aquí este 2022 que se nos termina, han sido distintos, sorprendentes, interesantes, adictivos y bien merecen que les demos un vistazo a todos, en conjunto.

Empezaba el año con La soledad era esto, de Juan José Millás porque había que empezar con un libro que nos removiera un poco por dentro y vaya si lo hizo. Me gustó mucho, incluso en los momentos en los que reconocerse no era lo más agradable del mundo precisamente. Un libro para encontrarse, para perdonarse incluso.

Una novela enorme para un mes pequeño, en febrero hablamos de Sira, de María Dueñas. Un libro cómodo de leer, de lectura sencilla y envolvente de esos que vas viendo como en una película mientras los estás leyendo. Un libro cargado de posibilidades reales que hacen que la historia fluya y se lea casi sin darnos cuenta. Un libro para perderse de la realidad, al menos mientras lo leía.

Con la primavera y el mes de marzo brotaron dos libros en lugar de solo uno, dos libros llenos de fantasía y grandes historias. La sociedad de la libélula, de Ana González Duque y Finis Mundi, de Laura Gallego, traían dos historias completamente distintas con las que jugar a imaginar mundos, leyendas y posibilidades y atarlas a la realidad con amistades, traiciones y lealtades. Dos libros para soñar y disfrutar del tiempo dedicado a ellos.

El mar y sus historias llegaron en el mes de abril de la mano de Alicia Vallina con La hija del mar, una historia de ficción inspirada en la vida de una mujer real. Una mujer adelantada a su tiempo, pero al menos reconocida por su valor y que además consiguió la hazaña no ser completamente borrada por la historia. Un libro para descubrir una vez más la cruel realidad de demasiadas mujeres durante demasiado tiempo y en demasiados lugares.

Mayo fue el mes para volver a recorrer Madrid de la mano de dos mujeres, Antonia y Nieves Concostrina, su autora. Con ellas volvimos a las verbenas, la pobreza de un Madrid de posguerra, el hambre, la dignidad y el empeño por salir adelante, la intolerancia, el fascismo y la realidad de miles de personas en los años más fríos y grises de nuestra historia más reciente. Un libro para recordar porque esa es la única manera de no caer en los mismos errores del pasado.

Junio, Julio y Agosto no trajeron libros al blog y, sin embargo, tengo la sensación de que fueron los meses en los que conseguí arañar más tiempo precisamente para leer. Se ve que no lo apliqué a ponerme a escribir sobre lo leído.

Para compensar en septiembre llegaron dos nuevos libros de los que hablar por aquí aunque uno de ellos con ganas de leerlo aún. Dos libros de cocina, que hay que leer de todo para alimentar la inteligencia y el espíritu. Cocina o Barbarie, de María Nicolau y Cocina irreverente, de Joshua Weissman. Este último además de comentar y compartir ideas y consejos muy sensatos y apetecibles, tiene una edición mimada que lo hace muy atractivo. Entra por los ojos y te abre el apetito. Dos libros para saborear despacio, desde luego.

No había terminado septiembre aunque ya teníamos la cabeza puesta en octubre, cuando abríamos La puerta, de Manel Loureiro para perdernos en el norte de España, entre brumas y magias milenarias, para soñar y creer o no en lo que nos cuenta el autor a través de los personajes de esta historia arrolladora. Un libro para disfrutar de unas historias, unas situaciones, unas tramas que te agarran de la mano y ya no te sueltan hasta el final de la novela.

Con un pie en octubre y el otro ya en noviembre llegaban dos nuevos libros al blog, dos libros con los que conocernos un poco mejor como humanos, dos libros para cuidarnos más allá de modas o de inventos. Microbiota, los microbios de tu organismo, de Ignacio López-Goñi y Come mierda, de Julio Basulto fueron los dos libros con los que aprender sobre alimentación, salud y respeto a nosotros mismos. No siempre nos alimentamos aunque no paremos de comer o quizás sea por eso. Dos libros para respetarnos más y mejor que a veces se nos olvida hacerlo.

Y el último, el que llegó en noviembre y con el que es inevitable viajar a miles de kilómetros y a cientos de años en el pasado. Las campanas del viejo Tokio de Anna Sherman ha sido el vehículo para volver a Japón, para oír de nuevo su bullicio y sus silencios, para reconocer sus contradicciones, para sonreír al recordarlas. Un libro delicado que habla del tiempo, de medirlo, de vivirlo y sobre todo de cómo vivirlo. Un libro para pensar y replantearnos un modo de vida que no nos hace todo lo felices que podría.

películas para los más pequeños Previous post Películas ideales para ver con los más pequeños de la familia estos días
7 propuestas distintas para todo el mes Next post Enero viene con planes, propuestas e ideas para pasarlo genial

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Pilar Fonseca +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. +info...
Derechos Acceder, rectificar y cancelar los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.